Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

verano

COLAS EN AGOSTO
Diego Algaba 27-08-2017 | 2:10 | 0

dsc01285-2El termómetro que mide la tranquilidad de Badajoz en agosto son los huecos libres en los aparcamientos y en este agosto hay muchos. Sin embargo, para los que nos quedamos este mes en casa,las colas y horas de espera aumentan.

Fui a desayunar el domingo dando un paseo en bici a los chiringuitos del río. Los de Badajoz nos hemos acostumbrado a desayunar en la calle así que solo había una mesa libre. Me senté, solo había una camarera. Una camarera que tenía más aspecto de estudiante universitaria ganándose unas perrillas que de profesional de la hostelería. Ella, sola, atendía todas las mesas. No daba abastos hacia un trabajo disciplinado: apuntaba con un bolígrafo en una libreta la consumición, luego lo comunicaba a la cocina, después venía con una remesa de cafés en una bandeja, luego salía con otra bandeja de tostadas para repartir entre las mesas. Me puso el café al cuarto de hora de pedirlo, cuando ya me lo había tomado, me dijo que quedaba poco para que saliese la tostada, Contesté que no se preocupase por la tostada. Pagué el café, 1,40 y me fui. Me pidió disculpa, pero ella no tenía la culpa, estaba sola para atender a todas las mesas y a los que había en la barra. No hemos acostumbrado, amparados en la dsc01042-2crisis, a que un solo trabajador realice el trabajo de dos o tres.

En el Centro de Salud, donde en invierno hay cuatro personas atendiendo al público en verano hay una. Una administrativa corriendo para atrás y para adelante, entran ganas de sentarse en algunos de los sillones que han quedado libre por vacaciones y no han sido ocupados por ningún sustituto, para echar una mano. El trabajador atiende a dos o tres cosas a la vez. Personas enfermas guardando colas, gente enfadada, y un solo trabajador realizando la tarea de los compañeros ausentes.

dsc00100-3Dicen que ya no estamos en la misma situación, que la economía se restituye, pero los trabajadores siguen haciendo el mismo esfuerzo que se les exigía al principio de la crisis. Uno realiza el trabajo de tres.

Las colas en agosto son como las de los museos de las grandes capitales cuando anuncian una exposición de Sorolla, Dalí,o exhiben el Guernica.

Ver Post >
JUNIO
Diego Algaba Mansilla 11-06-2014 | 9:30 | 2

isabel gallardo

isabel gallardo

Cada mes huele a algo diferente. Junio huele a feria de San Juan, a albero, a examen fin de curso, a vacaciones escolares, a chicharra, a amarillo seco, a impuesto de rodaje, al IBI.
Junio huele a mañana soleadas, al placer de despertar con la caricia de un sol tibio que gira el encendido de las ganas de vivir poniendo en marcha el ánimo para lanzarlo a conquistar una ciudad ya conquistada, pero cada victoria es diferente, cada día es distinto. El sol invita a contemplar su salida desde el puente viejo, se eleva por detrás del castillo, de las murallas mientras disfrutamos de perfumes matutinos, pero todo no es perfecto, de vez en cuando pasa un señor fumando o una señora camina impregnada en colonia como un penetrante insecticida anulando la pureza de la mañana en contraste con el frescor del amanecer, un impacto superior al del cubo pero sin denuncia. Será que su reparación no cuesta 800.000 euros, tanto vales tanta repercusión tienes.

foto de internet

foto de internet

En el Altozano huele a churros calentitos, en la Avenid Santa Marina a azahar .en la Plaza Alta a cante; En Cardenal Cisnero a trenes antiguos; en el Cerro de Reyes a albañiles en paro; en la Avenida de Huelva a tartas recién hechas; en Carolina Coronada a fruta de la mata;en el campus universitario a Podemos; en la Avenida de Elvas a zapateira; En los pasajes de Juan Sebastián Elcano a pan recién hecho; en María Auxiliadora a la voz del tapicero. Badajoz huele a pueblo venido a más a Ciudad pequeña, a tiza y pizarra, a la guardería donde los niños enseñan a soñar a sus maestras,(Lorena, Inma Nieves, Carolina) entre babetés, purés y corro de la patata.
Junio huele a manga corta a ombligos al aire,a bicicleta de alquiler, a biceps de gimnasio, a sombreros de paja,cerveza de barril, veladores en la calle, cigarros de liar,y verde, mucho verde, y pájaros muchos pájaros que pian y revolotean sin cesar en noches como esta.Papá un gua gua y un pipi me dice, empleando la lógica. Ella que todavía no conoce las trampas de la palabra. Ella que nunca engaña y pide la mano cuando quiere que le dé la mano y no la cartera, y me da un beso cuando lo que quiere es solo darme un beso Junio, otro mes. Que rápido crece la niña.Mientras unos corren hacia la vida otros nos sentamos a contar como pasa.

Ver Post >
CUANDO NO EXISTÍA EL BOTELLÓN
Diego Algaba Mansilla 20-07-2013 | 5:03 | 0

Ya hay muchos que no se acuerdan de cuando no existía el botellón, igual que hay otros que no recuerdan cuando no teníamos democracia. Ahora,todas las fiestas de Badajoz,ya sean recientes como los palomos o tradicionales como San Juan, terminan en un gigantesco botellón.

Hubo un tiempo en el que los jóvenes se divertián de otra manera aunque el fin fuese el mismo. Desde el Arcipreste de Hita hasta nuestros días, casi todos los hombres han tenido como objetivo el “arrejuntamiento con hembra placentera”. Cuando nos aproximamos al sexo contrario, el arma de de seducción más eficaz es tener una buena labia. La retórica,aunque parezca encaminada a la exaltación del espíritu,el único fin que tiene es satisfacer la bragueta.

Antes, muchos pacenses,ibamos a los pueblos donde había discotecas de verano. Un aliciente de las vacaciones eran las forasteras. Pensabamos que esas muchachas nacidas en el País Vasco o Cataluña, de padres extremeños, tenían un nivel superior, como si vinieran de la pasarela de la fábrica de montaje a lucir cuerpos métalicos ejerciendo su magnetismo con olor a horas de curro, dominando un vocabulario fino, de pronunciaciones perfectas, terminado las palabras y haciendo sonar las eses. Por aquellos entonces todavía no conocíamos a Ibarra, ni se había puesto de moda el orgullo de hablar en extremeño. Ellas eran de nuestra edad pero parecián mayores. A ellas yha les había llegado la libertad de mente, una cosa que viajaba en trenes que siempre paraban en Madrid, igual que ahora.

Para ligar lo importante era tener pico de oro, Cada noche de sábado inventabas tu propia biografía jugándote un revolcón. La suerte o mala suerte dependía de un instante, del lugar que ocuparas en la barra, de quien estaba a tu lado. Algunos,los más vivos, usaban la estrategia de colocarse en el mejor sitio del bar o de la pista de baile, otros, lo dejaban al azar. Los más seguros; los altos, delgados y atléticos no les hacía falta ninguna colocación, ni siquiera hablar-en alguna ocasión me he encontrado con algunos de aquellos, ahora calvos y panzones,paseando por las barras su alcoholismo silencioso- Los guapos, no tenía estrategia porque la estrategía era su cuerpo. Los demás, utilizabamos un lenguaje sonoro, como dictado por Ruben Dario, algunas veces cursi, había veces que te sorprendias a ti mismo diciendo palabras de las que desconocías su significado y que se podían volver en tu contra.

También estaban los que no iban a la discoteca y alucinaban con Leño y sus manera de vivir. Pero esa es otras historia, más densa, más de invierno.

 

Ver Post >
VOLVER AL PUEBLO
Diego Algaba Mansilla 28-09-2012 | 9:24 | 4

PUEBLOA muchos, que somos de ciudad, nos gustaría ser de pueblo para poder reencontrarnos con nuestro pasado, con nuestra familia en navidad, con nuestros Santos en Semana Santa y con nuestros amigos en la feria de verano. Los que tienen pueblo les gusta volver al lugar donde nacieron para recordar, cada cierto tiempo, cuales fueron sus orígenes,como llegaron a ser lo que son, de donde vienen, las dificultades y alegrías pasadas. Muchos que son de pueblo, no acaban de acostumbrarse a las prisas, a los ruido de coches, al humo de la ciudad y están deseando que lleguen las vacaciones para poder respirar y volver a reencontrase con la niñez, con amigos, con algún amor que se perdió por el afán de superación, por el sueño de conquistar la capital, por no pasar las calamidades de los padres, todo el día en el campo, a la intemperie, con calor en verano y frío en invierno. Los que son de pueblo pasaron de los pantalones cortos, de pisar charcos, cazar pájaros con tirador y andar entre los surcos, al asfalto, al piso con ascensor,a semáforos en rojo. A los que son de pueblo les gusta volver al campo, a la tierra, a coger un tomate de la mata con sabor a tomate, oír el sonido de los pájaros, ver los nidos, sentir como crece la hierba, volver a la fuente de donde bebían agua fresca que saciaba la sed como nunca después fue saciada. A los que son de pueblo les gusta reencontrase con los suyos, saltar hacía atrás en el tiempo, volver a recobrar el lenguaje de entonces: el “chacho” y el “me he jundio” hablar como hablaban utilizando el lenguaje del lugar, retomando los años donde no eran el Dr. Gutierrez en el hospital Marañon, el famoso licenciado Martín de Barcelona o el empresario de la fábrica de mármoles en Sevilla y volver a ser el hijo de vinagre, el escarranchao o el Ternera y beber vino en vaso chico y barras altas. Un retroceso en el tiempo para no olvidar nunca quienes son y quienes fueron.

Ver Post >