Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

sueños

A LA INTEMPERIE
Diego Algaba 30-09-2017 | 10:13 | 0

dsc01829-3Vuelvo una noche más de la fiesta del universo, esa que tiene estrellas de colores y arco íris en blanco y negro. Subo las escaleras borracho de mundo. Bebo  otro trago de la botella sin fondo y vuelvo a tomar a pequeños sorbos sus  caricias, sus gestos, sus palabras, su mirada de ojos marrones que ponen los tonos alegres al cuadro de la vida, un cuadro sin marco, sin límites. Se acabaron los tangos tristes, los atardeceres deprimentes, las tardes de los domingos con soniquete a partidos de fútbol. Se acabaron los tiempos de huida, de bares nocturnos, de ambientes sórdidos. Todo lo que quiero lo encuentro entre estas paredes blancas, su presencia lo llena todo. Aquí está todo lo que quiero, Se acabaron aquello tiempos en los que tenía que bajar al bar para huir de mi, de la soledad,también de ella. de su sombra, eso ya no existe. Estas cuatro paredes encierran todo lo que necesito para vivir.

Enciendo un cigarro. Abro las puertas. Voy a la terraza. ¿ Qué hago? Si yo no fumo. Entonces me despierto, palpo al otro lado de la cama, sigue tan frío y vacío como lo estuvo siempre.

Pronto llegará la mañana y será otro día.

Ver Post >
INSOMNIO
Diego Algaba 12-11-2016 | 8:06 | 0

Escribo a deshora, cuando está a punto de salir el sol y quedan atrás las rutas de la noche: calles sórdidas, portales vacíos desde donde salen voces de fracasos. Cajeros iluminados con el brillo del dinero y el áspero cartón que arropa a vagabundos durmiendo el anestésico vino para cocinar. Ligueros negros a los que se les cayó la navaja, medias rotas, rímel corrido por el agua amarga de una lágrima.

Comienza un nuevo día y mis dedos tambaleantes, torpes, sin ninguna destreza, buscan en el teclado descubrir lo no encontrado en la confusa noche. La satisfacción de la palabra exacta, esa que algunas veces es capaz de sustituir al amor.

Busco un dardo salvador para que acierte en la diana haciendo encoger el corazón con la expresión perfecta.

La ciudad despierta mezclando los olores del primer café con el del último whisky. Los semáforos permanecen vivos. Cambian de color como yo de adjetivo, de frase, de idea.

Me pierdo entre una nebulosa de incertidumbres. Amanece y entro en las sombras del vacío deambulando en un universo de dudas. Escribo siempre lo mismo con distintos sonidos, como un laberinto infinito cuya salida es la nada.

Cargo con el peso de una inseguridad que lleva al vacío del folio en blanco.

Dame un final honorable, invisible musa, cuando todavía no es de día ni de noche y no estoy seguro si empiezo o termino, ahora que me quito el disfraz nocturno del sueño literario para ponerme el traje gris de funcionario.

 

 

Ver Post >
ATARDECER ONÍRICO
Diego Algaba 29-10-2016 | 9:02 | 0

Escribo sobre lo construido antes de la obra final; sobre ese proyecto de cuadro que hay debajo del cuadro definitivo, ese que un día se empezó y nunca fue capaz de adquirir forma, música, poesía. Escribo desde lo que hay debajo de los lienzos más venerados, esos que al final se convirtieron en obras de arte después de muchos borrones. Escribo sobre esas formas torpes que aguantaron los pigmentos de colores diferentes a los iniciales. Escribo sobre ese boceto al que se le dio mil vueltas y del que no salió nada: un bodegón que nunca adquirió vida, un paisaje sin sol, un rey que se quedó en muñeco sin forma, sin expresión, como una sobredosis de botox. Escribo de lo que hay detrás de las cosas importantes: trabajo, tenacidad, fe. Escribo sobre lo que hay debajo del cuadro, debajo del escrito, esos trazos desaliñados que nunca vieron la luz quedando en un garabato del pensamiento, en un rugido del alma sin voz, en un sueño mudo que quiere gritar cada vez más fuerte aunque nadie lo oiga y se transforme en pesadilla, en un sobresalto sudoroso en mitad de la noche que te despierta sin dejar que vuelvas a dormir.

Escribo sobre las cosas que quiero decir y no soy capaz de decir; sobre el fracaso de lo que un día fue un proyecto de edificio majestuoso y nunca sobrepasó los cimientos. Busco las cosas que le den oxígeno a mi alma para seguir viviendo en los sueños.

Escribo desde la angustia de una idea que no es capaz de coger forma en el papel.

Escribo desde un sueño nocturno que no recuerdo y que no se deja escribir, acariciar con palabras hasta alcanzar lo sublime. Escribo de la nada aunque la nada no exista. Escribo sin escribir, solo por la necesidad de hacerlo, aunque no sepa decir lo que quiero decir. Quizás lo único que quiero, es gritar con palabras silenciosas, esas cosas que se dicen al oído, esas cosas que ya nadie quiere oír.

Ver Post >