Hoy

img
Autor: diegoalgabamansilla_1424851234
UN TIPO DURO
img
Diego Algaba | 23-06-2015 | 8:13| 0

 

Nunca tuve miedo de vivir ni a las consecuencias que tiene vivir sin miedo: salía, bebía, fumaba, no reparaba a la hora comer grasas o dulces. Si tenía que coger el coche por carreteras peligrosas lo hacia; montaba en bicicleta por caminos abruptos con grandes pendientes llenas de obstáculos;volaba en parapente; nadaba alejado de la orilla sin pensar en el tamaño de las olas; no me importaba perder el trabajo, ya encontraría otro. Sin embargo,desde hace tres años, comencé a cuidarme: empecé a controlar mi peso, hacerme analíticas,dejé de coger la bici por caminos peligrosos, ya no conduzco la moto por terrenos desconocidos buscando aventura porque no quiero fallarle ni una sola vez. Quiero estar siempre dispuesto cuando me diga que  empuje el columpio, o que le de la mano cuando la llevo al colegio, o que le prepare el zumo. Ahora que ya no estoy solo tengo miedo de que ella me necesite y yo no este.

Tiene tres años pero le basta con decir papá para hacer que salte del sillón y decir te quiero para que las lágrimas que siempre retuve asomen a mis ojos.

Ver Post >
A LA ORILLA DEL RIO
img
Diego Algaba | 19-06-2015 | 9:26| 0

 

Me puse el pantalón corto,la camiseta de deporte, el casco y salí con la bicicleta al nuevo Paseo del Río que fue inaugurado por los pacenses sin esperar elecciones. Siempre voy a lo nuevo con la misma expectación ya sea el Camino del Río o el Faro. El Faro me recuerda ese otro centro comercial que esta en Madrid, la Vaguada. Un espacio de varias plantas que es como nuestro Faro pero en grande. Vamos, como son las cosas en Madrid desde que fue alcalde Gallardón.

La Vaguada de Madrid también tiene otra fuente donde me siento  durante horas a mirar a los que pasan. Sin embargo, aquí conozco a mucha gente y no paro de levantarme para saludar, es como estar en la Antilla, pierdo el anonimato que gano en la capital donde puedo observar sin pudor: caras, gestos y hasta pensamientos. Al Faro he ido dos o tres veces buscando gangas que no he encontrado, estaría camuflada entre la magnitud de perchas y estantes abarrotadas de prendas manos y empujones buscando como un tesoro tallas colores y precios. Prefiero espacios al aire libre, respirar profundamente y mirar a un horizonte lejano. El paseo de la margen derecha es un lugar que trasmite la sensación de que no estar en Badajoz, parece que caminas por una ciudad nueva entre personas que andan, corren o pedalean; padres empujan columpios; jóvenes juegan al fútbol en pistas donde se puede chutar porque hay porterías con red que recogen el balón, no como hace años donde los postes eran dos piedras y si era gol o no, lo decidía el más duro de la pandilla que era el que mandaba junto con el dueño del balón. Los baloncestistas ya no hacen puntería en papeleras a la altura del suelo porque hay canastas de verdad. Los jóvenes de ahora tienen más medios y posibilidades de ocio por eso es difícil entender que se encierren en un mundo virtual de móvil, ordenador y sillón cuando la juventud rebosa energía. Me alegra haber pertenecido a la generación que ha salido a la calle a jugar, hemos tenido amigos de carne y hueso y tirado los tejos a las chichas cara a cara.

Siento alegría al ver a tantas personas por los paseos del río. Me hace sentir una sensación de regreso a mi juventud en el embarcadero. Un viaje a ese tiempo lejano que parece próximo. Cada vez que voy por la orilla del río, la brisa del recuerdo me roza la piel produciendo un placentero y extraño escalofrío

Ver Post >