Hoy

img
Autor: manuelpecellin
¿QUIÉN SABE LEER?
img
Manuel Pecellín | 03-10-2016 | 10:51| 0

 

Profesor de Lengua y Literatura ya jubilado, doctor en Pedagogía, Benito Estrella (Higuera de la Serena, 1946) se distingue por sus esforzadas contribuciones para la renovación de la enseñanza en Extremadura, sobre todo a partir de las inolvidables “Escuelas de Veranos”, donde tantos centenares de docentes llegaríamos a participar.  Ha sido también Jefe de la Unidad de Programas en la Dirección P. de Badajoz; miembro del Forum Europeo de Administradores de la Educación y patrono de la Fundación “Juan Uña”  (nombre dado a dicho ente como homenaje al que fuese rector de la Institución Libre de Enseñanza, en cuyos principios se inspira).

La pedagogía y el lenguaje son las dos áreas predilectas del autor, que ha publicado asimismo los poemarios La soledad y el silencio, Libro de la memoria y el olvido, El lugar que cura (X Premio de Poesía García de la Huerta) e Izana, el Pájaro. De ellos se ocupó Virginie Jean en una tesis editada por la Sorbonne. Autor de la novela de carácter autobiográfico Valdargar (VI Premio a la Creación Literaria “La Serena”), suyas son las obras ensayísticas Un extraño en mi escuela… y Loa a la vieja pizarra, en las que se muestra muy crítico con las directrices pretendidamente renovadoras que durante los lustros últimos han ido proyectándose a partir de las Administraciones públicas en el campo de la educación (tantas veces para aburrimiento de maestros y alumnos) .

La Fundación Emmanuel Mounier, que ya le editase el último libro, saca ahora en su colección “Sinergia” este nuevo ensayo del extremeño. Estrella no oculta su empatía con las orientaciones de dicha  entidad, dirigida por Julia Pérez Ramírez y alentada por pensadores tan comprometidos como Carlos Díaz. (Precisamente de este filósofo han ido apareciendo en la misma serie trabajos tan reveladores como De la simple indignación a la democracia moral o Economía de mercado y enseñanza de Cristo, amén de monografías sobre Unamuno, Erasmo, Kierkegaard o Antonio Machado).

El mismo título recoge ya la tesis básica que nuclea la obra aquí presentada: “No vemos el mundo, lo leemos”. Recuerda inevitablemente otra de Galileo, si bien con distinta proyección. “La filosofía -decía Galileo (en Il Saggitario, 1963)- está escrita en ese grandísimo libro que contínuamete está abierto ante nuestros ojos (a saber, el universo), pero no puede entenderse si antes no se procura entender su lenguaje y conocer los caracteres en que está escrito. Este libro está escrito en lenguaje matemático, y sus caracteres son triángulos, círculos, etc”.

Buen lector de otros lenguajes como el bíblico, platónico,  místico sufí, taoísta o el poético en sus múltiples recreaciones, Estrella está lejos del reduccionismo consagrado por los neoposivistas o analistas lógicos.  Se sitúa más cerca del Wittgenstein de las Investigaciones lógicas que del célebre Tractatus (si bien el filósofo austríaco no es citado ni una sola vez, sorprendentemente, en un libro que exalta las relaciones entre lenguaje y pensamiento). Sí lo es en numerosas ocasiones I. Kant, quien ya en el siglo XVIII realizase la auténtica “revolución copernicana” en el campo epistemológico: es el sujeto, no el objeto, quien tiene la primacía en la ineludible complicidad del conocer. Son las “categoría” subjetivas aprióricas las que estructuran realmente el juicio, si bien no pueden operar al margen del aporte objetivo sin incurrir en sentencias vacías sobre un “Incognitum X”.

No existe, o no la podemos conocer, “realidad”  alguna al margen del sujeto. Es éste quien las constituye, según “lee” los contenidos sensoriales.  Pero para “leer” correctamente el mundo, “empalabrarlo” y “apalabrarlo”, la persona necesita una buena formación; adquirir habilidades y valores: interés, tradición, apertura, comprensión y apropiación son los más importantes. El ensayista expone el significado, génesis y desarrollo de los mismos, apelando con frecuencia a alegorías y otros recursos que toma de tanto de la literatura popular como de los grandes poetas, desde Homero hasta hoy mismo.

 

Benito Estrella, No vemos el mundo, lo leemos. Madrid, Fundación Emmanuel Mounier, 2016.

 

Ver Post >
VOLUNTAD INDOMABLE
img
Manuel Pecellín | 17-09-2016 | 7:36| 0

Puede resultarle dolorosa la noche a quien pasea sin rumbo ni techo por barrios marginales cuando los demás duermen; a quien escucha un cuplé sintiendo compartir los desgarrones cantados; a quien distribuye polvo blanco por bares y clubes, sabiéndose culpable; a quien pierde a su amor, segado por balas asesinas; a quien oculta su verdadero sexo para verse libre de imposiciones; a quien ha de huir una y otra vez del territorio acogedor, vuelto de pronto enemigo…Sí, “duele la noche” una y otra vez al personaje creado por la escritora extremeña, en la que ha puesto tanto de sí misma, con cuyos valores éticos parece identificarse sin duda, aunque sus propias circunstancias vitales difieran no poco de las de la protagonista, la joven Martín Conrado, una mujer disfrazada de hombre que lucha por huir hacia su futuro en los  primeros años del siglo XX en distintos lugares, donde vivirá consecutivamente: pueblo rural, Barcelona, Madrid, (París), Berlín y La Habana.

Rebelándose ante la inminencia de un matrimonio impuesto, aún casi adolescente, huye desde su entorno campesino no identificado en una odisea que la conducirá, tras aventuras increíbles, a las aulas de la universidad berlinesa, donde comparte tertulia con el mismísimo Sigmund Freud y los debates del avanzado Institut für Sexualwissenschat. Antes tuvo ocasión de formarse en una botica del  turbulento Raval de los años diez y veinte del anterior siglo; conocer a los líderes catalanes de la CNT, enfrentados a tiros con la patronal; ver el desarrollo de “La Canadiense”, tal vez la huelga más famosa del movimiento obrero español; participar en el narcotráfico de coca; tratar a los escritores de la bohemia castellana; seguir los primeros pasos del mismísimo Adolfo Hitler y toparse con un mafioso implacable, cuyos pistoleros segarán la vida de los hombres más queridos por Martín Conrado. Demasiados materiales quizá para una narración que alcanza así casi el medio millar de páginas.

Nacida en Aceuchal, Flores-Carretero se presenta como psicóloga, empresaria y escritora. Especializada en Psicología Clínica, dirige el Grupo Educativo Miguel de Motaigne, siendo responsable de su gestión pedagógica y la puesta en marcha de proyectos de innovación educativa. Es autora de otras dos novelas, Días de Sal (2008), thriller en el que una psicóloga descubre la infidelidad de su marido revelada por una de sus pacientes, y Piel de Agua (2010), ficción histórica con protagonistas femeninos, editada primero por Algaida y que Penguin lanzó  posteriormente en Estados Unidos y Latinoamérica. Ambas han conocido un notable éxito de ventas on line.

El que cabe augurar a Duele la noche, a pesar de defectos bien perceptibles, como la acumulación de casualidades, que le dan un toque de excesiva inverosimilitud; el desajuste entre la capacidad lingüística del personaje y su elaborado discurso; frecuentes repeticiones próximas de un mismo término, fáciles de eliminar por sinonimia, o algún despiste, tal ese “Ginés de los Ríos” para nombrar al fundador de la ILE (pág. 267). Con todo, seguir el crecimiento humano, intelectual y sociopolítico de una mujer hecha a sí misma (tiene el generosísimo apoyo de un admirable boticario catalán) resulta tan emocionante como introducirse en los entresijos históricos de la Barcelona primisecular o del Berlín postbélico, donde el partido nazi está echando sus perversas raíces. Sin olvidar, desde luego, los numerosos pasajes en los que se diseccionan las motivaciones más eficaces de la conducta humana. Por algo la autora es profesional de la Psicología.

 

Estrella Flores-Carretero, Duele la noche. Sevilla, Algaida, 2016.

 

Ver Post >
HISTORIADORES EN LLERENA
img
Manuel Pecellín | 10-09-2016 | 9:25| 0

 

Para el mundo occidental, América incluida, el siglo XVIII supuso una ruptura clave: daba fin a lo que se conoce como historia moderna y origen a la época contemporánea. Terminó entonces el Ancien régime (adiferente ritmo, según los países), abriéndose paso un nuevo sistema de organización sociopolítica, basada fundamentalmente en la “soberanía popular”: el Poder reside en el Pueblo, que debe decidir libremente a sus representantes. Dos fenómenos, casi simultáneos, resultaron decisivos en dicha transformación: la revolución industrial (con el nacimiento de las clases capitalista y proletaria), más la Gran Revolución de 1789, con perceptibles repercusiones en los dos continentes, el Viejo y el Nuevo.

Como fermento ideológico fue difundiéndose durante toda la centuria la Ilustración (la Enciclopedia Francesa y las obras de los filósofos ingleses y alemanes contribuyeron de forma sustancial). I.Kant resume magistralmente las esencias del espíritu ilustrado en el famoso opúsculo Was is Aufklärung (en realidad, un trabajo para el periódico Berlinische Zeitung), donde propuso el conocido lema, enunciándolo en un latín que ya apenas se utilizaba: “Sapere aude”. Es decir,“atrévete a pensar”, por tu cuenta, como una persona adulta, abandonando la minoría de edad en que tantos tutores interesados buscan mantener a sus súbditos, impidiéndoles crecer.

A tan crítica centuria quisieron los organizadores de las XVI Jornadas de Historia en Llerena dedicar su siempre riguroso encuentro, esta vez bajo el lema “El siglo de las luces”. Sin duda, la causa fue rendir homenaje a un sobresaliente científico de la localidad, José de Hermosilla (1715-1776), en el tercer centenario de su nacimiento. El volumen de actas, publicación con 462 densas páginas, viene a confirmar que el simposio coordinado por los infatigables Felipe Lorenzana de la Puente y Francisco Mateos Ascacíbar, continúa en sus parámetros de rigor, originalidad e interés.

Lo abre, según costumbre, una conferencia-marco, la pronunciada por Carlos Martínez Shaw, catedrático de la UNED y miembro de la Real Academia de la Historia, quien desarrolló el tema del “despotismo

ilustrado” y sus repercusiones en España. La verdad es que dicha fórmula no deja de ser un oxímoron: ¿cómo pretender fundir el absolutismo con las ideas más progresistas?  ¿Podía resultar convincente su programa político de “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”, sin que los ímpetus revolucionarios dieran, antes o después, al traste con tan equívoco programa?

Ciertamente, las contradicciones, ideológicas y conductuales, abundaban también en la obra y personalidad de los grandes pensadores europeos, según se encarga de exponer Rafael Sampau con su provocador estudio “Algunos mitos y realidades de la Ilustración”, donde repasa muy

 

críticamente las actuaciones de personajes como Montesquieu, Voltaire o Rousseau (el gran defensor de la educación natural, libre y respetuosa delos niños… que fue metiendo a todos sus hijos en la Maison des enfants trouvés, el hospicio galo).

Sobre José de Hermosilla, ingeniero y arquitecto de renombre nacional, con grandes obras en Madrid, se ocupan buena parte de los participantes en el congreso. Pedro Moleón expone la etapa formativa del llerenense en Roma (1746-1764), junto a otro grande, a menudo rival, Juan de Villanueva. José Miguel Cobos y José Ramón Vallejo resumen los contenidos matemáticos de la Architectura civil, obra de Hermosilla, según el manuscrito conservado en la Biblioteca Nacional. Las intervenciones del mismo para renovar la espléndida iglesia mayor de Llerena son analizadas por Mateos Ascacíbar y Ángel Hernández, en tanto Luis Garraín desentraña los contenidos e implicaciones del testamento que el sabio dejase.

Otros muchos trabajos encontrarán también lectores atentos, como los que suscriben Santiago Aragón (nobleza extremeña durante el XVIII), Manuel Maldonado (situación del concejo de Llerena) o Richard L. Kagan (las visiones del “otro” sobre las ciudades españolas).

 

Francisco Lorenzana de la Puente y Francisco Mateo Ascacíbar (coords.), El siglo de las Luces. III Centenario de José de Hermosilla (1715-1776). XVI Jornadas de Historia en Llerena. Llerena, Sociedad Extremeña de Historia, 2016

Ver Post >
CIRO BLUME, DETECTIVE
img
Manuel Pecellín | 03-09-2016 | 1:00| 0

CIRO  BAYO, DETECTIVE

 

Al detective Ciro Blume, metido ya en los sesenta, se le agudizan defectos y virtudes con el paso del tiempo, como a cualquier persona. Aunque nacido en Nueva York, apenas guarda memoria de la infancia junto a Brooklyn, acaso la melancolía de un perdido paraíso. Reside en Madrid, esforzándose por mantener sus aficiones gracias a los encargos que ocasionalmente le surgen a un investigador de refinadas costumbres. Gastrónomo empedernido, habitual en Lhardy, cafés, licorerías y clubs nocturnos, degusta con fruición los mejores platos, el whisky más añejo o los puros de mayor calidad. Incluso se hace atender por un mayordomo, excarcelario de lenguaje tan rudo como buen cocinero.

Para sostener tan alto tren de vida, el expolicía no puede permitirse demasiados escrúpulos. Lector empedernido, continúa fiel a Faulkner y Hemingway (“el escritor más sobrevalorado de la literatura moderna”, pág. 127), aunque no desdeñe a ningún grande dentro de la novela negra. Tan amante de la “filosofía de tocador”, como de la “gramática parda”,  egotista absoluto,ha ido creciendo en posturas cínicas según aumenta su desconfianza ante el hombre contemporáneo (más aún si se trata de la clase política). Respecto a las mujeres, asume que se le considere paradigma del machismo nacional, tratando de conseguir los favores de las bellezas con las que se cruza, numerosas en esta bajada a los infiernos existentes en las entrañas mismas de lugares tan específicos como el propio Museo del Prado.

Así nos vuelve a presentar Antonio Civantos (Trujillo, 1949) al personaje que crease hace lustros y al que ha ido puliendo en sucesivas entregas. Obras como Ciro Blume, detective privado, La luz afilada de los diamantes, El asesino de Venecia o Yo, Hemingway , por recordar sólo algunos títulos del cacereño, que durante lustros ejerció como crítico gastronómico para la revista Claire, encuentran continuidad en esta novela policíaca donde lucen sus muchos conocimientos y habilidades narrativas.

Cierta mujer, tan hermosa como inteligente, encarga a Blume la búsqueda del marido que acaba de desaparecer sin dejar rastros, pese a que vive rodeado de cámaras y medidas de máxima seguridad. Tampoco se descubren motivos para la fuga voluntaria o la posible eliminación del sujeto, si bien las investigaciones (en ocasiones, con método brutales) de Ciro pondrán en evidencia que ninguno de los posibles protagonistas es tan inocente como en principio se juzga. Es lo típico del género: ir enredando  cada vez más la madeja hasta que algún  hilo suelto facilite al agudo sabueso  la solución de la urdimbre, sorprendiendo seguramente a los lectores. El novelista compone la trama sin ahorrar recursos. Digamos que por sus páginas discurren desde catedráticos de la Carlos III, periodistas, políticos o directores de la gran Pinacoteca española, hasta narcotraficantes, hampones y prostitutas de alto standing, todos relacionados con el hecho que se investiga. Incluso se guarda algún otro as, un exabrupto conductivo que lógicamente no desvelaré, aunque a la postre poco influye en la solución final.

Blume, tozudo reaccionario frente a las nuevas tecnologías (no tiene móvil, ni sabe cómo funcionan los ordenadores), irá relatando en primera personas las vicisitudes donde se ve inmerso sólo por la pasta, si bien no carece de un sentido del honor sui generis. Le gustan también los juegos de palabras, la ironía, el cine y la música, a todos los cuales apela con generosidad para componer su atractivo discurso. A Civantos, que tanta simpatía muestra con el personaje, cabe exigirle más atención a la hora de “reproducirlo” (por ejemplo, poner en cursivas los títulos de obras, películas o composiciones citadas; eliminar loísmos e impedir algunos error es gramaticales, como la confusión ocasional entre conjunciones causales e interrogativas).

 

Antonio Civantos, Baja conmigo al infierno. Barcelona, Avant Editorial, 2016

 

Ver Post >
D. FRANCISCO GINER
img
Manuel Pecellín | 22-08-2016 | 8:56| 0

Seguramente nadie ha recibido más elogios en la España contemporánea que Francisco Giner de los Ríos (Ronda, 1839-Madrid, 1915). Se los han dedicado con extraordinaria amplitud los más próximos ideológicamente a este magnífico catedrático, filósofo krausista y escritor, auténtico “santo laico”, según se le llamara por su impecable conducta. El poema que le dedicó Antonio Machado, horas después de morir el maestro, constituye toda una epifanía. Pero ha de reconocerse que tampoco los situados en otras fronteras políticosociales, pedagógicas y religiosas han sido cicateros a la hora de elogiar a aquel venerable andaluz, curtido en Cataluña y afincado en un Madrid que conoció como pocos.

Sin duda, el máximo acierto de Giner, gran forjador de personas comprometidas con su época, fue crear, mantener y desarrollar, entre dificultades miles, la Institución Libre de Enseñanza. Hasta tal punto que la biografía del personaje se confunde con la historia de la ILE. Así lo hace Antonio Machín Romero (n. Lodares del Monte, Soria), autor de otros trabajos sobre Dionisio Ridruejo, Claudio Rodríguez, Tierno Galván , Julián Sanz del Río (quien trajo a España el pensamiento de Krause) o Francisco Brines. Lo demuestra su Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza.

Lo cierto es que la bibliografía sobre el tema no hace sino aumentar. Tras los estudios de Juan López-Morillas, Antonio Jiménez-Landi o el cacereño Antonio Jiménez García, fallecido en plena madurez, han continuado publicándose obras quizás más puntuales, pero que dilucidan  cuestiones tal vez no bien aclaradas o divulgan para el gran público las aportaciones de tantos “institucionistas” concitados por Giner en torno a sus proyectos (Azcárate, Fernando de Castro, Salmerón, Cossío, los extremeños Juan Uña, Joaquín Sama y González Serrano, o  tantos más).

A este segundo género de trabajos pertenece el que aquí se presenta. Su afán didáctico hace que abunden, quizás en exceso, las reiteraciones. Por lo mismo, las citas suelen ser indirectas (por ejemplo, los pasajes del Boletín de la Institución Libre de Enseñanza), tomadas de las obras ya clásicas sobre la ILE y su fundador, a las que antes aludí. Tampoco se percibe una fuerte voluntad de estilo, buscándose más bien la claridad expositiva. Pero proporciona un buen resumen de lo que supuso para la renovación de nuestro país las aportaciones de la Filosofía krausista y su aplicación práctica más valiosa, la ILE (con las entidades por ella inspiradas, como el Museo Pedagógico Nacional, la Junta para la Ampliación de Estudios e investigaciones Científicas, la Residencia de Estudiantes, el Centro de Estudios Históricos,  las Misiones Pedagógicas, etc.). Merced a la influencia de tales instituciones -enfatiza el autor-  fue haciéndose posible en nuestros lares el surgimiento de un nuevo tipo de español, acorde con el modelo gineriano: libre,  racional,  antidogmático, culto, tolerante, limpio y hasta deportista, si es que todo ello no es lo mismo.

 

Antonio Machín Romero, Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Esneñanza. Alicante, Editorial Club Universitario, 2016.

Ver Post >

Últimos Comentarios

ipasga_4406 01-02-2017 | 17:20 en:
SOR CELINA
olallalau_12 20-05-2016 | 10:54 en:
LAURA OLALLA
frameve_6499 29-04-2016 | 17:03 en:
LUCILIO VANINI

Otros Blogs de Autor