Hoy

img
El Convento de la Luz en Alconchel y su cueva milagrosa
img
Víctor Gibello | 28-10-2016 | 18:55| 0
Vista general del conjunto monástico (V. Gibello).
Vista general del conjunto monástico (Víctor Gibello).

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DEL CONVENTO DE LA LUZ/ Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Hay palabras escritas siglos atrás que encuentran su sentido al ser leídas hoy, textos que parecen elaborados para atender la necesidad de claridad y consuelo de personas de cualquier tiempo y lugar. Esas palabras forjan conexiones entre generaciones distantes, diseñan nuevas realidades en las que pasado y presente se funden pariendo un futuro no imaginado hasta entonces. Las palabras tienen gran poder, son proyección de los pensamientos que moldean nuestro interior. El fruto del modelado de cada persona es la sociedad completa.

En la tradición judeocristiana, también en la musulmana como heredera de ella, el Creador da vida a todos los seres mediante su palabra. En la palabra divina reside el origen de toda existencia, siendo tanto los textos sagrados, como la naturaleza, los “libros” que acogen el verbo generador, de ahí que cada letra que contienen, cada ser viviente, tenga una esencia sagrada. Clarificadora, en este sentido, es la obra del maestro sufí del siglo IX Sahl al-Tustari, de la cual hace un estudio excelente Pilar Garrido Clemente, titulado El inicio de la ciencia de las letras en el Islam: la Risalat al-Huruf del sufí Sahl al Tustari.

Jorge Luis Borges muestra en muchas de sus obras el influjo de estas tradiciones, sosteniendo que el verbo es el principio creador. Su ensayo La Cábala es buen ejemplo de ello.

Palabras y palabras, constructivas unas, paridoras del caos otras. Palabras a las que, con frecuencia, no prestamos la atención debida, aunque sean los ladrillos con los que se edifica la cotidianidad en la que vivimos. Palabras con la capacidad de liberarnos, palabras que subyugan, palabras que traen la paz, palabras que siembran el odio, palabras como flores, palabras como cizaña. Hay quien insufla palabras sabias que convertirán a un niño en un hombre digno. Hay quien destruye la vida de una criatura administrándole palabras ponzoñosas, veneno destilado en oídos inocentes.

Palabras y palabras. Es nuestra voluntad usar unas u otras, las que crean o las que destruyen.

Una palabra acude a mi encuentro con frecuencia en los últimos meses: paciencia. Me envuelve como un bálsamo. Como dice un proverbio persa, la paciencia es un árbol de raíz amarga y fruto dulcísimo. Tranquilo, observo como el fruto prospera, engorda, madura.

Francisco de Asís, al que tengo en altísima estima, tiene un capítulo dedicado a la paciencia en sus Admoniciones. En él puede leerse: “El siervo de Dios no puede conocer cuánta paciencia y humildad tiene en sí, mientras todo le suceda a su satisfacción. Pero cuando venga el tiempo en que aquellos que deberían causarle satisfacción, le hagan lo contrario, cuanta paciencia y humildad tenga entonces, tanta tiene y no más.” Sabias palabras de un hombre bueno capaz de crear otro mundo con ellas.

Los franciscanos, frailes seguidores del santo de Asís, adoptaron los principios de humildad y pobreza como vía de regreso a las esencias cristianas. Sin embargo, hasta las obras de un santo pueden ser alteradas por personas que no lo son tanto. Hoy contaremos una historia de franciscanos y deambularemos con asombro por un espacio habitado siglos atrás por ascetas y místicos, hombres alejados del mundo en busca de sí mismos, hombres que encontraron la paz, a pesar de la adversidad, en un lugar apartado, imagen del Paraíso añorado, un pedazo del cielo disfrutable en la tierra.

Camino de acceso al Convento de la Luz (V. Gibello).
Camino de acceso al Convento de la Luz (Víctor Gibello).

Es necesario recorrer unos 10 kilómetros por caminos trazados entre dehesas para alcanzar el convento. Situado al suroeste de Alconchel, al norte de Villanueva del Fresno, sus restos se alzan junto a la rivera de Friegamuñoz, afluente del río Guadiana, que discurre por la sierra de Moncarche y hace de delimitación entre los términos municipales de las localidades citadas.

La leyenda narra que un pastor, llamado Antonio Muñoz, lavaba sus enseres en el arroyo cuando escuchó unas voces y atisbó unas luces que procedían de una covacha cercana. Temeroso, pero valiente, se adentró entre las rocas. Allí encontró una talla que guardó en el morral creyendo era una muñeca. Al día siguiente la escultura no estaba en su zurrón. Intrigado por el fenómeno, fue en su busca. La encontró nuevamente en su cueva, desde donde volvió a trasladarla a su casa. Los hechos se repitieron una y otra vez durante los días siguientes, como si Antonio viviera en un bucle temporal del que no podía salir. Clérigos de Alconchel, informados del evento, determinaron que la escultura era representación de la Virgen, siendo las apariciones, evaporaciones, luces y voces fruto de sus milagros.

Camino de acceso y acueducto (V. Gibello).
Camino de acceso y acueducto (Víctor Gibello).

A pesar de las malas comunicaciones existentes en la Baja Extremadura de fines del siglo XV, pronto se propagó la noticia por la comarca, acudiendo al lugar devotos de Nuestra Señora y curiosos, siempre ávidos de novedades. Juan de Sotomayor, II Señor de Alconchel, sufragó las obras de construcción de un pequeño santuario en el lugar de la aparición, santuario dedicado a la conocida desde entonces como Virgen de la Luz. Junto al templo se edificaron dependencias de carácter monástico que, una vez erigidas, fueron entregadas a los Franciscanos Descalzos, según dispuso la bula papal de septiembre de 1499. Los Descalzos, en ese momento comandados por Fray Juan de Guadalupe, surgieron como movimiento reformista dentro de la Orden Franciscana.

Acueducto (V. Gibello).
Acueducto (Víctor Gibello).

La Descalcez Franciscana tuvo su origen en la España de fines del siglo XV, surgió con la intención de devolver a la Orden de San Francisco los principios de pobreza, humildad y penitencia dispuestos por el santo fundador, diluidos o relajados.

La historia de la Orden ofrece continuas muestras de la necesidad existente entre sus miembros de cumplir con el máximo rigor posible los preceptos de la Regla de San Francisco. De forma recurrente, entre los franciscanos se alzan voces  que llaman a transformar la Orden, instando a los hermanos a volver a la vida eremítica y de oración original. Una de las reformas más importantes tuvo lugar en el siglo XIV, fue promovida por los llamados Observantes, que ansiaban retornar a la pureza primitiva, en la que la fraternidad, la pobreza y el valor místico de la contemplación se combinaban con el trabajo manual. La Orden sufrió una división entre Hermanos Menores Conventuales y Hermanos Menores Observantes.

La llegada de los Descalzos no hizo sino ahondar en la división interna de la Orden. Los Observantes trataron de obstaculizar su desarrollo de todas las formas posibles, incluso con violencia. La Descalcez brotó en Extremadura de la mano de tres personalidades: Fray Juan de la Puebla, Fray Juan de Guadalupe y San Pedro de Alcántara. El santo alcantarino llevó la reforma Descalza hasta el extremo, personificando el ideal buscado. Su ejemplo despertó numerosas vocaciones y provocó una renovación de la Iglesia. El espíritu de su reforma quedó recogido en las Ordenaciones, redactadas entre 1561 y 1562, que dieron origen a la Provincia Descalza de San José, modelo para las provincias constituidas con posterioridad. Austeridad, pobreza extrema, y disciplina quedaron reflejadas en el convento de El Palancar, en Pedroso de Acim, Cáceres, donde el espíritu del santo y los rigores a los que sometió su cuerpo aún siguen produciendo asombro. Con el paso de los siglos la rigidez propugnada por los Descalzos fue ablandándose. En 1897 fueron incorporados a los Observantes, dando lugar a la Orden de los Hermanos Menores.

Vista General del Convento de la Luz (V. Gibello).
Vista General del Convento de la Luz (Víctor Gibello).

Retornemos a los orígenes del Convento de la Luz. Una vez construido, gracias a la generosidad del Señor de Alconchel, el lugar fue entregado a los Descalzos de Fray Juan de Guadalupe, entonces vinculados a los Franciscanos Conventuales. Poco después, los Reyes Católicos ordenaron prender a Fray Juan y obligaron a sus frailes a entregar los conventos a los Observantes. Cinco años más tarde el Convento de la Luz regresó a manos de los Descalzos. Allí acogieron a numerosos monjes procedentes de Salvaleón, Trujillo y Villanueva del Fresno, cuyos conventos habían sido destruidos por los Observantes. Ira y odios impropios de seguidores del santo de Asís, violencias y conflictos entre hombres, en definitiva.

En chozas levantadas en torno a la iglesia, el único edificio en aquel tiempo digno de tal consideración, se alojaron los recién llegados. La vida en el lugar era más propia de un eremitorio, de un “desierto”, que de un espacio conventual propiamente dicho. El templo era semisubterráneo, pues en él se integraba la cueva en la que Muñoz encontró la imagen mariana. Con el paso del tiempo fueron necesarias obras que mejoraran la vida de los residentes y facilitaran el culto a los peregrinos que hasta allí se desplazaban. Uno de estos devotos, Bartolomé Mejías, hizo una importante donación económica para la reforma, ampliación y mejora del convento en 1590.

Detalle de campanario desde el refectorio (V. Gibello).
Detalle de campanario desde el refectorio (Víctor Gibello).

Los trabajos conllevaron la remodelación completa de la iglesia. Pese a seguir siendo un templo modesto en sus dimensiones, ganó en altura y se organizó en dos niveles: el inferior, a modo de cripta, acogió los restos de los monjes finados, antes enterrados en un patio dispuesto hacia el oeste; y el superior, la iglesia propiamente dicha. Al este, como no podía ser de otro modo, se alzó la cabecera, al oeste se dispuso una espadaña con una campana. Un amplio refectorio abovedado, un aljibe para proveer de agua durante el estío y una batería de celdas, fueron algunas de las obras realizadas.

Acceso a cueva bajo iglesia (V. Gibello).
Acceso a cueva bajo iglesia (Víctor Gibello).

Sentado entre las ruinas, imagino el ir y venir cotidiano de los monjes. La campana podría sonar en cualquier momento para convocarles a alguno de los oficios religiosos. Suena la composición Fratres, de Arvo Pärt, interpretada por Lana Trotovsek y Yoko Misumi. La música parece evocar el tránsito de los franciscanos hacia el templo. Lentamente, de entre la bruma, emergen protegidos por sus capuchas. La luz de las velas permite apreciar la aspereza de los hábitos, raídos por el uso y el trabajo. Descalzos sobre la hierba, aún húmeda por el rocío de la mañana, se adentran en el templo. Los sigo hasta la capilla. Los sencillos esgrafiados soportan como pueden el paso del tiempo. La ensoñación se desvanece como la niebla ante el sol, en la cripta se cuelan rayos de sol que hacen vibrar con su luz las piedras de los muros derrumbados. La magia se apodera del espacio, todo parece flotar como en los días en que Muñoz penetró por primera vez en la oquedad camuflada entre la vegetación. Los lugares venerados lo son no por poseer templos, sino los templos se edifican sobre ellos, para aprovechar la energía propiciatoria que emanan.

Dejo atrás la cripta, repleta de recuerdos, y me asomo al paisaje por un agujero en el muro. El río Friegamuñoz serpentea entre las sierras, describe un amplio meandro de sobria belleza. La vegetación se extiende por la rivera, antaño ocupada por los huertos del monasterio. Oración y trabajo. Humildad y servicio.

Dependencias monásticas y paisaje circundante (V. Gibello).
Dependencias monásticas y paisaje circundante (Víctor Gibello).

Las guerras con Portugal del siglo XVII conllevaron el abandono del Convento de la Luz. El conflicto provocó la ruina. Fueron necesarias muchas restauraciones para hacerlo nuevamente habitable. La Guerra de Secesión, acaecida a principios del siglo XVIII, forzó un nuevo período sin actividad. A su finalización volvieron los monjes, que realizaron trabajos de reparación y mejora del emplazamiento. Quizás lo más destacado de este momento sea el interesante acueducto tendido sobre el puente que salva el cauce de la rivera. El acueducto, con más de 100 metros de longitud, buscaba un acuífero situado en la margen opuesta del convento, desde donde transportaba el agua hasta una fuente cercana a la iglesia.

Esgrafiados y restos de fuente alimentada por acueducto (V. Gibello).
Esgrafiados y restos de fuente alimentada por acueducto (Víctor Gibello).

Tras la exclaustración provocaba por la Desamortización, los franciscanos se marcharon del Convento de la Luz. En la actualidad todo es ruina y silencio. La imagen de la Virgen reside ahora en la iglesia parroquial de Alconchel. Quizás, alguna noche sienta nostalgia y marche furtiva a su cueva iluminada, como cuando escapaba del zurrón de Antonio Muñoz, en los tiempos de su descubrimiento.

Camino de regreso entre encinas retorcidas, el verde del musgo brilla sobre los troncos centenarios. Las piedras de la cripta, vibrantes bajo la luz de la mañana, siguen danzando en mi memoria; desmaterializadas, parecen flotar, ingrávidas, ligeras, carentes del peso que las esclaviza y ancla al suelo. Florence + The Machine interpretan la canción Shake it out en el reproductor del coche. La letra repite incansable “Shake it out, shake it out, it’s hard to dance with a devil on your back, so shake him off, shake it out, shake it out” (“Sacúdetelo, sacúdetelo, es difícil bailar con un demonio sobre tu espalda, así que quítatelo de encima, sacúdetelo, sacúdetelo”). Realmente todo encaja milagrosamente: la experiencia vivida, la letra de la canción, el recuerdo. Basta con sacudir los pesos que cargamos sobre nuestro ser, los “demonios” que nos parasitan impidiéndonos volar, para poder danzar con la luz, libres.

Vista general.
Vista general (Víctor Gibello).
Ver Post >
Iglesia de Santo Domingo de Trujillo, donde Extremadura y América se encuentran
img
Víctor Gibello | 27-10-2016 | 20:43| 0

 

Puerta del evangelio y campanario./ Víctor Gibello.
Puerta del evangelio y campanario./ Víctor Gibello.

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE LA IGLESIA DE SANTO DOMINGO/ Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Desde el camino de ronda de la alcazaba de Trujillo, andén que permite el tránsito por todo el perímetro murado, las vistas de la ciudad y de su entorno son excelentes. La fortificación, atalaya privilegiada, constituye un punto de contemplación idóneo para comprender la población y el territorio de ella dependiente. Dos décadas atrás, cuando daba mis primeros pasos en la fascinante aventura de la investigación arqueológica e histórica, tuve la oportunidad de realizar un estudio sobre la fortaleza que me ayudó a adentrarme en el conocimiento del Patrimonio trujillano.

Encaramado a la muralla vi una iglesia abandonada, hacia el norte, un imponente edificio que se mostraba, pese a la evidente ruina, desafiante al tiempo. Terminado el trabajo, me dirigí, decidido, hacia el templo abandonado. Recuerdo perfectamente que me acompañaba música compuesta por Hildegard von Bingen. En mis cascos sonaba el disco Canticles of Ecstasy cuando franqueé la puerta del flanco septentrional, la del evangelio, ¡qué feliz coincidencia!

Ver Post >
El Almendro Real, Patrimonio vivo en Valverde de Leganés
img
Víctor Gibello | 26-02-2016 | 12:56| 0

 Almendro Real en plena floración. / Víctor Gibello

Almendro Real en plena floración. / Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DEL ALMENDRO REAL/ Autor: VÍCTOR GIBELLO

Suena Für Alina, las notas caen suavemente, como si fueran pétalos de flores de almendro agitados por el viento, ese viento seco, cortante, de finales del invierno que se niega a aceptar la conclusión de la estación a la que pertenece. Pero lo afirman los almendros, heraldos de la primavera, con sus vestidos nuevos, blanquecinos, rosáceos, vestidos que alegran los corazones con su promesa de renacimiento, de fertilidad, de renovación del ciclo de la vida un año más.

Suena Für Alina y recuerdo las palabras de Arvo Pärt, autor de la composición: “podría comparar mi música con una luz blanca que contiene todos los colores. Solamente un prisma puede separarlos y hacerlos visibles. Ese prisma podría ser la cabeza del oyente”.

Ver Post >
La Villeta de Azuquén, una ciudad olvidada en tierras de Trujillo
img
Víctor Gibello | 27-10-2015 | 14:45| 0
Villeta sobre el río Almonte./ Víctor Gibello.
Villeta sobre el río Almonte./ Víctor Gibello.

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE LA VILLETA DE AZUQUÉN/ Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Cáceres es una ciudad sin río. La carencia de agua para el abastecimiento de una población en crecimiento constante ha sido solventada mediante costosas obras de ingeniería hidráulica, unas más afortunadas que otras. En la larga lista de medidas ideadas, muchas solo trazadas sobre el papel, se encuentra el desafortunado plan de construcción de una gran presa sobre el río Almonte, en las proximidades de Monroy. El embalse, desde el que se pretendía bombear agua a Cáceres, extendía su cuenca 20 kilómetros río arriba, ocupando tierras de Monroy y Trujillo, anegando los cauces del Almonte y el Tozo en una zona de singular valor ecológico.

Ver Post >
San Juan Bautista de Burguillos del Cerro, el lugar donde se cumplen los sueños
img
Víctor Gibello | 23-07-2015 | 09:29| 0
Imagen nocturna de San Juan Bautista./ Víctor Gibello
Imagen nocturna de San Juan Bautista./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE SAN JUAN BAUTISTA/ Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

El verano de 1998 fue muy caluroso, al menos así lo recuerdo. Aquellos meses los pasé en Burguillos del Cerro, donde tuve la inmensa fortuna de realizar trabajos arqueológicos en la abandonada iglesia de Santa María de la Encina. La actividad, vinculada a las obras de restauración del templo en el marco del Proyecto Alba Plata, supuso mi completo enamoramiento del pueblo, ya iniciado años atrás. Intervenir en Santa María de la Encina fue una experiencia inolvidable; además, supuso la puerta de acceso al estudio del rico Patrimonio local que, poco a poco, fui conociendo, fascinado, de la mano de burguillanos interesados en la Historia y la Arqueología de su pueblo.

Cada jornada ascendía a pie la cuesta que conducía a la iglesia y por unos momentos, antes de llegar, contemplaba unas ruinas situadas hacia el oeste, aisladas, sobre un pequeño altozano rocoso. A media mañana, durante los animados descansos para el bocadillo, preguntaba a los peones de la excavación por aquel edificio. Sus respuestas no colmaron mi curiosidad. Aquellas ruinas que oteaba desde Santa María eran los restos de la que fuera iglesia de San Juan Bautista.

Ver Post >
Museo Vostell-Malpartida, cuando el arte salvó un Paraíso Olvidado
img
Víctor Gibello | 02-07-2015 | 10:10| 0
Vista general del conjunto./ Víctor Gibello
Vista general del conjunto./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DEL MUSEO VOSTELL-MALPARTIDA / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

En el Cáceres de fines de los 70’ e inicios de los 80’ portar un aspecto “no convencional” provocaba el fisgoneo de los vecinos, miradas, no siempre discretas, y comentarios de índole e intención diversas. Wolf Vostell no pasaba desapercibido en sus recorridos cacereños, os lo aseguro. En aquel tiempo, yo era un niño y, de vez en cuando, me cruzaba con aquel señor de actitud e indumentaria diferentes que tanta curiosidad despertaba.

La ignorancia suele aliarse con la imaginación, entre ambas construyen ficciones para cubrir, inútilmente, la carencia de conocimiento. Vostell hacía nacer a su paso mil y una historias rocambolescas, cuentos que nada tenían que ver con la realidad que él estaba construyendo.

Ver Post >
Nostalgia del castillo de Hornachos
img
Víctor Gibello | 10-06-2015 | 20:21| 0
Hornachos bajo la luna
Hornachos bajo la luna./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DEL CASTILLO DE HORNACHOS / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Hornachos es un pueblo con dos localizaciones, la geográfica y la del corazón. La primera es fácil de ubicar, basta con rastrearla en un atlas o hacer una búsqueda simple con Google Earth. Se sitúa en la margen sur de Tierra de Barros, a los pies de la Sierra Grande, en una posición central, aproximadamente, de la provincia de Badajoz. La segunda precisa de una metodología exploratoria bien diferente, nada ligada a mapas y topografías y vinculada a la cartografía de los sentimientos y de la memoria, heredados de generación en generación desde 1610 hasta nuestros días. La Hornachos del corazón reside en el exilio, en la orilla meridional del Mediterráneo, repartida por Marruecos, a muchos kilómetros de distancia de Extremadura, desde donde suspira evocando la luz de la luna reflejada sobre los viejos muros del castillo que domina el pueblo; desde donde clama, con paciencia infinita, por la justicia negada durante 400 larguísimos años de destierro.

Ver Post >
Habitar el Paraíso, Vegaviana (Cáceres)
img
Víctor Gibello | 13-04-2015 | 17:56| 0
Vista de Vegaviana desde la cañada./ Víctor Gibello
Vista de Vegaviana desde la cañada./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE VEGAVIANA / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Durante milenios el hombre vivió en la Naturaleza. Formó parte de ella. Su comportamiento no difería sustancialmente del de los animales que conformaban el sistema complejo y maravilloso que habitaba. Con el tiempo fue capaz de domesticar bestias y plantas. Esta mezcla de habilidades y conocimientos adquiridos fueron distanciándolo hasta creerse capaz de dominar a la Madre. Se alejó tanto que ya no se reconocía en Ella. En lugar de buscar el sustento que todo ser necesita para la vida, devoró lo que encontró a su paso. Taló bosques, desecó lagos, convirtió vergeles en desiertos, emponzoñó océanos enteros y provocó la extinción de especies, hasta el punto de poner en riesgo su propia existencia.

Ver Post >
Memoria de la vida campesina: arquitectura vernácula en la Dehesa de Hornachuelos, Ribera del Fresno (Badajoz).
img
Víctor Gibello | 28-11-2014 | 12:02| 1
Vista general desde Hornachuelos./ Víctor Gibello
Vista general desde Hornachuelos./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE LA DEHESA DE HORNACHUELOS / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

Durante un tiempo Hornachuelos fue un nombre ligado a recuerdos universitarios, la denominación de un yacimiento arqueológico en Ribera del Fresno cuyos materiales pude tocar e inventariar siendo estudiante. Colaborar en excavaciones, ya fuera en los trabajos de campo, ya en los de gabinete posteriores, permitía a los estudiantes de Arqueología completar la formación teórica recibida y abrir horizontes más allá de las estanterías de la biblioteca universitaria. Dedicar varias horas al día durante algunos meses a estas tareas, suponía un esfuerzo importante, máxime cuando ocupábamos espacios habilitados como almacenes que no reunían las condiciones más idóneas. Sin embargo, el aprendizaje compensaba con creces.

Años más tarde pude visitar Hornachuelos, recorrer la excavación arqueológica y disfrutar del enclave que había conocido de forma indirecta, gracias a su cultura material. Se trata de uno de los yacimientos excavados en Extremadura que más información ha aportado del período en que los pueblos indígenas locales entran en contacto con Roma. El poblado, situado en un cerro que domina visualmente una amplia extensión hacia la Sierra de Hornachos y Tierra de Barros, se mantuvo ocupado entre el siglo III a. C. y principios del II d. C. (también presenta una fase de ocupación previa, calcolítica).

Ver Post >
Ermita de la Magdalena, un paraíso de cerezos bajo las estrellas en Tornavacas
img
Víctor Gibello | 14-11-2014 | 10:47| 0
Ermita de la Magdalena bajo las estrellas.
Ermita de la Magdalena bajo las estrellas./ Víctor Gibello

VER TODA LA GALERÍA DE FOTOS DE LA ERMITA DE LA MAGDALENA Y ENTORNO / Autor: VÍCTOR GIBELLO

 

La previsión meteorológica informaba de cielo totalmente despejado. La floración alcanzaba sus últimos días de esplendor. Llevaba dos años buscando una ocasión propicia para fotografiar un lugar especial del Valle del Jerte a la luz de las estrellas: los restos de una ermita medieval entre cerezos. Tenía que aprovecharla.

El despertador sonó a las 2 de la madrugada. Me levanté, preparé el equipo fotográfico y salí de viaje rumbo a Tornavacas, localidad situada en el extremo norte de la provincia de Cáceres. Carreteras vacías, noche sin luna, ilusión por la aventura, alegría de volver a pisar este querido pueblo en el que pasé unas vacaciones de verano durante mi adolescencia. Puse la radio, sintonicé diversas emisoras en busca de algo adecuado para eludir la llamada de Morfeo. A las 4:30 llegaba a mi destino, entonces sonaba la música de Metallica acompañada de la Orquesta Sinfónica de San Francisco. Dejé que su clásico Nothing else mathers sonara hasta el final; su energía, supuse, me ayudaría a recorrer las horas de vela hasta el amanecer.

Descendí del coche tarareando el estribillo de la canción. Las estrellas brillaban como solo lo hacen en los cielos de las montañas, la atmósfera estaba limpia, el río Jerte corría próximo, humedeciendo con su aliento el entorno. La Vía Láctea aparecía esplendorosa, cruzando la bóveda celeste de norte a sur sobre el templo. Lo árboles, ausente el viento, permanecían inmóviles con su manto blanco. Las flores competían con los cuerpos celestes; absorto en la contemplación de unas y otros no reparé en que el alba llegaría puntual a su cita haciendo imposible la sesión fotográfica nocturna…

Ver Post >
Sobre el autor Víctor Gibello
Arqueólogo, historiador, historiador del Arte, fotógrafo, escritor, emprendedor. Es Director de la empresa ARQVEOCHECK con la que ha realizado numerosos trabajos de investigación, excavación, restauración y puesta en valor del Patrimonio Cultural por toda España, así como diversos proyectos internacionales. Paraísos Olvidados es un recorrido diferente por el Patrimonio de Extremadura, un viaje a los espacios más singulares, atractivos y amenazados de nuestra tierra, un experimento de divulgación que pretende crear conciencia en la sociedad para su conocimiento, valoración, protección, conservación y disfrute

Otros Blogs de Autor