Hoy

img
REFLEXIÓN DE DOMINGO,REFLEXIONES DE LO EVIDENTE
img
Diego Algaba | 11-06-2017 | 16:48

A quién más cansa ser joven es a ellos mismos. Pasan su tiempo siendo otros. y en esos otros buscan su personalidad. Se buscan en las modas,en los gestos, en 18387166_1519975788027114_763775167_nlas palabras, con su argot particular, un código de signos y movimientos. Tantas vuelta dan por caminos diferentes que no acaban de encontrar el suyo perdidos en un laberinto de dudas y huidas. Sin embargo,con el transcurrir de los años, cuando el calendario deja de ser una amenaza y lo abandonan en la pared colgado sin cambiar de hoja, llega un día en que esa búsqueda desaparece. Es entonces, en ese abandono, cuando se comienza a vivir sin miedos, sin complejos, sin pensar en una felicidad dictada por otros, cuando encuentran el camino que en la mayoría de las ocasiones está en lo sencillo, en un paseo, en un paisaje, en una mirada, en cocinar para otros, en un hola, en un perfume. La juventud busca cosas nuevas cuando todavía no saben que en la rutina de lo cotidiano está el abrigo que el interior necesita para estar protegido de la intemperie. Hay otros, que ya han cumplido algunos años, que continúan esa búsqueda de felicidad de películas de fin de semana por la tarde. Los hay que se quedaron colgados de los cristalitos de la bola multicolor de las discotecas, de los campos de fútbol, de la guitarra eléctrica, de los pelos largos y pantalones ajustados, de los porros de maría. Luego, después de muerto, quizás no haya eternidad para seguir buscando, o quizás si. Hay cosas importantes que llegan, sin provocarlas, sin buscarlas.