Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

EPIFANÍAS

Epifanías es el nuevo libro de J.A. Ramírez Lozano (Nogales, 1950), sin duda el escritor extremeño más fecundo, ya con casi un centenar de obras en su haber. Si muchas de ellas se publicaron a impulso del correspondiente premio recibido (pocos entre los importantes del panorama literario español le faltan por conseguir), en este caso aparece en la prestigiosa colección de poesía sostenida por Pre-Textos (aunque la obra ha sido beneficiada con una de las ayudas a la Edición que la Junta de Extremadura convoca).

El título corresponde muy bien al contenido. En primer lugar, porque, según la etimología griega del término, “epifanía” viene a significar “manifestación, “aparición”, “desvelación” de algo que estaba oculto. Así ocurre con los versos de cualquier poeta auténtico: abren al lector mundos nuevos, perspectivas antes ignoradas, por más próximas a nosotros que se ubiquen. Si la función poética es creadora (poieo), es porque genera luces, imágenes, sentimientos e incluso ideas que sorprenden por su novedad. Baste introducirse en los primeros poemas para vernos conducidos junto a arcángeles que cuidan ocas, vírgenes que asisten a los gatos heridos por los tranvías, escorpiones danzantes al son del bambú, tábanos enamoradizos cual galanes o gigantes con peces en las venas. Son ejemplos de esa iconografía fantástica de la que se nutre Ramírez Lozano con suprema naturalidad.

Por otra parte, “epifanía” ha ido adquiriendo en la cultura de Occidente connotaciones que remiten al mundo de lo sagrado. Es el nombre para una de las grandes fiestas de la liturgia cristiana (los Reyes Magos, que descubren al Niño Jesús merced al brillo de la estrella). El ámbito de lo sacro, de la religiosidad (más pagana que trascendente, desde luego), de los retablos y procesiones, de las sacristías y conventos, de leyendas áureas y mitos, de canónigos ilusos y rezadoras beatíficas, de misas pontificales y coros catedralicios, es preferentemente seleccionado por nuestro autor para ubicar a sus personajes. De ese trasfondo, más cercano a lo onírico, lo surreal, que a lo empíricamente verificable, tan bien conocido por el escritor desde su adolescencia, y para el que el entorno andaluz presta singulares motivaciones, se nutre.

Y no se le busquen intencionalidades más allá del puro divertimento literario, los juegos de lenguaje, la fabulación ensoñadora, que domina como pocos. No son de Ramírez Lozano la crítica social, ni la pretensión moralizadora, ni las reflexiones existencialistas, ni la confrontación ideológica, ni siquiera el análisis de los sentimientos íntimos, aunque de todo ello puedan localizarse trazos en alguno de sus poemas.

No obstante, esta escritura atrae por la misma fuerza del verbo exquisitamente manejado, la sugerencia de imágenes sorprendentes, incluso ese toque de ingenua inocencia repartidos con generosidad.  Este licenciado en Filología, profesor ya jubilado de Lengua y Literatura, tan amante de la cultura italiana del Renacimiento, continúa situándose junto al maestro de gay-saber/aprendiz de ruiseñor, sonriéndose ante los envarados dictámenes de colegas pretendidamente más sabios y profundos (también mucho más aburridos).

A quien opte por refrescar neuronas, deleitarse con versos siempre imprevisibles, romper las ataduras lógico-positivas e introducirse en territorios continuamente renovados, se le abren todas las celosías con poemas como “Maneras de pelar una manzana según el canónigo Juan de Mena” (paráfrasis de la burla que  de Ortega y Gasset Luis Martín Santo hizo en Tiempo de silencio ); “Fábula de la paloma que anidaba en los sepulcros”; “Defensa de la cigarra” o “Fábula del alfayate que hacía pasar los camellos por el ojo de su aguja” (evidente guiño neotestamentario).

Es lógico que Epifanía concluya con “La tentación de Baltasar”: ni las amenazas de (la reina de Saba, ni todo el oro del orbe, impedirán que el buen Mago esconda bajo la arena el himno de los sueños, la mirra de sus sílabas, la avaricia de las constelaciones y salve así al hombre.

 

José Antonio Ramírez Lozano, Epifanías. Valencia, Pre-Textos, 2018

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor


Contenido Patrocinado