Hoy

img
PESIMISMO
img
Diego Algaba Mansilla | 30-05-2012 | 06:27| 1

El pesimismo aparece en los periódicos. Un ambiente espeso de tristeza y preocupación destilan todas sus secciones, la misma preocupación existe en las oficinas de los funcionarios. Las secciones de opinión dejan de ser líricas para ser trágicas. El director del periódico decía en su carta del domingo que no hay noticias buenas ni malas que para el periódico solo hay noticias, y que lo publicado es el reflejo de la realidad. Los periódicos cuentan lo que hay y lo que hay no nos gusta. Quizás deberíamos saber más, conocer el complejo mundo de la política económica y así no sentirnos tontos cuando seamos capaces de comprender que los euros que nos quitan mensualmente de la nómina son tan importantes para sacar el país del atolladero como los millones que le dan a Bankia. Una inyección de optimismo y capital que es más urgente para salvar un país que invertir en sus miles de parados que no tienen nada y en empleados públicos que no les llega.
Mientras escribo esto levanto la cabeza y veo desde la ventana de mi casa, la vista del majestuoso edificio que se levanta por encima de todos los demás en la orilla del río, deseo que no se caigan como lo han hecho las torres Kio.
El periódico habla del cobro del ibi a la iglesias. Dice la iglesia que si ellos pagan que también lo haga los sindicatos y los partidos políticos y los …y sigo sintiendo esa extraña sensación de tonto cuando pienso que el único que paga el ibi soy yo.
Los dirigentes miran para Alemania los ciudadanos a Grecia.

Ver Post >
EMBARCADERO
img
Diego Algaba Mansilla | 16-05-2012 | 06:18| 0

Hacía calor lo que ahora se llama ola de calor antes era verano. Teníamos vacaciones y toda la energía de los pocos años para derrochar con generosidad. Nos desahogamos nadando en el río y jugando al fútbol en la orilla del embarcadero. Podíamos compartir equipo con Tienza que era la figura del Badajoz y con Paco Alegre que lo sería años después. Atado a un árbol colgaba una radio donde se oían los 4O principales, desde entonces, la radio me acompaño en largas y calurosas noches de verano; oía a José María García como no dejaba títeres con cabeza, Carlos Pumares contaba, con un humor de perros, los secretos del cine y para dormir el loco de la colina susurraba silencios.
A la mañana siguiente volvíamos al embarcadero donde jóvenes y mayores, mujeres, hombres y niños pasábamos las horas de ocio en ese río que hoy es ignorado por los pacenses. El Guadiana corría fresco y limpio. De vez en cuando aparecían por allí los del baloncesto uno tíos altos y fuertes que guiados por Manolo Unión hacían unos ejercicios raros, desconocidos para nosotros. Llegaban con el glamour de jóvenes bien alimentados, iban de deportistas exclusivos, de guapos e inteligentes, de los que pensaban que el fútbol era la ordinariez que luego descubrimos que era. El baloncesto era de universitarios, el fútbol de obreros, hablaban de canastas, de bloqueos, de pivot y de cosas desconocidas para nuestro vocabulario de goles, corner, faltas y me cago en…Igual que venían se iban, sin mirarnos, corriendo por la orilla con un trote patoso y torpe de elefantes felices para perderse entre su mundo de apuntes universitarios y canchas de baloncestos.
Por la tarde el río adquiría esa tonalidad amarilla y melancólica que tanto gusta a los enamorados y a los que estábamos deseando hacerlo y que aun no habíamos descubierto los dulces sabores del amor cuando todavía pensábamos que era dulce. Desconocíamos que nuestros sentimientos eran sensaciones más relacionadas con la carne que con el espíritu. Tardes largas de ensoñación como una Santa Teresa a punto de levitar soñando con esa muchacha de falda corta que esperábamos como si en cualquier momento pudiera salir de las tibias agua de agosto como una sirena sin cola;pero el río solamente guardaba en su interior manjares para pescadores que colocaban sus cebos de lombrices con mejores resultados que los nuestros de lánguidos cuerpos embadurnados con el dulzor de la colonia Brumel, que era un escalón más elevado que la Varón Dandy y uno inferior al pachuli que llegaría después, pero eso es otra historia.

Ver Post >
DE VINOS CON PORRINA
img
Diego Algaba Mansilla | 09-05-2012 | 06:37| 0

Fui con Porrina a tomar unas mollejas al bar de los hermanos Torres, “la gente cree que a los gitanos solo nos gustan las papas con bacalao”. Entró Manuel a rifar un manojo de espárragos; vendía tira iguales que las utilizadas por los de la tómbola del maño en la feria de San Juan. Cuando las tenía vendidas, entre clientes de dos o tres bares cercanos, sorteaba el manojo extrayendo el número premiado de un bombo sacado del bingo de los juegos reunidos geyper. Era el sistema que tenían algunos de buscarse la vida antes de que hubiera en Badajoz, muchos años después, dificultades para aparcar y los gorrillas se peleasen por conducir tu coche a su hueco.
Los clientes de la barra discutían sobre si la refinería era buena o mala sin saber que años después, un gobierno del PP, lo resolvería abriendo el cajón donde siempre estuvo la respuesta.
El Marquez y yo pasamos por las tres campanas, le dije, mira, ahí en frente,algún día, te harán un monumento; primero te subirán en un pedestal, luego te bajaran a la tierra para que los mortales se puedan fotografiar contigo. ¡Anda ya poeta! dejate de cuento y vamos a la bodega a tomar otro para afinar la voz. Las calles estaban sucias, hombres oscuros escondían el rostro en las solapas de sus abrigos mientras hacían la ruta de la ladilla por la calle del burro, perros abandonados hurgaban en las bolsas de basura. Quien iba a pensar, que con el paso de los años, la basura se depositaría en contenedores, luego llegaría Antonio Avila, que todavía no había nacido, y construiría unos water para perros con el remilgado nombre de pipican. Voy con Porrina y la Kaita a la Plaza Alta, entramos en la bodega San José, un gitanillo descalzo come un bocadillo de chorizo sentado en la puerta. Mira primo, le decía al porras, en esta bodega el Chupi va a montar un bar donde todos los jueves habrá actuaciones de flamenco y todo será en tu nombre y en nombre de los tangos y los jaleos, la Kaita que igual vale para barrer las calles vestida con un mono verde como luego, por las noches, vestida de negro, ser embajadora de los tangos y jaleos en casa patas en Madrid, se arranca por bulerías. Nos tomamos otro, -Márquez ya no más que hasta el clavel te huele a vino.
tú todavía no sabes lo grande que vas a ser en esta plaza de casas coloras. -yo grande, -si ahora nadie me mira.
Estas cosas son así. Nadie es profeta en su tierra mientras esta vivo.

Ver Post >
PERIODICO Y CAFÉ
img
Diego Algaba Mansilla | 21-04-2012 | 09:56| 2

En el juego del lenguaje político lo que más se oye últimamente es :”Con la que esta cayendo”. Una frase que se ha puesto de moda y es tan repetida por políticos,columnistas y tertulianos como aquella empalagosa de “un poquito de por favor” ¿Se acuerda de aquellos brotes verdes que nunca florecieron? Los eufemismos vuelven. Los recortes se han sustituidos por ajustes igual que la crisis lo hizo por desaceleración, un juego de palabras para decirnos bonito que cada vez vamos a estar peor.Palabras que intentan calmar las heridas que están produciendo las tijeras. Publicidad engañosa como aquella de la campaña electoral donde lucía en grandes carteles con fondo azul “Lo más importante el empleo”. Dircusos meditados que parecen espontáneos, escondiendo insultos. Palabras dichas con voz irónica y sonrisa de medio lado “a los funcionarios se le va a acabar el cafelito y el periódico”, una puya más para mostrar al país lo malo que son los funcionarios y haciendolos culpables de la situación y así justicar, cuando sigan apretando hasta ahogar,que nos lo merecemos por vagos.Criticar a la administración desde la administración como aquellos maridos antiguos y catetos que ridiculizaban a sus mujeres para hacer la gracieta delante, de sus también pateticos, amigos.

Ver Post >
BOCADILLO DE CALAMARES
img
Diego Algaba Mansilla | 17-04-2012 | 10:49| 0

Ayer me encontré con mi pasado. Estuvimos caminando por los mismo lugares de siempre evocando ese mundo mágico de aromas antiguos que quedaron grabados en la memoria de una generación. Llegamos a San Francisco y recordamos el olor a calamares fritos del kiosco de los Martinez que impregnaba todo el parque con la fragancia del manjar que abría el apetito de los que pasaban por allí. También de nosotros, unos pobres muchachos que en lugar de monedero llevabamos el capital debajo del brazo, en el interior de los libros, cuando estudiar era garantía de prestigio y empleo. El parque era un sabroso olor a rebozado marino que seducía al paseante como hoy cautiva a todos los golosos el olor a repostería que se expande por la avenida de Huelva.
Estuvimos tomando cañas en la marina y allí volvimos a ver los gestos expresivos de Ricardo Puente y Enrique Segura en una interminable tertulia literaria. Todavía perdura en nuestra memoria la mesa de la cafetería llena de libros manoseados, subrayados, leidos una y otra vez.
Tomamos cervezas en aquel rincón desde donde no se veía pasar a nadie hacía un López de Ayala cerrado, excepto en la feria de San Juan que venía Lina Morgan y Manolo Escobar, el resto del año no había conciertos ni teatro, pero un día de invierno, sin mucha publicidad, cantó Labordeta, todo un acontecimiento que llenó la sala de hombres y mujeres con jersey de punto hechos a mano que emocionados y en pie gritaban “habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra que diga libertad” nunca más he visto a tanta persona con barba juntas. Hoy, desde esta esquina nueva y reformada, se ven como pasan camino de la taquilla un buen número de personas vestidas de zara. Muchos de los espectadores, se celebré un espectáculo de teatro,flamenco o magía,son los mismo. Esos que acuden a todos los estrenos en un intento de pertenecer al mundo variopinto de la cultura. Tan importante es ver como ser visto y poder hablar de lo último que llega a la ciudad. Los fijos van a exposiciones conciertos y espectáculos formando parte de ese mundo cambiantes y caprichoso de las modas. existen los que selecionan los libros y los que leen cualquier cosas, los que van a todas las exposiones y los que eligen.
Me despedí de mi pasado dejándole que se fuera a vagar por las calles del casco antiguo para poderlo contar otro día mientras yo me perdí en el mundo nuevo de Valdepasillas y que también,algún día, alguien recordará como suyo.

Ver Post >
DEL MOUSTACHE A HORA 25
img
Diego Algaba Mansilla | 23-03-2012 | 11:55| 0

Un local dificil de clasificar. Una mezcla de tasca, bar de barrio y pub con luz que nació cuando su propietario tuvo la habilidad de cambiar las costumbres de muchos clientes de aquella mítica discoteca, moustahce, donde trabajaba los fines de semana. El mustache, emblemático lugar donde una generación se divirtio y sufrío y de donde surgieron negocios matrimonios, divorcios y amigos para siempre.El local donde iba toda una generación: los que tenían dinero y los que iban flojos, los guapos con pedigrí y los pobres con pretensiones. Su mejor camarero, Pedro Noriega, abrio un bar de cañas donde muchos aprendimos que alternar de día tomando jarras de cerveceza acompañados con aperitivos era una buena alternativa a la discoteca noturna donde respirabamos humo con sudor y tomamos cubalibres sin sed. Hora 25 fue un bar de facil acceso sin necesidad de tener que atravesar la caprichosa barrera de un portero que decidía si podías entrar o no dependiendo de tu calzado o de si tu cazadora era lo suficientemente pija para impregnarse con el humo cancerigeno del tabaco rubio americano que fumaban los falsos ricos del lugar. El portero distinguía el que tenía pasta del que estaba tieso y en algunos ocasiones dividian a las pandillas más que una discusión.Hoy, que el tiempo ha pasado, muchos de los clientes de hora 25 siguen siendo los de entonces. Aquellos muchachos que un día se comían la ciudad ahora son padres de familias, algunos abuelos que ya no bailan a ritmo de Travolta ni Boney M pero que siguen frecuentando el bar donde nos enseñaron a beber y comer, a preguntar ¿estudia o trabaja? con la luz del día, sin máscaras de grandeza en madrugadas de alcohol y con el deseo de la cabeza anulado en una bragueta anestesiada. En hora 25 aprendimos a mostrarnos como eramos; sin la mentira del maquillaje noturno, sin la bola que giraba haciendonos creer,con los destellos de colores, que eramos dandis capaces de conquistar a la más guapa, a la más lista,a la más rica vendiendole la mejor biografía maquillada con la complicidad de la oscuridad y la osadía del gin toni, algunas veces nos atreviamos a intentar conquistar aquella muchacha alta de pantalones ceñidas y escote de vértigo y que era inacesible para estudiantes sin descapotable. El hora 25 mezcla a los que usan palillos y seda dental a los que beben vinos en vasos chicos y los que beben en copas grandes con mucha liturgia de olores,y miradas al trasluz. Espertos y aficionados que beben del mismo tarro. Hora 25 es el lugar donde cada uno es como es porque gracias a él descubrimos, que algunas veces, las cosas son como parecen.

Ver Post >
MARZO
img
Diego Algaba Mansilla | 14-03-2012 | 12:17| 2

Marzo avanza con un andar dubitativo de patizambo a punto de tropezar, sin prisas, sin lluvia, sin empleo. los días transcurren inseguros. Las mañanas se visten con la luz amarilla que anuncia la proximidad de la primavera. La calle es un bullicio de hombres y mujeres que han dejado los abrigos colgados en los armarios empiezan a asomar las primeras carne blancas de esta temporada en una pasarela de color, calor y deseo. Llegó marzo para disfrutar de las pequeñas cosas: el placer de madrugar sin frío, de sentarnos en la hierba de los parques, de montar en bicicleta,de pasear. En estos días contemplamos como la naturaleza sale de su letargo invernal desplegando su color por la ciudad. El aire adquiere un punto de densidad que fortalece los olores de los árboles, de los naranjos que desprende el dulce azahar anunciado la próxima Semana Santa.
Para algunos la primavera entra sin llamar a la puerta alterando el deseo y el sentimiento. De pronto aparece en mi memoria el recuerdo de los juego de manos juveniles sentados en bancos de parques cuando coger la mano de la persona querida era avanzar con lentitud en las pretensiones amatorias. Ahora los tiempos son otros nos invaden las prisas el estrés, hasta en el ritual del amor, ese juego que necesita tiempo para recrearse en el camino. Me acuerdo de aquello años en lo que lo importante era una mirada, el roce de una mano o la cercanía para despertar el deseo. El cuerpo a cuerpo sin el parapeto de la pantalla de un móvil o un ordenador sintiendo el calor de otras manos. La relación táctil que nunca superara las letras de un teclado.

Ver Post >
PATATAS CON CARNE
img
Diego Algaba Mansilla | 02-03-2012 | 11:11| 0

Cuando todavía se acordaba de como se iba del salón a la cocina, de como se hacía la tortilla de patatas y de las palabras que tenía que utilizar para dar cariño y consuelo, no esperaba que años después dirigieses sus pasos. Hoy, calla y mira con indiferencia desde el balcón de unos ojos misteriosos ocupados por un pensamiento vacío. Todas las caras son caras de extraños. Parece que en cualquier momento se va a levantar del sillón para preguntar con esa voz dulce y melodiosa.¿Que quereís cenar esta noche? Que poca importancia le dábamos entonces a esa pregunta,con lo que nos hubiese gustado que sus sacrificadas manos elaborasen aquel pisto que nunca más probamos. La enfermedad se llevó para siempre el recuerdo de los sabores infantiles. Sonríe al nieto como a cualquier niño, sin sentir la fuerza del cordón umbilical de la sangre. Vive sin recuerdos, excepto aquel día en el apareció por un instante la memoria. Se levantó,trajo el mantel de tela y, mientras lo extendía planchándolo suavemente con las manos, dijo: “ Voy hacer unas patatas con carne para que hoy comamos todos juntos”. Después, se sentó en el sillón y quedó definitivamente atrapada en las telarañas del olvido.

Ver Post >
LA FIESTA DEL SUDOR (EL PUERTA PALMA)
img
Diego Algaba Mansilla | 28-02-2012 | 12:56| 2

oy voy a escribir sobre el gimnasio. Si levanta la vista y mira la fotografía que encabeza este texto pensará: que sabrá este, con aspecto de adicto al sillón bol, de gimnasios. Las apariencias engañan. Cuando terminé la primera media maratón Elbas Badajoz un señor mayor, me dio un abrazo diciéndome: “lo suyo si que tiene mérito haber llegado hasta la meta con esa barriga”.
Nunca había hecho ejercicio en un gimnasio, siempre preferí correr al aire libre y no en esas cintas donde haces kilómetros sin desplazarte. Me costó acostumbrarme a correr sin el contacto del aire y el sol en la cara, pero las obligaciones me han obligado a buscar en la flexibilidad horaria del gimnasio mi lugar de entrenamiento.
Aunque reniegue de las actividades que se hacen en masa al final termino guardando colas en Carrefur, echando gasolina donde más gente hay o apuntándome al gimnasio más concurrido, es ah, donde coincido con un montón de desconocidos y conocidos con los que comparto el mismo trozo de banqueta para ajustarnos las zapatillas vestidos exclusivamente con la pulsera azul que da acceso, como en los hoteles turísticos, a todos los servicios. En los vestuarios encuentras en bolas a tu vecino del 6º ese estirado director de banco que siempre va encorbatado y al que no puedes evitar mirar de reojo su minúscula virilidad o al pudoroso compañero de la sección de nóminas que se esconde en dos vueltas de toalla o al profesor que te dio ética en el instituto. La vida social de Badajoz transcurre, los día de diario, a golpe de pedal en bicicletas sin baches o tirando de unos pesas para que los brazos pierdan la flacidez. En el gimnasio esta casi todo Badajoz como una concentración de pacenses convocados para la fiesta del sudor. Hay deportistas de todo tipo. Hombres, mujeres,abuelos nietos gordos,flacos, barrigones que llevan escritos en su andar cansino el informe del médico de cabecera después de conocer los resultados de la última analítica. atletas de verdad, cachas de tableta de chocolate,vigorésicos, anorésicos pijos y progres,los que miran y las que están para que las miren Todos compartiendo un local de cristales empañados por el esfuerzo colectivo de cientos de personas que sudan juntos. hombres y mujeres guapos y feos que intentan pulir el cuerpo y sacar el colesterol malo de sus venas a base de repetir una y otra vez los mismo movimientos agarrados a los manillares de las pesas.. Te puedes encontrar con Tina Ramos antes de que gane otra maratón a al que intenta, aunque hace tiempo que no lo veo, correr como si todavía fuera bomberos cargando con una pesada carga de parados a la espalda y una barriga de comidas presidenciales.

Ver Post >
EL CELO DE UNA FUNCIONARIA
img
Diego Algaba Mansilla | 27-02-2012 | 11:42| 2

Murió mi padre. A la pena y tristeza por la perdida empieza el calvario de los papeles. Para iniciar todo el trámite tengo que solicitar al juzgado una fe de vida de mi madre, tengo dos posibilidades: una, llevarla en una camilla delante de la funcionaria para que vea que esta viva o llevar un informe del neurólogo en el que diga que, como consecuencia de su enfermad, no se puede desplazar. Opte por la segunda .Me personé en la ventanilla del juzgado de la avenida de Colón, entregue el DNI y el informe. La eficiente funcionaria miró, leyó, buscó y por fin encontró. Esbozó una sonrisa de satisfacción por su perspicacia cuando descubrió el error que con tanto ahinco estuvo buscando, entonces, dijo las palabras temidas por mi.
Pero….
Quizás sea yo el culpable de la situación ya que camino del juzgado, por la Av/ Santa Marina y luego la de Colón, iba pensado: ya verás como después de haber solicitado el día en el trabajo me van a poner pegas con los papeles. Me lo repetía una y otra vez, no era capaz de sacar esa idea negativa de mi cabeza lo mismo que cuando se me metió la canción de torito bravo del Fari y estuve un día entero cantándola. Pensando en ello había predispuesto a que esa situación sucediese. Me puse a temblar cuando estuve frente por frente con aquella señorita que miraba y remiraba el informe. Me dijo, pero… Este informe no esta actualizado, este informe es de hace unos meses, así que tiene usted que traerme uno con fecha de hoy o ayer. No importa encantadora señorita, tuve que contestar, en lugar de enfadarme, ahora mismo acudo a la consulta del neurólogo, que es de fácil acceso, y vuelvo con las mejores de mi sonrisa para mostrárselo. No recordaba que la lista de espera del neurólogo era de 6 meses. No debí indignarme, ni pedir el libro de reclamaciones, debí sonreír bobaliconamente, porque después, todo fue peor. Fui al médico de cabecera, espere la cola hasta el final, me hizo un certificado, fui corriendo, de nuevo, al registro del juzgado. Llegué a la una menos cinco a la misma ventanilla donde estaba la misma señorita, en ese instante, cuando me vio llegar, y como siempre la tostada cae del lado del caldillo, colocó delante de mis narices un cartel grande con el texto CERRADO. Lo siento señor cerramos a la una. Creo que hice mal en molestarme con ese pequeño gesto al colocar el cartel delante de mi. No tuve que haber reclamado la presencia de ningún responsable del servicio, ya que ella hizo una señal al guardia civil que estaba allí y este tuvo la amabilidad de acompañarme hasta la puerta. Que susto me llevé cuando lo pensé fríamente, pudo haber sido peor, y verme con un traje de rayas y una bola de hierro atada al tobillo. No tuve que molestarme. Solo llamar amablemente a mi trabajo y a mi jefe y decirle mañana tampoco voy. Aunque no se. Si con el primer paso no soy capaz de solucionar el papeleo para llegar al final de todo el proceso administrativo quizás tenga que pedir una excedencia.
Hay admirado Larra, nunca te había sentido tan cercano a ti y a tu vuelva usted mañana.

Ver Post >