Blogs

Marta Pérez Guillén

Línea de Consumo

Congela el bizcocho y recupéralo después

¿Tuviste una fiesta y te has pasado haciendo bizcochos? Ya sean dulces o salados, puedes congelarlos y después recuperar todo su sabor sin que pierda la esponjosidad que les caracteriza. Si se trata de piezas pequeñas, cambialas de bandeja e introdúcelas en un recipiente que puedas cerrar. Ordénalas en filas y cubre cada una de ellas con papel transparente de cocina. Puedes organizar una fila sobre otra porque al no pesar, no existe riesgo de que se estropeen los de abajo. Tapa la fiambrera y pasa al congelador. Cuando vayas a descongelar el bizcocho, separa las distintas capas y extiéndelas en una bandeja. Cúbrelas con una paño de cocina de algodón humedecido y bien escurrido. Éste absorberá la humedad de la congelación y conseguirá que el bizcocho quede esponjoso y tan sabroso como el día en que lo preparaste.

Por Marta Pérez Guillén

Sobre el autor

Periodista por vocación. Pasota ilustrada de libre convicción, que escribiré en este blog de lo último de lo último, que mañana se convierte en lo necesario, y pasado ya está de moda. Sobre los trucos infalibles de la abuela, de la vecina. De todo lo que nos resulte útil para facilitar nuestra vida y que resulte divertida. Sobre cómo sobrevivir a las excentricidades y cómo convivir con las costumbres. Sobre todo esto, y más sorpresas girará este blog.


mayo 2006
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031