Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

Corazón de Jesus

EL AUTOESTOPISTA
Diego Algaba 31-10-2016 | 11:18 | 0

Venía con el coche por la carretera de Olivenza cuando a la altura del Corazón de Jesús vi a un hombre haciendo autoestop. Estuve dudando si cogerlo o no, al final pasé de largo. Probablemente sería un preso con permiso de fin de semana. Me pareció reconocer en su cara envejecida a alguien más joven. Creo que le conocía de años atrás cuando los dos jugábamos al fútbol en equipos diferentes. Me arrepentí de no cogerlo, pero es que ya no estamos acostumbrado a ver personas haciendo autoestop y no reaccione a tiempo. Antes, hace unos años, siempre había quien se desplazaba de esta forma, incluso personas mayores que venían del pueblo a arreglar papeles a la ciudad.

En la puerta de la comisaría, donde se hacía el DNI, una señora con una mesa y una silla, colocadas en la acera, por un duro, rellenaba los papeles a los que no sabían escribir. Son esos cambios en las costumbres, en el paisaje urbano, en las formas de vida y que solo apreciamos con la distancia de los años las que nos hacen sentir nostalgia de un tiempo que aunque no era mejor era nuestra tiempo. Todavía nos queda el tren como muestra del pasado. El tren sigue siendo el mismo, con el mismo horario y circulando con la misma lentitud del siglo anterior. Siempre que lo veo parado en la estación me parece que en cualquier momento van subir soldados con petate y mujeres con cestas de las que sobresale el pescuezo de un gallo.

El autoestopista entretuvo mi mente desconectándola de la radio donde hablaban de lo de siempre, de los otros delincuentes, esos que no están en la cárcel, aunque este es otro tema, un tema secundario incluso para los electores a la hora de votar.


Ahora
los desplazamientos no se realizan levantando el dedo gordo en la cuneta, existe el blablacar, excepto para ese hombre que quizás haya perdido algunos años de evolución, como el tren.El autoestopista me dejó un regustillo amargo el no haberlo cogido y quedarme con la intriga de saber cuánto habrá robado para estar preso cuando con lo que han robado otros están en la calle.

 

Ver Post >
BADAJOZ DESAYUNA EN LA CALLE
Diego Algaba Mansilla 15-05-2015 | 9:56 | 1

Bar el Cortijo

Igual que los trabajadores de las grandes ciudades suelen tomar el menú del día en bares cercanos a sus trabajos, en Badajoz se desayuna en la calle. Yo voy a el bar la Parada que esta en la Estación de Autobuses. Manolo, cuando me ve entrar, pide al cocinero una catalana con jamón. Los que vamos a esa hora, sobre las once, nos conocemos: el fontanero, la portuguesa, Andrés,el señor que me pide el periódico para ver los resultados de la la loto… Todos los días tengo media hora para disfrutar de esos placeres sencillos que tanto me gustan: un café con leche, media tostada y el periódico.

iglesia del Corazón de Jesús

Iglesia del Corazón de Jesús

Los sábado y domingos voy a otros lugares, con menos prisas y más pausa. Entre los que repito esta el bar El Cortijo en el Corazón de Jesús. Siempre que voy llevo el periódico, porque al entrar, lo primero que se ve es un letrero donde dice que el que tenga el periódico más de un cuarto de hora tendrá que leerlo en voz alta para que se enteren todos los clientes, excepto si traes el tuyo. Este mismo texto lo he visto en otros bares, pero el del Corazón de Jesús fue el primero en ponerlo. El periódico se ha convertido en una ofertas imprescindible a la hora del desayuno. En todos los bares puedes encontrar el HOY y algún periódico deportivo.

En el Corazón de Jesús se respira la misma calma que en el campo que le rodea, se da esa otra forma de medir el tiempo, sin medirlo, sin reloj, dejándose llevar por la luna y el sol sin temor al imparable tic tac, un lugar donde nadie tiene prisa. Los que frecuentan el bar del Cortijo suelen ser vecinos que viven en las parcelas cercanas; también clientes y trabajadores de muebles Refolio; personas que van o viene de Olivenza; algunas veces entran los que van a visitar a sus familiares a la cárcel, y las novias o mujeres de los que ese día les toca el bis a bis arreglada de peluquería y bien perfumadas.

Hay otros lugares, otros bares :Villafranco, la Estación, San Roque, Valdepasillas, Pardaleras;muchos locales que dan desayunos; unos especializado en churros, otros en migas; existen distintos precios, distintos ambientes una variedad amplia que se necesitaría de varías Plazas Altas para poder escribir de todos. Badajoz desayuna en Los bares

Ver Post >
CORAZÓN DE JESÚS el barrio de una calle
Diego Algaba Mansilla 21-01-2014 | 9:26 | 0

Foto s.Garcia

Foto S. GARCIA

Llegan cuando todavía no ha salido el sol, sigilosamente, solos o en grupo. Vestidos con el traje verde de camuflaje, toman café, algunos copa y así adquieren valor antes de encañonar la pieza, antes de apretar el gatillo. Luego, más tarde, cuando ya ha salido el sol, se oye en la calle el murmullo jadeante de corredores, grupos de atletas que llegan atravesando los caminos desde la Granadilla y regresan por carretera.
Al Corazón de Jesús se puede ir andando, corriendo, en bici, aunque la mayoría van en coche. Está a unos 7 km de Badajoz. El Corazón de Jesús tiene una  calle que empieza con dos bares y termina en una ermita donde dicen misa los domingos. En la calle, además de los almacenes de muebles Refolio, viven familias en casas de una sola planta. He visto cómo mujeres mayores sacan las pilistras a la puerta para que sus hojas adquieran el brillo que sólo da el agua de lluvia. Cuando llegas al Corazón de Jesús por carretera, lo primero que se ve son los bares.
Mírian trabaja en uno de ellos desde la 6 de la mañana hasta las 4 de la tarde. No sé si es empleada o propietaria; siempre luce peinado de peluquería aunque cuando lea esto, dirá que no, que se lo hace ella. Los fines de semana los clientes llegan cada vez más temprano para leer el HOY. Mírian, a los seis o siete vecinos que se disputan el periódico, los llama periodistas. El bar es como la biblioteca; nunca hay un HOY disponible. Mirian marca distancias con el cliente desconocido. A mí me trata que ni fu ni fa. No soy del barrio pero me conoce, ya no me habla de usted pero no se permite las bromas que con los habituales, con esos que van a tomar café copa, y algún puro en la puerta.
Cuando se llena el bar, Mirian, deja de hablar, de sonreír, se concentra. Ella sola hace el trabajo de varios: pone el pan en el tostador, hace café, sirve copas, cocina los aperitivos, cobra las consumiciones, aguanta los piropos… En el bar también paran a desayunar, antes de la visita, familiares de presos, y preso con permiso de fin de semana. La cárcel está cerca.
El otro bar es el Cortijo, no sé cómo se llama su dueño ni tampoco el del hombre que siempre está en la esquina con el vaso de vino lleno. Me gusta la barra alta de piedra, los adornos camperos como ese yugo, sin bueyes y sin flechas. El bar tiene aspecto de cortijo con paredes rugosas y deformes, con un gotelé blanco gigante donde se respira un aire gélido que el recinto y los clientes hacen cálido. En el Corazón de Jesús, la melodía serena del silencio, y la presencia constante de la naturaleza, se mezclan con el ruido de los coches que van y vienen por la carretera, de otros lugares, de otras historias. Mientras, los vecinos viven con calma al ritmo lento que le marca el campo, el tic tac del sol y de la luna.

Ver Post >