Hoy

img
CON LO QUE UNO HA SIDO
img
Diego Algaba | 12-10-2016 | 07:24| 1

Pedaleaba en una bicicleta estáticas delante de mi. Ese día no había muchos deportistas en el gimnasio y podía ver sin dificultad como brincaba, sobre su espalda morena, una trenza larga que seguía el ritmo de las pedaladas. Un cuerpo lírico, fuerte, y femenino dentro de un maillot celeste. Se movía con una elegancia natural, gestos que no se aprenden y con los que algunos afortunados nacen y otros sueñan. Manos largas de uñas largas que prolongan un cuerpo de mujer atlético y femenino. Parecía una diosa que hubiese bajado a la tierra para mostrar a los humanos los secretos de la belleza. No suelo mirar en el gimnasio porque los demás tampoco lo hacen pero a ella si la miro, me gusta verla, me hipnotiza su ritmo, su cadencia,su elegancia, su belleza.

Pedalea sin descomponer la figura. Pasé a su lado. Me hubiera gustado invitarla a cenar, pero para prolongar la ilusión y evitar la crueldad del no, solo le pregunte la edad, ni siquiera su nombre. 30 años. No fue una pregunta cualquiera. No pregunté yo. Preguntó el subconsciente. Desde hace algún tiempo me preocupa el paso del tiempo. La injusticia de los años cumplidos y esa desigualdad entre deseo y vejez. Uno cada vez es menos deseable, aunque siga deseando.

Los niños quieren ser mayores porque todavía no conocen las trampas de los años. Las trampas de un mundo imperfecto y cruel en el que no hay relación entre el deseo que permanece y el cuerpo deteriorado. Caminan a ritmos diferentes años y mente. Me entristece que todo haya pasado tan rápido, que estén tan lejos esos 30. Poco a poco voy acolchando mi mente para acostumbrarla a las derrotas. Acomodado en la felicidad de mi rutina han pasado los años, ahora me toca asomarme al balcón alejando de la barandilla ante el vértigo de una juventud que ya no me pertenece. Diosa de la belleza pedalea delante de mi como un sueño inalcanzable. Esta ya no es mi guerra.

Me pongo a escribir mientras oigo el tic tac del reloj semejante a los latidos finitos de mi corazón. Escribo desde esta casa solitaria donde cada vez huele más a viejo y menos a esa fresca fragancia de la juventud. Esta noche de sábado me estoy acordando de ella, del día que le pregunté sus años, 30 me dijo, con una inaccesible sonrisa.

 

Ver Post >
PUENTE SOBRE AGUAS SERENAS
img
Diego Algaba | 08-10-2016 | 16:14| 0

foto Diego Algaba

Puente sobre aguas serenas donde descansa la noche del ruido y de la luz, de promesas falsas, del vértigo de la vida.

Aguas serena hasta donde el corazón desciende bajando los peldaños de las apariencias para encontrarse cara a cara con él mismo. ¿Quien eres tu? Ya no te conozco. Has estado demasiado tiempo allí arriba, envejeciendo entre el bullicio desasosegado de una ciudad que te consume.

Tardaste mucho en venir aunque nunca es demasiado tarde para conocer el sosiego. Volverás a irte, quizás mañana, pero regresaras de nuevo a mi silencio para sanar las heridas del alma.

Un día aprenderás a distinguir entre el vacío acaparador de la ostentación y la libertad de lo sencillo. Entonces serás cuando te desprendas de todos los lastres y te quedes para siempre.

Ver Post >
MUNDOS DIFERENTES
img
Diego Algaba | 28-09-2016 | 20:43| 0

Una Plaza Alta atrás tuve la osadía de escribir de política. Escribí sobre el fallido debate de investidura de Rajoy y las futuras elecciones en Navidad. Después de darle vueltas al artículo para intentar decir, que era mejor la abstención del PSOE y que saliera elegido el partido más votado para que hubiese gobierno, el día que se publica el artículo, nos enteramos de lo de el ex ministro Soria. Entonces el texto deja de tener sentido, ya no quiero decir lo que dije.

Después del varapalo que le dieron a Rajoy en el intento de investidura con el tema de la corrupción decide nombrar a Soria para un puesto tan importante y tan bien remunerado. La única explicación posible es que han perdido el sentido de lo que esta bien o mal, viven un mundo diferente.

A estas alturas, cuando usted lea esto, ya nadie se acordará de Soria, habrán pasado muchas más cosas, probablemente, si vamos a unas terceras elecciones, los votantes del PP tampoco lo recordarán. El rencor no existe entre los electores que prefieren quedarse como están antes de aventurarse a lo nuevo.

Quien soy yo para meterme en estos berejenales. Muy pocas veces he tocado temas políticos. No me atraen, tienen poca poesía, poco ritmo, no enganchan. Política no rima con amor, con ternura ni con nenúfares blancos. Que hago yo escribiendo de política cuando tengo pendiente hacerlo sobre la panadería del pasaje de los Zafer: Tina y Alfonsí, dos socias que se levantan a las cinco de la mañana desde hace más de 20 años para hacer pan, dulces, tartas… y venderlos en la tienda hasta las 8 de la noche, o esa pareja, a la que veo desde hace años pasar por Condes de Barcelona. Él empuja la silla de rueda con el mismo mimo que años atrás la ayudaba a caminar agarrados del brazo, cuando ella todavía podía caminar. También esto es política. Para esto debería servir la política, para ayudar y no para buscar, además de la vanidad, intereses personales y de partido sin pensar en las personas.

P.D. Hoy se habla de Rita Barberá pegada al sillón. Cuando esto se publique será otro el escándalo mientras Tina y Alfonsi siguen, levantándose a las 5 y él continuo empujando con mimo la silla de ruedas de su mujer. Vivimos mundo diferentes.

 

 

Diego Algaba Mansilla

 

 

Ver Post >
SEPTIEMBRE PIENSA EN DICIEMBRE
img
Diego Algaba | 12-09-2016 | 20:53| 0

Llega septiembre con atardeceres de plata a rescatarme de un verano pacense de fuego.

Llega septiembre con los periódicos ardiendo.

Llega septiembre pensando en el 25 de diciembre y preguntándose la calle como es posible que aún no tengamos Gobierno.

Sabemos que existen tres mundos diferentes en uno solo: futbolistas, políticos y el resto. El mismo esfuerzo que hacen cada cuatro años para entendernos cuando descienden a la tierra desde sus poltronas para besar niños y comer en comedores sociales nos cuesta a nosotros descifrar ese mundo endogámico y engreído de políticos profesionales en el que no respetan nuestros votos. Pensaran que vamos a las urnas para elegir Presidente igual que cuando elegimos a Chiquilicuatre para Eurovisión. Nuestra opinión no importa después de habernos pronunciado dos veces en las urnas diciendo que tienen que llegar a acuerdos. Cuando el odio personal supera a el objetivo final, pasa esto.

Probablemente se celebraran terceras elecciones el 25 de diciembre. He estado esperando antes de enviar este artículo al periódico por si se producía a última hora un Tamayazo. Otro gallo cantaría si los votos fuesen secretos en lugar de nominativos y públicos. En esa intercomunicación entre políticos y ciudadanos que se da cada cuatro años necesitan, además del voto, formar las mesas electorales para fastidiar las navidades a los desafortunados que les toque, Así, el 25 de diciembre,las cabinas con las papeletas de de los candidatos, estropearan la idílica estética de colegios con dibujos de palomas de Alberti, portales de Belén y mensajes de amor y paz.

Por cierto, ya que pagan porque no eligen para las mesas a desempleados.

Según las encuestas Rajoy volverá a dar saltitos en el balcón de Génova por el triunfo. Quizás esta vez vestido con un gorrito y un matasuegra aunque puede ser que en esta ocasión los resultados sean diferentes. Un pueblo que votará con el chispeante champán bailando en sus cabezas. Sabemos que, inevitablemente, nos transformamos en Navidad poniéndonos más bizcochones y tiernos, más humanos, aunque no sé a que partido beneficiara esto, probablemente a la abstención. No encuentro relación entre ternura y política. 

Ver Post >
VIAJE EN AUTOBÚS
img
Diego Algaba | 23-08-2016 | 05:55| 0

Intentando averiguar donde iban tantas personas de madrugada los domingos con utensilios playeros en una ciudad que solo tiene un río plagado de nenúfares, descubrí los viajes a la playa de un día en autobús, y me apunté.

Faltaban 10 minutos para las 8 de la mañana. Estaban todos los viajeros preparados en el lugar acordado armados con sillas, sombrillas y nevera para luchar contra el calor y la arena. El conductor abrió la puerta, colocamos las armas en el maletero vestidos como un ejercito desigual camuflado con chanclas, toallas, zapatillas, bañadores de colores: amarillos, celestes, naranjas,… Me senté junto a la ventanilla. Hacía tiempo que no me montaba en un autobús. La última vez que lo hice tenían un cartel donde se leía zona para fumadores y no fumadores.

Una suave y educada voz femenina nos daba la bienvenida por los altavoces anunciando que en dos horas llegaríamos a la playa de Meco en Portugal. Según la guía y organizadora del viaje, una playa aislada donde se perdían artistas y bohemios para abstraerse del mundo. Sería en ese tiempo libre que les queda mientras se dan premios entre ellos para quejarse de la falta de trabajo.

Quería hacer el viaje de los que no tienen tiempo o dinero para irse de vacaciones y he descubierto una opción para fines de semana de calor insoportable. Pasé un domingo sin fútbol, rebozado en arena junto a otros cuerpos pringosos de protección 50. Cuerpos brillantes por el sudor recorrían la orilla a toda velocidad, estilo Rajoy, hundiéndose en una suave y tibia arena. Cuerpos deformados por excesos juntos a hermosos cuerpos modelados con sudor. Cuando el mar empezaba a adquirir tonalidades plata y el sol provocaba a las cámaras de fotos para que salieran de su letargo llegó el momento de la retirada. Sombrillas recogidas, sillas plegadas,arena incrustada y otra vez camino del autobús para ver anochecer entre el murmullo de excursionistas enrojecidos por el sol. Hasta el próximo domingo.

Ver Post >
ESCRIBIR CON CALOR
img
Diego Algaba | 09-08-2016 | 15:12| 0

 Resulta difícil escribir con este calor que ni ventiladores ni aires acondicionados son capaces de ahuyentar. Un calor que golpea día tras día como una gota malaya haciendo flaquear mi voluntad hasta la holgazanería. Hay algunos que a esto llaman buen tiempo.

Son las tres de la tarde. El termómetro marca 42 grados. En el tejado de la casa de enfrente están trabajando cuatro albañiles protegidos con un sombrero de paja.

Que difícil resulta escribir sobre Badajoz, sobre esa muchacha morena con tacones que pasa por la calle Menacho a toda velocidad, sobre el bar de la esquina, la panadería del pasaje Zafer, las colas en los Centro de Salud, las ferias de las pedanías, o los restaurantes de Portugal. Que difícil me resulta escribir después de haber visto su foto en Facebook compartida por sus amigos informando de su muerte. Recuerdo hace pocos meses como contaba en su columna semanal que la habían diagnosticado cáncer de pulmón. Las ganas que Luz Rueda tenía de vivir, pero vivir no solo depende de las ganas y la muerte siempre injusta y traicionera vuelve a dar otro zarpazo. A nosotros, sus lectores, nos quita los miércoles.

Ya son las 6 de la tarde,No puedo escribir, estoy atenazado, sigue haciendo calor. La sangre sube a mi cabeza lenta y espesa, carente de palabras, sin ideas. Me asomo a la ventana. Los albañiles siguen colocando tejas rojas al sol. Cuanto esfuerzo necesitan hacer algunos para ganar un humilde jornal, mientras otros siguen cobrando suculentos sueldos por gobernar sin gobernar. Quizás alguno de estos albañiles les hayan votado mientras ellos solo piensan en confortables sillones obtenidos sin sudor. Si se asomaran al balcón podrían ver los andamios y conocer el significado de la palabra sacrificio y recordar que los votos salen de las manos encallecidas de los que están sudando dolor. Algún día la gente se cansara. Este calor cada día me entristece más, el país también y el mundo empieza a dar miedo, o si no que me dicen de un tal Donald Trump

 

 

Ver Post >
FADO EN EL BAR NOVO
img
Diego Algaba | 08-08-2016 | 18:11| 0
Fotografía de Miguel Cacho

Fotografía de Miguel Cacho

El sábado 8 de julio se cocía Badajoz a 42 grado. El asfalto era chicle derretido. No había nadie por la calle. En un acto de valentía e insensatez, retando a este calor que condiciona la vida y horarios de los pacenses, decidí ir a Portugal para estrenar las ruedas nuevas del coche. Por la mañana me las cambiaron en un taller de antes: mecánicos manchados de grasa, almanaque de pared con los meses sin actualizar, seguramente la chica morena de junio les gustaba más que la rubia de julio. Un joven con tatuajes de colores, pendiente de aro y coleta pide las ruedas a la fábrica por wasap. Me pide una señal, 20 euros, que anota en una libreta de alambres pequeñita. Le pido un recibo. Dice que no es necesario, que con él no hay “poblema”. No se fía de mi solicitándome una señal y yo de él si. Debe ser que las barbas, cuando se trata de ser honrado, generan más sospechas que las coletas.

En el restaurante no hay Españoles y pocos Portugueses. Le pido la cuenta y nos traen un beirao dice que no hay prisa y comienza a hablar con nosotros el camarero: 31 años, Teniente de Alcalde del pueblo, representante de vinos, socialista como su padre. Le pregunto por su ambiciones políticas. Dice que no tiene, que no cobra nada, que su mayor recompensa es poder ayudar a la gente de su pueblo. Al final terminaron todos sentados en nuestra mesa. El camarero político; el dueño del restaurante que cuenta sus años de forcado y de empresario de una cuadrilla de calzadiña y una cocinera gruesa con el mandil puesto. Somos los únicos que quedamos en el bar-restaurante. Supongo que estas cosas son las que les pasa a Alonso de la Torre cuando va de aventura gastronómica por los pueblos portugueses. Joao, trae otro beirao. El tiempo se detiene con la pausa que le dan los portugueses al hablar con la musicalidad nostálgica del fado  dulcificando un  ambiente de charla pausada y serena. Fuera el asfalto sigue cociéndose en un chup chup de fuego lento y constante.

 

Ver Post >
CUBISMO EN EL MEIAC
img
Diego Algaba | 06-07-2016 | 22:06| 0

 Una vez tuve una novia pintora que vivía en Madrid. Todos los fines de semana íbamos a una exposición pero ni por eso eduqué mi ojo. En una ocasión fuimos a un prestigioso premio. Señalé el cuadro que más me gustaba. Era un cuadro que se parecía a la portada de cartón duro de un libro de Kierkegaard y que utilizaba de raqueta para jugar al ping-pong con mi hermano Primitivo. Y es que el arte tiene mucho de magdalena Prousiana, de evocación del pasado, de sentimientos. Ella se fijo en otro que a mi me parecía una mamarrachada. Decía que era el mejor y me dio las razones: trazos, composición,armonía,equilibrio,ritmo y no se cuantas cosas más. A los pocos días, una vez resuelto el concurso, fuimos y el cuadro que ella eligió fue el premiado. Fue cuando me di cuenta de que el arte no respondía a mi simplismo de bonito y feo y si a unas reglas establecidas y desconocidas para mi. La belleza natural frente a la belleza cultural, la belleza cultural no tenía que ser bella

Fui con ella y otros dos Licencidos en Bellas Artes a una exposición de diez cuadros de Rothko. un reconocido pintor americano. Todos los cuadros eran rojos, uno tenía un punto en una parte del cuadro y otro en otra, ellos tardaron en analizar la exposición casi una hora mientras yo termine esperando en el bar.

Aquella relación acabó,como era de esperar, pero me quedó la costumbre de visitar los museos. Hace unos días fui a el MEIAC a la exposición sobre cubismo. No pretendo escribir sobre lo que no sé pero me gustó. le acompaña un video sobre la vida de Juan Gris, siempre pensé que las cifras que se mueven en el arte son un engaño como simbolizó el artista Piero Masori en su obra “mierda de artista” 90 latas con 30 gramos de sus propios excrementos  que vendió al precio que tenía el oro. Hoy multiplica su valor. sin embargo esta exposición del MEIAC me gusta aunque no entienda esa deformación de la realidad, quien sabe, quizás solo sea el recuerdo de aquellos maravillosos años en Madrid.

 

Ver Post >
MIRADAS PERRAS
img
Diego Algaba | 11-06-2016 | 06:31| 0

Quizás este no sea el mejor artículo que he escrito, ese siempre esta por llegar,a escribir se aprende escribiendo, pero si es el que muchos me piden por la calle, así que contaré tres historia vividos por mi.

Salí de la cochera y me encontré con un perro haciendo sus necesidades. Esperé a que terminara, no podía pasar, El perro me vigilaba con esos ojos tiernos que ponen los perros cuando se alivian. El dueño huía de mi mirada. Cuando terminó, el joven tiro de la correa sin agacharse a recoger la deposición, se fueron andando a toda pastilla, el perro miró para atrás, el dueño no. La rueda de mi coche pasó por encima de los excrementos, no tenía otra salida, dejé restos por Badajoz como los Toreros Muertos dejaron su agüita amarilla.

Voy por la Avenida Condes de Barcelona. Un joven fuerte y alto cepilla un perro lanudo y grande que tiene subido al banco más próximo a los columpios donde todos los día se sientan niños y padres. No llamo a los Municipales porque no sé si por por esto se llama a los municipales, o porque quizás sigan de de baja laboral, o poniendo multas por exceso de velocidad en la carretera de tres carriles de las Vaguadas.

En el Paseo Condes de Barcelona, que la sabiduría popular terminará bautizando como Avenida de los perros, me cruzo con uno que parece un caballo, Dogo creo que es la raza, camina sin correa delante de su dueño, la presencia y el tamaño del perro causa impacto, pasa rozándome, me mira y miro para otro lado, Si va a morder que muerda sin que yo lo vea. A los dos días, el mismo perro, con el mismo dueño, pasea igual, sin correa. Esta vez voy con una niña pequeña que se asusta. Le digo que el perro hay que llevarlo atado, me pide perdón y sigue andando. A los tres días vuelvo a cruzarme con ellos, el perro suelto, el dueño detrás, me mira lo miro,no le digo nada.

 

Ver Post >
FERIA DEL LIBRO
img
Diego Algaba | 28-05-2016 | 07:20| 0

Sentimientos, aventuras, conocimiento, todo escondido entre páginas con olor a tinta fresca recién sacadas de sus cuevas. Libros que salen al encuentro de lectores adictos y lectores nuevos.

Todo empezó un viernes por la tarde con la música y la poesía de Josele. el anterior vocalista del Desván del Duende. Después tomó la palabra Paloma Morcillo dentro de un vestido rojo y una sonrisa nerviosa de anfitriona satisfecha. El Alcalde leyó un texto que llevaba escrito. Eugenio Fuentes habló. lució con la delgadez de los que montan con frecuencia en bicicleta y la sabiduría de los que han cabalgado en más de una ocasión encima del rocín flaco con adarga en mano. Conocí a Agustín Muñoz del que he leído sus tribunas en este periódico, bien escritas y entretenidas en el día que Martín Tamayo le dedicó una columna. Fernando Valbuena: amable, campechano, cariñoso,me dijo con ese acento de vasco pacense que venía del homenaje de Copito celebrado la semana anterior. En la Cope habla de gastronomía, de toros en Onda cero, en este periódico escribe una columna los viernes, otra los domingos, participa en tertulias televisadas, hace presentaciones… Cada media hora se presenta un libro. Escritores sin lectores que igual que los reconocidos también han estado expuestos al relente de la soledad creativa y a horas y días de trabajo aunque no metan cabeza en el laberinto del mercado editorial. Pecellín Lancharro presentó su libro y Francisco Pilo y Plácido Ramirez  que siempre está  presente en todo lo que huele a poesía. Vi a Alfredo Liñan sentado en una banqueta. Lo conocí por su mirada escéptica, irónica y mordaz, como diciendo; chaval si sigues mirando te doy el domingo con el mazo de mi tambor. En la feria están las cosas importantes de la vida: amor, crimen, muerte pasión, risas y llantos, todo con el deseo de expandirse por Badajoz para que luego, en la intimidad, sentado en el sillón de casa, nos hablen al oído o nos griten a la conciencia. Libros prohibidos, lecturas nocturna, poesía, mujeres, hombres y niños muchos niños que miran con asombro a los cuentacuentos y a títeres sin banderas ni símbolos que los niños solo son niños y su patria es la imaginación.

 

 

Ver Post >