Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

JULIO CIENFUEGOS

Julio Cienfuegos (Azuaga, 1920-Badajoz, 1996), “hombre multicompetente” según expresión de Manuel Vaz-Romero (Ars et Sapientia, nº 26, agosto 2008), “un hombre poliédrico” como reza el subtítulo de la obra aquí presentada, dejaría con su impetuosa personalidad imborrables huellas en la ciudad de Badajoz durante la segunda mitad el siglo XX. Los numerosos colaboradores de este libro-homenaje destacan las múltiples facetas que el homenajeado cultivó como jurista, político, historiador, bibliófilo, periodista, pintor, novelista y, por encima de todo, alguien preocupado por el desarrollo de Badajoz y de Extremadura entera.

El volumen incluye también un extenso capítulo biobiliográfico; el apéndice antológico, con textos escritos por Julio, publicados, unos, e inéditos otros, y un generoso conjunto iconográfico (fotografías, dibujos, caricaturas e ilustraciones compuestas por Cienfuegos).

Emilio Vázquez, Presidente de la Fundación CB, que edita la obra en su colección “Personajes singulares”, lo resume así en el prólogo: “Julio Cienfuego Linares era un personaje auténtico, defensor del pensamiento y de la palabra en el más amplio sentido, lo que le permitió echar raíces muy profundas en el campo del saber. Era un hombre poliédrico y un trabajador infatigable en sus innumerables quehaceres y profesiones”.

Cabe recordar que fue presidente de la Diputación de Badajoz, fundador de la Institución Cultural Pedro de Valencia, miembro destacado de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Badajoz, cofundador de la Universidad de Extremadura, de AREX (Acción Regional Extremeña) y de la UBEx (Unión de Bibliófilos Extremeños), académico electo de la Real de Extremadura,  pintor notable, orador profuso, periodista amateur, ilustrador gráfico, novelista ya maduro, lusófilo, cronista de la historia pacense y  crítico de arte, aparte de magistrado profesional. Sin duda, le cuadraba como a pocos el célebre dicho de Terencio: “Homo sum, humani nilhil a me alienum puto” (Soy un hombre, nada humano tengo por extraño para mí).

Criado en su Azuaga natal, la guerra civil sorprende a Julio en Badajoz con apenas quince años. Tomó parte en la misma como alférez provisional. Estudia después Derecho y se hace juez, estableciéndose en Badajoz (1947) tras haber ejercido en Alburquerque: siempre próximo a su muy querido Portugal, convirtiéndose en figura ciudadana ineludible. Como los más inteligentes y generosos de su generación, supo ir adaptándose, desde el radicalismo juvenil, a los aires renovadores de la democracia española.

La constancia de sus hijas Carmen y Soledad Cienfuegos Bueno, junto a la generosidad siempre indefectible de la doctora Carmen Araya y el buen hacer de las “chicas de las Económica” (Lura, Rocío y Remedios) se confabularon para comprometer a una larga veintena de articulistas en la obra. Creo que ninguno hemos dejado de sentirnos orgullosos por la colaboración prestada. Julio Cienfuegos Linares se lo merece.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carmen y Soledad Cienfuegos Bueno (coord.), Julio Cienfuegos. Un hombre poliédrico. Badajoz, Fundación CB, 2019

 

 

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor