Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

Tomas Martin Tamayo

EL SECRETO DEL AGUA
Diego Algaba 17-01-2017 | 11:10 | 0

Me encuentro con un día de vacaciones. Aprovecho para hacer unas gestiones en Aqualia. Camino despacio por calles silenciosas después del bullicio de la navidad: puertas grandes, zaguanes con macetas, casas de una planta, balcones con flores, fachada de colores, bares, tiendas. Camino contemplando la belleza del casco antiguo. Bonito para ver, difícil para vivir. Llego a Aqualia. Hay una cola importante, todos están callados mientras esperan su turno, no se oye un solo murmullo, una sola protesta. Yo vengo de otro ambiente más bullicioso. Es acogedora la silenciosa sala de espera de la oficina del agua frente al ruido de los centros sanitarios. Queda lejos aquellos años en los que las cosas médicas eran más respetadas.

Subo a la Plaza Alta. Compro un libro en la churrería de Moreno Zacudo por un euro. Regreso despacio. Hago fotos. En la calle del Obispo entro en la exposición de la sala Vaquero Poblador, no me llama la atención. Entro en la librería de la Diputación, compro un CD de la Kaita y el libro de Tomas Martín Tamayo, me lo dan en una bolsita blanca, coqueta, con asas de cuerda, meto también el comprado en la churrería: Francisco Umbral, Las ninfas, lo tengo, lo he leído, pero lo habré perdido en una de las mudanzas, es una de las desventajas que tiene vivir de alquiler.

Me gusta tener los libros leídos, tarde o temprano vuelvo a ellos. Desde hace años elijo a cuentagotas los nuevos. Me estoy perdiendo a “zafones”, catedrales y santo grial. Dedico mi tiempo a libros conocidos que me hacen sentir, pensar, reír, llorar… esos que sé que no me van a defraudar. El de Martín Tamayo, a pesar de ser nuevo, hay que leerlo. Hasta ahora solo llevo cien páginas pero me ha enganchado El secreto del agua: el maestro Antonio Godoy, su mujer Cristina, a su hijo Blas, al pueblo de Pajar de los Encinares y el cortijo de los Ojeda.

Siempre tengo dos libros encima de la mesa uno en prosa y otro en verso. Al de Tamayo, le acompaña Valente aunque El secreto del agua también es poesía. Ese pueblo de los Encinares ya siempre formará parte de mi como Macondo o Comala.

 

Ver Post >
FERIA DEL LIBRO
Diego Algaba 28-05-2016 | 8:12 | 0

Sentimientos, aventuras, conocimiento, todo escondido entre páginas con olor a tinta fresca recién sacadas de sus cuevas. Libros que salen al encuentro de lectores adictos y lectores nuevos.

Todo empezó un viernes por la tarde con la música y la poesía de Josele. el anterior vocalista del Desván del Duende. Después tomó la palabra Paloma Morcillo dentro de un vestido rojo y una sonrisa nerviosa de anfitriona satisfecha. El Alcalde leyó un texto que llevaba escrito. Eugenio Fuentes habló. lució con la delgadez de los que montan con frecuencia en bicicleta y la sabiduría de los que han cabalgado en más de una ocasión encima del rocín flaco con adarga en mano. Conocí a Agustín Muñoz del que he leído sus tribunas en este periódico, bien escritas y entretenidas en el día que Martín Tamayo le dedicó una columna. Fernando Valbuena: amable, campechano, cariñoso,me dijo con ese acento de vasco pacense que venía del homenaje de Copito celebrado la semana anterior. En la Cope habla de gastronomía, de toros en Onda cero, en este periódico escribe una columna los viernes, otra los domingos, participa en tertulias televisadas, hace presentaciones… Cada media hora se presenta un libro. Escritores sin lectores que igual que los reconocidos también han estado expuestos al relente de la soledad creativa y a horas y días de trabajo aunque no metan cabeza en el laberinto del mercado editorial. Pecellín Lancharro presentó su libro y Francisco Pilo y Plácido Ramirez  que siempre está  presente en todo lo que huele a poesía. Vi a Alfredo Liñan sentado en una banqueta. Lo conocí por su mirada escéptica, irónica y mordaz, como diciendo; chaval si sigues mirando te doy el domingo con el mazo de mi tambor. En la feria están las cosas importantes de la vida: amor, crimen, muerte pasión, risas y llantos, todo con el deseo de expandirse por Badajoz para que luego, en la intimidad, sentado en el sillón de casa, nos hablen al oído o nos griten a la conciencia. Libros prohibidos, lecturas nocturna, poesía, mujeres, hombres y niños muchos niños que miran con asombro a los cuentacuentos y a títeres sin banderas ni símbolos que los niños solo son niños y su patria es la imaginación.

 

 

Ver Post >
COLUMNISTAS.BUENAS COMPAÑIAS
Diego Algaba Mansilla 17-09-2013 | 8:00 | 0

fotografia de intergaleria

fotografia de intergaleria

A los columnistas y blogueros de HOY les han entrevistado este verano. Han respondido a un cuestionario aderezado con los artículos de los que escribimos en esta sección. Casi todos hemos coincidido contando veranos de nuestro pasado, nadie ha hablado de los actuales. El recuerdo va tejiendo en la memoria una realidad idealizada debido a esa tendencia que tenemos a borrar lo desagradable,como si todos hubiéramos tenido una juventud ideal.
Recordamos lo que queremos, somos los dueños de una memoria selectiva que deformamos a nuestro antojo en las dosis necesarias para tapar la realidad. Enmascaramos las horas de angustia y espera. La tierna juventud es esperar sin paciencia; un hormigueo en la sangre contrario a la calma. Se aspiraba a llegar final de los estudios, a conseguir un trabajo,un amor verdadero,la licencia de la mili, un porvenir que no llegaba, hasta que unos años después se presentaba todo de golpe, desde ese instante, empezamos a añorar el pasado, un pasado maquillado a nuestro antojo con una patina de dulce nostalgia,¡Oh! ¡Que bonito era todo! ¡Que jupy!.

En muchas ocasiones,cuando pulsamos las teclas del ordenador,estas se convierten en el sustituto de la realidad, un viaje en el tiempo, un traslado a un mundo que ya no existe. Escribimos inventando vivencias que se parecen a la realidad pero que no son la realidad,ya nadie recuerda aquellos confusos años, un conflicto interno permanente guiada por la sin razón, por cambios en el cuerpo en una cabeza sin formar,aunque la cabeza nunca termina de formarse,y algunas veces adquiere formas extrañas, una lucha entre el deseo, la emancipación, y la renuncia a la protección paterna y la seguridad en el refugio del hogar. Todo un mundo de contradicciones. Este verano, en las entrevistas, a a mi he ha tocado acompañar con mis escrito a dos los psicólogos: el articulista Chavero y el bloguero Pajuelo.
Alvarez Buiza dice que es un chinche con malas pulgas, Angel Gomez Espada un murciano que se sorprende cuando le llaman poeta. Luz Rueda tiene una hermosa y manoseada biblioteca. Alonso de la Torre es adicto a mirar y contar. Moises Cayetano quiere sacar a la luz los tesoros de la raya, Eugenio Fuentes dedico la mitad de su tiempo a enseñar a leer y la otra mitad a aprender a escribir, Valvuena, dice que tener una columna en HOY es un privilegio que implica mucha responsabilidad, y además me piropea por mi forma de escribir. De todas las entrevistas me quedo con muchas respuestas e ideas incluso de los dos o tres que me caen mal como decía Tamayo, a mi solo me cae mal uno, pero en esta noche en la que empieza a llover, después de soportar un angustioso calor, recuerdo al Perigallo; “ trabajo en el campo, no he ganado mucho pero no he tenido nunca a nadie que me mande”.
Amigo Idelfonso, todavía te debo una visita a Oliva para que me enseñes tus “jigueras” y tus “gorriatos” tu libertad y tu limpieza de alma. y que me des a probar el vino del pueblo que tomado a tu lado seguro que es uno de los mejores pitarra de la carta de pitarras.

Ver Post >