Hoy

img
HERNANDO DE SOTO
img
Manuel Pecellín | 21-09-2012 | 08:22| 1

Natural de Carmona y doctor en Historia de América, Esteban Mira, que
pasó a Extremadura como profesor de Bachillerato, tiene publicadas una
veintena de obras y ha suscrito un centenar de biografías en el
Diccionario Biográfico Español de la Academia de la Historia.
Distinguen sus estudios tres características básicas: atención a las
fuentes documentales, conocimiento de la bibliografía histórica
clásica y reciente e independencia de criterio, lo que más de una vez
le impulsa a contradecir tesis tradicionalmente aceptadas. Así lo
demostró en trabajos como Hernán Cortés. El fin de una leyenda (2010)
y lo confirma esta biografía del “Conquistador de las tres Américas”,
según llama a Hernando de Soto.
Aunque no ha podido tdeterminar el año (1500, aprox.), ni el lugar de
su nacimiento (Jerez de los Caballeros, Badajoz o Barcarrota), así
como otras lagunas de este “carismático individuo” (Max Weber), la
personalidad de quien dejase la vida en las riberas del recién
descubierto Mississippí se percibe a través de estas páginas, poco
condescedientes con cualquier espíritu hagiográfico,
extraordinariamente atractiva.
Las obras de Fidalgo de Elvas (Expedición de Hernando de Soto a la
Florida, Madrid, Espasa Calpe, 1965), el Inca Garcilaso de la Vega
(La Florida del Inca, Madrid, FUE. 1982), Luis Villanueva (Hernando de
Soto, Badajoz, Arqueros, 1929 ), Miguel Muñoz de San Pedro (El
jerezano Hernando de Soto, Jerez, La Competidora, 1968) y M.C. Mena
García (El oro de Darién. Entradas y cabalgadas en la conquista de
Tierra Firme, Sevilla, Junta de Andalucía, 2011), son las referencias
bibliográficas fundamentales del rico elenco que recoge el oportuno
apéndice.
Pasado al Nuevo Mundo con apenas quince años, Soto fue personaje
sobresaliente en la conquista del Perú, junto a Pizarro, a quien
criticará por el asesinato Atahualpa. Enriquecido con los tesoros
incaicos (unos 38 millones de euros, se calcula), el temible guerrero
invertirá toda su hacienda, buscando honra, prez y mayores ganancias
en la empresa que a la postre le acarreará ruina y muerte: la
conquista de la Florida y demás territorios norteamericanos, donde
sóló encontrará poblaciones belicosas, escasos bienes de consumo y
apenas oro, plata, perlas o piedras preciosas, que tan ansiosamente
buscó a través de miles de kilómetros, llanuras infinitas y ríos
interminables. Casi la mitad de sus huestes procedían de Extremadura.
Pese a lo que no pocas vesse dice, también Hernando de Soto, hombre
de singular valentía y arrojo, se condujo según las crueles normas de
la guerra: “Nunca cuestionó la legalidad de la conquista, como
hicieron algunos religiosos, especialmente los dominicos, y además
recurrió a tormentos, ejecuciones y mutilaciones cuando los juzgó
necesarios, exactamente igual que los demás guerreros de su tiempo”
(pág. 33), declara el historiador, no sin insistir en que a cada
persona hay que juzgarla en el contexto que le tocó vivir.
No dejan de sorprender ciertas inexactitudes de este riguroso
investigador, que insiste en citar publicaciones de la Institución
pacense “Juan de Valencia” (en vez de Pedro) o recuerda al estudioso
extremeño Felipe (en vez de Vicente) Navarro del Castillo. Pequeños
lunares en una obra tan densa como atractiva.

Mira Caballos, Esteban, Hernando de Soto. Barcarrota, Ayuntamiento y otros, 2012

Ver Post >
AFORISMOS
img
Manuel Pecellín | 14-09-2012 | 16:32| 0

Natural de Hervás (1950), Neila vivió infancia y juventud en Asturias, licenciándose en Filología Románica por la Universidad de Oviedo. Ha ejercido la docencia y es autor de numerosos poemarios, ensayos, traducciones y ediciones de obras ajenas. Proclive a la poesía esencial, es conocido su interés por la escritura fragmentaria y dirige la colección de aforismos “A la mínima” en la editorial Renacimiento, donde aparece la obra que presentamos.
Ya el título nos revela el carácter principal de su contenido, explicitado en algunos apuntes: “hay pensamientos que sólo afloran como respuetas a una inquietud: son los pensamientos de intemperie” (pág. 43). ” El pensamiento fragmentario no necesita de escuelas, academias o cátedras: es un pensamiento a la intemperie” (pág. 99),
Los de este hombre, que se declara un escéptico franco y tolerante (pág. 116), no inmune a los interrogantes éticos, estéticos e incluso políticos planteados por la filosofía tradicional, encuentran en el aforismo su fórmula perfecta de expresión. Neila se reconoce partícipe de una tradición literaria que tiene en los moralistas franceses del XVII , los idealistas alemanes del XIX y los judíos centroeuropeos del XX, , desde Pascal a Canetti, una formidable saga de creadores. Las “sentencias” de Mairena-Machado; los proverbios chinos; las greguerías de Gómez de la Serna o los “pecios” de Sánchez Ferlosio también le provocan admiración.
Con tan depuradas como sucintas piezas irá labrando su obra el asturextremeño, hasta construir un apasionante volumen que él sitúa “entre la nostalgia señorial y el espíritu utópico, entre la libertad personal y el colectivismo fraterno: dos maneras de afrontar el mundo diferentes, cuando no contrapuestas; pero coincidentes en lo esencial, verbigratia, en la oposición responsable a un mundo sin concierto o en la defensa de la veracidad, la compasión, la libertad y el arrojo”, según leemos en los preliminares (pág. 13).
Apostillas a frases famosas , retruécanos de adagios clásicos, apuntes metalingüisticos personales, comentarios a citas de sus escritores predilectos (Lucrecio, Dante, Pico della Mirandola, Montaigne, Leonardo da Vinci, Spinoza, Kafka, Pessoa), neologimos y donaires propios constituyen las teselas de tan hermoso mosaico, donde algunos fragmentos se repiten, arrancándonos una y otra vez “la triste sonrisa cervantina”. Atraído por el pensamiento trágico; rebelde ante las manipulaciones del Poder y sus corifeos; tocado por un pesimismo antropológico no exento de piedad hacia el ser humano, Manuel Neila nos deslumbra con sus excitantes aforismos.

Manuel Neira, Pensamiento de intemperie. Sevilla, Renacimiento, 2012

Ver Post >
HISTORIA DE EXTREMADURA
img
Manuel Pecellín | 31-08-2012 | 10:37| 0

Durante los días 21 y 22 de octubre de 2011 se celebraron en Llerena las XI Jornadas de Historia. El volumen, con 426 páginas, reproduce las ponencias y comunicaciones allí defendidas. Personalidades como José Álvarez Junco, Pablo Fernández Albadalejo y Gregorio Peces Barba (+) desarrollaron sus tesis sobre el tema nuclear del encuentro: el origen y evolución, desde épocas altomedievales, de la idea de España en cuanto patria común para los dstintos pueblos de la Península.
Entre los trabajos referidos explícitamente a Extremadura cabe destacar las biografías del ilustrado Domenico Caracciolo (Malpartida de la Serena, 1715); Justiniano Barvo, jefe de policía en Azuaga y fundador del PCE en Albacete y Almería, y la del sacerdote-poeta Pedro Belloso (1926-2004). Autores respectivos son José J. Rodríguez Carrasco, Antonio Ramírez Navarro e Ignacio Pavón Soldevilla.
Pero el estudio más interesante es el que suscribe el historiador Antonio Manuel Barragán-Lancharro. Basándose, según su costumbre, en sólida base documental, expone las vicisitudes experimentadas en Extremadura por las instituciones republicanas bajo el dominio del Frente Popular durante 1936-1939, con centro en Castuera-Cabeza del Buey.. Muchos de los procesos que también pondría en marcha el régimen franquisfa, fueron ya ensayados antes del triunfo de los militares: campos de concentración, depuración de las personas desafectas (sobre todo de funcionarios y enseñantes), incautación de sus bienes y otras represalias contra “el enemigo de clase”.
De todos los textos que se reproducen se adjunta el correspondiente resumen preliminar, en castellano e inglés. Las traducciones han sido hechas por Antonio Lemus Muro.

Iñesta Mena, Félix y Mateos Ascacíbar, Francisco (coord.), España. Nación y Constitución. Llerena, Sociedad Extremeña de Historia, 2012.

Ver Post >
EL DOCTOR NEGRÍN
img
Manuel Pecellín | 30-08-2012 | 09:26| 0

Catedrático de Economía Aplicada en la Facultad de Ciencias Económicas
y Empresariales de la Universidad Complutense de Madrid, Donoso es
autor de numerosas publicaciones sobre el mercado internacional. Como
reconocido experto, dirigió para la Junta de Extremadura el estudio
Internacionalización de la empresa extremeña.
Licenciado también en Filosofía, obtuvo el premio Ramón J. Sender de
narrativa con la novela La señal de los elegidos (Madrid, Editorial
Complutense, 2008). Suya es la narración “Fotografía de familia”, el
volumen colectivo Fotografía de familia (Ediciones Atlantis, 2011),
confirmación de aficiones literarias. Las que le conducen a escribir
En la frontera, justo tras leer la biografía del doctor Negrín
publicada (Península, 2006) por Enrique Moradiellos, catedrático de la
UEX. Se convenció entonces de que la figura de tan controvertido
personaje como fue el presidente del Gobierno de la República cuando
el triunfo de la guerra civil se inclinaba cada día más a favor de los
sublevados, podría funcionar perfectamente como el protagonista de un
relato novelístico.
Lo es, aunque de modo indirecto, en esta novela de casi 700 páginas,
que reconstruye alternativamente la situación del campo extremeño y,
sobre todo, las circunstancias del Madrid sitiado por las tropas
“nacionales”, con algunas digresiones (tal vez excesivas) hacia otros
territorios (Barcelona, Valencia, Bilbao, Málaga, Zaragoza), que
Negrín pudovisitar por razones lógicas.
La voz de su fiel y paradójico ayudante, el joven Fernando, se encarga
de sostener en primera persona el discurso de gran parte del texto
(centrado en la capital de España), mientras otro narrador, incógnito
y omnisciente, relata en tercera los acontecimientos ocurridos en
Cijares, topónimo ficticio que, por algunos apuntes, designa a
Castuera (v.c., situada en la bolsa de La Serena, allí reside el
Estado Mayor del ejército republicano de la zona). Hijo de un
poderosot errateniente, al que matarán, y hermano de dos tremendos
falangistas (cuyo distinto fin no adelantaré), estudia Derecho en
Berlín. Eso le permite conocer el auge del nazismo; distanciarse de
las tensiones españolas y dominar el alemán. Vuelto a Extremadura,
elude los fusilamientos y logra refugiarse en Madrid con su familia,
cómplice de la “quinta columna”. Circunstancias poco verosímiles (él
mismo parece dispuesto a colabora) lo conducen a trabajar para el
famoso político canario, con quien no comparte ideas, pero cuya
personalidad y conducta se lo hacen cada vez más honorable,
compartiendo cada día más la admiración que al líder médico, también
formado en Alemania, le profesa una joven de su equipo, la atractiva y
generosa Julia, militante de las Juventudes Socialistas Unificadas.
Como ella, Fernando trata de comprender las actuaciones más polémicas
de Negrín, torcidamente aireadas por la propaganda franquista: la
venta a Moscú del oro español; las difíciles relaciones con Azaña e
incluso con los otros dirigentes socialistas (Largo Caballero, Prieto,
Besteiro); la persistencia de los asesinatos con o sin control
gubernamental e incluso las frivolidades de Negrín en asuntos de mesa
o cama. Sin duda, el punto más debatido, justamente el que dividirá a
los defensores madrileños hasta la lucha fratricida, fue el de si
procedía lograr un pacto con los militares rebeldes o resistir hasta
el derrumbe definitivo esperando la aparición de circunstancias
internaciones mejores para la República.
Vicente Donoso se ha documentado ampliamente para escribir esta novela
histórica, recurriendo a la bibliografía clásica y a las publicaciones
más recientes. Esto garantiza el rigor de En la frontera, al menos
para los acontecimientos y tesis mayoritariamente establecidos. Pero,
como él declara en la zona final, no deja de ser literatura, donde
caben licencias permisibles en las piezas de ficción. Para nosotros,
lo más conseguido de la obra son los retratos de aquel Madrid
efervescente, capaz de mantener el pulso, el buen humor y la
creatividad mientras buscaba cómo sobrevivir a los bombarderos, los
ataques de moros y legionarios, la hambruna, etc., no sin que las
fuerzas republicanas dejasen de caer a menudo en actuaciones
incompatibles con la dignidad de las personas.

Vicente Donoso, En la frontera. Mérida, ERE, 2012

Ver Post >
GALLARDO, LEXICÓLOGO
img
Manuel Pecellín | 29-07-2012 | 08:03| 0

Al de Campanario se le reconoce fundamentalmente como bibliófilo y bibliógrafo Menéndez y Pelayo, que bien poco comulgaba con las ideas del extremeño, no dudó al compararlo con Nicolás Antonio, calificándole como “el rey de nuestros modernos” eruditos. La fama de Gallardo no ha hecho sino crecer, sostenida por innumerables estudiosos contemporáneos, entre los que ocupa lugar eminente A. Rodríguez-Moñino, Pero los intereses intelectuales (por no decir los políticos y filosóficos) del bibliotecario de las Cortes de Cádiz alcanzarían otras muchas áreas, con singular atención a la filología, aunque muchos de sus trabajos quedasen inéditos hasta época reciente. Así lo vino a demostrar la publicación del Dizcionario. Apuntes, facsímil del manuscrito autógrafo editado por la Unión de Bibliófilos Extremeños (Badajoz, 1996) bajo el cuido de Francisco Calero y Nieves Agraz. En esta línea se sitúa la nueva publicación, propiciada por la Biblioteca de Extremadura como homenaje a los constitucionalistas de 1812. sirviéndose de los originales que guarda el Fondo Clot-Manzanares de dicho Centro, casi milagrosamente salvados un día del fuego.
Junto a la reproducción facsímil de los mismos, el volumen ofrece la oportuna transcripción, hecha por Francisco Calero y Valentín Moreno Gallego. Joaquín González Manzanares suscribe un extenso preliminar, donde recoge la biografía y aportaciones fundamentales de Gallardo, sirviéndose de los estudios más consistentes sobre el mismo. Se deja para otra ocasión, y no cabe sino lamentarlo, que los especialistas en el tema analicen la importancia de estos textos gallardinos.
Sus apuntes lexicográficos, con ricas consideraciones semánticas (no pocas apoyadas en usos lingüísticos de Extremadura, según reconoce el autor), se distribuyen en campos bien diferentes: americanismos (los más abundantes), pesca, diccionario latino-americano, sinónimos, marina, agricultura y legislación. Por supuesto, se respeta la singular ortografía de Gallardo, que se comporta siempre con su característica libertad de espíritu a la hora de explicar las voces que él fue recogiendo de hablantes, periódicos, libros, etc. y que, por diferentes razones, le llamaron la atención.

Bartolomé J. Gallardo, Vocabulario provincial americano y otros léxicos. Badajoz, Biblioteca de Extremadura, 2012

Ver Post >
PRAGA
img
Manuel Pecellín | 25-07-2012 | 16:18| 0

Nacido en Villanueva de la Serena (1979) y profesor de la UEX, Martín Gijón es un apreciado ensayista (Una poesía de la presencia, 2009; Los (anti)intelectuales de la derecha en España, 2011; La patria imaginada de Máximo Kahn, 2012), sin que descuide la creación poética (Latidos y desplantes, 2011) y el relato, como demuestra con su última obra. Habiendo residido durante algún tiempo en Praga, conoce bien el lugar donde ha enmarcado esta narración corta. Su personaje principal, Miroslav, relata las vicisitudes que, como escultor de espíritu libre, hubo de sufrir durante el régimen comunista por no atenerse a las humillantes consignas oficiales sobre el “realismo socialista”, impuestas por el enigmático Pavel. Se lo quitarán de en medio enviándolo como asesor cultural a Chile, aunque no sabe aún castellano. Lo aprenderá al volver a Praga, tras el asesinato de Allende y la destrucción del original socialismo chileno, fenómeno que al artista le recuerda lo que los tanques soviéticos harían con la “Primavera de Praga”. Pero, tras la caída del comunismo, Miroslav, reconvertido en fontanero, ligón y un punto cínico, tampoco va a encontrarse a gusto en la hermosa ciudad, invadida ahora por millones de turistas y las imposiciones de un capitalismo mercantil sin alma.
Este relato en primera persona, irá entrelazándose con el que escribe la mujer que visita la capital del Moldava junto a un novio más bien estúpido. Ambas memorias se cruzarán casualmente en un final trágico. Son los inconvenientes de hacer turismo por lugares mágicos, sin saber cómo comportarse de acuerdo con el aura que, pese a todo, continúa impregnándolos.

Martín Gijón, Mario, Inconvenientes del turismo en Praga. Mérida, ERE, 2012

Ver Post >
PARAÍSOS ARTIFICIALES
img
Manuel Pecellín | 14-07-2012 | 11:34| 0

Natural de Cáceres (1970), licenciada en Derecho y máster en Psicosociología aplicada, Regidor es formadora ocupacional y trabaja como asesora jurídica y docente en proyectos de inserción sociolaboral. Estamos ante su primera novela publicada, un texto ambicioso que ha querido situar en la Salamanca de los años noventa del siglo veinte . Sus protagonistas son estudiantes universitarios, si bien la mayoría parecen preocuparse mucho más por conseguir las dosis diarias de droga y alcohol que por los estudios.
Así ocurre con el personaje principal, Lucrecia, alias, Lucky, matriculada en Bellas Artes. Comparte piso de alquiler con otras jóvenes no menos frívolas, esperando ilusamente algún príncipe azul que la ayude a superar sus complejos y
la mala relación con unos padres tan oscuros como generosos. Está dispuesta a recorrer cualquier sendero de los paraísos artificiales que tanto abundan a orillas del Tormes. Traicionada por Guille, su mejor amigo, a quien infligirá tremenda venganza, y sin conseguir establecer una relación sólida con Robert, el único capaz de redimirla, deduce que sólo le cabe una salida, el suicidio. Las drogas trerminarán de concluir con tan desmadejada existencia, aunque el milagro de la vida va a florecer en su vientre antes de fenecer. Como contrapunto a los permanentes desmadres estudiantiles, testigo asombrado y respetuoso de un mundo para ella inasequible, Mariángeles lucha tras la barra de un bar contra la violencia de un padre
abyecto..
Lo más notable en La piel del camaleón, junto a la facilidad de su autora para crear ambientes, es el desgarrado uso del lenguaje. Aunque se inicie con una verso de la Odisea (” ¿Cómo has bajado a la nebulosa oscuridad si estás vivo?”, canto XI, 155), lo que impresiona desde las primeras líneas es esa jerga juvenil a caballo entre lo escatológico, las deformaciones léxicas, el sexo provocador, las sustancias alucinógenas y los anglicismos de moda. A menudo, la novelista altera la cronología lógica de la narración apoyándose en recursos gráficos. Si más de una vez parece un relato excesivamene simple, o acaso perdido en necesarias digresiones, con innumerables caídas en laísmos y leísmos, esta obra novel, atractiva y compleja, nos induce a creer que estamos ante una escritora de indudable proyección.

Yolanda Regidor, La piel del camaleón. Arcopress, 2012

Ver Post >
COCINA MARAVILLOSA
img
Manuel Pecellín | 06-07-2012 | 09:47| 3
Portada del libro.

Portada del libro de José Antonio Ramírez Lozano, ilustrado por Pablo Otero.

El fecundo escritor extremeño José Antonio Ramírez Lozano (Nogales, 1950), reconocido con tantos galardones de nivel nacional en poesía y novela, nunca ha desdeñado la literatura juvenil.

Baste recordar su “Sopa de sueño y otras recetas de cococina, libro editado por la editorial sevillana Kalandraka, que tanto cuida sus colecciones.

Toto Murube, un mendigo ambicioso y analfabeto, que sueña con convertirse en cocinero famoso, se descubre un día tan rara como productiva virtud: al ingerir papeles impresos, no sólo aprende a leer y escribir, sino capaz de componer fabulosas recetas cuya simple ingestión obra como si se comiesen los platos descritos.

Con ayuda de otro homeless, el cínico Piquero, y de don Pablo, un importante restaurador, monta todo un imperio gastronómico.

Por desgracia, su fantástica empresa se derrumbará tan aceleradamente como surgió, a causa de la desmesura fotomecánica incontrolada. No obstante, innumerables ciudadanos pudieron disfrutar de platos sorprendentes: renglones al roquefort, hipo frito, sopa de risas, bigote al gusto, corbatas a la plancha, huevos al almohadón, cocido de madroños o ceros, sopa de suspiros, lentillas al colirio o habas con versos.

La extraordinaria inventiva de Murube corre pareja con la del autor, siempre a punto de sorprender a los lectores más avezados, agradecidos ante este derroche de ingenio y regocijante lozanía. En realidad, tan fantástica narración es un homenaje a la literatura para todas las edades: las letras pueden nutrir tanto como el alimento más consistente, según bien podrían comprobar los seguidores de Toto Murube. Más aún si se reciben con ilustraciones tan oportunas y hermosas como las de Pablo Otero (Ourense, 1970).

Ramírez Lozano, José Antonio, La cocina de Toto Murube. Sevilla, Kalandraka, 2012

Ver Post >
JUDÍOS Y GENTILES
img
Manuel Pecellín | 05-07-2012 | 18:32| 0
Portada del libro La Patria Imaginada.

Portada del libro La Patria Imaginada.

Hace unos meses dábamos cuenta aquí de la publicación de La patria imaginada de Máximo Kahn. Vida y obra de un escritor de tres exilios. (Valencia Pre-textos, 2012), excelente estudio de Mario Martín Gijón ( Villanueva de la Serena, 1979).

Profesor en la Universidad de Extremadura, nos daba a conocer la vida y obras de aquel originalísimo judío alemán, enamorado de España, donde eligió vivir hasta que la derrota de la II República le obligó a transterrarse nuevamente, falleciendo en Buenos Aires (1957).

Aparte de sus trabajos para las más prestigiosas revistas españolas y alemanas, a cuyos lectores les fue dando a conocer la mejor literatura de ambos países, Kahn compuso algunos novelas y atrevidos ensayos antropológicos sobre la historia e idiosincrasia del pueblo judío, enfrentándose a tópicos seculares, como Año de noches, Efraín de Atenas, Apocalipsis hispánica y La Contra-Inquisición. Capítulo para la historia de nuestras cenizas.
Antes de morir, dejó compuesta Arte y Torá. Exterior e interior del judaísmo, que no llegó a publicarse, e incluso se dio por perdida. Aparece ahora, en la notable “Biblioteca del Exilio” de la editorial andaluza Renacimiento. Lo hace con dos estudios preliminares, uno y otro imprescindibles para adentrarse en la lectura de tan complejo libro, iluminada con casi un centenar de notas a pie de página.

Suscribe el primero, de considerable extensión, Mario Martín, que resalta los aspectos relevantes de la biografía de Kahn (residencia en Toledo, cónsul de España en Salónica); sus amistades más firmes (Rosa Chacel, Gil-Albert) y el lugar que por derecho se merece en la literatura de nuestro país.

Por su parte, Leonardo Senkman, catedrático de la Universidad Hebrea de Jerusalén, sopesa las tesis fundamentales del atrevido ensayista, no todas bien aceptadas por la “ortodoxia” judía.
Kahn (que un día se atrevió a defender el origen común de hebreos e íberos y siempre mostró un máximo aprecio la cultura de Sefarad) parte de esta idea básica: el pueblo de Israel ha sido grande en tanto se mantuvo fiel a la misión sacramental que recibiera en el Sinaí (la Torá).

Cuando, por razones endógenas o exógenas, la rehúye y se seculariza (el Arte), está perdido. Para el escritor, los sefardíes supieron conservar la vocación heredada de sus ancestros mucho mejor que la otra rama judía, los askenazis. Unos y otros , sin embargo, tuvieron que sufrir el Holocausto dirigido por los nazis. Lamentablemente no pasan de una decena las páginas que el ensayista dedica al análisis de tan terrible fenómeno.
Compuesta en un estilo vigoroso y en muchas ocasiones pintoresco, plagado de neologismos casi siempre felices, la obra de Kahn, tan apasionado por el lenguaje como por las ideas, ilustra y emociona, sin que el lector pueda eludir fácilmente tomar partido, como en cada línea lo hace el autor.

Kahn, Máximo José, Kahn, Arte y Torá.

Sevilla, Renacimiento, 2012

Ver Post >
CRÓNICA DE LLERENA
img
Manuel Pecellín | 04-07-2012 | 16:31| 1

Natural de Llerena (1963) y residente en Sevilla, de donde también se considera, José Domingo Vilaplana Guerrero es profesor de Filosofía. Como tal, tiene publicados La ilusión filosófica (2010), Asalto a lo mental. Neurocociencias, consciencia y libertad (2011) y La inteligencia en la naturaleza. De relojero ciego al ajuste al ajuste fino del universo (2012).

Este ensayista gusta también de la creación, según demostrase con Serena calamidad (Mérida, ERE, 2002), que en su día reseñamos, y repite con su entrega última,Dos relatos invernales, subtitulada paradójicamente “ficciones verídicas”.
Ambas partes presentan bien distinta estructura, aunque incluyen una común ubicación, la comarca de Llerena, cuyas geografías urbanas y rurales, primorosamente descritas, ocupan los mejores pasajes. Por un lado, las plazas, calles y monumentos de poblaciones como Valencia de las Torres, Higuerita, Montemolín, Pallares, Retamal, Campillo y, sobre todo, la propia Llerena.

De otro, los encinares adehesados, arroyos, ríos, charcas, bosques y serranías que distinguen aquel hermoso paisaje de la Baja Extremadura, perfectamente conocido por el autor. Las dos narraciones se desarrollan en época invernal, cuando el frío puede descomponer los huesos; el cazador encuentra su paraíso y los pastores luchan por mantener el rebaño indemne hasta la explosión primaveral.
Abre “Moreno Trinidad”, que toma nombre de su protagonista, un humilde y enamorado camarero, cuyas peripecias conmovedoras se irán narrando alternativamente con las del propio autor. Los diferentes tipos de imprenta – caja normal las de aquel; en cursivas para el segundo -, así como el uso de los oportunos pronombres personales, contribuyen a distinguir los personajes.

Emigrado en Madrid durante un trienio, Moreno vuelve a Retamal de Llerena porque no aguanta sin ver a su novia. Aislado del mundo, próximo a las riveras del Guadámez y el Matachel y al cementerio de los Alemanes, no resultaba fácil llegar hasta el pueblo a mitad de los años cincuenta del pasado siglo.
Es toda una odisea la que debe sufrir el joven novio, herido por una dolorosa sospecha, antes de venir al lugar del encuentro. Las tremendas circunstancias del mismo, descritas por un testigo ocasional, cabo de la Guardia Civil, evocan la prosa tan bien perfilada de Cela. Más dulce resulta el retorno que el otro personaje, siempre nostálgico, trasunto del autor, realiza a su pueblo natal. Allí se reencuentra con amigos y conocidos de infancia y juventud, junto a los cuales recorre otra vez los mismos ambientes.

Un antiguo amor le proporciona la clave que lo conduce hasta la historia de Moreno Trinidad.

“El doctor duerme” es la segunda entrega del libro, protagonizada justamente por un médico que cada invierno acude a cazar en la dehesa, junto al amo de la misma, los sabios trabajadores del predio y algún visitante ocasional.

El relato facilita la presentación de la impresionante flora y fauna de aquellos campos llerenenses, donde aún se guardan usos y costumbres seculares (gastronómicos, venatorios, sociolaborales, lingüísticos, higiénicos, etc.). La fría mañana en que el doctor sale al aguardo con sus perdigones para regresar al cortijo antes de la hora, será , también aquí, la de un tránsito, si más dulce, tan imprevisible como el de la novia de Moreno.
Valiéndose de las imágenes que su memoria sigue conservando nítidas, el autor nos ofrece una crónica fiel, vívida yn convincente, de una época ya difuminada en la noche de los tiempos, con sus limitaciones ycarencias, brutalidades y ternuras, egoísmo y solidaridad.

El narradorse permite ir desgranando, sin fatigar, multitud de consideraciones filosóficas siempre que la ocasión se lo facilita.

José Domingo Vilaplana Guerrero, Dos relatos invernales. Madrid,
Editorial Manuscritos, 2012.

Ver Post >

Últimos Comentarios

ipasga_4406 01-02-2017 | 17:20 en:
SOR CELINA
olallalau_12 20-05-2016 | 10:54 en:
LAURA OLALLA
frameve_6499 29-04-2016 | 17:03 en:
LUCILIO VANINI
Emilomoya 27-02-2016 | 23:46 en:
REVISTA ESPAÑOLA

Otros Blogs de Autor