DIARIO DE GUERRA | Libre con Libros - Blogs hoy.es

Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

DIARIO DE GUERRA

El año 1941 se publicaba la única edición conocida hasta ahora del Diario de un médico argentino en la guerra de España 1936-1939 (Buenos Aires). Reproduce este curioso texto Almuzara en la colección de la “Guerra Civil contada por sus protagonistas”. La serie incluye obras de autores pertenecientes a uno y otro bando, como Indalecio Prieto, Rafael García Serrano, Federica Montseny, Torrente Ballester o el extremeño Juan Simeón Vidarte.

Héctor Bruno Colmegna Macchi (Buenos Aires, 1893-1990), autor de la que aquí presentamos, miembro de una familia acomodada, se había ido a veranear en Biarritz en 1936 tras asistir a unos cursos de perfeccionamiento en la Facultad de Medicina de París. Católico ferviente, decidió unirse como voluntario a las columnas navarras que desde Pamplona salían hacia distintos frentes de guerra. Estuvo, prestando servicios médicos, en los de Vizcaya, Santander, Asturias, Aragón y Barcelona. Finalizada la contienda, regresó a Argentina. Allí escribió este libro de memorias apoyándose en el diario que fue componiendo desde las líneas de vanguardia, editado por la sucursal austral de Espasa-Calpe.

Testigo de primera fila, el doctor suramericano ofrece sus testimonios a partir de una óptica inevitablemente condicionada (se enroló en la I Bandera Falange de Navarra, perteneciente a la 5ª División de Bautista Sánchez).  Su fidelidad a la causa franquista no tuvo dudas, según proclama ya desde el sucinto prólogo, que concluye así: “Quiera la Providencia que el alto ideal patriótico religioso que animó a los soldados de Franco y por el cual combatieron con tantos sacrificios, llegue a ser con el transcurso del tiempo patrimonio de toda España”.

Colmegna nunca hace el menor reproche a las actuaciones de las tropas “nacionales” ni a las decisiones de sus dirigentes en las zonas “liberadas”. Para él sólo parece haber existido el “terror rojo”, del que a menudo recoge manifestaciones según los lugares por donde transita. Ahora bien, escribe con una prosa de alta calidad. Y no dudó en atender caballerosamente a los heridos del lado contrario.

Durante los meses últimos, vino a participar con su bandera en la que se conoce como Campaña de Toledo. Eso lo conduce desde Barcelona a Extremadura. Entra en nuestra región por Peraleda de San Román (Cáceres), donde estuvo alojado un par de semanas a cargo de los servicios de Sanidad. Son curiosos los apuntes sobre el pueblo, sus costumbres, paisaje y paisanaje. Y, sin duda, merece la pena leer como narra la visita que hizo al monasterio de Guadalupe, en cuya hospedería durmió. Luego de ensalzar las bellezas del cenobio; la generosidad de la comunidad franciscana y los tesoros artísticos, concluye de forma acorde a su ideología: “¿Qué hubiera sido de las maravillas de Guadalupe si la horda marxista hubiese avanzado un poco más por aquella zona, profanando aquel santuario de la religión y del arte? Pero la Virgen de Guadalupe velaba y Ella fue la que impidió que un crimen tan irreparable se consumara” (pág. 222).

 

Héctor Colmegna, Diario de un médico argentino en la guerra de España (1936-1939). Córdoba, Almuzara, 2019.

 

 

 

 

 

 

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor