Hoy

img
Autor: manuelpecellin
ZAFRA MODERNA
img
Manuel Pecellín | 10-01-2015 | 11:30| 0

Aunque de corto término (en contraste con las villas santiaguistas próximas) y suelos pobres (tan distintos de las tierras de barro cercanas), Zafra llegó a ser ciudad clave en los territorios surextremeños. Estratégicamente situada (cerca de Sevilla, no lejos de Lisboa, sobre la Vía de la Plata), sus dinámicos pobladores, entre los que cuentan las fecundas aljamas de moriscos y judíos, sabrán encontrar fuentes de riqueza en la artesanía (cobre, cueros, libros) y sobre todo el comercio (la Feria es famosa desde la edad media) a nivel nacional e incluso internacional.  Sus potencialidades se multiplican cuando los muy poderosos señores de  la Casa de Feria (un estado dentro del Estado) deciden poner allí la sede, interesándose por crear en su entorno una auténtica corte renacentista. Con el descubrimiento del Nuevo Mundo, Zafra se convierte en la puerta de Extremadura hacia América (Esteban Mira dixit) y, aunque sufra con las expulsiones decretadas en 1492 y 1609,  amén de la guerra con Portugal, más otros desastres ecológicos, su demografía siguió aumentando hasta alcanzar casi los 5.000 habitantes a finales del periodo considerado en esta obra, los siglos XVI y XVII.  Sus iglesias y conventos estaban atendidos por abundante clerecía, entre las que hubo no pocos “Alumbrados”,  perseguidos por la Inquisición. En dicha época, algunos  zafrenses alcanzan lugar destacadísimo en el panorama cultural español: Cristóbal de Mesa, Rui López de Segura, los Ramírez de Prado, Hernando Machado, García de Silva y muy especialmente Pedro de Valencia, figura estelar de nuestro Humanismo.

No es raro que “Sevilla la chica”, según oímos llamarla desde pequeños, haya atraído la atención de una pléyades de investigadores. A Ángel Bernal, Rafael Caso, Fernando Cortés, Francisco Croche, Carmen Fernández-Daza, Juan García Gutiérrez, Fermín Mayorga, Fernando Mazo, Juan Carlos Rubio, Gaspar Morocho, Andrés Oyola, Jesús Paniagua, Rocío Periánez, Manuel Sánchez Gómez-Coronado y Francisco Tejada Vizuete,  junto al ya clásico Manuel Vivas Tabero, se le deben valiosos estudios. De ellos se reconoce deudor José María Moreno en este volumen de 600 páginas, si bien la parte básica del mismo, fruto de una tesis doctoral, se apoya sobre el fruto sus propias investigaciones en archivos de media España, muy especialmente el Histórico Municipal de Zafra, junto con otros locales (el de la parroquia de la Candelaria y el del convento de Santa Clara). Aun así,  no deja de lamentarse por no haber alcanzado todos los documentos precisos y advertir sobre la provisionalidad de ciertas afirmaciones. Ahora bien, juzga con razón que su tesis principal queda fehacientemente sostenida: “En Zafra se palpaban las mismas vivencias que aquellos lugares que se encontraban en permanente contacto con los principales centros de decisión política y económica “ (pág. 28).

Así lo demuestra, sin perder nunca el contexto nacional, en los apartados que, tras el capítulo introductorio, dedica a los cuatro ejes de la obra: educación, libreros, bibliotecas y lecturas. Expuestos con absolutas minuciosidad y riqueza de datos (pese a las lagunas que lamenta), el texto se hace en ocasiones hasta oneroso.  En este abrumador bosque de noticias, destacaré las más sobresalientes, algunas dadas ya a conocer en trabajos anteriores del autor. Zafra pudo tener Universidad en los albores de la época Moderna si el proyecto elaborado por Pedro de Valencia hubiese tenido mayor apoyo por parte de los Figueroa; tampoco cuajó la propuesta de un colegio-universidad lanzada por García de Salcedo. Los libreros de Zafra, muy bien relacionados con colegas de Sevilla, Madrid, El Escorial, Salamanca e incluso Amberes alcanzarían merecido renombre, con figuras tan relevantes como Alonso de Aguilar y Ambrosio de Salamanca.  Cuna de afamados bibliófilos, en Zafra hubo ricas bibliotecas, como las de la Casa de Feria o Iglesia de la Candelaria, más otras muchas conventuales y no pocas particulares. Entre éstas, sirva como modelo la del licenciado Gutiérrez del Berrio, con varios centenares de títulos. Por último, la actividad teatral fue siempre muy apreciada, con representaciones de especial atractivo durante las fiestas religiosas, más que ninguna las del Corpus Christi.  El Dr. Moreno adjunta muy rica información sobre los actores, compañías y obras pertinentes.

El libro, que prologa Carlos Martínez Shaw, nos parece un auténtico paradigma de historia local. Concluye con apéndices documentales y muy  útiles índices onomásticos. Se publica en la valiosa “Bibliotheca Montaniana”, dirigida por el catedrático extremeño Luis Gómez Canseco.

 

José María Moreno González, Educación y cultura en una villa nobiliaria: Zafra 1500-1700. Huelva, Universidad, 2014.

 

Ver Post >
LA SAGA DE LOS HELIO
img
Manuel Pecellín | 06-01-2015 | 12:11| 0

Javier Divisa es el pseudónimo con el que irrumpe ambiciosamente en el mundo de las letras un joven escritor extremeño, buen conocedor de distintos países (Francia Inglaterra, India). Tiene estudios de letras; ha trabajado en oficios múltiples, desde enseñante a camarero y por ahora se dedica a la “business moda”. Tres son las ciudades a las que el lector es convocado en esta obra novel, tan prometedora: Madrid, París y Nueva Delhi (la última, bastante menos atendida). Y tres son los personajes masculinos sobre los que bascula el relato: un treintañero que se esfuerza por enseñar literatura española a jóvenes bachilleres bastante conflictivos (tampoco él es un docente modélico); su padre, viudo, con el pie ya en el estribo, desencantado, sardónico e irreverente, y un amigo común, otro navío ya casi roto, hombre cosmopolita, de experiencias miles, casualmente radicado junto al Sena. El profesor, cuyos afanes no parecen ir más allá de obtener sexo fácil de sus múltiples conocidas, irá narrando en primera persona las aventuras donde se ve envuelto. En torno a él aparecen y desaparecen, sin mucha consistencia, novias o ligues ocasionales: Beatriz, la poetisa; Patricia, con visiones sobrenaturales; Carlota, socióloga; Sofía, prostituta colombiana, e incluso una ama de casa, María. Cada una le facilitará el acceso a los ambientes donde desarrollan sus actividades, por las que el narrador fingirá interés con tal de conseguir lo único realmente atractivo para él. Bares, clubs y cines constituye su territorio predilecto (también las aulas, por razones laborales), aunque no le ilusionan).

No obstante, no estamos ante un persona disoluta, sino más bien alguien incapaz de comprometerse en forma radical con ninguna idea, institución, grupo o proyecto. Helio, nombre al parecer frecuente en su familia, es un sol menor, amante de alumbrar sólo hacia sus intereses, aunque pellizcos de generosidad se le escapen de vez en cuando, incluso malgrè lui, sobre todo frente a su áspero progenitor. Como Lázaro de Tormes, a quien recuerda a menudo, el joven es un egoísta pleno, si bien resulta capaz de compartir cosas con otros quizá más necesitados. Por lo demás, insiste en hacer análisis, muy sui géneris, de cuanto ocurre en torno a él. La obra está escrita con una prosa bien cuidada, en ocasiones brillante, de tono juvenil, desenfadado, a la que sólo algunos decaimientos ocasionales, fáciles de subsanar, afean (v.c., esas cinco subordinadas de relativo en una misma oración, pág. 37). De otro lado, la habilidad para describir ambientes y caracterizar personajes es muy apreciable. Me permito llamar la atención sobre esta nueva voz, que sin duda muy pronto volverá a sorprendernos con una segunda entrega.

 

Divisa, Javier, Tres hombres para tres ciudades. Madrid, Ediciones Amargord, 2013.

Ver Post >
CULTURA ESPAÑOLA
img
Manuel Pecellín | 31-12-2014 | 2:30| 0

La primera edición de esta obra colectiva fue publicada por la Universidad de la Rioja (Logroño, 2012) y de su aparición dimos amplia reseña en el periódico HOY, pasada después a nuestro volumen de Bibliografía Extremeña 2012-2013 (Badajoz, Biblioteca de Extremadura, 2014). Reaparece ahora  con 552 páginas, corregida sobre todo de los abundantes italianismos que lastraban la princeps, más otras oportunas innovaciones. La coordinan José Andrés-Gallego, catedrático de Historia Contemporánea, y el extremeño Luis de Llera, que lo es de Lengua y Literatura Española en la Universidad de Milán. Cada uno aporta también un amplio estudio. Aquel se ocupa de explicar el sintagma “cultura española”, si bien insiste mucho más en cómo se entendía el sustantivo durante el XIX que en desarrollar las posibles significaciones del adjetivo (¿Existe o no una cultura específicamente “española” y en qué consistiría su especificidad? Queda por resolver). El segundo expone el desarrollo de las mentalidades en la Península, con especial atención al enfrentamiento entre conservadores y liberales durante la segunda mitad de la mencionada centuria (carlistas versus isabelinos; católicos contra krausistas; nacimiento del socialismomy el anarquismo, etc.). Llera luce amplitud de criterio y puesta al día en todas sus afirmaciones, no pocas veces distintas de los tópicos al uso. Entre los muchos aciertos de su trabajo, llama la atención el estudio sobre Donoso Cortés. Por su parte, Daniella Gambini, catedrática de Lengua española en la Universidad de Perugia, y Giovanna Scala, profesora en el mismo Centro, estudian la escuela Romántica y a sus principales cultivadores en nuestro país. (Por cierto, bien poco dicen de Carolina Coronado, ignorando la abundante bibliografía contemporánea : ¡sólo se cita el estudio de Ramón Gómez de la Serna, datado en 1942!). Finalmente, María José Flores (n. Burguillo del Cerro), que acaba de obtener la habilitación como catedrática de Lengua y Literatura española para la Universidad italiana, se centra en el periodo de la Restauración, ocupándose con su rigor y lucidez habituales de los escritores realistas, no sin apuntes en torno a otras manifestaciones (música, artes plásticas, modos, etc.)..

Llera Esteban, Luis de y Andrés-Gallego, José (coord.), La cultura española del siglo XIX. Madrid, Ediciones 19, 2014

Ver Post >
POESÍA ESPACIAL
img
Manuel Pecellín | 27-12-2014 | 10:50| 0

Natural de Cáceres (1976), la infancia de Eloy David transcurrió en Jerez de la Frontera, desde donde se trasladó a Sevilla el año 1993. Licenciado en Comunicación Audiovisual y estudioso de la Antropología, cuenta con numerosas obras publicadas.  Según recogemos en la red, entre sus libros de poesía figuran Chrauf (Ediciones de la Universidad de Sevilla, 1996), Miedo de ser escarcha (Qüasyeditorial, 2000, Premio Internacional Surcos), Asombros (César Sastre editor, colección Carne y Sueño, Sevilla, 2006; con imágenes de Miki Leal), Los huidos (ediciones 4 de Agosto, 2008), Para nombrar una ciudad (editorial Renacimiento, 2010), Lo que iba diciendo (ediciones Liliputienses, 2012) y Miedo de ser escarcha (edición actualizada) (Editora Regional de Extremadura, 2012). Es autor también de los libros para niños Este loco mundo (17 cuentos) (Cambalache, Oviedo, 2010) y Cosas que sucedieron (o no) (Cambalache, Oviedo, 2013), ambos escritos junto a Miguel Ángel García Argüez y José María Gómez Valero y con ilustraciones de Amelia Celaya. En Italia ha publicado el poemario Il desiderio è un ospite (Edizioni L´Arca Felice, Salerno, 2012; edición bilingüe, traducción de Lorenzo Mari y litografía de Marco Vecchio), y en este país ha sido antologado en la antología bilingüe Canto e demolizione. 8 poeti spagnoli contemponanei (Thauma edizioni, 2013). Textos y poemas suyos han sido incluidos en diversas antologías, entre ellas: Voces del extremo (Fundación Juan Ramón Jiménez, en 2001 y 2002); Once inicial (Fundación Municipal de Cultura de Cádiz, 2002); No doblar las rodillas: siete proyectos críticos en la poesía española reciente (Universidad de Chile, Santiago de Chile, 2002); Poesía de la Conciencia (Zurgai, Bilbao, 2003); Sevilla: 24 poetas y 24 artistas (Imagoforum, Sevilla, 2004); Andalucía Poesía Joven (Editorial Plurabelle, Córdoba, España, 2004); Alzar el vuelo (Imagoforum, Sevilla, 2006); Literatura Joven de Andalucía (Punto de partida, UNAM, México DF, 2007); Poesía Viva de Andalucía (Universidad de Guadalajara, México, 2007); Once poetas críticos en la poesía española reciente (Baile del Sol, Tenerife, 2007), Poesía en español 2008 (Alhambra Publishing, Bélgica, 2007), Poesía y Capitalismo (Fundación Juan Ramón Jiménez, 2008), Aquí y ahora (Madrid, 2008) o La ciudad en llamas (Ed. Hesperya, Oviedo, 2011). Sus poemas se incluyen también en libros colectivos como Miradas, ecos y reflejos (Cgt, 2004), Vida de perros (editorial Buscarini, La Rioja, 2007), Palabras que se mojan (Diputación de Sevilla, 2007), Lo que ha quedado del naranjo (Diputación de Málaga, 2009), El árbol talado que retoña (El Páramo, Córdoba, 2009) o Aldea Poética IV (Opera Prima, Madrid, 2009).Tiene poemas traducidos al catalán, al italiano, al francés y al portugués, habiendo obtenido los premios de poesía Universidad de Sevilla 1995, Fernando Quiñones 1998, Surcos de poesía 2000, Creación Joven 2007 y III premio internacional de Francisco Villaespesa 2009.

La poesía vista desde el espacio, publicado por la animosa editorial emeritense, con la colaboración del Ayuntamiento de Almaraz, sale con la letra U en la colección “Luna de Poniente”, un hito ya indiscutible de las letras extremeñas. Es una entrega extraordinariamente atractiva, cuya parte I evoca un viaje sideral hasta Venus en una astronave desde cuya cápsula de protección el piloto alude a las formidables experiencias vividas, entre ellas asistir al mismo Big Bang. En la parte II, mucho más extensa, nos ofrece sus reflexiones metaliterarias, con sabrosas disquisiciones sobre el oficio de poeta y la capacidad de un verso para conmover el mundo. Herido por “la fiebre del lenguaje”, el creador se conduce como un reportero de guerra, en lucha permanente contra lo inefable. A la vez, se denuncia el discurso encubridor del Poder, mientras se incita a decir no a las propuestas que nos lanza, advirtiendo para no de dejarse atrapar. La parte III y última está constituida por un breve poema, en el que se expresa la duda sobre las virtualidades de cuanto hasta allí se ha dicho.

Rodríguez, David Eloy, La poesía vista desde el espacio. Mérida, De la luna libros, 2014.

Ver Post >
NOVELA FREUDIANA
img
Manuel Pecellín | 20-12-2014 | 9:55| 0

NOVELA FREUDIANA
Hace dos años, saludábamos la publicación de La piel del camaleón (Arcopress, 2012), la primera novela de su autora. Nacida en Cáceres (1970), Regidor es licenciada en Derecho y máster en Psicosociología aplicada. Formadora ocupacional, trabaja como asesora jurídica y docente en proyectos de inserción sociolaboral. Datos que importan para mejor entender su escritura. Los protagonistas  de aquella entrega inicial son estudiantes universitarios, si bien la mayoría parecen preocuparse mucho más por conseguir las dosis diarias de droga y alcohol que por las asignaturas del curso. También lo son las de esta segunda entrega, mucho mejor estructurada y de mayor complejidad discursiva. Mantiene otras notas comunes, sobre todo  el apego a las jergas juveniles y sus desgarradas expresiones, a caballo entre lo escatológico, las deformaciones léxicas, el sexo provocador, las sustancias alucinógenas y los anglicismos de moda (aquí más atenuados). En ambas se rompe la cronología lógica de la narración y también siguen la abundante cosecha de leísmos, más algunas incorrecciones fácilmente eludibles (como “es por eso que”, “a grosso modo”, “a través suyo”, etc.).
Pero Ego y yo es obra excelente, cuyos valores le merecieron el XXX Premio Jaén de Novela. El título nos sitúa en la órbita freudiana. Según se sabe, el creador del psicoanálisis propone un triple nivel para el aparato psíquico, que él dividía en das Es, das Ich y das Über-Ich , vertidos generalmente al castellano como el ello, el yo y el superyó (o superego). Tales mecanismos de la personalidad, para los que no cabe separación física, funcionan sobre todo de manera inconsciente. Corresponden al primero las pulsiones instintivas; al tercero, las normas, reglas y prohibiciones culturales; el segundo trata de mediar entre aquellos, conciliándolos según diferentes mecanismos con el fin de satisfacer los deseos dentro de los marcos permisibles.
Tampoco es fácil distinguir a los dos personajes, innominados, de la novela. Aunque presenten caracteres antitéticos, son como las dos caras de un sujeto. La indistinción, favorecida por el anonimato, conduce junto a múltiples quid pro quo  hasta el  equívoco final: no sabremos quién habrá muerto a manos del otro, tan unidos se conducen desde instancias tan distintas. Ambos son igualmente jóvenes, viven en el mismo barrio y  se embarcan en aventuras comunes. Si bien  se comportan de modo diametralmente opuesto, se buscan una y otra vez, incapaces de estar uno  sin el otro, necesitándose, apoyándose, defendiéndose … y destruyéndose.
Estrechamente unido a la madre (complejo de Electra) el más débil, inseguro y sufridor (incluso fue sodomizado en el colegio), de muy escasa autoestima, será quien asuma el papel de narrador, con permanentes feedbacks. El más fuerte, bello y amoral, enfrentado a un padre suicida (complejo de Edipo), encarna bien el mundo de las pulsiones instintivas, comportándose como un auténtico torbellino, de imprevisibles consecuencias. Sólo cabe un  trágico desenlace para los dos íntimos amigos, tan plenamente identificados.
El núcleo de la obra consiste en el desarrollo de las complejas relaciones que ambos sujetos experimentan, adobadas con numerosos considerandos sobre cuestiones básicas de la Psicobiología. Pero sobresalen también por su calidad literaria los  momentos en que la atención se dirige al entorno paisajístico, urbano o, mejor aún rural, con brillantes descripciones.  ¿Cómo no destacar, ya casi al fin, el símil establecido entre la naturaleza de la encina y la del propio hombre, los dos marcados por la soledad absoluta en medio de la nada? Y podría decirse lo mismo al describir espléndidamente los secretos de un bosque, el encanto de la lluvia o el inquietante discurrir del río. En definitiva, una novela que confirma a su autora como espléndida realidad.
Yolanda Regidor, Ego y yo. Córdoba, Almuzara, 2014.

Ver Post >

Últimos Comentarios

ipasga_4406 01-02-2017 | 17:20 en:
SOR CELINA
olallalau_12 20-05-2016 | 10:54 en:
LAURA OLALLA
frameve_6499 29-04-2016 | 17:03 en:
LUCILIO VANINI

Otros Blogs de Autor