Hoy

img
¡Hemos llegado! Gracias
img
José María Fdez Chavero | 06-09-2017 | 15:27

Inicio estas líneas compartiendo una buena noticia. El miércoles 13 de septiembre a las 4 de la tarde compareceré en la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso de los Diputados. Han sido meses de mucho trabajo en el que nos hemos sentido siempre acompañados por muchas, cada vez más, personas que veían también las carencias del sistema educativo español.

No voy ni vamos solicitando regalos, lo que queremos es:  

Primero: Reconocimiento de los estudios realizados y de los objetivos alcanzados con el título correspondiente, como cualquier estudiante del sistema educativo español.

Segundo: Poder seguir formándonos dentro del sistema educativo ordinario, ya sea en centros públicos o concertados. Solicitamos ciclos formativos adaptados, para aquellos estudiantes que deseen elegir esta opción que está por diseñar.

Y al agradececimiento le acompaña una gran petición: una ley de inclusión que realmente sea inclusiva en todos los aspectos del ser humano: sanitario, educativo, ocio, vivienda… Ojalá se cumplan los deseos de los que queremos un sistema educativo más justo e igualitario.

La expresión “Gracias” posee infinidad de connotaciones y algunos gestos que reflejan y transmiten sentimientos, emociones y vivencias. Las expresamos en muchas ocasiones, no solo a lo largo de nuestras vidas, sino en cada día y hora, y experimentamos sensaciones agradables. El refranero español, sabio a veces y torpe otras, acierta al afirmar que es de bien nacidos el ser agradecido. Dar las gracias significa reconocer lo que han hecho por mí y expresa lo que suscita en el interior de mi mente.

Expresarlas es psicológicamente sano y madurativamente enriquecedor. Nos hace ser más humilde al descubrir el favor recibido, nos despierta la sensibilidad interpersonal, nos ayuda a tomar conciencia de las limitaciones y nos lanza a la transcendencia, a salir de nosotros para encontrarnos con el otro. Agradecer es abandonar el ensimismamiento existencial en el que estamos no pocas veces y ponernos al servicio de quien tanto bien nos regaló. Agradecer es identificar el esfuerzo de alguien, su bien obrar, su sacrificio o su gratuidad, su estar ahí en cualquier momento, su apoyo y cariño, su desvelo y eso supone un paso más en el desarrollo de la personalidad.

Tenemos incontables experiencias personales de haber sentidoy dado las gracias en nuestra memoria. Quién no recuerda a los padres y madres cuando nos animaron a seguir adelante, a no darnos por vencido ante algún suspenso, a superar las dificultades y los errores cometidos…y cuando lo recordamos lo primero que se nos viene al corazón y a la razón es un profundo y sentido agradecimiento. Eso sin hablar de las innumerables noches en las que se levantaron para darnos agua o arroparnos o para tranquilizar sueños  caprichosamente rebeldes.

También recordamos a maestros y profesores que traspasaron el listado de sus funciones y tareas remuneradas para dedicarnos parte de su tiempo personal y familiar y lo realizaron con humor y desvelo, con ocurrencias y canciones, animando viajes y fiestas. Supieron mezclar paciencia con límites, sonrisas con gestos serios, guiños y miradas fingidas de despistes inventados.

Mención para los amigos, hermanos de emociones, que estuvieron en la enfermedad, en la dificultad, en el dolor de la muerte de seres queridos con su presencia, complicidades y abrazos. Y los compañeros y jefes merecedores en bastantes ocasiones de agradecimientos, porque en esta vida nos necesitamos unos a otros. Nadie es autosuficiente, incluso el que cree no necesitar a nadie también le llegará el momento que necesite y agradezca la compañíay el calor de un semejante.

Sentir y expresar es un buen paso para progresar, para madurar y ser mejor persona y así construir un mundo algo mejor. Gracias a las familias, amigos, profesores y maestros, compañeros, a todos con los que he coincidido en la vida, a ti que nos conocemos vía redes sociales…que estáis en la placidez de la vida y en sus limitaciones. Deseo que seamos merecedores de esta expresión en labios de otros, eso sería señal de nuestra bondad.

 

logo-calidad

 

La solidaridad, la tolerancia y la justicia son valores imprescindibles para lograr una sociedad mejor para todos. Somos ciudadanos del mundo con el derecho a vivir y a ser respetado. Este blog quiere ser lugar de encuentro entre la Psicología y la Vida de todos los que lo deseen. Es posible hacer un mundo más justo.