PROGENIE | Libre con Libros - Blogs hoy.es

Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

PROGENIE

Aunque vino al mundo en Sevilla (1981), a Susana Martín Gijón se la tiene por escritora de Extremadura, donde ha sido Directora General del Instituto de la Juventud (2007-2011). Licenciada en Derecho, especialista en relaciones internacionales, ha presidido el Comité contra el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia. Ha coordinado el Área de Defensa de Derechos en Autismo España y ejerce como experta jurídica vinculada a las políticas sociales. Hace bien poco se ha puesto al frente de la Asociación de Escritores de Extremadura (AEX).  Colabora en plataformas nacionales e internacionales como la Asociación por la Igualdad de Género en la Cultura Clásicas y Modernas y la Red de Mujeres Jóvenes Africanas y Españolas.

Este currículo facilita comprender que sus obras estén impregnadas de unos valores éticos inconfundibles, aunque, como todo buen escritor, su máximo compromiso sea con el lenguaje. Pero sus empatías están claras hacia los más débiles: mendigos, homeless, emigrantes, mujeres violentadas, obreros en paro, viejos sin familia, etc.

Martín Gijón ha ido consolidándose como una voz importante en el género de la novela negra o policíaca, al que pertenecen las obras que ha venido dando a luz con notable regularidad: Más que cuerpos (2013), Desde la eternidad (2014), Náufragos(2015), Vino y pólvora (2016), Pensión Salamanca (2016), Destino Gijón (2016) y Expediente Medellín 2017. Al mismo pertenece la que aquí se reseña.

La autora, capaz de introducirse como protagonista en algunos de sus textos, manejándose entre los límites de la realidad y la ficción, había creado dos personajes extraordinariamente atractivos: el periodista Bruno Scorza y, sobre todo, la oficial de policía Annika Kaunda. De origen africano, trabajaba ésta en la comisaría de Mérida, población por cuyos entornos discurren buena parte de las narraciones de Susana Martín.

No sucede así con Progenie, un thriller complejo y bien llevado en sus más de 400m páginas.

Aquí es otra figura femenina la que asume el protagonismo, Camino Vargas. Blanca, de fuerte carácter, próxima ya a la cincuentena, tras el tiroteo del inspector Arenas dirige el Grupo de Homicidios de Sevilla, ciudad donde se desarrollan los terribles asesinatos de mujeres solteras y embarazadas, aquel tórrido verano. Espíritu libre, “no quiere un hijo ni dos ni tres, como no quiere un marido ni un gato ni un perro. Quiere su tiempo para ella, quiere ser buena en su trabajo, que es su vocación; quiere dejar el mundo un poco mejor en la parte que le toca, la que ella eligió, la de retirar de la circulación a los indeseables que siegan la vida de otras personas” (pág. 189). Lo consigue. Con ayuda de inspectores sagaces, de ambos sexos, irá desmenuzando la horrible madeja, tras vencer múltiples rutas erróneas. Dos treinteañeras, decididas a ser mares sin un referente masculino, por donación de semen, aparecen muertas con extraños símbolos en sus cadáveres. Seguirán otros feminicidios.

El epicentro de la vorágine se localiza una clínica de reproducción asistida, junto al Guadalquivir. La dirige la megalómana doctora Matute Trigo (su padre fue un acérrimo antiabortista), una psicópata obstinada en manipular genes para conseguir eliminar las enfermedades hereditarias. Si no consigue los objetivos, por  culpa de los embriones adulterados,  puede ser tan peligrosa como quien la engendró. Cuenta con las complicidades de un dandy sin escrúpulos, aunque no consigue la de la muy atractiva recepcionista Nerea, Como fondo del relato, las voces en cursiva de dos amantes lesbianas, también deseosas de ser madres.

Compuesta en forma de mosaico, con hasta ciento trece teselas, la obra exhibe un gran dominio lingüístico. Los submundos de la policía, la medicina, los barrios marginales, las luchas pro igualdad de géneros, las comunicaciones informáticas… se describen con la jerga o el argot oportuno, en el que abundan los neologismos. La autora opta casi siempre por las frases cortas, las oraciones simples, blanqueadas con frecuentes toques de humor y el uso generoso del refranero popular.

Alegato feminista, sin duda, Progenie es además una novela de indudable proyección literaria.

 

 

Susana Martín Gijón, Progenie. Barcelona, Penguin Random House, 2020

 

 

 

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor