NICOLÁ S DE OVANDO | Libre con Libros - Blogs hoy.es

Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

NICOLÁ S DE OVANDO

 

Frey Nicolás de Ovando (Brozas o Cáceres, c. 1460-Sevilla, 1511) fue una de las personalidades sobresalientes en su época. No obstante, escasean las noticias sobre tan ilustre extremeño, casi todas limitadas al periodo en que ejerciese como gobernador de las recién descubiertas Indias americanas (1502-1509).  Se incrementan sustancialmente ahora, sobre todo en relación con sus actuaciones al servicio de la Orden de Alcántara, milicia a la que perteneció durante casi toda la vida y de la que fuese Comendador mayor, merced al hallazgo de su testamento. Lo publican sus descubridores, que ganaron así el I Premio de Investigación Histórica Pedro Cieza de León, promovido por el Ayuntamiento de Llerena.

Serafín Martín Prieto, miembro de la correspondiente de la R. Academia de Extremadura, y su hermano Dionisio, también profesor, cuentan con un extenso currículum, sustentado en sus infatigables pesquisas por los archivos de Extremadura y muchos otros de España donde se conservan documentos importantes para la historia de nuestra Comunidad (General de Simancas, Histórico Nacional de Madrid, Nobleza de Toledo, General de Indias, San Lorenzo de El Escorial). No extrañe que hayan corregido numerosos asertos que han ido deslizándose erróneamente por la bibliografía regional. Así ocurre con la figura misma de Nicolás de Ovando.

Comienzan la publicación estableciendo la rama genealógica de la muy ilustre familia cacereña a la que perteneció, asentada al fin en la solariega “Casa de las Cigüeña”, cuyo desarrollo, desde su fundación hasta hoy, establecen.  Como lo hacen con los difíciles entresijos en que el padre de D. Nicolás traiciones, cismas y alianzas sin cuento. Obtuvo pronto la encomienda alcantarina de Lares, enclave estratégico (que nunca fue templario) en el partido de la Serena y nudo de cañadas trashumantes, con la turbulenta figura de Gutierre de Sotomayor y sus nepotes siempre al trasfondo. Los autores fijan los enormes bienes de la encomienda, que frey Ovando hubo de administrar.

Siendo gobernador de Alcántara, los Reyes Católicos le encargan (1501) el gobierno de Indias. Pasado al Nuevo Mundo, se le nombra también (1502) Comendador Mayor de la Orden alcantarina, título que mantendrá hasta su muerte. Sobre la estancia de Ovando en América los autores declaran que nada nuevo pueden aportar. El cacereño volvió a España en 1509, sin grandes riquezas alguna, pues gastó quanto tenía con  los pobres e neceçitados, según  el cronista Fernández de Oviedo, aunque no fue exactamente así, ya que legó importantes mandas. Acude a Sevilla, convocado por el Rey para asistir al capítulo general de la Orden de Alcántara (mayo de 1511), cuya presidencia se le encargó. Fallece días después, siendo sepultado en Alcántara. Los estudiosos dan cuenta de los avatares sufridos por la tumba del prócer.

Analizan después los dos investigadores el testamento que frey Nicolás había otorgado en Santo Domingo (16 septiembre de 1509), antes de embarcarse para volver a Castilla y del que han tenido la fortuna de localizar copia entre los papeles que, procedentes del convento de Alcántara, se incorporaron (1850) al Archivo Histórico Nacional. Lo reproducen en el apéndice, junto con otras valiosas piezas de la “Collectanea documental” referida al freire alcantarino (cartas y cédulas reales, relaciones de visitación, dotaciones de capellanías, cartas de poder, licencias, convocatorias, escrituras de seguridad, etc.). Resulta una delicia sumirse en la lectura de semejantes textos, guiado por manos tan sabias como las dos hermanos cacereños.

 

Dionisio Á. y Serafín Martín Nieto, Las disposiciones testamentarias de frey Nicolás de Ovando, comendador mayor de la Orden de Alcántara y gobernador de las Indias. Llerena, Ayuntamiento, 2019.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor