Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

columpios

SAN ISIDRO
Diego Algaba 08-04-2016 | 10:31 | 0

 No recuerdo cuantos años hace que lo inauguraron. Yo iba por la novelería de conocer algo diferente en aquellos tiempos en los que me gustaba más descubrir que profundizar en lo conocido.

Diseñaron una pista aprovechado la orografía de la dehesa. Un circuito de cinco Km donde Cada 800 o 900 metros instalaron aparatos para realizar ejercicios. Hace tanto tiempo de aquello que solo recuerdo una cuerda para escalar. Duró poco. Lo que no está vigilado lo rompen o se lo llevan.

Sigo yendo a San Isidro, me gusta correr entre encinas. Nunca había reparado que había un parque para niños hasta que tuve una hija. Hace poco la llevé. Había columpios normales de maderas, no como los de otros parques que parecen diseñados para futuras estrellas del circo del sol.

Cerca de los columpios sonaba bachatas y música de perreo que salían de los altavoces de varios coches, mientras unos colombianos bailaban, asaban panceta y bebían botellas de cocacola de dos litros. Para eso también está el parque, para que los que no tienen parcelina de los domingos.

A los dos o tres semanas volví; las escaleras del tobogán estaban rotas, de los dos columpios solo quedaba uno.

Cerca había dos familias de adultos con adolescentes, de pronto, un joven saca una escopeta de balines apuntando en todas las direcciones ante las risas de los mayores.

Otro adolescente cogió el BMW y empezó a derrapar a toda velocidad mientras los adultos jaleaban su habilidad, realmente era diestro con el volante, esquivó con soltura a dos niños que estuvo a punto de atropellar. Todo terminó bien, sin heridos y con una gran ovación de su familia. San Isidro, un parque público que tiene propietario cada domingo de sol. Impera la ley del más fuerte, del más macarra. La dehesa tiene dueño.

Lo que asusta de las cosas es la cercanía. Impresiona más una escopeta de balines en San Isidro que un kalashnikov en París. Duele más un atentado en Bruselas que otro en Pakistán

 

Ver Post >
¿ES USTED EL DEL PERIÓDICO?
Diego Algaba Mansilla 19-03-2014 | 8:41 | 0

Sonó el teléfono con un número que no tenía registrado, era un señor que después de presentarse como lector del periódico me dijo: “ya que escribe de sus paseos por Badajoz le invito a que de una vuelta por la Avenida Pereda Pila, frente a los Maristas, para que escriba sobre las baldosas,la mayoría están sueltas, cuando pisas parece que vas andando por encima de un piano. Otro señor me paro por Damián Tellez de la Fuente para decirme que escribiera sobre la poca visibilidad que tenía la Avenida por la frondosidad de los árboles.En Condes de Barcelona una señora me pregunto: ¿usted es el del periódico? Antes de contestar que no, que solo era un simple colaborador, me dijo: “porque no escribe en el HOY que los dos parques que han montado en el Paseo para los pequeños son insuficientes para tanto niño como hay en la zona”, mientras tanto yo pensaba en los barrios de Badajoz que no tienen ni un solo columpio. Un señor mayor, en la avenida María Auxiliadora, me pregunto si era el cronista del barrio y de Badajoz. Será que tengo barba igual que Alberto Gonzalez aunque no fumo en pipa. Otro me llamo la atención cuando atravesaba por el césped. “Usted que escribe en el periódico no debería pasar por ahí, debe dar ejemplo”

El periódico es como el conseguidor de causas perdidas. El último grito reivindicativo del que no ha conseguido nada en las instituciones donde corresponde. Es como el Diario Oficial de Extremadura del pueblo sin la prosa aburrida y rígida de lo oficial. Lo que dice el periódico tiene muchas posibilidades de solucionarse.

Me hablan de baldosas, de fuentes, de parques como si yo fuera el columnista de obras y jardines, como si fuera el Antonio Avila de este Plaza Alta. Aunque tengo que reconocer que me gusta que me llamen y me cuente cosas también me gustaría que me llamaran para hablarme de tiendas, de gentes, de bares, de anécdotas, de cosas del Badajoz actual sobre todo del antiguo. No soy capaz de sacar punta a unas baldosas en movimiento sobre todo ahora que muchas esconden algo tan poco poética como el dinero. Nunca, antes, había tocado el tema de los parques y obras,lo hacen otros mucho mejor que yo, pero ahí queda dicho por si tiene la misma repercusión que aquella carta al director que escribió una ortopédica y al día siguiente fue a visitarla el Consejero. Esta plaza Alta la escribo desde agradecimiento a todos aquellos que me han llamado o parado por la calle con ese“usted es el del periódico”.

Por cierto,di el paseo por Pereda Pila, y cuando bailaba encima de las baldosas vi el rincón donde estaba la discoteca Fashion y el pub Welinton. Por mucho que investigue, escriba, estudie y lea uno no puede olvidar nunca su puntito macarra.

Ver Post >
CARLA
Diego Algaba Mansilla 15-10-2013 | 7:30 | 4

Carla es una niña de dos años que frecuenta los columpios de Conde de Barcelona. Un día,me regalo un dibujo, que pinto mientras yo hablaba con su madre, Carla puso en el dibujo el entusiasmo y la emoción que ponen los niños en todo lo que hacen. Un dibujo sin forma, una mezcla de trazos anárquicos de un solo color que para ella era su pequeño tesoro, lo mejor que haba hecho esa mañana, o esa semana, o en toda su corta vida. La miré y pensé en el día que se empieza a perder la inocencia. La generosidad de dar a los demás lo más preciado sin esperar nada a cambio. Mirando sus vivos ojillos, pensé: ¿En que momento  nos convertimos en adultos?, ¿en indiferentes?, ¿insolidarios?, en personas que vivimos en un mundo en el dejamos que casi doscientas congéneres se mueran ahogados y que pescadores no asistan a los que se están ahogando porque unos políticos han dictado leyes que prohíben socorrer a emigrantes¿Cuando abandonará Carla su espontaneidad?, ¿que circunstancia se darán en su vida para dar el paso a adulto?.
¿Cuando pierde el ser humano la generosidad de compartir con otro ser humano?.
¿Cuado, Rajoy, dejó de ser Carla, para convertirse en el salvador de la patria con el sueldo de parados, enfermos y jubilado? Un hombre que tanto daño esta haciendo a todos menos a unos pocos, como diría él, esta asfixiando a sus compatriotas. Lidera el bandolerismo al revés, el que quita a los pobres para darle a los ricos. Lo que araña, sin compasión, de sueldos pequeños, va dirigido a ese agujero negro de brillantina y coche con chofer. La banca, esos que tienen como objetivo dar un pellizco, mientras más grande mejor,a las nóminas, engañándoles con eso que llaman la letra chica. Esa parte del contrato que todo sabemos es donde nos van a dar el estacazo. ¿ porque no prohíben la letra chica?
Quieren una sanidad privada,una enseñanza privada, un colegio de niños y otro de niñas, que hagamos planes de pensiones, cuando es más fácil que quiebre un banco que el Estado. todo su afán es favorecer a los poderosos, no quieren que exista clase media solo ricos y pobres, y lo están consiguiendo.
Cuando Carla me regalo el dibujo, le pedí su lápiz, la niña no me lo dio. Carla protesto defendiendo lo suyo. Un comportamiento natural que ha dejado de ser natural en los adultos convirtiéndonos en seres manejable. Los gobernantes hace con nosotros los que les da la gana mientras que permanecemos inmóviles. Carla esa niña guapa de madre guapa es como todos los niños antes de caer en el molde que fabrican los que dirigen.
¿Cuando llegará el momento que Carla se convierta en uno de nosotros?, ¿o de ellos?, porque ya existe el nosotros y el ellos, aunque creo que con esa sonrisa ella nunca será de ellos.

Ver Post >