Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

municipales

24 DE JUNIO
Diego Algaba Mansilla 01-07-2014 | 7:51 | 0

24 de junio. 8 de la mañana. Festivo en Badajoz. Igual que otros festivos camino con ropa de deporte por la Avenida de Elvas. Ningún día es igual a otro, este menos. Me encuentro a muchos jóvenes con edad de haber estado en el famoso examen “¿Como convencerías a un amigo de no votar a Podemos?” De frente viene un grupo. Ellos con la camiseta quitada, ellas con los zapatos en la mano, tambaleándose, andando despacio, algunos llevan el vaso lleno. Los municipales pasan con la sirena puesta. Los del camión de la grúa llevan una moto. Un hombre de unos 60 años, con camiseta de tirantes, brazos dibujados con burdos tatuajes, viene con un pastor alemán atado con una cuerda, dice con voz pastosa “voy de recogida maestro”y me da la mano. Los taxis pasan veloces en un sentido y otro, vacíos y llenos, el autobús abarrotado, a rebosar. no cabe nadie más. Hay días que cambia el paisaje de tu rutina y abre los ojos expectante a lo nuevo. La curiosidad me hace meterme en el ferial,en las tripas de un jolgorio agonizante, paso por IFEBA, por los caballos, por el puesto de los municipales, por la Cruz Roja, todavía hay muchachos bailando;una chica aguanta con los tacones puestos;en un coche tuneado una pareja se besa vestido. Sigo caminando, cada vez más alejado del ruido, entre un fuerte olor a orina. Llego el silencio de una feria acabada; los cacharritos parados;la noria de los ponys tristes, sin ponys. Las caravanas de los feriantes se agrupan a la derecha en un desorden ordenado, caravanas grandes y elegantes junto a roulots humildes. Se oye un silencio casi fúnebre;un olor a alcohol rancio, un perro bebe de un charco, paso por la portada que imita la fachada del Ayuntamiento, cientos de bombillas apagadas, los hombres de verde se afanan en recoger todo el plástico tirado en el suelo.
La tómbola del Maño,la churrería Pernía y el circo Alaska con los toldos echados. Jóvenes sentados esperan el autobús o el equilibrio. Frente a IFEBA, con los altavoces de los coches al máximo volumen, se sigue bebiendo y bailando. A la vuelta me encuentro con más,vuelven andando como zombis cogidos por la luz. Uno saca la cabeza por la barandilla, vomita, las parejas discuten, veo caras tristes derrotadas por el alcohol y, no se porque, me entra una extraña tristeza, como desolación, me deprime ver a tanto joven borracho. Suena una sirena, aprieto el paso, quizás venga a por mi, soy el diferente.

Ver Post >
BIBLIOTECA Y FUNCIONARIOS
Diego Algaba Mansilla 30-04-2014 | 7:46 | 0

En este mes de abril el sol brilla y los árboles lucen en la temporada primavera verano. Los verdaderos brotes verdes se convierten en hojas tiernas que despliegan todo su aroma por avenidas y parques. Apetece estar en la calle, sin embargo, estoy aquí, en la biblioteca, donde se siente el hormigueo de la gente fuera disfrutando de la corta primavera pacense. En esta tarde soleada solo están,entre libros, los que no les queda más remedio y los que disfrutamos con ellos.
Miro a los estudiante que se dejan los ojos en los apuntes con cara de cansancio, con cara de querer estar en otro lugar. Nunca disfrute del Lazarillo, del Arcipreste de Hita, del Poema del Mio Cid hasta que no los leí sin la obligación de tener que hacer un comentario de texto,sin que pesara sobre mi la carga de una calificación negativa.
Otros usuarios de la biblioteca estudian oposiciones para funcionarios, la profesión más despreciada y castigada de esta legislatura. La moda es la de ser emprendedor, quien tiene el Boletín Oficial del Estado y la televisión crea tendencias. Los funcionarios son los mediocres y parásitos de estos tiempos, todos aquellos flojos que arriesgaron tiempo y dinero a la suerte de una oposición.Nunca pensamos que los funcionarios que trabajan en las distintas administraciones son los que mejor hicieron el examen entre miles; bomberos que tenían que correr, saltar y nadar más que sus rivales; policías municipales que tenían que subir la cuerda y resolver el test psicológico antes y mejor que los demás; maestros que escribían el tema que una bola numerada decidía para luego,unos días después, defenderlo verbalmente frente a un tribunal de cinco o seis personas que les miraban fijamente y tomaban nota. Funcionarios que aprobaron unas competidas oposiciones para ser dirigidos por los que tuvieron que pasar por el mal trago de mancharse las manos pegando carteles, o dando mítines en pueblos perdidos.
Esta bien que haya emprendedores y que los alienten desde el Gobierno pero para ensalzar a unos no es necesario desdeñar a otros. No creo en los partidos políticos que se dedican a desprestigiar al rival en lugar de ofrecernos sus virtudes. Demostrar que eres el que más vale se consigue con

éritos, no sacando a la luz las torpeza y limitaciones del rival.

Ver Post >
NOCHE DE FARRA
Diego Algaba Mansilla 09-11-2013 | 1:06 | 4

Ya no recuerdo cuánto tiempo llevaba sin salir por la noche. Me gustan más las mañanas, madrugar. En Verano sentir el frescor del aire y en invierno el viento helador que corta como un placentero balsámico. Sin embargo,el otro día,sábado,salí, como cuando tenia diez años menos, en un intento de regresar a esos ambientes que ya no son míos.

No soy de pub,ni de esas discoteca donde se baila,se liga y no se habla. Comencé mi marcha nocturna a mediodía, que es la mejor hora para empezar una noche. En el Anemois tomé la primera cerveza, la sirven en una jarra con suficiente cantidad para bebedores sedientos. Luego, fuí andando, sin coche, por la Avenida de Huelva y así evitar un encuentro con los municipales que ya no sólo comprueban el alcohol que llevas ebn el cuerpo, también los parabrisas y el dibujo de las ruedas. Estuve tentado de parar en San Francisco, a los calamares. Después de subir la custa de la calle del Obispo entré en otro bar, no sé como se llama, miré el nombre, intenté memorizarlo, pero después de una noche de farra uno no recuerda nada.Está en frente del antiguo Bárbara de Braganza, desde donde, muchos años atrás,las niñas, a la hora del recreo, tiraban tizas a los niños cuando ibamos a los futbolines. Por aquel entonces existía un Instituto para niños y otras para niñas como ahora quiere imponer Wert en un pátetico retroceso.

Fuí a un local nuevo de la calle San Sisenando, el Calabuco creo que se llama. Lo tiene Abdón,el que fue prisente de la falcap. En la barra tenía la fotografía de un vagabundo que recorría las calles del centro de Badajoz en los años 80 con pelo largo y rizada y barba tupida y enmarañada.Termine en el antiguo café Victoria hoy Carmen donde una simpática camarera me sirvió un gin-tonic en copa.El último que tomé fue en un vaso de tubo con dos hielos. Éste tenía limón eprimido, unas bolitas de arándanos y no sé cuatas cosas más. Auque, la verdad, lo que más me apetecía era estar en mi casa sentado en el brasero con un café con magdalena.

Si quieres ligar, me dijero,ponte la alianza de matrimonio. La alianza me la quité en cuanto salí de la Soledad. Me atosigaba aquel anillo en un dedo que siempre había tenido vocación de estar suielto. No sé cómo empecé a hablar con una chica que decía con frecuencia “lo siguiente” Hace frio,no,lo siguiente;tienes habre,no,lo siguiente.Luego con otra que decia “ya te vale”. Eres guapa,ya te vale.Así que ante la imposibilidad de tener una conversación me fui para casa con la intención de no volver a salir.

Antes entre en una farmacia a comprar almax. Habia destrozado la cartera y la mañana de domingo mientras una bolita de fuego me subia y bajaba por el esofago.

Ver Post >