Hoy

img
DEL MOUSTACHE A HORA 25
img
Diego Algaba Mansilla | 23-03-2012 | 11:55| 0

Un local dificil de clasificar. Una mezcla de tasca, bar de barrio y pub con luz que nació cuando su propietario tuvo la habilidad de cambiar las costumbres de muchos clientes de aquella mítica discoteca, moustahce, donde trabajaba los fines de semana. El mustache, emblemático lugar donde una generación se divirtio y sufrío y de donde surgieron negocios matrimonios, divorcios y amigos para siempre.El local donde iba toda una generación: los que tenían dinero y los que iban flojos, los guapos con pedigrí y los pobres con pretensiones. Su mejor camarero, Pedro Noriega, abrio un bar de cañas donde muchos aprendimos que alternar de día tomando jarras de cerveceza acompañados con aperitivos era una buena alternativa a la discoteca noturna donde respirabamos humo con sudor y tomamos cubalibres sin sed. Hora 25 fue un bar de facil acceso sin necesidad de tener que atravesar la caprichosa barrera de un portero que decidía si podías entrar o no dependiendo de tu calzado o de si tu cazadora era lo suficientemente pija para impregnarse con el humo cancerigeno del tabaco rubio americano que fumaban los falsos ricos del lugar. El portero distinguía el que tenía pasta del que estaba tieso y en algunos ocasiones dividian a las pandillas más que una discusión.Hoy, que el tiempo ha pasado, muchos de los clientes de hora 25 siguen siendo los de entonces. Aquellos muchachos que un día se comían la ciudad ahora son padres de familias, algunos abuelos que ya no bailan a ritmo de Travolta ni Boney M pero que siguen frecuentando el bar donde nos enseñaron a beber y comer, a preguntar ¿estudia o trabaja? con la luz del día, sin máscaras de grandeza en madrugadas de alcohol y con el deseo de la cabeza anulado en una bragueta anestesiada. En hora 25 aprendimos a mostrarnos como eramos; sin la mentira del maquillaje noturno, sin la bola que giraba haciendonos creer,con los destellos de colores, que eramos dandis capaces de conquistar a la más guapa, a la más lista,a la más rica vendiendole la mejor biografía maquillada con la complicidad de la oscuridad y la osadía del gin toni, algunas veces nos atreviamos a intentar conquistar aquella muchacha alta de pantalones ceñidas y escote de vértigo y que era inacesible para estudiantes sin descapotable. El hora 25 mezcla a los que usan palillos y seda dental a los que beben vinos en vasos chicos y los que beben en copas grandes con mucha liturgia de olores,y miradas al trasluz. Espertos y aficionados que beben del mismo tarro. Hora 25 es el lugar donde cada uno es como es porque gracias a él descubrimos, que algunas veces, las cosas son como parecen.

Ver Post >
MARZO
img
Diego Algaba Mansilla | 14-03-2012 | 12:17| 2

Marzo avanza con un andar dubitativo de patizambo a punto de tropezar, sin prisas, sin lluvia, sin empleo. los días transcurren inseguros. Las mañanas se visten con la luz amarilla que anuncia la proximidad de la primavera. La calle es un bullicio de hombres y mujeres que han dejado los abrigos colgados en los armarios empiezan a asomar las primeras carne blancas de esta temporada en una pasarela de color, calor y deseo. Llegó marzo para disfrutar de las pequeñas cosas: el placer de madrugar sin frío, de sentarnos en la hierba de los parques, de montar en bicicleta,de pasear. En estos días contemplamos como la naturaleza sale de su letargo invernal desplegando su color por la ciudad. El aire adquiere un punto de densidad que fortalece los olores de los árboles, de los naranjos que desprende el dulce azahar anunciado la próxima Semana Santa.
Para algunos la primavera entra sin llamar a la puerta alterando el deseo y el sentimiento. De pronto aparece en mi memoria el recuerdo de los juego de manos juveniles sentados en bancos de parques cuando coger la mano de la persona querida era avanzar con lentitud en las pretensiones amatorias. Ahora los tiempos son otros nos invaden las prisas el estrés, hasta en el ritual del amor, ese juego que necesita tiempo para recrearse en el camino. Me acuerdo de aquello años en lo que lo importante era una mirada, el roce de una mano o la cercanía para despertar el deseo. El cuerpo a cuerpo sin el parapeto de la pantalla de un móvil o un ordenador sintiendo el calor de otras manos. La relación táctil que nunca superara las letras de un teclado.

Ver Post >
PATATAS CON CARNE
img
Diego Algaba Mansilla | 02-03-2012 | 11:11| 0

Cuando todavía se acordaba de como se iba del salón a la cocina, de como se hacía la tortilla de patatas y de las palabras que tenía que utilizar para dar cariño y consuelo, no esperaba que años después dirigieses sus pasos. Hoy, calla y mira con indiferencia desde el balcón de unos ojos misteriosos ocupados por un pensamiento vacío. Todas las caras son caras de extraños. Parece que en cualquier momento se va a levantar del sillón para preguntar con esa voz dulce y melodiosa.¿Que quereís cenar esta noche? Que poca importancia le dábamos entonces a esa pregunta,con lo que nos hubiese gustado que sus sacrificadas manos elaborasen aquel pisto que nunca más probamos. La enfermedad se llevó para siempre el recuerdo de los sabores infantiles. Sonríe al nieto como a cualquier niño, sin sentir la fuerza del cordón umbilical de la sangre. Vive sin recuerdos, excepto aquel día en el apareció por un instante la memoria. Se levantó,trajo el mantel de tela y, mientras lo extendía planchándolo suavemente con las manos, dijo: “ Voy hacer unas patatas con carne para que hoy comamos todos juntos”. Después, se sentó en el sillón y quedó definitivamente atrapada en las telarañas del olvido.

Ver Post >
LA FIESTA DEL SUDOR (EL PUERTA PALMA)
img
Diego Algaba Mansilla | 28-02-2012 | 12:56| 2

oy voy a escribir sobre el gimnasio. Si levanta la vista y mira la fotografía que encabeza este texto pensará: que sabrá este, con aspecto de adicto al sillón bol, de gimnasios. Las apariencias engañan. Cuando terminé la primera media maratón Elbas Badajoz un señor mayor, me dio un abrazo diciéndome: “lo suyo si que tiene mérito haber llegado hasta la meta con esa barriga”.
Nunca había hecho ejercicio en un gimnasio, siempre preferí correr al aire libre y no en esas cintas donde haces kilómetros sin desplazarte. Me costó acostumbrarme a correr sin el contacto del aire y el sol en la cara, pero las obligaciones me han obligado a buscar en la flexibilidad horaria del gimnasio mi lugar de entrenamiento.
Aunque reniegue de las actividades que se hacen en masa al final termino guardando colas en Carrefur, echando gasolina donde más gente hay o apuntándome al gimnasio más concurrido, es ah, donde coincido con un montón de desconocidos y conocidos con los que comparto el mismo trozo de banqueta para ajustarnos las zapatillas vestidos exclusivamente con la pulsera azul que da acceso, como en los hoteles turísticos, a todos los servicios. En los vestuarios encuentras en bolas a tu vecino del 6º ese estirado director de banco que siempre va encorbatado y al que no puedes evitar mirar de reojo su minúscula virilidad o al pudoroso compañero de la sección de nóminas que se esconde en dos vueltas de toalla o al profesor que te dio ética en el instituto. La vida social de Badajoz transcurre, los día de diario, a golpe de pedal en bicicletas sin baches o tirando de unos pesas para que los brazos pierdan la flacidez. En el gimnasio esta casi todo Badajoz como una concentración de pacenses convocados para la fiesta del sudor. Hay deportistas de todo tipo. Hombres, mujeres,abuelos nietos gordos,flacos, barrigones que llevan escritos en su andar cansino el informe del médico de cabecera después de conocer los resultados de la última analítica. atletas de verdad, cachas de tableta de chocolate,vigorésicos, anorésicos pijos y progres,los que miran y las que están para que las miren Todos compartiendo un local de cristales empañados por el esfuerzo colectivo de cientos de personas que sudan juntos. hombres y mujeres guapos y feos que intentan pulir el cuerpo y sacar el colesterol malo de sus venas a base de repetir una y otra vez los mismo movimientos agarrados a los manillares de las pesas.. Te puedes encontrar con Tina Ramos antes de que gane otra maratón a al que intenta, aunque hace tiempo que no lo veo, correr como si todavía fuera bomberos cargando con una pesada carga de parados a la espalda y una barriga de comidas presidenciales.

Ver Post >
EL CELO DE UNA FUNCIONARIA
img
Diego Algaba Mansilla | 27-02-2012 | 11:42| 2

Murió mi padre. A la pena y tristeza por la perdida empieza el calvario de los papeles. Para iniciar todo el trámite tengo que solicitar al juzgado una fe de vida de mi madre, tengo dos posibilidades: una, llevarla en una camilla delante de la funcionaria para que vea que esta viva o llevar un informe del neurólogo en el que diga que, como consecuencia de su enfermad, no se puede desplazar. Opte por la segunda .Me personé en la ventanilla del juzgado de la avenida de Colón, entregue el DNI y el informe. La eficiente funcionaria miró, leyó, buscó y por fin encontró. Esbozó una sonrisa de satisfacción por su perspicacia cuando descubrió el error que con tanto ahinco estuvo buscando, entonces, dijo las palabras temidas por mi.
Pero….
Quizás sea yo el culpable de la situación ya que camino del juzgado, por la Av/ Santa Marina y luego la de Colón, iba pensado: ya verás como después de haber solicitado el día en el trabajo me van a poner pegas con los papeles. Me lo repetía una y otra vez, no era capaz de sacar esa idea negativa de mi cabeza lo mismo que cuando se me metió la canción de torito bravo del Fari y estuve un día entero cantándola. Pensando en ello había predispuesto a que esa situación sucediese. Me puse a temblar cuando estuve frente por frente con aquella señorita que miraba y remiraba el informe. Me dijo, pero… Este informe no esta actualizado, este informe es de hace unos meses, así que tiene usted que traerme uno con fecha de hoy o ayer. No importa encantadora señorita, tuve que contestar, en lugar de enfadarme, ahora mismo acudo a la consulta del neurólogo, que es de fácil acceso, y vuelvo con las mejores de mi sonrisa para mostrárselo. No recordaba que la lista de espera del neurólogo era de 6 meses. No debí indignarme, ni pedir el libro de reclamaciones, debí sonreír bobaliconamente, porque después, todo fue peor. Fui al médico de cabecera, espere la cola hasta el final, me hizo un certificado, fui corriendo, de nuevo, al registro del juzgado. Llegué a la una menos cinco a la misma ventanilla donde estaba la misma señorita, en ese instante, cuando me vio llegar, y como siempre la tostada cae del lado del caldillo, colocó delante de mis narices un cartel grande con el texto CERRADO. Lo siento señor cerramos a la una. Creo que hice mal en molestarme con ese pequeño gesto al colocar el cartel delante de mi. No tuve que haber reclamado la presencia de ningún responsable del servicio, ya que ella hizo una señal al guardia civil que estaba allí y este tuvo la amabilidad de acompañarme hasta la puerta. Que susto me llevé cuando lo pensé fríamente, pudo haber sido peor, y verme con un traje de rayas y una bola de hierro atada al tobillo. No tuve que molestarme. Solo llamar amablemente a mi trabajo y a mi jefe y decirle mañana tampoco voy. Aunque no se. Si con el primer paso no soy capaz de solucionar el papeleo para llegar al final de todo el proceso administrativo quizás tenga que pedir una excedencia.
Hay admirado Larra, nunca te había sentido tan cercano a ti y a tu vuelva usted mañana.

Ver Post >
DESAYUNO SIN DIAMANTES
img
Diego Algaba Mansilla | 22-02-2012 | 12:51| 0

Por muy temprano que vayas siempre esta abierto. Por tarde que llegues nunca lo encuentras cerrado.
El propietario se llama Jose Marí.Fefi,su mujer, le ayuda con los desayuno. Él es el encargado de hacer las migas.Ella los aperitivos. Jose dice que los desayunos son lo que más beneficio da. Los clientes ya no acuden con la alegría que lo hacía antes se acabó lo de una cerveza, otra y llena la barra.La crisis también se esta cargado el negocio de la hostelería familiar. José María trabaja en el bar durante toda la semana; no conoce sábados ni domingos. José trabaja saltando por encima de logros obtenidos durante años sobre horarios laborales. La temporada pasada tampoco cerró la semana de agosto en la que siempre va a la playa, porque según dice, que la cosa está mala. La vida de los taberneros transcurre detrás de una barra para sacar adelante a unos hijos que no ven. Por ellos aguantan mañana tarde y noche con buena cara,se enfrenta a proveedores,inspestores e impuestos,soportan al borracho y al “pesao” al henchido de “yoismo” que solo quiere hablar de él,de sus triunfos y listeza, ignorando que la inteligencia se demuestra y no se cuenta. hay muchos que siempre tiene ganas de hablar y ya solo encuentran en la paciencia del camarero a quien les escucha.
El Galeón tiene distintos tipos de clientes, los más tempraneros son trabajadores que toman café antes de comenzar la jornada laboral, unos privilegiados que todavía tiene la suerte de conservar su empleo.Se colocan cada mañana en el mismo lugar de la barra afianzandose a la seguridad de la rutina. Comentan las noticas del telediario y del periódico en voz alta. Últimamente hay menos clientes. Un día dejó de ir el de la esquina, otro el del fondo y poco a poco la barra se va despoblando. A los albañiles que terminaron la obra no los han vuelto a contratar, no hay obras. A mediodía el ambiente es diferente, van siempre los mismo, cuatro vecinos de la calle que son como una familia. Hablan entre ellos para contar sus cosas, sus cotidianidades, sus miedos y alegrías.Dicen que el barro del llano no lo arreglan pero la iglesia del Santo Cristo la han construido en un santiamén. Todos los días nombran a Celdrán aunque están convencidos de que el alcalde no los nombra a ellos ni conoce la calle del viento, ni siquiera el bar.

Ver Post >
TIENDAS DE BARRIO
img
Diego Algaba Mansilla | 13-02-2012 | 13:44| 0

En la calle Vicente Delgado Algaba de Badajoz, frente a los Salesianos, existe una tienda donde venden garbanzos a granel, chorizo de Valverde, dulces de Portugal. Más arriba, en la otra esquina, nos encontramos con el ultramarino de Ortiz. Andando en dirección a la estación de autobuses, en la acera de la izquierda, está la de Victoriano, al que todos conocen como Viti.
Cuando entras en una de estas tiendas te dan los buenos días o las buenas tardes y, si quieres, te cuentan como cronistas desinteresados las novedades del barrio. Dame un kilo de esto o un cuarto de lo otro o unas lonchas de jamón york. Te venden lo que pides sin tener que cargar con una bandeja para cuatro. Hablan con la seguridad de los que están acostumbrados a hablar con todo tipo de personas.
Se saben dichos y refranes que aplican con certeza, con ironía o con humor porque su oficio es un trabajo de seducción. Conquistan al cliente con precios, calidad y simpatía, que son las armas utilizadas para enfrentarse a los gigantes. Son el Mirandés del comercio. Expertos tertulianos de la cotidianidad que saben las consecuencias y los afectados por la crisis, los que han dejado de comprar por kilos para llevarse unidades. Si vas a hacer una paella te informan de cuál es el mejor arroz, el más barato y el que antes cuece mientras te recomiendan algún secreto para que no se pase. Viti echa la cuenta en un papel de estraza con un lápiz que tiene en la oreja, y si tienes se lo pagas y si no lo apunta para que lo abones a la semana, a final de mes, o cuando puedas o quieras. Tiendas de barrio donde venden garbanzos y regalan perejil para el guiso y para el santo. Donde venden pan y regalan cariño y donde uno siente estar viviendo algo que se acaba, que ya no es de este tiempo. Algo que forma parte del pasado.

Ver Post >
EL BANCO DEL AMOR
img
Diego Algaba Mansilla | 09-02-2012 | 11:04| 1

Se anunciaban temperaturas bajas,un aire siberiano que nos dejaría tiritando. En el frío, igual que en la nieve, se ven estampas nuevas, desconocidas, algunas curiosas. En el temporal pacense una de las cosas que más me llamó la atención fue la resistencia de la adolescencia al bajo cero abrigados con la calurosa fuerza del amor. Mientras los adultos corrían hacia sus casas refugiados en ellos mismos con gorros guantes y bufandas, en un banco de hierro de mi avenida, se producía el milagro, dos adolescentes sentados frente a frente hablaban, se miraban, se tocaban con ternura presciendo de todo el ambiente gélido que había en la calle nada podía ser capaz de interrupir el momento mágico del encuentro con la persona amada. Un banco de hierro, en mitad del frio, era testigo mudo en la gélida noche de tiernas palabras y apasionados arrumacos. promesa de amor para toda la vida que durará lo que dure: un curso un mes o una semana. Una capa de protección contra el frío generada por miradas de embobamiento al calor de de unos manos que se juntan dos adolescentes impasibles a todo lo que pasa junto a ellos. una fuerza que ni las crueldades de la naturaleza son capaces de vencer.mientras en la televisión en la radio y en los periódicos nos alertan de las consecuencias del temporal y nos dan los consejos necesarios para no perecer en la catástrofe.
En el sábado más frio del año el amor de dos adolescentes resguardo del temporal a un banco de hierro de mi calle con el fuego de la pasión.

Ver Post >
PLAZA ALTA
img
Diego Algaba Mansilla | 03-02-2012 | 14:59| 0

Desde las murallas del Castillo veo a la Kaita y Alejandro Vega que se dirigen a la cacharrería del Chupy donde les espera el Peregrino.El nervio se echa un baile delante de los veladores de la Casona.”darme algo primo”: Todo es familiar en la plaza alta. El arte fluye con naturalidad. Para muchos esta es su casa, unos la usan como comedor, otros como dormitorio y los pacenses como un salón para enseñar a las visitas. Cualquier día puedes encontrar artistas cantando o fotografiando las casas “colora” o intentando reproducir en un lienzo el alma de los soportales. La Plaza Alta hace de lo excepcional lo habitual. El que por la tarde cuenta que bailaba para el Camarón, por la noche busca cartones para dormir bajo el arco del Toril. La plaza huele a tangos y jaleos, a vino y hachis, a vida y a muerte.
En la calle que baja venden churros que llevan a domicilio, libros de segunda mano de Estefanía Lafuente y Bonanza. A la calle del burro ahora, la conocemos por su nombre, sus casas han perdido ese misterio sórdido de placer prohibido. En el murmullo cansino de la siesta, veo a uno que parece de los Chunguitos con otro que va como un pincel, con chaqueta blanca y un clavel, es Porrina, o su espíritu, que tiene una presencia permanente en este lugar y donde, según algunos, si agudizas el oído, puedes oir sus cantes en el interior de las casas. Aspirantes a artistas y artistas,flamencos y flamenquitos y algún voyeurista como yo, que mira desde una torre albarrana para intentar vivir el momento. Miro el convento, de fondo el rio anaranjado pasa lento entre los ojos del puente, mientras se oye la desgarradora voz de la Kaita: “al llegar a la plaza alta lo primero que se ve el puesto la Magdalena y el convento San José”. Un momento mágico que se puede repetir mañana, aunque mañana ya no será el mismo

Ver Post >
DESEMPLEO Y DESEMPLEADOS
img
Diego Algaba Mansilla | 02-02-2012 | 21:21| 1

Cuando empiezan a sonar los primeros ritmos, que como tambores de guerra lejanos, anuncian el próximo carnaval, aparece por las calles màs centricas de la ciudad el primer disfrazado vestido de zombi. Su disfraz no es de fiesta, es de desesperación.Una forma de protestar contra su situación de desempleado de larga duración.
Las cifras de la verguenza se vuelve a disparar, los desempleados aumenta hasta el 28 por ciento. De cada 100 personas en edad labora 28 se disfrazan cada día como zombis desesilusionados para ir a las oficinas de empleo o desempleo y oir la misma cantinela. “no hay nada”. De cada 100 personas 28 no pueden trabajar y siente la angustia de días repetidos sin posibilidad de transformarlos en días diferentes. De cada 100 personas exite 28 que pueden ser tus hermanos, tus padres, tus amigos, tus vecinos, puedes estar tú y yo.
Según dicen los expertos los parados pierden la autoestima, el ánimo que hace aumentar la sensación de inutilidad caminado hacia los hondos vericuetos de la depresión.
Cuando se tiene poco uno se adapta a lo poco pero…¿como adaptarse a no terner nada?
El paro se extiende como una mancha de aceite que avanza sin compasión arrasando con todo aquello que se pone a su paso y a la que ningún gobernante es capaz de encontrar barreras. una mancha que se extiende por todos los rincones de la sociedad y cuyo olor deja el hedor en casi todos los hogares. No hay nada que deteriore más la convivencia del ser humano como la perdida del trabajo que es como perder algo tuyo. Una parte de ti.
Si siguen así, los gobiernos, no encontrarán candidatos a quien entregar la medalla al mérito en el trabajo.

Ver Post >