Skip to content

NO FUE MI MEJOR DOMINGO

2010 agosto 30
por Enrique Falcó

Al Badajoz le cascaron 4 en casa. Mi Madrid no pasó del empate a cero. Alonso tuvo que retirarse. No, no fue ayer mi mejor domingo la verdad. Menos mal que las motos y el baloncesto nos dieron una alegría. La Selección poco a poco comienza a gustarse un poco más, a parecerse a ese grupo de jugadores que tantas satisfacciones nos ha dado. Esperemos que no sea un espejismo y todo vaya a más.

Pero no quiero engañarles. El deporte no creo que tenga mucho que ver. Ayer fue el último domingo… de vacaciones, y quizás mi acostumbrado optimismo se deja ensombrecer por esas pequeñas nubes de angustia que significan la inmediata vuelta de la rutina. No sé como explicarles, coincidiendo además con estas fechas, siento una sensación muy parecida a la otrora y tan deprimente vuelta al cole. Como si me hubieran cerrado el verano de un portazo y el otoño me hubiera golpeado en los morros con toda su crudeza.

Hoy lunes vuelta al redil, al corral, a la amargura de aceptar que lo bueno se ha acabado y que muy pronto sudaré tinta para poder aparcar en la puerta de mi casa. Se acabaron las tardes de largas siestas, películas o partidas al Pang. Y por si fuera sólo eso hoy he tenido que volver a afeitarme. ¡Como odio afeitarme! Me habré afeitado un par de veces en todas las vacaciones. La verdad es que tenía una pinta horrorosa, y se me ha quedado el cutis como el culito de un bebé. Cuando vaya a trabajar estoy convencido de que el uniforme casi ni me va a caber.

Momentos deprimentes ayer, con todos estos pensamientos acudiendo a mi cabeza. Aunque la verdad es que les confieso que por una parte me alegro de tenerlos. Tal y como está la cosa deberíamos de dejar de quejarnos de volver a la realidad y la rutina del tajo cuando hay casi 5 millones e personas que incluso pagarían por tener uno. De acuerdo, ayer no fue mi mejor domingo, pero entre nosotros… tampoco es para tanto.