Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

Avenida de Huelva

SIN RUMBO
Diego Algaba Mansilla 07-03-2014 | 8:38 | 0

Salgo de casa, sin rumbo, con las manos en los bolsillos y los bolsillos vacíos. Hoy no llueve. El sol amenaza con estropear un día melancólico de brasero y poesía. Camino por una Avenida de Huelva impregnada del dulzor de Ansorena y de la monótona melodía del hombre del acordeón. Una Avenida que Garcia Salas,en esta misma sección, soñó sin coches. Paso por la Delegación del Gobierno, ese edificio que sirve de muro de lamentaciones a manifestantes sin respuestas. Llego a correos. Paso delante de los buzones con el rótulo casi borrado de: Badajoz, Provincia, resto de España, Internacional. En resto España se echaban, sin dudar, las cartas que iban a Cataluña. Buzones que ya no recogen correspondencia escritas a mano donde se podía descubrir más secretos en el trazo que en el texto.”Espero que a la llegada de esta estés bien yo bien gracias a Dios”. Me siento en el banco de piedra de San Francisco que cuenta la historia de Pizarro,siempre regreso a los mismo lugares, no todos los extremeños somos aventureros. Sigo sin rumbo. Me encuentro con Julio o quizás es su hermano, el que caminaba por el filo de la navaja decidió dar un salto al lado bueno aunque no estoy seguro que ese sea el bueno,recuerdo nuestras largas conversaciones, ya no habla como antes, solo lee el marca y se le nota mucho.
Sigo andando, me encuentro con Carmen un amor no correspondido que me duro toda la vida, como la literatura.
Sigo, me cruzo con gente desconocida que caminan despacio con la cara monótona de la derrota,de la resignación. Me encuentro a los que hacen fotos para facebok, los que montan en bicicleta por las aceras, los que fuman andando,los que madrugan, los que compran en el Corte Ingles, los que no compran en ningún sitio, veo a uno que no lleva móvil,los que no entran en los bares pero se asoman, a dos que se dan un abrazo varonil como los de un cantao y su guitarrista. veo cara de hombres buenos sin futuro, de canallas forrados, una chica con minifalda tira continuamente de la tela, pero la tela no da más de si. En la sala Vaquero Poblador se ven cuadros colgados que la gente mira desde la calle como antes miraban las pajaritas de papel que hacía aquel hombre orondo sentado junto a la ventana,cuando la sala era el casino. ya no hay palomas blancas, ni siquiera de papel, se las llevo el euro. sigo caminado hacia esta Plaza Alta los chinos han montado una frutería en el establecimiento de fotos. Ahí esta la catedral que merece un articulo para ella sola. La Ria ya no es la Ria se ha convertido en los 100 montaditos, donde estará ahora Angel de España aquel camarero que quiso ser artista y que cantaba en las verbenas de las ferias por Marife de Triana.Me cruzo con los que llevan traje con naturalidad,con los que piden, con los que no piden por vergüenza. como si fueran ellos los que tienen que tener verguenza. Me cruzo con la única desconocida con la que baile una vez una canción lenta en la boite Zurbarán, ni me mira. Compro por un euro el cuaderno gris de Josep Pla en la churrería de Moreno Zancudo. Termino en la Plaza Alta. Me encuentro con Porrina, dice “creía que no ibas a llegar nunca”,emocionado con la última llegada de Paco de Lucía no sabe que a mi me queda mucho para llegar, voy, lento, sin prisa.

Ver Post >
NOCHE DE FARRA
Diego Algaba Mansilla 09-11-2013 | 1:06 | 4

Ya no recuerdo cuánto tiempo llevaba sin salir por la noche. Me gustan más las mañanas, madrugar. En Verano sentir el frescor del aire y en invierno el viento helador que corta como un placentero balsámico. Sin embargo,el otro día,sábado,salí, como cuando tenia diez años menos, en un intento de regresar a esos ambientes que ya no son míos.

No soy de pub,ni de esas discoteca donde se baila,se liga y no se habla. Comencé mi marcha nocturna a mediodía, que es la mejor hora para empezar una noche. En el Anemois tomé la primera cerveza, la sirven en una jarra con suficiente cantidad para bebedores sedientos. Luego, fuí andando, sin coche, por la Avenida de Huelva y así evitar un encuentro con los municipales que ya no sólo comprueban el alcohol que llevas ebn el cuerpo, también los parabrisas y el dibujo de las ruedas. Estuve tentado de parar en San Francisco, a los calamares. Después de subir la custa de la calle del Obispo entré en otro bar, no sé como se llama, miré el nombre, intenté memorizarlo, pero después de una noche de farra uno no recuerda nada.Está en frente del antiguo Bárbara de Braganza, desde donde, muchos años atrás,las niñas, a la hora del recreo, tiraban tizas a los niños cuando ibamos a los futbolines. Por aquel entonces existía un Instituto para niños y otras para niñas como ahora quiere imponer Wert en un pátetico retroceso.

Fuí a un local nuevo de la calle San Sisenando, el Calabuco creo que se llama. Lo tiene Abdón,el que fue prisente de la falcap. En la barra tenía la fotografía de un vagabundo que recorría las calles del centro de Badajoz en los años 80 con pelo largo y rizada y barba tupida y enmarañada.Termine en el antiguo café Victoria hoy Carmen donde una simpática camarera me sirvió un gin-tonic en copa.El último que tomé fue en un vaso de tubo con dos hielos. Éste tenía limón eprimido, unas bolitas de arándanos y no sé cuatas cosas más. Auque, la verdad, lo que más me apetecía era estar en mi casa sentado en el brasero con un café con magdalena.

Si quieres ligar, me dijero,ponte la alianza de matrimonio. La alianza me la quité en cuanto salí de la Soledad. Me atosigaba aquel anillo en un dedo que siempre había tenido vocación de estar suielto. No sé cómo empecé a hablar con una chica que decía con frecuencia “lo siguiente” Hace frio,no,lo siguiente;tienes habre,no,lo siguiente.Luego con otra que decia “ya te vale”. Eres guapa,ya te vale.Así que ante la imposibilidad de tener una conversación me fui para casa con la intención de no volver a salir.

Antes entre en una farmacia a comprar almax. Habia destrozado la cartera y la mañana de domingo mientras una bolita de fuego me subia y bajaba por el esofago.

Ver Post >
SALE EL SOL
Diego Algaba Mansilla 01-04-2013 | 8:07 | 0

Salgo de casa después de no se cuantos días de lluvia y parece que han soltado a la gente. Calles y Avenidas están abarrotadas de personas que acuden a la llamada del sol; hay padres que esquivan obstáculos con sus carricoches; adolescentes que corren en bicicletas de alquiler mezclado con peatones; ancianos que salen al sol; jóvenes que corren en chándal camino de algún gimnasio para buscar la felicidad en el espejo mirando sus bíceps y pectorales y que se mezclan en la calle con universitarios desaliñados de pantalones caídos y mochilas al hombro sin saber si alguna día podrán trabajar en lo suyo. quizás en el extranjero; parados, muchos parados que pasean con las manos en los bolsillos y los bolsillos vacíos; extranjero tocando el acordeón, en el suelo un bote para monedas sin monedas. malos tiempo para la música de pago.
Badajoz esta llena de gente y color , parece como si de pronto hubiera crecido pegando el estirón después de unas fiebres caseras de lluvia, pijama,televisión y niños encerrados. En el primer día que sale el sol paso por la avenida de Huelva, dirección San Francisco, en el instituto Zurbarán adolescentes se besan a la salida de clase con la pasión de lo nuevo y que ellos viven como si fuera para siempre sin saber que nada es para siempre.
Ansorena despliega todo su olor que atrae como moscas a golosos sin voluntad, a golosos sin dinero, a golosos diabéticos a golosos que todavía se pueden permitir el lujo de entrar en el templo del pan recién hecho, del dulce diario, del pastel y la tarta por encargo para celebrar el cumpleaños de los que todavía no han celebrado suficientes como para dejar de hacerlo. La calle Margarita Nilken ya no es la calle Margarita Nilken. Si sigues andando te encuentras con la oficina de la Sanidad donde están los jefes de los médicos, que todo el mundo tiene jefes hasta los médicos.
A Continuación esta el edificio la Delegación del Gobierno, nunca había estado tan animada. Dos guardias civiles vestidos de verdes aceituna miran indiferentes como unos días se manifiestan unos y al día siguiente otros. cada colectivo protesta por lo suyo cuando ya no hay solución en un grito agónico empapelados en pegatinas rojas: el rojo es el color de la protesta igual que el azul es el de los niños y el rosa de las niñas.
Paseantes serenos, paseantes ansiosos, estudiantes de los mil euros en busca de un tiempo perdido que nadie como Proust supo buscar. Fruterías con cajas de tomates y naranjas en la puerta dando colorido y olor a la calle. un costumbrismo que ni Larra, el más famoso de los costumbrista, podría explicar porque el era el costumbrista de las malas costumbres y no de estos primeros días sosegados de una primavera naif de flores y mariposas sacado de un cuadro de Rouseau, el aduanero, o de un poema de Gloria Fuertes.

Ver Post >
LA MANIFESTACIÓN
Diego Algaba Mansilla 17-11-2012 | 8:45 | 2

Voy solo por la calle. Camino hacia la plaza de España. Es 14 de noviembre, a la 18 comienza la manifestación. Paso por María Auxiliadora, por la Avenida de Villanueva, junto al Corte Inglés, entro en la Avenida de Huelva, huele a castañas asadas.

Veo a muchas personas que siguen su rutina, que van y vienen indiferente a la manifestación.

Paso por San Francisco, desde el kiosco de la música suena una canción de Serratentre esos tipos y yo hay algo personal” algunos llevan mi mismo camino, otra viven indiferente a esta manifestación pacífica que se concentra unos metros más arriba, quizás, muchas de ellos, serán los que estan sufriendo las consecuencias de las medidas del gobierno destinadas a los más débiles.

Muchos de los que pasan a mi lado piensan que esto no va con ellos, que las cosas llevan su propio camino, que son otros quien las tienen que resolver. Quizás la huelga no sea un buen sistema de protesta porque hay muchos que no pueden faltar al trabajo pero una manifestación no tiene coste.

Pienso en todas las medidas de Rajoy para sacar adelante al país, a los bancos y y a los suyos, no sabría elegir la más inhumana, quizás quitar parte del sueldo cuando enfermas o la rebaja de ayudas a los ancianos dependendientes, con esta crisis es mejor no enfermar ni envejecer.La gente se suicida porque no puede pagar sus casas al banco.

Muchas personas siguen paseando por Badajoz indiferente ante las protestas. Quizás sea verdad aquello de que tenemos lo que nos merecemos. quizás muchos de los que pasan indiferentes a esta manifestación son aquellos que gana 1.000 euros al mes y les has quitado parte de su sueldo y la paga extraordinaria y siguen pagando una hipoteca, que sube cada año, igual que la luz, el agua, el gas y el pan.Personas mileuristas que destina parte de su sueldo en pagar,durante 30 años, la casa donde viven y tienen el sueldo ajustado como el guante de rita hauworth. O desempleados.

Se multiplican las personas a las que le quitan la casa y su deuda permanece para sacar adelante lo único que importa a este país dirigido desde fuera.

Los únicos no afectados por la crisis sabemos todos quienes son, esos que dicen que es el mayor problema del país y que no se bajan sueldos ni se quitan días de vacaciones y viven en un mundo diferente de las personas que un domingo se molestaron en ir a votarlos.

Ver Post >