EL OTRO BLANCO WHITE | Libre con Libros - Blogs hoy.es

Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

EL OTRO BLANCO WHITE

 

José María Blanco White (Sevilla, 1775-Liverpool, 1841) es uno de los personajes de la Ilustración más atractivos.  La fama de este sacerdote católico secularizado, hombre polifacético, al que Menéndez y Pelayo juzga como uno de los heterodoxos españoles más relevantes, converso a la fe anglicana, no debería ocultar el interés por otro de sus hermanos, Fernando, también huido a la liberal Inglaterra e igualmente conocido por el redundante “Blanco White”.

María del Carmen Castro Rodríguez (La Línea de la Concepción, 1956), profesora de inglés en el IES de Sevilla, es la autora de la traducción, introducción y nota explicativas del Diario que este segundo exiliado de la familia andaluza compuso para referir su odisea desde Francia hasta las islas británicas. El manuscrito de tan apasionante texto se halla en la Universidad de Princeton (USA), dentro del valioso legado que allí dejase Vicente Llorens, catedrático de la misma y gran estudioso del exilio español.

Nacido (1786) y educado en Sevilla como hijo menor de una familia hidalga de comerciantes con empleados irlandeses, junto a los que aprendió el inglés, Fernando se suma al ejército nacional (1808) para combatir contra las tropas napoleónicas. Alcanza del grado de teniente y cae prisionero en la batalla de Somosierra. Lo conducen a Francia con otros oficiales españoles y es confinado en Chalons-sur-Saône. Pero el joven no se resigna al cautiverio y, decidido a proseguir la lucha contra el invasor de su país, logra fugarse de aquel campo de concentración. Da comienzos así a una odisea que, a través de Suiza, Alemania y Holanda, lo conducirá no a territorios hispanos, sino a la propia Inglaterra, donde lo acoge y ampara su famoso hermano.

Hombre meticuloso y culto, políglota notable (domina el español, el francés y el inglés; aprende los rudimentos del alemán y consigue entenderse en italiano merced a los  estudios de latín), decide ir tomando apuntes de su aventura liberadora, que se transformará en este diario, las “memorias de un prisionero de guerra”, según recoge el título.

El interés de un texto tan personal responde a su valor como aportación para la “history from below” o, si se quiere, la “intrahistoria”, según categoría acuñada por Unamuno, de un periodo tan apasionante como fue nuestra “Guerra de la Independencia”.  La historia desde abajo es un tipo de narración dentro de la Historia social – explica Wikipedia-  que se enfoca en la perspectiva de la gente ordinaria, en vez de la de los líderes políticos o de cualquier otra condición.  Sin duda, sus aportaciones explican los hechos mejor que los grandes tratados del género.

Curiosamente, el original se compuso y quedó inédito en inglés, hasta la presente edición. El autor regresaría a España (1816), afincándose en Sevilla. Se incorpora al ejército como capitán, no sin grandes esfuerzos para conseguir rehabilitarse demostrando que no había sido ni un “afrancesado”, ni un traidor a su rey. Después opta por dedicarse a la carrera docente y, poco antes de morir (1849), obtuvo la cátedra de lengua inglesa en el instituto Universitario de Sevilla.

En las páginas de este diario llaman especialmente la atención las agudas observaciones del andaluz sobre los usos y costumbres de los territorios por los que transita, tal vez excesivamente críticos; el orgullo que lo sostiene ante tantas adversas vicisitudes (¡cuánta hambre, frio y otras miserias hubo de padecer!) y otras cuestiones tan personales como su contacto con la masonería o un inexplicable antisemitismo.

 

 

 

Fernando Blanco White, Memorias de un prisionero de guerra. Sevilla, Alfar, 2019.

 

 

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor