Skip to content

Alimenta el calzado con frutas

2006 diciembre 1

Plátanos, naranjas y hasta tomates se usan para nutrir los zapatos de piel. Todos consiguen dejar los zapatos realmente brillantes. En el caso de las naranjas, coge un cuarto de naranja y frota el zapato con ella cuidadosamente. Debes dejarlo secar antes de cepillar fuerte con un cepillo de cerdas suave. Otro remedio casero consiste en pasar el interior de una cáscara de plátano por los zapatos. También hay quien sustituye el plátano por tomates. Todo lo que hay que hacer es coger un cuarto de tomate maduro y frotar los zapatos con él. Después, cepilla los zapatos para retirar las pepitas y que queden perfectos. Sin embargo, ten en cuenta que la leche es el mejor aliado para los zapatos y bolsos de charol. Pásale un trapo humedecido en leche y límpialos después como hagas normalmente. Así, tendrás el charol bien alimentado.