Hoy

img
A LA ORILLA DEL RIO
img
Diego Algaba | 19-06-2015 | 08:26| 0

 

Me puse el pantalón corto,la camiseta de deporte, el casco y salí con la bicicleta al nuevo Paseo del Río que fue inaugurado por los pacenses sin esperar elecciones. Siempre voy a lo nuevo con la misma expectación ya sea el Camino del Río o el Faro. El Faro me recuerda ese otro centro comercial que esta en Madrid, la Vaguada. Un espacio de varias plantas que es como nuestro Faro pero en grande. Vamos, como son las cosas en Madrid desde que fue alcalde Gallardón.

La Vaguada de Madrid también tiene otra fuente donde me siento  durante horas a mirar a los que pasan. Sin embargo, aquí conozco a mucha gente y no paro de levantarme para saludar, es como estar en la Antilla, pierdo el anonimato que gano en la capital donde puedo observar sin pudor: caras, gestos y hasta pensamientos. Al Faro he ido dos o tres veces buscando gangas que no he encontrado, estaría camuflada entre la magnitud de perchas y estantes abarrotadas de prendas manos y empujones buscando como un tesoro tallas colores y precios. Prefiero espacios al aire libre, respirar profundamente y mirar a un horizonte lejano. El paseo de la margen derecha es un lugar que trasmite la sensación de que no estar en Badajoz, parece que caminas por una ciudad nueva entre personas que andan, corren o pedalean; padres empujan columpios; jóvenes juegan al fútbol en pistas donde se puede chutar porque hay porterías con red que recogen el balón, no como hace años donde los postes eran dos piedras y si era gol o no, lo decidía el más duro de la pandilla que era el que mandaba junto con el dueño del balón. Los baloncestistas ya no hacen puntería en papeleras a la altura del suelo porque hay canastas de verdad. Los jóvenes de ahora tienen más medios y posibilidades de ocio por eso es difícil entender que se encierren en un mundo virtual de móvil, ordenador y sillón cuando la juventud rebosa energía. Me alegra haber pertenecido a la generación que ha salido a la calle a jugar, hemos tenido amigos de carne y hueso y tirado los tejos a las chichas cara a cara.

Siento alegría al ver a tantas personas por los paseos del río. Me hace sentir una sensación de regreso a mi juventud en el embarcadero. Un viaje a ese tiempo lejano que parece próximo. Cada vez que voy por la orilla del río, la brisa del recuerdo me roza la piel produciendo un placentero y extraño escalofrío

Ver Post >
ACABÓ EL CIRCO
img
Diego Algaba Mansilla | 03-06-2015 | 08:09| 0

Se acabaron los besos, pisar los charcos de los barrios, invitar a café,coger la lupa de las niñas. El show de la campaña, que empezó mucho antes de la campaña, hace unos cuatro años, se ha llevado por delante al político con dotes de actor. Encima de un escenario le basta con un pinganillo para seducir a un público ya seducido. Fui a verlo a la plaza Conquistadores, hombres y mujeres bien peinados mecían banderas extremeñas al ritmo rapero de una desaliñada chica ante un público de camisas de rayas pulcramente planchadas y metidas dentro de pantalones de tela mientras mujeres rubias,puesta en pie, aplaudían. Al final del mitin actuaron los cantores de Hispalis. A los dos días llegaron las votaciones, acabó la diversión llegaron las urnas y mandaron parar.
La campaña electoral exhibe la sagacidad de sus publicitas poniendo encima del escenario a sus actores. En esta ocasión la sobriedad de Vara se ha impuesto al espectáculo de Monago. Son tiempos de austeridad. La campaña de Vara la ha realizado el adversario. mientras más hablaba Monago más favorecía a Vara. A Monago también le ha derrotado sus silencios, lo que no dijo en la cadena SER y en la entrevista no realizada al HOY: genera más sospecha lo que no se dice que lo que se calla.
Hacía años que no iba a un mitin y este año he ido a dos. Además del PP he visto a Podemos. un día salí a hacer deporte y termine en la Plaza Alta en chándal escuchando a Álvaro Jaen. Mi estética no desentonaba con el vestuario de los asistentes. Me gustó Remigio Cordero, hasta me hice su amigo facebok.
Alvaro Jaen,tan pronto estaba entre el público como sentado en el suelo repasando las notas de su discurso, como un estudiante momentos antes de un examen importante.
En el el mitin de Podemos me traslade años atrás, cuando me sentaba a la puerta de los bares a compartir litronas que iba de mano en mano. Hablábamos de las misma cosas y con el mismo entusiasmo que habla Alvaro.
Mientras intervenía Alvaro Jaen, alguien del público grito: ¡ Presidente! ¡Presidente! me recorrió un escalofrío, no me lo imaginaba como Presidente. Solo fui a estos dos mítines. Me hubiera gustado ver a Vara a Pedro Escobar a Tania Sanchez pero me coincidió con la feria del libro y entre unas cosas y otra elegí los libros. Ahora el que gobierne que lo haga para todos y no para unos cuantos. con honestidad y transparencia buscando el bien de los ciudadanos antes que el suyo.

Ver Post >
BADAJOZ DESAYUNA EN LA CALLE
img
Diego Algaba Mansilla | 15-05-2015 | 08:56| 1

Bar el Cortijo

Igual que los trabajadores de las grandes ciudades suelen tomar el menú del día en bares cercanos a sus trabajos, en Badajoz se desayuna en la calle. Yo voy a el bar la Parada que esta en la Estación de Autobuses. Manolo, cuando me ve entrar, pide al cocinero una catalana con jamón. Los que vamos a esa hora, sobre las once, nos conocemos: el fontanero, la portuguesa, Andrés,el señor que me pide el periódico para ver los resultados de la la loto… Todos los días tengo media hora para disfrutar de esos placeres sencillos que tanto me gustan: un café con leche, media tostada y el periódico.

iglesia del Corazón de Jesús

Iglesia del Corazón de Jesús

Los sábado y domingos voy a otros lugares, con menos prisas y más pausa. Entre los que repito esta el bar El Cortijo en el Corazón de Jesús. Siempre que voy llevo el periódico, porque al entrar, lo primero que se ve es un letrero donde dice que el que tenga el periódico más de un cuarto de hora tendrá que leerlo en voz alta para que se enteren todos los clientes, excepto si traes el tuyo. Este mismo texto lo he visto en otros bares, pero el del Corazón de Jesús fue el primero en ponerlo. El periódico se ha convertido en una ofertas imprescindible a la hora del desayuno. En todos los bares puedes encontrar el HOY y algún periódico deportivo.

En el Corazón de Jesús se respira la misma calma que en el campo que le rodea, se da esa otra forma de medir el tiempo, sin medirlo, sin reloj, dejándose llevar por la luna y el sol sin temor al imparable tic tac, un lugar donde nadie tiene prisa. Los que frecuentan el bar del Cortijo suelen ser vecinos que viven en las parcelas cercanas; también clientes y trabajadores de muebles Refolio; personas que van o viene de Olivenza; algunas veces entran los que van a visitar a sus familiares a la cárcel, y las novias o mujeres de los que ese día les toca el bis a bis arreglada de peluquería y bien perfumadas.

Hay otros lugares, otros bares :Villafranco, la Estación, San Roque, Valdepasillas, Pardaleras;muchos locales que dan desayunos; unos especializado en churros, otros en migas; existen distintos precios, distintos ambientes una variedad amplia que se necesitaría de varías Plazas Altas para poder escribir de todos. Badajoz desayuna en Los bares

Ver Post >
DOS MUJERES Y UN SEAT IBIZA
img
Diego Algaba Mansilla | 30-04-2015 | 06:11| 0

Una casualidad demasiado aburrida para contar aquí ha hecho que conozca a la dos. A pesar de vivir desde hace algunos meses dentro de un Seat Ibiza no están contracturadas ni se quejan. Se llaman Isabel: Una, con su presencia silenciosa, podría haber sido la Regula de los Santos Inocentes, la otra se desenvuelve bien en todos los terrenos. Es mejor no hablar con ellas, se les puede coger cariño sabiendo quiénes son y dónde viven. Una es delgada, enjuta, callada y aunque no llega a los 50 la desconfianza de su mirada dolorida hace que parezca mayor. Dejó cinco hijos en Montijo mientras contaba los días que quedaban para que la echaran de la casa donde siempre había vivido. El día 17 de abril la desahuciaron y se fue con su familia. Ya solo queda la otra Isabel, es más joven: dicharachera, simpática, grande; tiene dos hijos y mucho desparpajo, aunque en su cara solo se vea el agujero que le ha dejado un piercing que ya no lleva, son más profundos las oquedades del alma. Igual que Goitysolo no entiende de protocolo,lleva puesta una mallas negras que lo mismo le sirven para hablar con políticos y prensa como de pijama en los asientos reclinables de su coche.

También, por casualidad, un día que fui a las Vaguadas, pase por esa casa color teja donde me llamo la atención un coche de la policía vacío y una garita con los policías dentro. un poco más adelante un Seat Ibiza viejo estropeaba, más que el cubo de la Plaza Alta, un entorno de calles limpias y chalets con árboles, flores y olor a primavera y donde se adivina, que de fachada para dentro, viven familias felices con niños rubitos y perros cariñosos a los que acariciar y pasear, césped alrededor de una piscina o una pista de tenis o pádel; una estética placentera que rompe un Seat Ibiza blanco con matricula BA llenos de pancartas y tapados por sábanas donde se puede leer: “una vivienda digna” “ no a los desahucios”. No sé porqué me viene a la memoria aquella fotografía en las que dos chicas en minifalda jugaban al golf mientras inmigrantes saltaban la valla acosados por la policía. Contrastes de la vida “unos nacen estrellados otros con estrellas”.

 

Ver Post >
DOS IMPERTINENCIAS Y UN PARQUE
img
Diego Algaba Mansilla | 15-04-2015 | 08:26| 1

Hay algunas personas que me sueltan a bocajarro ¿cuanto te pagan por los artículos? Ante mi asombro y silencio tratan de disculpar su impertinencia con un “no te preocupes, no soy de Hacienda” y ahí va la segunda. Quizás quieran saber el precio para descubrir si el artículo es bueno o malo. Ni siquiera esta crisis ha cambiado la mentalidad de algunos que siguen creyendo en la relación entre valor y precio.

Conozco a una persona, bien situada económicamente, que cuando se encuentra con algún conocido por la calle suele preguntar si trabaja o esta en paro. No lo hace para ofrecerle trabajo, ni compensar su angustiosa situación, lo hace con la intención, supongo, que la de informarse desconociendo el sentimiento de angustia o vergüenza que puede provocar la impertinente pregunta a un desempleado.

Una señora me dice que porque no escribo que los dos parques de Condes de Barcelona son insuficientes para tantos niños. Es cierto. En un parque hay dos columpios y en otro uno junto a extraños toboganes y aparatos que parecen diseñados para entrenar a futuros artistas del circo del sol. Me callo y pienso en los barrios de Badajoz que no tienen ninguno. En Pardaleras hay un parque sin toboganes ni columpios. Es cuadrado,como una pequeña isla rodeada de tráfico por sus cuatro lados, uno de los lados da a la autopista sin protección para niños ni balones. Tiene un centro de tierra donde se acumulan deposiciones de perros sin que nadie las limpie. Un parque que no adecentan ni en campaña electoral, quizás porque cada vez hay menos niños ya que también hay menos jóvenes en edad de procrear que se queden a vivir en una ciudad con pocas ofertas laborales. Juan José Martin Santos, presidente de la asociación de Pardaleras lo denuncia en las redes sociales incluso ha recogido firmas para que lo preparen pero lleva así desde hace años.

Es contradictorio que dos parques en Condes de Barcelona sean insuficientes para tantos niños y a la vez es un privilegio comparado con otras zonas de Badajoz donde no hay ninguno.

Ya se que parece poco importante un parque teniendo en cuenta otras desigualdades pero los niños son niños y no entienden de preferencias.

 

Ver Post >
MARATÓN
img
Diego Algaba Mansilla | 01-04-2015 | 06:57| 1

Era domingo, fui al trastero a llevar cacharros. lo guardo todo. No se que habrá sido de aquella novia que tenía cuando hice la mili, pero aun conservo todas sus cartas escritas con un el trazo fresco de 20 años y grandes círculos que coronan las íes. Cuando iba con el coche cargado me tropecé con la maratón, Todos los años escribo de la carrera con la nostalgia de haber sido corredor y con el propósito de volver a serlo. Este año no he ido a verla pero la casualidad hizo que me topase involuntariamente con ella. La vi frente al periódico HOY, a mi lado estaban varios componentes de la comparsa Yuyuba que animaban con ritmo carnavalero.

Aunque creo tenerlo escrito de otros años, sigo pensando que lo duro del maratón no es el esfuerzo en el día de la carrera, quizás eso sea lo más fácil con el apoyo de otros corredores y el calor del público. Lo duro es la preparación. Días de frío o calor en los que hay que levantarse del sillón para calzarte un pantalón corto y salir a la calle a correr. Sacrificas películas, libros, tiempo a la familia. Muchos corredores cuidan también la alimentación y todo a cambio de la satisfacción personal. Un esfuerzo sin recibir beneficio económico demostrando que las cosas importantes no se compran ni se venden. El único objetivo para un corredor popular es llegar a la meta. Una lección para muchos de generosidad en el esfuerzo no recompensado con dinero. Esta año ha sido récord de participación. La mayoría hacen la media 21 km, aunque también los hay que la hacen la heroicidad de completarla. Me ha sorprendido ver a gente nueva que conozco por distintos motivos y no me imaginaba que corrían: Judith Figueiredo, Corresponsal de Televisión Española en Badajoz, Julio y Dioni de Llerena, la joven de Oliva que me vendía el periódico en kiosco, ya cerrado, de María Auxiliadora a la que le daba los libros del Perigallo para que me los trajera firmado. Hay muchos más que no cabrían en este artículo, pero como no nombrar a mi cuñado. Juanito el de Sevillana,Antonio de Comisiones,ingenieros,maestros, psiquiatras,parados… Veteranos y novatos le quitaron protagonismo a las elecciones andaluces y al partido Madrid- Barcelona convirtiéndose en el centro de atención de Badajoz un domingo por la mañana

Ver Post >
ALICIA
img
Diego Algaba Mansilla | 27-03-2015 | 08:28| 1

Me da una mano, en la otra lleva la mochila de Mike Mouse. Salimos a la calle y empieza a cantar” Pipi Pipi Lastron Pipilota soy”. Vamos despacio. Pasamos por los caballitos que hay en la tienda del boulevar; Paramos en el semáforo, no cruzamos hasta que el muñeco se pone en verde. Nos paramos para ver pasar a un camión grande,un tractor amarillo, una bici de carreras. Una señora sonríe cuando la ve “que guapa con esos rizos”. Miro de reojo el McDonald,s al que tendré que ir en más de una ocasión en contra de mi voluntad. Pasamos por el árbol de las hojas grandes. Vemos las palomas a las que le dimos gusanitos el domingo en Castelar, nos paramos a mirar como vuelan hasta subir al tejado. Papa, ¿yo no puedo volar? En la

fotografía de Lola k.Cantos

Fotografía de Lola K. Cantos

guardería nos espera Nieves, Raquel Lorena Le doy un beso, me da un beso y empiezo a desandar el camino que ha dejado de ser mágico. Ya no hay árboles de hojas grandes, ni pipi vuela en su caballo, ni las palomas comen gusanitos, ni Caperucita coge flores del bosque. Ahora atravieso un desierto hostil con prisa. Cruzo el semáforo en rojo. Me encuentro con gente que no conozco, todos van rápido, con cara seria. Nadie saluda a nadie. Una chiha choca con la farola mientras teclea en el móvil. Le doy los buenos días a una vecina, me mira con cara rara, como si estuviera loco. Conductores tensos agarrados a sus volantes miran el reloj cada vez que el semáforo los para. Veo al hombre que por las tardes busca en los contenedores de basura del supermercado, es el único que va andando despacio, este si me sonríe, luego extiende la mano. Corren los pobres de espíritu se paran los pobres de pan.
Alicia se hará grande sin darme cuenta. Un día dejará de disfrutar la magia de las cosas para formar parte de la vorágine de la vida.

Ver Post >
TRES ARTISTAS
img
Diego Algaba Mansilla | 19-03-2015 | 08:26| 1

Fotografía de Lola K. Cantos

El sol del atardecer envuelve  Badajoz con el embrujo de esa luz especial que tienen las ciudades con río. ¿Quien no ha fotografiado el sol naranja de la tarde acariciando las aguas rugosas del Guadiana ahora que todo el mundo lleva una cámara en el bolsillo?

Un Badajoz para disfrutar del paisaje pero sobre todo de su gente.

Es agradable encontrarte por la calle con los que conoces de vista,los que han estudiado contigo,los que son de tu barrio,los que conoces del facebook, personas con las que compartes la acera a diario y sienten la ciudad suya.

Sin embargo, ya no coincidiré más con alguno de mi generación.

Me he enterado de la muerte de Franki porque Pedro del Pino le dedicó un artículo en esta sección. Ese mismo día ensalzaban su personalidad en dos cartas al director. A Franki lo vi por primera vez encima de un escenario tocando la guitarra en un grupo pacense llamado Celtas Cortos luego en Coca caballo y rey en aquellos años de cambio en los que empezaban a conocer ilusionados un mundo de reivindicaciones políticas sin pensar que llegaríamos a esta decepción. Últimamente lo veía por Badajoz caminado con un bastón, se había quedado ciego, hace unos días murió.

A Goyo lo conocía desde “·chiquinino”, jugábamos juntos al pincho y al balón en el llano de la Iglesia San Juan de Rivera, todavía me sale su foto entre mis amigos del facebok.Goyo era maestro pero se dedicaba al dibujo sobre todo al diseño, fue uno de los creadores de la primera revista de cómic de Badajoz “Punto muerto” y fue responsable gráfico del festival del Teatro Romano de Mérida, entre otras cosas, es autor de las ilustraciones de uno de los libros de poesía de Plácido Ramirez. Era un artista pero sobre toda una buena persona.

De la muerte de Leoni hace más tiempo. Fueron muchos los artículosque le dedicaron desde este periódico. Leoni, a pesar de no tener aspecto de deportista,lo conocí cuando los dos eramos futbolistas en el Flecha Negra. Luego empezó en el teatro en Suripanta hasta convertirse en uno de los actores más conocidos del escenario extremeño.

Tres artistas de mi generación con los que compartí tiempo y a los que nunca más encontraré por la calle. Sus ausencias me hacen sentir más solo. Las balas están cayendo demasiado cerca.

Ver Post >
ALONSO DE LA TORRE
img
Diego Algaba Mansilla | 04-03-2015 | 08:27| 0

Alonso de la Torre publica seis días a la semana y el séptimo descansa. Tanto son los temas que ha tratado que me ha pisado alguno. Dos son los que más me han afectado: uno el de funcionarios que trabajan enfermos, ya lo tenía escrito. Me sigue indignado esa ley que descuentan la paga durante las bajas laborales.
La mayoría de funcionarios son auxiliares administrativos, bedeles, celadores… personas que no tiene grandes sueldos y que están metidos en un engranaje circular diseñada para que paguen lo que reciben. El funcionario divide la nómina en varias partes: hipoteca a 30 años, colegios, coche, Mercadona, Carrefur, Faro. Si enferma, por ejemplo, una gripe, la baja laboral le supone dejar de pagar alguna de estas partidas porque descuentan una cantidad importante.
El primero que coge la gripe, en lugar de quedarse en casa como manda el protocolo médico, va a la oficina y contagia a los demás. También puede que usted vaya a hacer cualquier gestión y salga con un trancazo. La imagen de muchas administraciones, en esta pasada epidemia, ha sido la del trabajador tosiendo, moqueando o con el desmadejamiento que provoca la fiebre.
Supongo que el fin de descontar sueldo en las incapacidades temporales es el de cazar a los profesionales de las baja. Yo, en mi vida laboral, he conocido a dos, son fáciles de detectar. Con el actual sistema estos individuos también buscan las vueltas para conseguir bajas sin que les descuenten, o bien simulan accidentes laborales u otros trapicheos legales que conocen al dedillo mientras que los perjudicados siguen siendo el 98% de funcionarios honrados. Recuerdo a un maestro que cuando no sabía quien había tirado la piedra castigaba a toda la clase sin buscar al culpable.
El otro artículo ha sido sobre un restaurante portugués que frecuentaba. Una tasquita típica próxima a Badajoz desconocida por la mayoría de pacenses. Era raro encontrar en su austero comedor a españoles. pero desde que lo ha sacado en el periódico Alonso de la Torre, hay cola de hasta treinta personas para entrar. Un sitio que ha perdido el encanto del silencio portugués convirtiéndose en otro Cristo de colas interminables.
Recuerdo que yo escribí en varias ocasiones del Galeón, una tasquita al lado de mi Centro de Salud donde iba a desayunar pero no por eso aumento la clientela, al contrario, cerró por falta de negocio. Así que aquellos que me dicen: tu que escribes en el periódico podías hablar de…les recomiendo que se lo cuenten a Alonso de la Torre si quieren que tenga repercusión.

Ver Post >
EL MERCANTIL
img
Diego Algaba Mansilla | 20-02-2015 | 08:01| 0
FOTOGRAFÍA DE LOLA K.CANTOS

FOTOGRAFÍA DE LOLA K.CANTOS

Siempre quise escribir un artículo de la noche pacense, de los bares nocturnos, de regresar a casa de día, de esa vida canalla que no hago desde que descubrí el placer del aire fresco de la mañana, del aroma a café sin sabor a tabaco,sin el desasosiego de la noche vibrando en mi cuerpo.

Me gustaría haber escrito de aquel que alguna noche hubiese querido ser y nunca fui. Pero tengo poco que contar,nunca regresé a

Sara

Sara

casa de madrugada con una desconocida, ni tuve relación con droga, ni frecuente esos ambientes sórdidos de humo, medias rotas, rímel corrido y música de jazz. Siempre volvía solo y me queda dormido en el sofá con un libro en la mano. Mis contadas conquistas nunca se dieron en noches de cazadora de cuero con las solapas subidas en las que era el que no era. Me estoy acordando de esto porque he conocido a Sara. Tiene 30 años y trabaja para Cruz Roja. Sara me dice que va a los conciertos del Mercantil, ese bar que yo también frecuenté. Ella va para escuchar música y no por ser el último que cierra como hacia yo. Dice que ha visto a un grupo que hace música ska, no se que contestar, no se a que estilo de música se refiere. Dice que un día vaya a un concierto, me cuenta que su novio, Javier, tocaba el bajo en un grupo que se llamaba  “A Groso modo” Él, estudio magisterio, aunque lo que más le gusta es la música se gana la vida trabajando dos horas en una guardería bilingüe de las Vaguadas. Ella es de Madrid, también maestra, se conocieron en Brighton, los dos coincidieron aprendido inglés, La juventud tiene una forma diferente de relacionarse, se mueven con soltura entre aeropuertos y maletas, se conocen y se enamoran, personas de distintas ciudades, países y culturas mientras mi generación, como mucho, nos emparejábamos con mujeres de Olivenza que conocíamos en la Max Power, Colon en Montijo o la Maikel de Mérida.

Estaba pensando en lo que me dijo Sara: “un día tienes que ir a un concierto del Mercantil” mientras oigo trastear en la habitación del al lado a mi niña y pienso ¿donde voy a ir?, si la música que más me gusta la tengo aquí, en casa, entonada por la tierna voz de una niña de tres años. “Debajo de un botón ton ton…”

 

Ver Post >