Hoy

img
Habitar el Paraíso, Vegaviana (Cáceres)
img
Víctor Gibello | 12-12-2014 | 13:15| 0
Vista de Vegaviana desde la cañada./ Víctor Gibello
Vista de Vegaviana desde la cañada./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE VEGAVIANA / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Durante milenios el hombre vivió en la Naturaleza. Formó parte de ella. Su comportamiento no difería sustancialmente del de los animales que conformaban el sistema complejo y maravilloso que habitaba. Con el tiempo fue capaz de domesticar bestias y plantas. Esta mezcla de habilidades y conocimientos adquiridos fueron distanciándolo hasta creerse capaz de dominar a la Madre. Se alejó tanto que ya no se reconocía en Ella. En lugar de buscar el sustento que todo ser necesita para la vida, devoró lo que encontró a su paso. Taló bosques, desecó lagos, convirtió vergeles en desiertos, emponzoñó océanos enteros y provocó la extinción de especies, hasta el punto de poner en riesgo su propia existencia.

Este podría ser el argumento de una narración apocalíptica, pero, desgraciadamente, es un brevísimo resumen de nuestra historia como especie sobre el planeta. Desde el periodo neolítico hasta nuestros días, el hombre ha tomado un camino cada vez más alejado de su esencia. Los cambios se han sucedido vertiginosamente durante los dos últimos siglos merced a los avances tecnológicos. Hemos llegado a considerarnos el centro del Universo, seres ajenos a nuestro mundo, como si estuviéramos insertados en un entorno extraño, un entorno que explotar y esquilmar sin más medida que las propias “necesidades”.

Como parte de este proceso, los humanos dejaron de morar en cuevas y campamentos al aire libre, en pequeños grupos, y pasaron a ocupar terrenos abiertos en los que levantaron pueblos de año en año más grandes. El nómada se convirtió en sedentario, el campamento estacional dio paso al asentamiento estable. Nacieron pueblos, crecieron ciudades y el ámbito de la naturaleza quedó relegado, fuera del espacio doméstico, expulsado.

Por razones de seguridad, pero también económicas, jurídicas, simbólicas y/o religiosas se elevaron murallas que no hicieron sino definir una barrera que separaba físicamente el campo de la ciudad, el espacio de la naturaleza, más o menos domesticada, de la residencia del hombre. La naturaleza, el campo, más allá de las murallas tornó área subordinada destinada a proveer de materias primas y alimentos para el insaciable estómago urbano.

La ciudad moderna eliminó las murallas o las convirtió en reliquias del pasado; sin embargo, la barrera campo-urbe siguió perfectamente definida sobre los planos. Cual si de un límite invisible se tratara, las líneas trazadas por arquitectos y urbanistas siguieron separando al hombre del medio natural, quizás por costumbre, quizás por incomprensión, quizás por falta de sensibilidad y conocimiento, quizás por no reflexionar adecuadamente sobre las verdaderas necesidades de nuestro espíritu dormido.

Vista de entorno de Vegaviana./ Víctor Gibello
Vista de entorno de Vegaviana./ Víctor Gibello

 

Toda regla tiene su excepción. Vegaviana es absolutamente excepcional en muchos sentidos. La culminación de una utopía urbanística creada para dar cobijo al hombre y a la naturaleza, un hogar para ambos, integrados, como antaño, como en los tiempos más felices.

Veamos los antecedentes y el contexto en que surge.

La necesidad de tierras para la abundante masa campesina de la España del siglo XIX era más que evidente. Jornaleros que malvivían de su trabajo, siempre pagado con miseria, reclamaban una reforma agraria. El viejo sueño de tierras para el que las trabaja fue una exigencia recurrente durante generaciones. Hoy, con el campo abandonado a su suerte, la petición parece de tiempos antiquísimos y, en realidad, hasta recientemente se seguía reclamando.

El movimiento regeneracionista de finales del siglo XIX planteó reformas generales en las que el agua y la agricultura estaban estrechamente vinculadas. Así fue recogido por la Ley de Colonización Interior promulgada en 1907. De su espíritu bebió el Plan Nacional de Obras Hidráulicas de la II República, publicado en 1934. La brevedad del periodo republicano impidió la ejecución de las obras programadas para la colonización de áreas del Guadalquivir y Guadalmellato. En los años del franquismo se retomaron algunas de las ideas previas y se materializaron numerosas obras públicas que permitieron la colonización y explotación de zonas muy deprimidas del país.

El Instituto Nacional de la Colonización, ente gestor creado en 1939, levantó 296 nuevas poblaciones en España entre 1945 y 1975, un esfuerzo descomunal para un país devastado por la Guerra Civil, destrozado económica y moralmente. Más de 52.000 familias de colonos y unas 5.200 de obreros fueron movilizadas, trasladadas a enclaves hasta entonces inexistentes. De los 296 pueblos, 63 fueron construidos en Extremadura (42 en Badajoz y 21 en Cáceres). El Plan Badajoz acaparó buena parte de los recursos disponibles en la región.

Tierras de labor de Vegaviana./ Víctor Gibello
Tierras de labor de Vegaviana./ Víctor Gibello

 

Pero es en la provincia de Cáceres donde se alza uno de los ejemplos más representativos de la dinámica colonizadora, de su urbanismo y arquitectura. Un ejemplo estudiado y alabado internacionalmente por sus múltiples bondades, un modelo estudiado por promociones de arquitectos y que resulta casi desconocido para muchos extremeños, Vegaviana.

Vegaviana no sería Vegaviana sin José Luis Fernández del Amo, el arquitecto que la diseñó. El día 29 se cumplirían 100 años de su nacimiento. De algún modo quiero que este artículo sea un homenaje a su memoria, a su obra y a la bonhomía que reflejan su trabajo y sus escritos.

Si bien las primeras obras ejecutadas por el Instituto Nacional de la Colonización fueron muy conservadoras en cuanto a planteamientos y modelos de referencia, los años 50 trajeron aires renovadores de la mano de una nueva generación de arquitectos encabezada por Fernández del Amo, de la Sota, Corrales y Cavestany. Poco a poco, ideas innovadoras fueron calando en el Instituto hasta dar lugar a obras realmente vanguardistas en las que novedosos trazados y códigos arquitectónicos modernos sustituyeron las manidas fórmulas tradicionalistas e historicistas obsoletas.

La investigación de fórmulas coherentes por parte de los técnicos es reflejo de la dedicación y el entusiasmo con el que estos jóvenes acometieron las tareas encomendadas. Fruto del estudio y del conocimiento de otras realidades constructivas, sus trabajos muestran la influencia, entre otras, de la escuela nórdica, donde Alvar Aalto y Arne Jacobsen promulgaban un racionalismo organicista ligado a las necesidades humanas.

Así, pese a la escasez de recursos, se realizó la arquitectura más vanguardista de su tiempo, una arquitectura que se adentra en el campo y que crea imágenes nuevas basadas en la repetición de módulos y formas puras. Con sorpresa, el medio rural contempló estas novedades de las que se creía ajeno y las terminó asumiendo con naturalidad absoluta. Quizás sean la escala humana, la racionalidad modular, la honradez del diseño, los materiales propios de la zona y la sencillez con que fueron creados las garantías de su éxito, pues se alcanzaron cotas aún no superadas por la arquitectura española contemporánea.

El pueblo se erigió en las cercanías de la Sierra de Gata, próximo al pantano del Borbollón sobre el río Árrago, en la finca denominada Entrearroyos. En Vegaviana y Moheda de Gata, ambos nuevos, así como en Moraleja y Huélaga se planificó el asentamiento de unas 1.500 familias que pondrían en cultivo amplias zonas irrigadas gracias al embalse. En 1954, aún con el proyecto definitivo sin aprobar, comenzaron las obras de construcción del pueblo, obras que se prolongarían hasta 1958. Además, se erigieron en el entorno otras 257 viviendas, terminadas en 1966, en los parajes denominados Mata Baja, Mata Alta, La Quinta, Rozacorderos, La Morra y Porciones dotados de escuela-capilla, realizados por el arquitecto Manuel Jiménez Varea.

Juego de repetición de volúmenes./ Víctor Gibello
Juego de repetición de volúmenes./ Víctor Gibello

 

El planteamiento general con el que se diseñó Vegaviana fue absolutamente rupturista y genial. Sáenz de Oiza señaló que en Vegaviana Fernández del Amo invirtió la historia al promover que el pueblo protegiera la Naturaleza en lugar de destruirla. Tengo la misma opinión. Hay que recordar que al introducir el regadío, las antiguas dehesas fueron desmontadas para abrir espacio a los cultivos, circunstancia que conllevó el talado de miles de encinas centenarias. Vegaviana acogió la dehesa en su interior, la respetó y la valoró, favoreciendo la armónica convivencia con los vecinos.

Plaza de la Montaña./ Víctor Gibello
Plaza de la Montaña./ Víctor Gibello

 

Desde el punto de vista urbanístico, Vegaviana se estructura en amplios espacios libres en los que el arbolado y la vegetación autóctona se mantienen no como decorado, sino como parte sustancial del lugar. Esta vegetación también crea un anillo perimetral verde, natural, no cultivado. Vegetación y viviendas constituyen cuatro grandes manzanas rodeadas por una red de circulación para carros y vehículos a motor, siendo totalmente peatonales las zonas interiores, con senderos que discurren entre los árboles. Los edificios de uso comercial y públicos se disponen en la zona central, en torno a dos plazas (la de José Luis Fernández del Amo, antes de la Jara, y la de los Artesanos) separadas, pero conectadas también peatonalmente. La configuración, aun siendo muy regular, no es hipodámica, pues el diseño define ligeras curvas capaces de romper con lo que hubiera supuesto una ortogonalidad excesiva. Las curvas, la irregularidad de las dimensiones de las manzanas, los frentes de viviendas dispuestos en dientes de sierra, con entrantes y salientes muy marcados, ayudaron a romper con el diseño rígido y, aún así, el resultado es armónico, coherente, funcional y estéticamente muy atractivo.

Los edificios públicos destacan por encima del caserío, de dimensiones más modestas. Ayuntamiento, iglesia y escuelas están alineados. El ayuntamiento dispone de torre del reloj y soportales en planta baja.

Imagen del interior del templo./ Víctor Gibello
Imagen del interior del templo./ Víctor Gibello

 

La iglesia no tiene una configuración canónica; posee una sola nave cubierta con bóveda de cañón y dos torres en la fachada principal en la que también se ofrece un mural de azulejería con representación de la Virgen de Fátima. En el interior destaca el Calvario que preside el templo y las interesantes vidrieras. Para todo ello del Amo se rodeó de un grupo de artistas de la vanguardia española de su tiempo, entre ellos J. Canivet, J. L. Sánchez, A. Suárez y A. Valdivieso.

Detalle de Calvario junto al altar./ Víctor Gibello
Detalle de Calvario junto al altar./ Víctor Gibello

 

La escuela destaca por su diseño curvo y la presencia de una torre que compite en altura con las de la iglesia. Tenía siete aulas y casa para maestros.

Torre de la escuela./ Víctor Gibello
Torre de la escuela./ Víctor Gibello

Se diseñaron seis tipos de viviendas diferentes para colonos y una para obreros agrícolas. Todo en ellas, la casa, el establo, el almacén, etc., está definido con un criterio funcional, pensado para el uso al que iban a estar destinados. Fernández del Amo ideó desde la retícula urbana, hasta el pomo de las puertas, un trabajo creativo enorme, el sueño de todo arquitecto. Con gran dedicación consiguió crear un conjunto especial en el que tradición y modernidad se daban la mano, en el que campo y ciudad convivían, en el que la funcionalidad estaba ligada a la calidad del diseño. Un Paraíso para el hombre que parece independiente de las tierras de cultivo que lo rodean, una colonia en la naturaleza dotado de unas condiciones de vida óptimas para sus moradores.

El trabajo realizado por Fernández del Amo fue de tal calidad que en 1958, en el V Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos celebrado en Moscú recibió la Mención de Honor. Distinción a la que siguió el Premio Anual de la Crítica de Artes Plásticas en 1959 por una exposición sobre Vegaviana. En 1961 le fue otorgada medalla de Oro en la VII Bienal de Sao Paulo en el apartado de Panificación de Concentraciones Urbanas con un jurado presidido por Niemeyer. El Ministerio de Fomento editó en 1998 la Guía de Arquitectura para catalogar e inventariar el Patrimonio Arquitectónico de España, en ella aparece Vegaviana como una de las 17 obras maestras de la arquitectura española del siglo XX. En octubre de 2012, para celebrar el Día Mundial de la Arquitectura, la Fundación DOCOMOMO Ibérico colocó una placa en el ayuntamiento como recordatorio y reconocimiento de obra magnífica.

Casa y árbol comparten el espacio./ Víctor Gibello
Casa y árbol comparten el espacio./ Víctor Gibello

 

Vegaviana es modelo y referencia en las escuelas de Arquitectura, un ejemplo a seguir para todos los arquitectos de práctica profesional honesta capaz de mostrar que con escasos recursos pueden alcanzarse altas cotas de excelencia.

Es deber de todos, especialmente de las instituciones, proteger este tesoro que engalana nuestra tierra y legarlo del mejor de los modos posibles a las próximas generaciones. Para ello el conjunto de Vegaviana ha de ser dotado de normas y figuras de planeamiento que lo defiendan de las amenazas que lo cercan, pues ni siquiera existe un Plan General Municipal aprobado que regule las actuaciones en el espacio; amenazas que constituyen un riesgo real para la continuidad del pueblo con las características que lo hacen único, exclusivo. Entre ellas hay que citar la ampliación del poblado con manzanas cuya arquitectura no se armoniza con la precedente, la pavimentación innecesaria de áreas en las que la vegetación autóctona debería prevalecer y la remodelación incontrolada del exterior de las vivienda.

Recientemente, como medida tendente a su salvaguarda, la Consejería de Educación y Cultura ha incoado la Declaración de Bien de Interés Cultural en calidad de Conjunto Histórico a Vegaviana.

Esta es la segunda vez que se plantea. En esta ocasión, como en la anterior, cuenta con el rechazo del Ayuntamiento de la localidad, que entiende que la declaración puede causar perjuicios en el futuro desarrollo del municipio. En la ciudadanía hay cierto malestar e inquietud, probablemente porque maneja una información incompleta. Desde la Consejería de Educación y Cultura se debería hacer didáctica y explicar abiertamente qué supondrá para Vegaviana su reconocimiento como Conjunto Histórico.

Paseando por Vegaviana./ Víctor Gibello
Paseando por Vegaviana./ Víctor Gibello

 

Lejos de polemizar sobre la conveniencia de la incoación, ha de comprenderse por parte de los habitantes de Vegaviana que poseer un paraíso como el que habitan supone un gran privilegio, pero también importantes responsabilidades. El futuro de Vegaviana, estoy convencido, pasa por el mantenimiento del conjunto, por la conservación de todos los elementos que lo hacen singular, pues es precisamente esa singularidad una garantía de éxitos para el presente y para el futuro. La declaración de Bien de Interés Cultural traerá, además, medios para el sostenimiento de los bienes públicos y ayudas para la mejora de los privados, pudiendo acogerse la localidad a diversos programas de mantenimiento y conservación de Bienes Culturales.

Para comprobar como una declaración de Conjunto Histórico no sólo no supone un perjuicio para la ciudadanía, sino que representa una iniciativa capaz de agilizar su economía, bastaría analizar otros ejemplos regionales. En todos ellos se percibe un dinamismo económico superior al de poblaciones carentes de declaración patrimonial alguna. El Patrimonio genera sinergias que dinamizan pueblos y ciudades, se convierten en motores de desarrollo.

Fuente junto a cabecera de la iglesia./ Víctor Gibello
Fuente junto a cabecera de la iglesia./ Víctor Gibello

 

Para realizar las fotografías que aparecen en el artículo, viajo hasta Vegaviana. Llego al desvío del pueblo acompañado de la música de Ray Lamontagne. Suena la canción Let it be me mientras esquivo los múltiples baches abiertos en la carretera. Es lamentable que las instituciones responsables tengan abandonado de este modo a Vegaviana.

Alcanzo la población y recorro sus calles muy despacio, casi con la misma cadencia que Lamontagne toca la guitarra. Me deleito con la vegetación, con los juegos de luces y sombras de las casas. Hago un recorrido general por las calles transitables cruzándome con numerosos ciclistas octogenarios. Esta debe ser una de las poblaciones españolas con más bicicletas en uso per cápita.

Incluso las puertas de las cocheras son hermosas en Vegaviana./ Víctor Gibello
Incluso las puertas de las cocheras son hermosas en Vegaviana./ Víctor Gibello

 

Dejo el coche aparcado junto al Ayuntamiento y me adentro en esta peculiar dehesa habitada por árboles, casas y personas. Charlo con algunos vecinos encantados de narrarme sus peripecias vitales, sus orígenes y el modo fecundo de arraigar en una tierra que no era la de sus mayores. Me sorprende la vitalidad y buen talante de todas las personas con las que me cruzo, obviamente la salubridad del emplazamiento y el diseño de pueblo y viviendas han de ser algunos de los factores responsables de ello.

Detalle de casas entre arbolado./ Víctor Gibello
Detalle de casas entre arbolado./ Víctor Gibello

 

Converso con Juana, que llegó siendo una moza al pueblo y nunca ha tenido intención de abandonarlo. Aquí encontró el hogar que todos ansiamos. No hay sitio mejor que Vegaviana, afirma con rotundidad. Me cuenta que los principios fueron muy sacrificados. Vivieron una larga temporada en barracones carentes de las comodidades básicas. El trabajo entonces era durísimo, había que abrir monte para lograr tierra cultivable, no había instalaciones ni infraestructuras aún. A pesar de ello, del origen dispar de las familias, procedentes de muchos pueblos, y de que las primeras cosechas no fueron favorables, recuerda los sentimientos de ilusión y unión de todos, sentimientos que todavía la emocionan. Todos se ayudaban para salir adelante, la solidaridad era la norma. Me comenta el caso de Antonio, que enfermó gravemente. Dado que no tenía recursos para pagar los costes médicos, entre todos costearon su tratamiento; desde entonces fue conocido como Antonio El Enfermo. Percibo sus ojos vidriosos cuando, con pena no contenida, habla de cómo han cambiado las cosas. “La política no ha hecho más que crear desunión y enfrentamientos en el pueblo, esto ya no es lo que era”, reflexiona. La compañera con la que camina asiente con su cabeza, tiene su mismo pensamiento.

Anciana tomando el sol a la puerta de su casa rodeada de flores./ Víctor Gibello
Anciana tomando el sol a la puerta de su casa rodeada de flores./ Víctor Gibello

 

Las dejo con su paseo matinal, yo transito en dirección opuesta a ellas. Pienso en los tiempos iniciales de la colonia. Habitualmente, cuando los técnicos definimos Vegaviana y otras poblaciones coetáneas tendemos a referirnos al espacio, a las viviendas, a los edificios públicos y, sin querer, olvidamos al actor principal de esta formidable aventura: el colono.

En la España de la posguerra y el hambre, miles de familias se movilizaron en un fenómeno sin precedentes en los tiempos modernos. Buscaban una vida mejor, la prosperidad negada, lograr que sus retoños salieran adelante. Los imagino determinados a enfrentarse a cuanto hiciera falta, a remover la tierra con sus manos si fuera necesario. Para mí ellos representan la imagen contemporánea del frontero medieval, de esos valientes dispuestos a arriesgar su vida en pos de una tierra de esperanza, en pos de una vida digna.

Es emocionante contemplar como muchos cumplieron su sueño. Sus hijos y nietos siguen morando en el espacio que tantos esfuerzos costó conseguir, ellos viven en un enclave privilegiado nacido de sudores y trabajos incontables. Honremos la memoria del colono, de alguna forma todos lo somos o lo seremos en algún momento de nuestra vida en el que habremos de abrirnos paso para alcanzar tierra virgen donde sembrar sueños y esperanzas.

Vista de la Plaza de José Luis Fernández del Amo./ Víctor Gibello
Vista de la Plaza de José Luis Fernández del Amo./ Víctor Gibello

 

Terminado el recorrido, regreso al coche. Me detengo a observar la escultura al colono. No sé cuantos de ellos se verán representados en ese conjunto metálico, lo que sí puedo garantizar es que los gorriones han colonizado su interior con decenas de nidos, su algarabía se oye a distancia.

He de abandonar Vegaviana sin poder contemplar las espléndidas puestas de sol que los vecinos afirman disfrutar. Prometo volver a fotografiar los atardeceres y la noche, pues, según me han asegurado, está llena de estrellas. Como despedida y evocación del ocaso no observado, recuerdo la canción Allá se me ponga el sol. Fue compuesta entre fines del siglo XV e inicios del XVI por Juan Ponce, canción que forma parte del denominado Cancionero de Palacio, conservado en el Palacio Real de Madrid. La versión que ofrezco es la realizada por Delia Agúndez y el agrupación musical Cinco Siglos. Delia es una soprano cacereña de voz maravillosa que pasea su arte por media Europa y nos regala actuaciones memorables en cada concierto, como solista y formando parte de diversas agrupaciones musicales. Alejada del divismo que caracteriza a muchos de sus compañeros de profesión, Delia conecta fácilmente con el público gracias a la simpatía y la cercanía naturales con que interactúa.

Me marcho ya con la voz de Delia y con una frase para la reflexión de José Luis Fernández del Amo, toda una declaración de intenciones que habla de la filosofía en que cimentó su gran obra:

Solo hay una arquitectura: la que sirve al hombre. Pero tenemos el deber, la responsabilidad de hacer que ese hombre quiera vivir mejor. Que la arquitectura le asista en una auténtica superación: la casa, el taller, la escuela, la iglesia, la ciudad. Desde fuera y por dentro, desde el urbanismo a la interioridad. Hacerle grato el entrar en la casa y el salir de ella. Quitar fronteras, chafar orgullos, reducir diferencias, que todo sea recinto de convivencia y el ámbito de su paz. Que la objetiva virtualidad del arte le llegue al espacio vital y al utensilio. Que se sienta bien y se haga mejor. Que le proteja de la intemperie y le alivie de las fuerzas oscuras que ensombrecen el mundo”.

Casas de la Plaza de la Isla./ Víctor Gibello
Casas de la Plaza de la Isla./ Víctor Gibello

 

Ver Post >
Memoria de la vida campesina: arquitectura vernácula en la Dehesa de Hornachuelos, Ribera del Fresno (Badajoz).
img
Víctor Gibello | 28-11-2014 | 12:02| 1
Vista general desde Hornachuelos./ Víctor Gibello
Vista general desde Hornachuelos./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE LA DEHESA DE HORNACHUELOS / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Durante un tiempo Hornachuelos fue un nombre ligado a recuerdos universitarios, la denominación de un yacimiento arqueológico en Ribera del Fresno cuyos materiales pude tocar e inventariar siendo estudiante. Colaborar en excavaciones, ya fuera en los trabajos de campo, ya en los de gabinete posteriores, permitía a los estudiantes de Arqueología completar la formación teórica recibida y abrir horizontes más allá de las estanterías de la biblioteca universitaria. Dedicar varias horas al día durante algunos meses a estas tareas, suponía un esfuerzo importante, máxime cuando ocupábamos espacios habilitados como almacenes que no reunían las condiciones más idóneas. Sin embargo, el aprendizaje compensaba con creces.

Años más tarde pude visitar Hornachuelos, recorrer la excavación arqueológica y disfrutar del enclave que había conocido de forma indirecta, gracias a su cultura material. Se trata de uno de los yacimientos excavados en Extremadura que más información ha aportado del período en que los pueblos indígenas locales entran en contacto con Roma. El poblado, situado en un cerro que domina visualmente una amplia extensión hacia la Sierra de Hornachos y Tierra de Barros, se mantuvo ocupado entre el siglo III a. C. y principios del II d. C. (también presenta una fase de ocupación previa, calcolítica).

Ver Post >
Ermita de la Magdalena, un paraíso de cerezos bajo las estrellas en Tornavacas
img
Víctor Gibello | 14-11-2014 | 10:47| 0
Ermita de la Magdalena bajo las estrellas.
Ermita de la Magdalena bajo las estrellas./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE LA ERMITA DE LA MAGDALENA Y ENTORNO / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

La previsión meteorológica informaba de cielo totalmente despejado. La floración alcanzaba sus últimos días de esplendor. Llevaba dos años buscando una ocasión propicia para fotografiar un lugar especial del Valle del Jerte a la luz de las estrellas: los restos de una ermita medieval entre cerezos. Tenía que aprovecharla.

El despertador sonó a las 2 de la madrugada. Me levanté, preparé el equipo fotográfico y salí de viaje rumbo a Tornavacas, localidad situada en el extremo norte de la provincia de Cáceres. Carreteras vacías, noche sin luna, ilusión por la aventura, alegría de volver a pisar este querido pueblo en el que pasé unas vacaciones de verano durante mi adolescencia. Puse la radio, sintonicé diversas emisoras en busca de algo adecuado para eludir la llamada de Morfeo. A las 4:30 llegaba a mi destino, entonces sonaba la música de Metallica acompañada de la Orquesta Sinfónica de San Francisco. Dejé que su clásico Nothing else mathers sonara hasta el final; su energía, supuse, me ayudaría a recorrer las horas de vela hasta el amanecer.

Descendí del coche tarareando el estribillo de la canción. Las estrellas brillaban como solo lo hacen en los cielos de las montañas, la atmósfera estaba limpia, el río Jerte corría próximo, humedeciendo con su aliento el entorno. La Vía Láctea aparecía esplendorosa, cruzando la bóveda celeste de norte a sur sobre el templo. Lo árboles, ausente el viento, permanecían inmóviles con su manto blanco. Las flores competían con los cuerpos celestes; absorto en la contemplación de unas y otros no reparé en que el alba llegaría puntual a su cita haciendo imposible la sesión fotográfica nocturna…

Ver Post >
San Nicolás, Valle de La Serena, donde las piedras se convierten en panes
img
Víctor Gibello | 14-11-2014 | 10:49| 0
Vista general de San Nicolás./ Víctor Gibello
Vista general de San Nicolás./ Víctor Gibello

 VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE LA MINA SAN NICOLÁS/ Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

En la vida, unas veces se reciben piedras y otras veces panes; pero con el tiempo te das cuenta de que las piedras también eran panes”. Estas palabras llenas de sabiduría, que sólo pueden ser dichas por personas capaces de ver más allá de la simple realidad formal, fueron pronunciadas en 1989, en la India, por Vicente Ferrer en una conversación mantenida con Logan Gómez Chauvet.

Años después, Logan incluyó la cita en su libro Objetivo despertar. Las 112 técnicas de meditación ofrecidas por Shiva, un interesantísimo y recomendable trabajo en el que, a modo de viaje iniciático, el autor ofrece los profundos conocimientos adquiridos en compañía del maestro Swami Anad Shivaya, conocimientos contenidos, en parte, en el Vijnana Bherava Tantra, puestos a disposición de los lectores para hacerlos más comprensibles.

De Villanueva de La Serena, donde reside Logan, nos desplazamos a Valle de La Serena en busca de un nuevo Paraíso Olvidado, en esta ocasión un enclave diferente por su naturaleza a los tratados hasta el momento, pero poseedor de características y valores que lo hacen excepcional. Desde Valle han de recorrerse 6 kilómetros por la carretera que conecta la población con Puebla de la Reina, en dirección Suroeste, hasta llegar a una pista dispuesta a la izquierda de la vía. El camino, de unos 2 kilómetros, conduce a una explotación minera denominada San Nicolás, actualmente abandonada.

Ver Post >
El aljibe de Altamirano, un sueño del agua quieta en Trujillo.
img
Víctor Gibello | 14-11-2014 | 10:50| 0
Vista general del aljibe.
Vista general del aljibe./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DEL ALJIBE ALTAMIRANO / Autor: VÍCTOR GIBELLO

Lazos sólidos me unen a Trujillo. Son lazos sentimentales y profesionales tejidos con esmero durante años, por momentos sutiles, por momentos palpables, que hacen que cada encuentro con la ciudad sea deseado, festivo. En los últimos tiempos se están haciendo aún más estables, en breve es posible que pueda contarles nuevos e importantes proyectos que protagonizan algunos de mis sueños más recientes.

La población se alza majestuosa sobre un extenso batolito. Domina la penillanura cacereño-trujillana desde una pequeña elevación que puede otearse desde kilómetros a la redonda. La contemplación en la distancia permite generar expectativas en el visitante, expectativas que crecen de kilómetro en kilómetro, que culminan a la llegada, donde no cabe un sólo sentimiento de decepción.

Muchos caminos llegan a Trujillo, desde todos ellos se alcanzan espléndidas vistas panorámicas. Me gusta especialmente la que se disfruta viniendo desde Cáceres, al oeste: las torres y la muralla medievales se alzan desafiantes, palacios y casas fuertes muestran orgullosos un poderío vetusto difícil de igualar, obras pétreas que parecen brotadas, como por arte de algún sortilegio, del áspero suelo rocoso al que se anclan; al fondo, las sierras de Gredos parecen asomarse curiosas al espectáculo, en invierno sus cumbres blanqueadas ayudan a diseñar un paisaje salido de cuento, máxime cuando el verdor del musgo rebrotado con las lluvias tapiza con intensidad cada roca.

Todo Trujillo ha sido durante demasiados años un Paraíso Olvidado. Parecía abandonado a su suerte, desplazado a una posición inmerecida, condenado al abandono. Es posible que no haya población en Extremadura con tantos merecimientos como Trujillo para ser el centro turístico y cultural principal: un enclave monumental espectacular como pocos en Europa, una ciudad histórica en la que el Patrimonio no se ha convertido en un burdo parque temático o en un conjunto de fachadas pintorescas, sino una localidad viva, una villa española en la que la presencia americana se palpa en muchos de sus rincones. Sin embargo, todos sus innegables y exclusivos valores han sido, en cierto modo, despreciados, ninguneados, relegados. Aires nuevos están soplando para cambiar esta inercia de años.

Ver Post >
Las fuentes siguen cantando en el Revellao (Badajoz)
img
Víctor Gibello | 30-04-2014 | 15:55| 0
Aguas manando en el Revellao.
Aguas manando en el Revellao./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE EL REVELLAO (II). / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Allí, donde el agua mana cristalina, donde las fuentes cantan incluso en el estío más profundo, allí, donde la tierra es oscura, fértil, donde el trigo y la cebada son mecidos con suavidad por el viento, allí, el hombre encontró un hogar donde establecerse desde el neolítico, un hogar que no ha abandonado desde entonces.

Esta, que podría pasar por una descripción del Paraíso, es la imagen que proyecta un rincón del término municipal de Badajoz, próximo a Valverde de Leganés, denominado Revellao. Sí, han leído bien, Badajoz. Lejos de los tópicos y los estereotipos, muchas veces malintencionados y siempre empobrecedores, las tierras badajocenses son generosas y diversas. Sus paisajes están aún por explotar turísticamente, quizás porque hasta sus administradores han sido incapaces de desprenderse del peso de los tópicos dañinos, desde hace años reclaman una adecuada gestión que invite a olvidar las prisas de nuestra sociedad, a decelerar en busca de la autenticidad atesorada por sus campos, por sus monumentos, por sus gentes.

Ver Post >
Una mezquita perdida, un aljibe olvidado. La Casa de las Veletas, Museo de Cáceres.
img
Víctor Gibello | 30-04-2014 | 15:56| 4
Detalle de traza de arcos de herradura
Detalle de traza de arcos de herradura./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE LA MEZQUITA – ALJIBE DE CÁCERES. / Autor: VÍCTOR GIBELLO

Cuando llegué a casa, mi madre cantaba “Dos gardenias para ti”, lo recuerdo perfectamente. Yo tenía 10 años, regresaba feliz del colegio. Aquella mañana, el maestro, sin previo aviso, había decidido sacarnos de la escuela y llevarnos de excursión a un lugar fascinante. Se lo agradeceré siempre. Quizás la emoción intensa del descubrimiento y la pasión por la Arqueología, el Arte y la Historia se introdujeron en mí ese día, quizás el acceso a un mundo desconocido, sorprendente y misterioso despertó impulsos dormidos, o puede que, sin darme cuenta, se abriera una puerta que aún se mantiene de par en par, una puerta que permite el tránsito a mundos pasados pero todavía presentes en nosotros. Si alguien me hubiera dicho entonces que en el futuro realizaría en el aljibe de la Casa de las Veletas, en el Museo de Cáceres, un trabajo de investigación encargado por el Ministerio de Cultura, no lo habría creído. Así se construye la vida, ella teje sus hilos mientras nosotros hacemos otros planes. En 2003, la cantante brasileña Maria Rita, hija de Elis Regina, realizó una actualización electrónica de “Dos Gardenias para ti”, tema interpretado tantas veces por Machín y Omara Portuondo, entre otros. Iniciemos el post con ella, puede que no le guste esta versión a mi madre…

El casco histórico de Cáceres asombra por diversas razones. Algunas, como la espectacularidad del conjunto conservado, son obvias; otras, son menos conocidas pero igualmente sorprendentes. Entre estas últimas hay que señalar la escasez de estudios monográficos, tanto del núcleo intramuros, como de sus monumentos más destacados. ¿Cómo es posible que la “ciudad antigua”, la “Parte Antigua”, en expresión local, haya generado tan escasa literatura científica? Es una pregunta difícil de responder.

Ver Post >
El Castellar, origen y destino de Zafra
img
Víctor Gibello | 30-04-2014 | 15:57| 1
Sierra de El Castellar vista desde la ermita de Belén
Sierra de El Castellar vista desde la ermita de Belén./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE El CASTELLAR, ZAFRA. / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Se miran de soslayo, con recelo, distantes. Fingen indiferencia. Juegan a ignorarse. Por puro orgullo, permanecen dándose la espalda. Pareciera como si el mutuo reconocimiento les restara protagonismo. Así son de altivas. Así son de inconscientes. Durante siglos nada ha cambiado, como titula Tricky su canción Nothing’s changed.

Mientras preparaba material para este post, en plena búsqueda de datos en documentos, libros y artículos, recibí una llamada: un colega, Pedro Carretero, me invitaba a impartir una conferencia en Zafra sobre Patrimonio olvidado en la población, dándome libertad para escoger el tema. Si creyera en las casualidades, esta sería una de ellas. Pero ya conocen mi opinión, las casualidades no existen. Acepté encantado el ofrecimiento y propuse hablar del yacimiento conocido como El Castellar, un enclave singular abandonado a su suerte desde el siglo XIII.

Ver Post >
Santiago de Bencáliz, una parada para la reflexión junto a la Vía de la Plata
img
Víctor Gibello | 01-10-2013 | 11:31| 8
Vista de la ermita de Santiago desde el este./ Víctor Gibello
Vista de la ermita de Santiago desde el este./ Víctor Gibello

 VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE SANTIAGO DE BENCÁLIZ. / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Él es un ejemplo vivo de cómo esta tierra descuida a la mayoría de sus mejores hijos, de cómo menosprecia el arte de sus creadores y se desentiende de su Patrimonio Cultural, tanto histórico como contemporáneo. Es una historia suicida repetida una y otra vez durante siglos, un bucle melancólico que hemos de romper, cuanto antes. Su música nos acompañará hoy.

Guillermo Alonso Iriarte es un compositor y pianista cacereño, un genio cuya desbordada creatividad está a la altura de su elevada calidad humana. Posee numerosos premios nacionales e internacionales logrados desde que era un adolescente. A los 18 años ganó, por oposición estatal, plaza como profesor de conservatorio, sus obras han sido estrenadas por algunos de los principales intérpretes para piano de nuestro tiempo, entre ellos, Maria João Pires. Pese a su impecable currículum y consideración artística internacional, es un desconocido en Extremadura. Vive en Cáceres, lugar que no quiere abandonar, aunque ofertas para trasladarse a interesantes destinos no le faltan.

Ver Post >
La Casa de la Sierra, un puesto de mando avanzado de la República en el Frente Extremeño
img
Víctor Gibello | 06-08-2013 | 11:33| 2
Hoy los cardos son los únicos vigilantes de la puerta./ Víctor Gibello
Hoy los cardos son los únicos vigilantes de la puerta./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE LA CASA DE LA SIERRA, DON BENITO. / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Hay hallazgos inesperados, descubrimientos que parecen aguardarnos pacientes y a los que parecemos ajenos. Las búsquedas, de cualquier naturaleza, suelen deparar encuentros que no siempre se corresponden con el motivo que las generó, pero que estaban dispuestos allí, quién sabe por qué, ofreciéndose a nosotros para que los diéramos a conocer.

Hace algunos años, en busca de lo que no encontré, hallé un tesoro histórico dormido en Don Benito. Una joya merecedora de conservación que en este tiempo ha languidecido hasta tal extremo, que su sueño parece casi una muerte de olvido, una joya que se deshace, que pierde su pétalos como flor agostada, que parece condenada a una desaparición inminente. Quizás no seamos merecedores de las herencias que dilapidamos, quizás seamos indignos depositarios de un legado que destruimos o que arruinamos con nuestra indiferencia.

Ver Post >
Sobre el autor Víctor Gibello
Arqueólogo, historiador, historiador del Arte, fotógrafo, escritor, emprendedor. Es Director de la empresa ARQVEOCHECK con la que ha realizado numerosos trabajos de investigación, excavación, restauración y puesta en valor del Patrimonio Cultural por toda España, así como diversos proyectos internacionales. Paraísos Olvidados es un recorrido diferente por el Patrimonio de Extremadura, un viaje a los espacios más singulares, atractivos y amenazados de nuestra tierra, un experimento de divulgación que pretende crear conciencia en la sociedad para su conocimiento, valoración, protección, conservación y disfrute

Otros Blogs de Autor