Hoy

img
Fecha: junio, 2016
“Mangas verdes”, la canción del primer Brexit.
Buzalén 25-06-2016 | 10:09 | 0


La tradición atribuye esta conocida canción al Rey Enrique VIII de Inglaterra (1491-1547) . Estaba dedicada a su amante y futura reina consorte, Ana Bolena, a la que el rey se refiere en secreto como ”greensleeves” (mangas verdes) por un vestido que la dama solía llevar en la corte, ocultando de esta manera el romance a su esposa.

Ana, que era la hija más joven de Tomás Bolena, primer conde de Wiltshire, rechazaba los intentos de Enrique de seducirla. A este rechazo aparentemente se alude en la canción, cuando el autor escribe «cast me off discourteously» («me repudias descortésmente»). No se sabe si la leyenda es cierta, pero la canción todavía se asocia comúnmente a dicha dama. Probablemente circuló en forma de manuscrito, como mucha música de uso social, mucho antes de que fuera impresa.

Enrique VIII fue el segundo monarca de la casa Tudor. Se casó seis veces y ejerció el poder más absoluto entre todos los monarcas ingleses. Entre los hechos más notables de su reinado se incluyen la ruptura con la Iglesia católica romana ( y por lo tanto con el Sacro Imperio Romano Germánico), primer gran “Brexit” de la historia,  el establecimiento del monarca como jefe supremo de la Iglesia de Inglaterra (Iglesia anglicana), la disolución de los monasterios y la unión de Inglaterra con Gales.
Su primera esposa fue Catalina de Aragón, hija menor de los Reyes Católicos, que tenía tan sólo 12 años cuando se quedó viuda del hermano de Enrique, Arturo. Cuando Enrique cumplió 18 años, se casó con ella. En total, tuvieron seis hijos: dos abortos, otros tres de sus hijos que murieron a las pocas horas de nacer y su hija María Tudor, conocida en el futuro como “bloody Mary”, la única que sobrevivió. A pesar de las corrientes infidelidades por parte del rey, su matrimonio duró 18 años pero Enrique se impacientó, preocupado por la necesidad de tener un sucesor varón y enamorado de Ana Bolena, solicitó la nulidad con el pretexto de la ilicitud del matrimonio celebrado entre cuñados. La reina defendió la validez del enlace por el hecho de que su matrimonio con Arturo no había sido consumado. Ante la imposibilidad de lograr la nulidad del matrimonio (el papa no podía enfrentarse al todopoderoso Carlos V) se autoproclamó jefe de la Iglesia Anglicana, se autoconcedió el divorcio y se casó con Ana Bolena (mangas verdes) que ya estaba embarazada de la que sería Isabel I de Inglaterra .Catalina fue trasladada al castillo de Kimbolton, donde murió el 7 de enero de 1536, a la edad de 50 años.
Poco duró la felicidad de Ana, tras la muerte de Catalina, daba a luz a un niño muerto. Enrique no se dignó a acudir al lecho de su esposa a consolarla. Ya había encontrado consuelo en otra dama, Jane Seymour. La reina fue acusada de adulterio por haber mantenido relaciones con distintos caballeros de la corte que confesaron bajo tortura y haber tenido relaciones incestuosas con su propio hermano. Ana Bolena fue trasladada a la Torre de Londres donde fue decapitada el 19 de mayo de 1536. Fue llamada “Ana de los mil días” porque ésa fue la duración de su reinado. Jane, que dio al rey su único heredero varón, (Eduardo VI que falleció a los quince años) murió de fiebres tras el parto. La siguiente sería Ana de Cléveris que la cuarta esposa, durante sólo seis meses, su matrimonio nunca se consumó, no llegó a ser coronada Reina de Inglaterra, lo que facilitó la anulación del mismo. Catalina Howard fue la quinta esposa, prima de Ana Bolena, también fue decapitada en la Torre de Londres. Catalina Parr fue la sexta y última esposa de Enrique VIII, y la única que lo sobrevivió. Ha pasado a la historia como la Reina de Inglaterra que estuvo casada más veces, ya que tuvo cuatro maridos en total, de los cuales Enrique VIII fue el tercero.

Triste trasfondo para una hermosa canción de amor.

Ver Post >
El sitio de mi recreo
Buzalén 18-06-2016 | 7:34 | 0

Si hay un motivo por el que la música es grande, es sin duda por las sensaciones y sentimientos que es capaz de provocar en nosotros; tristeza, alegría, melancolía, esperanza… a veces una u otra según el momento, o a veces todas juntas. Para algunas personas la música se convierte en un recurso para volver a encontrar la ilusión o la seguridad perdida, un lugar íntimo donde ahuyentar nuestros miedos y coger fuerzas para empezar de nuevo, el sitio de nuestro recreo.
En nuestro caso, como puede verse en el vídeo, ese sitio es sin duda alguna Hornachos, el pueblo que nos vio nacer y crecer como artistas, aunque Extremadura entera es la referencia afectiva que permanece más allá del tiempo y la distancia para tantas y tantas personas que aquí nacieron o aquí descubrieron la belleza en su estado más puro.

Esta canción es un claro ejemplo de como, en el arte, lo particular puede convertirse en universal. En palabras de su autor, Antonio Vega;“se trata de una canción paisajística, responde a un momento de inspiración en el que encuentras una secuencia que te lleva por un camino. Habla de los lugares donde uno se encuentra a gusto física y espiritualmente. Más que un lugar es un estado de consenso contigo mismo, un lugar no conflictivo.”Una canción de apariencia simple y frágil, dotada de una especial sensibilidad en la que la desnuda voz de Antonio y los finos acordes de guitarra son capaces de sacudir profundamente tu alma, de sumergirte en tus sueños y de evadirte de tu cuerpo mientras una ligera brisa te acaricia en infinitos campos que solo pueden ser vistos con los ojos cerrados .
Antonio Vega fue el tercero de seis hermanos de una familia de clase media-alta madrileña; su padre era un afamado médico traumatólogo. De carácter inquieto, destacó pronto en casi cualquier disciplina, tanto en las físicas como en las intelectuales. En unas pruebas psicológicas puntuó 168 de cociente intelectual. Estudió en el Liceo Francés de Madrid, donde actuó por primera vez a los 14 años .Inició diferentes estudios, que no llegó a terminar: arquitectura, sociología, pilotaje de aviones. En 1977 cumplió su servicio militar en Valencia, durante el cual compuso su canción más conocida, Chica de ayer. Finalmente, en 1978 entraba a formar parte de Nacha Pop, que se formaba entonces con exmiembros de Uhu-helicopter, la banda de Nacho García Vega con la que Antonio ya tocaba ocasionalmente antes de irse a la mili.
Fue un compositor y cantante muy especial, con una capacidad casi única para tocar la fibra sensible del oyente gracias a su habilidad melódica y aliento poético. Y es que Antonio vivió muchos años de prestado. Su tortuosa relación con la heroína desde los años 80 creó en los últimos años de su vida una crónica de muerte anunciada. En este sentido, muchos piensan  que tal vez sin la droga, y por consiguiente sin las penurias, desolación e incluso el desvarío que ella conllevan, no hubiera nunca compuesto esta y otras canciones como Lucha de gigantes o Se dejaba llevar (que precisamente habla de la heroína). A finales de los 80 Vega comienza una etapa en solitario mucho más intimista. El sitio de mi recreo fue escrita a toda prisa una tarde en Ibiza e incluida en el álbum homónimo, compuesto por una selección de canciones de Nacha Pop y de su primer trabajo en solitario, no hay duda es de que se trata de una de las cimas creativas de la música española.
El 20 de abril de 2009 fue ingresado en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid debido a una neumonía aguda que le obligó a suspender su gira.12 Falleció el 12 de Mayo siguiente, a los 51 años de edad, a consecuencia de un cáncer de pulmón que le habían diagnosticado meses antes .En su etapa final llegó a estar secuestrado en su propio apartamento de la calle Ferrocarril por macarras que reclamaban una deuda.  El propio Antonio solía presumir de sus correrías ante los periodistas musicales: “Un día duermo en un hotel de cinco estrellas y al siguiente estoy pillando en un poblado con Manolo de la UVI“, te soltaba con un punto presumido. Se le ha calificado de genio hipersensible. Oficialmente, Vega era “ese chico triste y solitario“, expresión que incluso sirvió de título a uno de sus numerosos recopilatorios.

Ver Post >
Hava Naguila (Alegrémonos)
Buzalén 11-06-2016 | 8:51 | 0


Hava nagila (הבה נגילה) es una canción tradicional hebrea, cuyo título significa “Alegrémonos”. Se trata de una canción de celebración, especialmente popular entre las comunidades seculares y un elemento básico del repertorio de las bandas en festivales de música judía. Hava Nagila es la canción judía más famosa del mundo. Cuentan que en una academia rabínica de Jerusalén, un maestro tarareó una melodía y les dio a los niños la tarea de escribir un verso que se adaptase a ella. Moshé Nathanson, de 12 años, ganó el concurso con su poema Hava Nagila. El niño se inspiró en el Salmo 118, versículo 24, “Zeh hayom asah Adonai; nagila ve nismeja bo,” “Éste es el día que hizo el señor, gocémonos y alegrémonos en Él”.

הבה נגילה Hava nagila Alegrémonos
הבה נגילה ונשמחהHava nagila venismejá Alegrémonos y seamos felices
הבה נרננה Hava neranená Cantemos
הבה נרננה ונשמחהHava neranená venismejá Cantemos y seamos felices
עורו אחים Uru, Uru ajim!¡Despertad, despertad, hermanos!
עורו אחים בלב שמח Belev sameaj con un corazón feliz.

Aunque la canción nació en Israel es de raíz yasídica, es decir, que llegó a Palestina a principios del siglo XX de manos de los inmigrantes europeos. La letra de algunas canciones fueron traducidas del yidis al hebreo. El yidis es una lengua milenaria, se desarrolló tanto en Europa Central como en Europa del Este a partir del siglo X y fue desde evolucionado en cada una de estas regiones junto a las lenguas locales. Tras la emigración de la población judía hacia el continente americano, y particularmente debido a los devastadores efectos del Holocausto, la población que hablaba yidis fue reducida de 13 millones en 1930 a 3 millones de personas en 2005.Los judíos ortodoxos emplean a diario esta lengua para comunicarse entre ellos, ya que consideran que la lengua hebrea propia de la Antigüedad es sagrada y sólo debe ser empleada en las plegarias o para el estudio de la Torá (el núcleo central de la biblia judía).

La otra gran corriente dentro de la música hebrea es la música sefaradí es distintiva de la comunidad judía proveniente en la Península Ibérica. Hay tres tipos de canciones sefaradíes: las canciones de actualidad y entretenimiento, el romance y las canciones espirituales o ceremoniales. Sus letras pueden estar escritas en hebreo (sobre todo las religiosas) y en judeoespañol. Tras la expulsión de los judíos de España y Portugal, esta música se propagó desde la Península Ibérica por Marruecos y a varias partes del Imperio otomano, como Turquía, Grecia, Jerusalén, los Balcanes y Egipto. También por parte de Hispanoamérica, como en Argentina. La música sefaradí se adaptó a cada uno de estos lugares.  Partiendo de comunidades como la de Hervás asimiló los tonos agudos del norte de África, incluyendo su típico ulular, los ritmos de los Balcanes, por ejemplo en compás de 9/8 y el modo turco maqam. Música y poesía nacida en las juderías de Extremadura y resto de comunidades de Sefarad (nombre hebreo para la península ibérica) para el mundo.

Ver Post >
Somos polvo en el viento
Buzalén 04-06-2016 | 8:21 | 0


«Dust in The Wind» es una canción de Kansas que ofrece una reflexión sobre el sentido de la vida haciéndose eco de la máxima de Virgilio “tempus fugit” (el tiempo se escapa) y de un antiguo poema de los indios nativos americanos “pues todo lo que somos es polvo en el viento”. Es el séptimo tema del álbum “Point of Know Return” lanzado en 1977 por esta banda estadounidense de rock progresivo, escrita por Kerry Livgren, es una de sus primeras piezas acústicas.  Nos hace recordar que no somos nada en realidad si nos comparamos con el universo.
Según la tradición judeocristiana el término hebreo para nombrar al primer hombre (Adán) es justo la mitad de la palabra tierra (adamah) expresando así la unión inexorable entre el ser humano y el suelo que lo vio nacer, o como también recoge en el libro del Génesis “con el sudor de tu frente comerás pan hasta que vuelvas al suelo, porque de él fuiste tomado, porque polvo eres y a polvo volverás”. El simple hecho de hablar del asunto nos puede parecer deprimente, pero la canción parece tener justo el sentido contrario y fomentar una conciencia clara de vivir el presente, de cuidar y no atentar con lo que de por si no es eterno, llámese planeta tierra, naturaleza, familia, amigos o uno mismo, y al mismo tiempo recordarnos que la arrogancia no tiene cabida en nuestra existencia, que el poder y el dinero no nos hacen eternos.

Existe también un cierto paralelismo con la frase más conocida del Eclesiastés , el más breve de los escritos sapienciales, “vanidad de vanidades y todas las cosas son vanidad”, un libro con un tono marcadamente existencial. Uno de los temas principales del Eclesiastés es el conocido precepto del “carpe diem” (disfruta del día, disfruta del momento, aprovecha lo que la vida te ofrece);

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar, y tiempo de curar;tiempo de destruir y tiempo de edificar;tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de lamentarse y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras;tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer;tiempo de guerra, y tiempo de paz.¿Qué provecho tiene el que trabaja de aquello en que se afana? Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él. Todo va a un mismo lugar; todo es hecho del polvo, y todo volverá al mismo polvo”. El texto íntegro se convirtió nuevamente en canción con “Turn! Turn! Turn!”, composición original de Pete Seeger grabada por The Byrds en septiembre de 1965 alcanzando el éxito de inmediato y llegando al número 1 de las listas de éxitos. La sesión de grabación duró una semana y se necesitaron 78 tomas para completarla. El éxito del tema convirtió a The Byrds en pioneros del sonido folk-rock norteamericano y supuso la consolidación del género como tendencia musical.

Ver Post >
Sobre el autor Buzalén
Antonio Javier Calero (guitarra) y Javier Gómez (voz), dos hornachegos formados en conservatorios de nuestra Comunidad, apasionados por la corriente musical que nace en el S.XVI con la vihuela y llega hasta nuestros días, rescatando temas de autores extremeños poco conocidos para el gran público como Hernando de Franco o Juan Vázquez. Nuestro disco “Caminando” es el resultado de todo este trabajo conjunto, las canciones han sido compuestas entre los dos y en él se percibe la influencia de algunos de nuestros referentes artísticos como la bossa-nova, las canciones tradicionales e infantiles, la preocupación por el medio ambiente, la fugacidad de las cosas, los derechos de la infancia... un trabajo humilde que pretende compartir lo que somos. Llevamos a cabo de forma quincenal un espacio divulgativo en Canal Extremadura Radio dentro del programa "el sol dale por el Oeste" en el que interpretamos en directo una canción de nuestro repertorio y explicamos la conexión cultural que tiene con Extremadura.