Hoy

img
Etiqueta: sol
...Y ESTAMOS EMPEZANDO JUNIO
img
Diego Algaba | 14-06-2017 | 16:08 |0

dsc04662-2El Sol asoma cada año más temprano, más fuerte y altanero, con más fuego en su interior, repartiendo rayos como palos por el sur. Sube la temperatura y mi lápiz, ligero de ropa, no se agarra al papel igual que cuando lleva encima todo el peso del abrigo invernal. Un lápiz liviano garabatea sin forma ni ideas. No tengo nada que decir, nada entre manos y menos en el pensamiento, solo esta pesadez que inunda mi cabeza con el daño de un sol que cae como una enorme piedra sin imaginación gritando: ¡ vacaciones! Intento escribir cerrando los ojos para oír el frío de la lluvia de meses pasados pero el calor se posa en mi ánimo anulando el viaje de regreso a noviembre, paralizando mi pensamiento. Aunque intente prescindir de este fuego no me deja, no puedo, se adhiere a la piel como una pesada carga, como una cuerda que me ata y me convierte en un ser inútil, lento y torpe, como un astronauta dentro de un escafandra.

Verano de bichos, de mosquitos, de cucarachas rojas, de chicharras invisibles y monótonas. Veranos de coches descapotables con cabezas descapotadas.

Empieza a llegar el calor de Badajoz a mi cabeza como una enfermedad neurológica. No tengo cuerpo ni para

Ver Post
SEPTIEMBRE CUANTO TE ECHO TE MENOS
img
Diego Algaba | 18-08-2015 | 15:07 |0

Otra vez estamos en agosto. Esto avanza a paso de gigantes. y este sol que me derrite los sesos y las ideas no se va. Un día tras otro golpea mi voluntad hasta hacer que me abandone a lo más profundo de la pereza intelectual, ya solo leo el As, ni eso, me limito a mirar a la chica de la última página. En estos días uno no sabe de que escribir, no soy capaz de ligar dos o tres reglones con sentido.

Oigo por todas partes: “tengo necesidad de desconectar” lo escucho en el trabajo, en Carrefur, en el bar. Y cuando llego a casa y enciendo el facebook veo las fotografías de los que están desconectando con una silla plegable en una mano, una sombrilla con publicidad en la otra y una mochila de colorines en la espalda de donde sobresale una toalla con grandes soles amarillos mientras intentan guardar el equilibrio andando por la arena caliente de una orilla que parece un concurso de imitadores de Chiquito de la Calzada. Se les ve con bañadores de colores del que sobresalen unas lorzas de un intenso invierno de sillón. Luego, por fin, se tumban en la silla y embadurnados con pringosas cremas se achicharran al sol rodeados de cuerpos tan lustrosos como los suyos y se

Ver Post