Hoy

img
EL AUTOESTOPISTA
img
Diego Algaba | 01-11-2016 | 06:32| 0

Venía con el coche por la carretera de Olivenza cuando a la altura del Corazón de Jesús vi a un hombre haciendo autoestop. Estuve dudando si cogerlo o no, al final pasé de largo. Probablemente sería un preso con permiso de fin de semana. Me pareció reconocer en su cara envejecida a alguien más joven. Creo que le conocía de años atrás cuando los dos jugábamos al fútbol en equipos diferentes. Me arrepentí de no cogerlo, pero es que ya no estamos acostumbrado a ver personas haciendo autoestop y no reaccione a tiempo. Antes, hace unos años, siempre había quien se desplazaba de esta forma, incluso personas mayores que venían del pueblo a arreglar papeles a la ciudad.

En la puerta de la comisaría, donde se hacía el DNI, una señora con una mesa y una silla, colocadas en la acera, por un duro, rellenaba los papeles a los que no sabían escribir. Son esos cambios en las costumbres, en el paisaje urbano, en las formas de vida y que solo apreciamos con la distancia de los años las que nos hacen sentir nostalgia de un tiempo que aunque no era mejor era nuestra tiempo. Todavía nos queda el tren como muestra del pasado. El tren sigue siendo el mismo, con el mismo horario y circulando con la misma lentitud del siglo anterior. Siempre que lo veo parado en la estación me parece que en cualquier momento van subir soldados con petate y mujeres con cestas de las que sobresale el pescuezo de un gallo.

El autoestopista entretuvo mi mente desconectándola de la radio donde hablaban de lo de siempre, de los otros delincuentes, esos que no están en la cárcel, aunque este es otro tema, un tema secundario incluso para los electores a la hora de votar.


Ahora
los desplazamientos no se realizan levantando el dedo gordo en la cuneta, existe el blablacar, excepto para ese hombre que quizás haya perdido algunos años de evolución, como el tren.El autoestopista me dejó un regustillo amargo el no haberlo cogido y quedarme con la intriga de saber cuánto habrá robado para estar preso cuando con lo que han robado otros están en la calle.

 

Ver Post >
ATARDECER ONÍRICO
img
Diego Algaba | 29-10-2016 | 22:32| 0

Escribo sobre lo construido antes de la obra final; sobre ese proyecto de cuadro que hay debajo del cuadro definitivo, ese que un día se empezó y nunca fue capaz de adquirir forma, música, poesía. Escribo desde lo que hay debajo de los lienzos más venerados, esos que al final se convirtieron en obras de arte después de muchos borrones. Escribo sobre esas formas torpes que aguantaron los pigmentos de colores diferentes a los iniciales. Escribo sobre ese boceto al que se le dio mil vueltas y del que no salió nada: un bodegón que nunca adquirió vida, un paisaje sin sol, un rey que se quedó en muñeco sin forma, sin expresión, como una sobredosis de botox. Escribo de lo que hay detrás de las cosas importantes: trabajo, tenacidad, fe. Escribo sobre lo que hay debajo del cuadro, debajo del escrito, esos trazos desaliñados que nunca vieron la luz quedando en un garabato del pensamiento, en un rugido del alma sin voz, en un sueño mudo que quiere gritar cada vez más fuerte aunque nadie lo oiga y se transforme en pesadilla, en un sobresalto sudoroso en mitad de la noche que te despierta sin dejar que vuelvas a dormir.

Escribo sobre las cosas que quiero decir y no soy capaz de decir; sobre el fracaso de lo que un día fue un proyecto de edificio majestuoso y nunca sobrepasó los cimientos. Busco las cosas que le den oxígeno a mi alma para seguir viviendo en los sueños.

Escribo desde la angustia de una idea que no es capaz de coger forma en el papel.

Escribo desde un sueño nocturno que no recuerdo y que no se deja escribir, acariciar con palabras hasta alcanzar lo sublime. Escribo de la nada aunque la nada no exista. Escribo sin escribir, solo por la necesidad de hacerlo, aunque no sepa decir lo que quiero decir. Quizás lo único que quiero, es gritar con palabras silenciosas, esas cosas que se dicen al oído, esas cosas que ya nadie quiere oír.

Ver Post >
LA CASA DESHABITADA
img
Diego Algaba | 22-10-2016 | 22:10| 0

Hoy he vuelto a la casa grande, la que habitabas ¿Cuánto tiempo hace de aquello? ¿Que fue de ti?

Sé que no tienes un lugar donde asentarte, ni pertenencias. Es inútil buscarte en la mil formas con las que te representas. Eres una continua huida, una evasión, y, a veces, la razón que se presentaba en ti sólida como si fuera verdadera y para siempre, al instante, se desvanecía, aunque permanezca en nuestra esperanza,en el interior de nosotros, de los que somos diferentes a ti, los de moral intachable.

¿Dónde estas escondido? ¿Quien eres de entre tus mil formas tan próximas y tan distantes? Quiero verte, atraparte, clasificarte… pero cuando voy a cogerte con la confianza de haberte descubierto ya eres otro, ya no estas, y desapareces como el humo de la chimenea en el aire, te escapas, te vas, dejando solo la incertidumbre de no saber si eres o no eres, si estas o no estas.

Han pasado los años, sigues viviendo en la incertidumbre de las mil formas. Eres como ese navegante que vuelves después de mucho tiempo sin reconocer lo que amaba. El día que te marchaste, sin equipaje, abandonaste la ambición de poseer; abandonaste el odio, las zancadillas,la esclavitud, el engreimiento,el orgullo,la vanidad, todos esos lastres que impiden vivir. Solo te quedaste con la sonrisa, con la bondad, intentando mostrar al mundo la diferencia entre hombre y  sueño.

Ver Post >
UNA HORA MENOS
img
Diego Algaba | 16-10-2016 | 07:20| 0

Mañanas portuguesas con sabor a cilantro, a garbanzos con presta, a guarnición de arroz cocido y patatas con piel.

Domingos portugueses de lentitud donde una hora menos parece un siglo menos.

Portugal de fachadas azules, de ventanas cerradas. de puertas abiertas,de amabilidad permanente,de hablar sereno, de gorras con viseras y mercadillos con pescado. Un país donde la altanería desciende a ras del suelo.

Un alentejo sin raya donde los pacenses nunca se sienten forasteros,

Pueblos silenciosos donde el reloj de la Iglesia se paró para siempre en las 10,50. No sé el motivo. No indagaré en acontecimientos pasados, ni leeré su historia. No escribiré las cientos de metáforas que me vienen a la cabeza de amores contrariados, de vida detenida, de episodios luctuosos. Las cosas son más sencillas, estamos en Portugal. Probablemente un día dejó de funcionar el reloj de la iglesia y nunca nadie se ocupó en arreglarlo en un pueblo donde desconocen las prisas y la gente se guía por la luna y el sol.

Ver Post >
CON LO QUE UNO HA SIDO
img
Diego Algaba | 12-10-2016 | 07:24| 1

Pedaleaba en una bicicleta estáticas delante de mi. Ese día no había muchos deportistas en el gimnasio y podía ver sin dificultad como brincaba, sobre su espalda morena, una trenza larga que seguía el ritmo de las pedaladas. Un cuerpo lírico, fuerte, y femenino dentro de un maillot celeste. Se movía con una elegancia natural, gestos que no se aprenden y con los que algunos afortunados nacen y otros sueñan. Manos largas de uñas largas que prolongan un cuerpo de mujer atlético y femenino. Parecía una diosa que hubiese bajado a la tierra para mostrar a los humanos los secretos de la belleza. No suelo mirar en el gimnasio porque los demás tampoco lo hacen pero a ella si la miro, me gusta verla, me hipnotiza su ritmo, su cadencia,su elegancia, su belleza.

Pedalea sin descomponer la figura. Pasé a su lado. Me hubiera gustado invitarla a cenar, pero para prolongar la ilusión y evitar la crueldad del no, solo le pregunte la edad, ni siquiera su nombre. 30 años. No fue una pregunta cualquiera. No pregunté yo. Preguntó el subconsciente. Desde hace algún tiempo me preocupa el paso del tiempo. La injusticia de los años cumplidos y esa desigualdad entre deseo y vejez. Uno cada vez es menos deseable, aunque siga deseando.

Los niños quieren ser mayores porque todavía no conocen las trampas de los años. Las trampas de un mundo imperfecto y cruel en el que no hay relación entre el deseo que permanece y el cuerpo deteriorado. Caminan a ritmos diferentes años y mente. Me entristece que todo haya pasado tan rápido, que estén tan lejos esos 30. Poco a poco voy acolchando mi mente para acostumbrarla a las derrotas. Acomodado en la felicidad de mi rutina han pasado los años, ahora me toca asomarme al balcón alejando de la barandilla ante el vértigo de una juventud que ya no me pertenece. Diosa de la belleza pedalea delante de mi como un sueño inalcanzable. Esta ya no es mi guerra.

Me pongo a escribir mientras oigo el tic tac del reloj semejante a los latidos finitos de mi corazón. Escribo desde esta casa solitaria donde cada vez huele más a viejo y menos a esa fresca fragancia de la juventud. Esta noche de sábado me estoy acordando de ella, del día que le pregunté sus años, 30 me dijo, con una inaccesible sonrisa.

 

Ver Post >
PUENTE SOBRE AGUAS SERENAS
img
Diego Algaba | 08-10-2016 | 16:14| 0

foto Diego Algaba

Puente sobre aguas serenas donde descansa la noche del ruido y de la luz, de promesas falsas, del vértigo de la vida.

Aguas serena hasta donde el corazón desciende bajando los peldaños de las apariencias para encontrarse cara a cara con él mismo. ¿Quien eres tu? Ya no te conozco. Has estado demasiado tiempo allí arriba, envejeciendo entre el bullicio desasosegado de una ciudad que te consume.

Tardaste mucho en venir aunque nunca es demasiado tarde para conocer el sosiego. Volverás a irte, quizás mañana, pero regresaras de nuevo a mi silencio para sanar las heridas del alma.

Un día aprenderás a distinguir entre el vacío acaparador de la ostentación y la libertad de lo sencillo. Entonces serás cuando te desprendas de todos los lastres y te quedes para siempre.

Ver Post >
MUNDOS DIFERENTES
img
Diego Algaba | 28-09-2016 | 20:43| 0

Una Plaza Alta atrás tuve la osadía de escribir de política. Escribí sobre el fallido debate de investidura de Rajoy y las futuras elecciones en Navidad. Después de darle vueltas al artículo para intentar decir, que era mejor la abstención del PSOE y que saliera elegido el partido más votado para que hubiese gobierno, el día que se publica el artículo, nos enteramos de lo de el ex ministro Soria. Entonces el texto deja de tener sentido, ya no quiero decir lo que dije.

Después del varapalo que le dieron a Rajoy en el intento de investidura con el tema de la corrupción decide nombrar a Soria para un puesto tan importante y tan bien remunerado. La única explicación posible es que han perdido el sentido de lo que esta bien o mal, viven un mundo diferente.

A estas alturas, cuando usted lea esto, ya nadie se acordará de Soria, habrán pasado muchas más cosas, probablemente, si vamos a unas terceras elecciones, los votantes del PP tampoco lo recordarán. El rencor no existe entre los electores que prefieren quedarse como están antes de aventurarse a lo nuevo.

Quien soy yo para meterme en estos berejenales. Muy pocas veces he tocado temas políticos. No me atraen, tienen poca poesía, poco ritmo, no enganchan. Política no rima con amor, con ternura ni con nenúfares blancos. Que hago yo escribiendo de política cuando tengo pendiente hacerlo sobre la panadería del pasaje de los Zafer: Tina y Alfonsí, dos socias que se levantan a las cinco de la mañana desde hace más de 20 años para hacer pan, dulces, tartas… y venderlos en la tienda hasta las 8 de la noche, o esa pareja, a la que veo desde hace años pasar por Condes de Barcelona. Él empuja la silla de rueda con el mismo mimo que años atrás la ayudaba a caminar agarrados del brazo, cuando ella todavía podía caminar. También esto es política. Para esto debería servir la política, para ayudar y no para buscar, además de la vanidad, intereses personales y de partido sin pensar en las personas.

P.D. Hoy se habla de Rita Barberá pegada al sillón. Cuando esto se publique será otro el escándalo mientras Tina y Alfonsi siguen, levantándose a las 5 y él continuo empujando con mimo la silla de ruedas de su mujer. Vivimos mundo diferentes.

 

 

Diego Algaba Mansilla

 

 

Ver Post >
SEPTIEMBRE PIENSA EN DICIEMBRE
img
Diego Algaba | 12-09-2016 | 20:53| 0

Llega septiembre con atardeceres de plata a rescatarme de un verano pacense de fuego.

Llega septiembre con los periódicos ardiendo.

Llega septiembre pensando en el 25 de diciembre y preguntándose la calle como es posible que aún no tengamos Gobierno.

Sabemos que existen tres mundos diferentes en uno solo: futbolistas, políticos y el resto. El mismo esfuerzo que hacen cada cuatro años para entendernos cuando descienden a la tierra desde sus poltronas para besar niños y comer en comedores sociales nos cuesta a nosotros descifrar ese mundo endogámico y engreído de políticos profesionales en el que no respetan nuestros votos. Pensaran que vamos a las urnas para elegir Presidente igual que cuando elegimos a Chiquilicuatre para Eurovisión. Nuestra opinión no importa después de habernos pronunciado dos veces en las urnas diciendo que tienen que llegar a acuerdos. Cuando el odio personal supera a el objetivo final, pasa esto.

Probablemente se celebraran terceras elecciones el 25 de diciembre. He estado esperando antes de enviar este artículo al periódico por si se producía a última hora un Tamayazo. Otro gallo cantaría si los votos fuesen secretos en lugar de nominativos y públicos. En esa intercomunicación entre políticos y ciudadanos que se da cada cuatro años necesitan, además del voto, formar las mesas electorales para fastidiar las navidades a los desafortunados que les toque, Así, el 25 de diciembre,las cabinas con las papeletas de de los candidatos, estropearan la idílica estética de colegios con dibujos de palomas de Alberti, portales de Belén y mensajes de amor y paz.

Por cierto, ya que pagan porque no eligen para las mesas a desempleados.

Según las encuestas Rajoy volverá a dar saltitos en el balcón de Génova por el triunfo. Quizás esta vez vestido con un gorrito y un matasuegra aunque puede ser que en esta ocasión los resultados sean diferentes. Un pueblo que votará con el chispeante champán bailando en sus cabezas. Sabemos que, inevitablemente, nos transformamos en Navidad poniéndonos más bizcochones y tiernos, más humanos, aunque no sé a que partido beneficiara esto, probablemente a la abstención. No encuentro relación entre ternura y política. 

Ver Post >
VIAJE EN AUTOBÚS
img
Diego Algaba | 23-08-2016 | 05:55| 0

Intentando averiguar donde iban tantas personas de madrugada los domingos con utensilios playeros en una ciudad que solo tiene un río plagado de nenúfares, descubrí los viajes a la playa de un día en autobús, y me apunté.

Faltaban 10 minutos para las 8 de la mañana. Estaban todos los viajeros preparados en el lugar acordado armados con sillas, sombrillas y nevera para luchar contra el calor y la arena. El conductor abrió la puerta, colocamos las armas en el maletero vestidos como un ejercito desigual camuflado con chanclas, toallas, zapatillas, bañadores de colores: amarillos, celestes, naranjas,… Me senté junto a la ventanilla. Hacía tiempo que no me montaba en un autobús. La última vez que lo hice tenían un cartel donde se leía zona para fumadores y no fumadores.

Una suave y educada voz femenina nos daba la bienvenida por los altavoces anunciando que en dos horas llegaríamos a la playa de Meco en Portugal. Según la guía y organizadora del viaje, una playa aislada donde se perdían artistas y bohemios para abstraerse del mundo. Sería en ese tiempo libre que les queda mientras se dan premios entre ellos para quejarse de la falta de trabajo.

Quería hacer el viaje de los que no tienen tiempo o dinero para irse de vacaciones y he descubierto una opción para fines de semana de calor insoportable. Pasé un domingo sin fútbol, rebozado en arena junto a otros cuerpos pringosos de protección 50. Cuerpos brillantes por el sudor recorrían la orilla a toda velocidad, estilo Rajoy, hundiéndose en una suave y tibia arena. Cuerpos deformados por excesos juntos a hermosos cuerpos modelados con sudor. Cuando el mar empezaba a adquirir tonalidades plata y el sol provocaba a las cámaras de fotos para que salieran de su letargo llegó el momento de la retirada. Sombrillas recogidas, sillas plegadas,arena incrustada y otra vez camino del autobús para ver anochecer entre el murmullo de excursionistas enrojecidos por el sol. Hasta el próximo domingo.

Ver Post >
ESCRIBIR CON CALOR
img
Diego Algaba | 09-08-2016 | 15:12| 0

 Resulta difícil escribir con este calor que ni ventiladores ni aires acondicionados son capaces de ahuyentar. Un calor que golpea día tras día como una gota malaya haciendo flaquear mi voluntad hasta la holgazanería. Hay algunos que a esto llaman buen tiempo.

Son las tres de la tarde. El termómetro marca 42 grados. En el tejado de la casa de enfrente están trabajando cuatro albañiles protegidos con un sombrero de paja.

Que difícil resulta escribir sobre Badajoz, sobre esa muchacha morena con tacones que pasa por la calle Menacho a toda velocidad, sobre el bar de la esquina, la panadería del pasaje Zafer, las colas en los Centro de Salud, las ferias de las pedanías, o los restaurantes de Portugal. Que difícil me resulta escribir después de haber visto su foto en Facebook compartida por sus amigos informando de su muerte. Recuerdo hace pocos meses como contaba en su columna semanal que la habían diagnosticado cáncer de pulmón. Las ganas que Luz Rueda tenía de vivir, pero vivir no solo depende de las ganas y la muerte siempre injusta y traicionera vuelve a dar otro zarpazo. A nosotros, sus lectores, nos quita los miércoles.

Ya son las 6 de la tarde,No puedo escribir, estoy atenazado, sigue haciendo calor. La sangre sube a mi cabeza lenta y espesa, carente de palabras, sin ideas. Me asomo a la ventana. Los albañiles siguen colocando tejas rojas al sol. Cuanto esfuerzo necesitan hacer algunos para ganar un humilde jornal, mientras otros siguen cobrando suculentos sueldos por gobernar sin gobernar. Quizás alguno de estos albañiles les hayan votado mientras ellos solo piensan en confortables sillones obtenidos sin sudor. Si se asomaran al balcón podrían ver los andamios y conocer el significado de la palabra sacrificio y recordar que los votos salen de las manos encallecidas de los que están sudando dolor. Algún día la gente se cansara. Este calor cada día me entristece más, el país también y el mundo empieza a dar miedo, o si no que me dicen de un tal Donald Trump

 

 

Ver Post >