Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

MANUEL NEILA

 

De Manuel Neila (Hervás, 1950), licenciado en Filología Románica por la Universidad de Oviedo y residente en Madrid, hombre de extensa cultura e intereses plurales (poeta, traductor, ensayista, editor), se diría que los tiempos últimos lo han conducido a un estado de creatividad efervescente. Autor de numerosas publicaciones, durante los meses anteriores ha puesto en la calle las obras Cristóbal Serra en su laberinto, un estudio del polígrafo (1922-2012), que prologa el extremeño Diego Doncel; La levedad y la gracia, El juego del hombre yBajo el signo de Atenea. Diez aforistas de hoy, amén de la que aquí presentamos.

Fábulas del tiempo ofrece un apasionante conjunto de poemas en prosa, que lleva un preliminar del escritor mallorquín antes citado. Según Serra, estamos ante un libro que se distingue por sentido del humor; inspirado en muy sentidas vivencias, con ingeniosas aproximaciones de ese lector impenitente que es Neila a autores como Montaigne, Nietzsche, Aquí Baudelaire o Max Jacob.

José García Martín, el crítico que nunca regala, escribe en contracubierta, refiriéndose a las composiciones del libro: “Conoce bien Manuel Neila la técnica del poema en prosa. Y alguno de los suyos, son, ciertamente, admirables: “Escrito en el agua”, “Los olivos”, “Canción de Rialto”, acertada selección, a la que yo me atrevería añadir “Lamento de Casandra” y el “Carasol”.

Un día escribí, en términos que también reproduce la contraportada, que Manuel Neila construye textos bellísimos, lacónicos unos como el fulgor de la idea brillante, más explicitados otros, pero todos excelentes, repletos de sugerencias y depurados con la máxima solicitud. Son características que se repiten en este nuevo libro.

Aquí se aglutina un excelente conjunto que, aunque caracterizados como poemas en prosa, parte de los mismos responden más bien a las categorías del microrrelato, fábulas (milesias), leyendas (apócrifas), paráfrasis (bíblicas), skechts dramáticos, monólogo interior, aforismos (incidencias, contraseñas) o anecdotario, apuntes de lectura o viajes, todos compuestos con esa implacable voluntad de estilo que distingue al autor.

Me gustaría distinguir algunos otros rasgos de la  escritura del cacereño: el gusto por la sinestesia; los neologismos y esa solicitud por recoger términos antiguos (vellorita, zaguanes, almiar, ejidos, cárabos, jaramagos), tan acordes a determinados paisajes que, junto evocaciones cosmopolitas, enmarcan viñedos, encinares, canchales y rebollos del humedal, palomas zuritas, castañares y robledos…, sin duda, proceden de una infancia intensamente vivida en las estribaciones de Gredos, junto al fecundo valle del Ambroz.

Aún se añoran (où sont les neiges d´antan?) “el murmullo del viento entre las hojas o el silbido de un mirlo tras los madroños. Salíamos de casa, bien lo sé, con el primer crepúsculo. Era el tiempo de las manos desnudas. Cuando volvíamos, las lisonjas de la luz todavía en los ojos, el canto del cárabo anunciaba la llegada de lo oscuro” (pág. 23). Où est don ce jardin”, se pregunta Moustaki y sigue buscándolo Neila en medio de la noche, transmitiéndonos el dolor (es una de las constantes del libro) que la pérdida le produce.

El colofón nos dice que el libro se acabó de imprimir el 25-III-2108, aniversario de la muerte de F. von Hardenburg en Wiessenfels. No detalle frívolo: a Novalis, según más se conoce al romántico alemán, son los versos de la entradilla, alternados con otros del gran José Ángel Valente. Ambos poetas coinciden, como Neila, en el aprecio por la fábula, la fabla, la palabra, como auténtico soporte de la historia. Para que se eleve al rango de poesía, sólo se requiere que se impregne del aura lírica tan atinadamente demandada por W. Benjamin o Cernuda. En esos caminos se conduce, cada vez con mayor exactitud,  Manuel Neila.

 

Manuel Neila, Fábulas del tiempo. Madrid, Pigmalión, 2018.

 

 

ResponderReenviar

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor