Hoy

img
La religión y sus mensajeros
img
José María Fdez Chavero | 04-07-2017 | 17:12

Podemos tener puntos de vistas diferentes sobre los diferentes aspectos de la vida, pero el respeto mutuo debe presidir nuestras relaciones. Soy creyente, me siento parte de la Iglesia y reconozco sus bondades y también sus fallos. Llevamos días, meses y años con noticias de sacerdotes y religiosos que son escandalizadoras por enfermas y delictivas. Son una pequeña minoría dentro de un colectivo que trabaja por los demás, con especial dedicación para los pobres y necesitados. Hago esta reflexión desde mis creencias religiosas y con una profunda tristeza y dolor. La paidofilia es un trastorno de la identidad sexual recogido en las clasificaciones internacionales de los trastornos mentales y es la atracción sexual de la persona adulta hacia niños de su mismo o de distinto sexo. Estas conductas enfermas son reprobables y condenables desde el derecho y la moral y corresponde a la justicia civil y a la jerarquía eclesiástica actuar con rapidez por el mucho daño que causan.

Hemos de preguntarnos por qué se dan estas conductas en personas, que libres y voluntariamente, escogen el celibato, pero esta reflexión corresponde a los órganos competentes de la Iglesia. Anosotros nos toca denunciarlos, condenarlos, pedir que se haga justicia y seguir colaborando con la inmensa mayoría de sacerdotes y religiosos que, día a día entregan sus vidas, para lograr una humanidad más solidaria. Es mucho el bien realizado por las religiones y sus miembros, en una sociedad tendente a la desigualdad e injusticia.

La religión es encuentro con la Divinidad, es común unión con el creador de todo, es trascendencia, proyección al futuro desde el amor. Es concordia interpersonal con el prójimo,  sea como fuere, tenga mucho o poco, sea sabio o ignorante, siempre por el que tiene más dificultades y necesidades, por el débil.

La religión está en el mismo proceso evolutivo de la persona y de la humanidad, no podríamos entendernos sin ella. Ciencia, cultura, arte, filosofía de la vida, atenciones a los más desfavorecidos son algunas de sus facetas. Muchos hombres y mujeres han puesto sus vidas al servicio del necesitado y siguen hoy comprometidos con la búsqueda y propagación de sistemas de vida justos, partiendo del compromiso con Dios. La religión nos impulsa a querer ser mejores, a comprometernos con nosotros y con los demás, saltando las barreras de nuestras casas, ciudades, países… y ello porque hemos encontrado el gran motor que impulsa la vida, que nos hizo libre y seres vivos y que recibe diversos nombres. Es fundamental ser respetuoso y tolerante con los que piensan o sienten de forma diferente.

El Dios de la vida, del compromiso, de la libertad, del encuentro interpersonal es el que está ahí, a veces se hace presente con su propia voz y otras desde la acogida silenciosa. La pena y la grandeza es que se vale del ser humano para predicar su mensaje y nos encontramos con mensajeros de muy diversas condiciones. Los más son buenos que desean construir un mundo mejor, pero también padecemos casos que hacen del delito y la maldad el eje de su labor y son los tribunales civiles y eclesiásticos los responsables de juzgarlos.

La solidaridad, la tolerancia y la justicia son valores imprescindibles para lograr una sociedad mejor para todos. Somos ciudadanos del mundo con el derecho a vivir y a ser respetado. Este blog quiere ser lugar de encuentro entre la Psicología y la Vida de todos los que lo deseen. Es posible hacer un mundo más justo.