Hoy

img
Fecha: septiembre, 2017
1 O
José María Fdez Chavero 29-09-2017 | 9:50 | 0

banderas

No cuestiono a las personas que deseen votar, tampoco a los que quieren independizarse, lo que no acepto es que la libertad a votar de unos se apoye en la tiranía de las propias ideas. Las leyes se han de respetar, eso no quiere decir que no se puedan cuestionar y cambiar.

Ni me sobra atrevimiento, ni me falta prudencia a la hora de poner título a esta reflexión. Que nadie busque en mis palabras ningún atisbo de color, ni de signo político, ni de progresismo o conservadurismo. Encuentren el deseo de concordia y de paz en un día que suena a enfrentamientos y sin razón. El 1 de octubre de 2017 representa lo que nunca debe ocurrir a un pueblo y nos invita a trabajar para que no vuelva a suceder. Es el fracaso de una sociedad y de unas personas en una época en la que la falta de diálogo y el quererse imponer a los demás impera. La confrontación entre poblaciones limítrofes, entre vecinos de la misma calle, entre miembros de una misma familia, es lo más cruel que puede padecer una sociedad y la nuestra lo vuelve a padecer.

Algunos continúan con la dinámica repetitiva de que estás conmigo o estás contra mí y es una manera irracional de estar en sociedad.

Ya se han realizado muchas reflexiones de lo sucedido y no es momento de pararse en más estudios. Es tiempo de construir, de mirar hacia delante, de buscar lo que nos une y no lo que nos separa. Es respetar la idiosincrasia de las diferentes partes de España, de las diferencias y de lo que nos asemeja.

Estamos en una democracia en la que se puede opinar, dentro de unos organismos internacionales que proporcionan consistencia y equilibrio aunque falte consolidación. Vivimos en una sociedad con el poder sanamente dividido y repartido y en la que se valoran las instituciones, a pesar de que algunos han caído en las garras de la imposición de sus propios criterios sin atender al orden previamente pactado por todos. Lo peor de la sin razón actual es la desesperanza y la pérdida de ilusión que genera en la mayoría de la sociedad. Construir a base de dividir es un atraso y ya llevamos bastante para perder más tiempo.

Ver Post >
Respeto y diálogo
José María Fdez Chavero 22-09-2017 | 11:05 | 0

respeto-y-dialogo

Una de las enseñanzas en las que más me insistieron en casa y en el colegio fue en el derecho que tiene toda persona a ser respetada, siempre comenzando por uno mismo. Y ese respeto debe completarse con el diálogo y la búsqueda de soluciones pacíficas. Respetarse y dialogar es un buen camino para madurar y para estar a gusto con lo que uno es y hace.

Respeto al que no comparte las mismas creencias, ya sea porque pertenece a otra religión o porque no cree que haya una parte espiritual en el propio ser. Sé que no puedo demostrar racionalmente la existencia de Dios como tampoco puedo demostrar su no existencia y a los que razonan de esta manera les respeto profundamente.

Respeto al que no quiere permanecer en lo que llamamos España a pesar de ser lo que nos ha dado forma en los últimos siglos aunque no comparta sus razones. También aprecio al que tiene otra orientación sexual y los entiendo y siento que formamos parte de una misma realidad llamada hombre o mujer.

Respeto al que un día cambia de opinión o de creencias para agradar al poder y así seguir disfrutando de subvenciones y ayudas, aunque no me gusta su falta de honestidad. Respeto al que aplaude a otro equipo diferente al mío y también al que no comparte mis aficiones.

Puedo respetar casi todo lo que hacen los seres humanos porque proceden de ellos pero eso no quiere decir que esté de acuerdo o que lo comparta o que no proteste. Lo único que no respeto es el comportamiento que daña a los demás, que desprestigia, que se aprovecha de la debilidad o de la buenas intenciones de otros. No puedo respetar el maltrato, la explotación, el abuso, el engaño. No puedo respetar leyes que autorizan la muerte del culpable ni tampoco la de los inocentes porque nadie puede disponer de la vida de los demás.

Y lo mismo que yo respeto también pido y llego a exigir el mismo trato para los que nos diferenciamos o pensamos o sentimos o creemos de forma diferente.

No voy a caer en la descalificación de aquellos que no se sienten integrantes de este país que llamamos España, pero estoy orgulloso de ser español y de ser extremeño y no creo que ni lo uno ni lo otro sean merecedores de la falta de respeto. Puedo mostrar la bandera roja y gualda o la verde, blanca y negra siempre que lo crea oportuno y no por ello debo ser centro de las críticas de nadie.

Resulta muy fácil exigir lo que después no se da y además ponerse el epígrafe de demócrata cuando en realidad falta el respeto y el diálogo. 

Ver Post >
Alzheimer
José María Fdez Chavero 21-09-2017 | 11:47 | 0

alzheimer

Dedico mis palabras a todos ellos, enfermos y familias, con la satisfacción de haber compartido sus existencias. De manera sencilla y breve con el único deseo de que ayude a enfocar la atención a las personas que la padecen. Es una enfermedad muy dura, pero nos permite dar parte de lo mucho recibido de ese familiar, parte importante de nuestra vida.

Es la lesión cerebral más habitual en personas mayores. Se caracteriza por la muerte de neuronas a una velocidad superior a la del envejecimiento normal. La causa exacta no se conoce aún, pero influye la genética y las disminuciones de un neurotransmisor y del riego sanguíneo cerebral, acompañado de alteraciones metabólicas. El riesgo de aparición aumenta con la edad hasta los 90 y después desaparece, y antes de los 40 es poco frecuente. Ser mujer y tener un familiar directo con esta afección aumenta la probabilidad de padecerlo.

Se clasifica en dos tipos: el I se da en mayores, es de inicio lento y presenta fallos en memoria y orientación. El II se da entre 50 y 60 años, de evolución más rápida y los primeros síntomas son fallos de memoria y alteración del movimiento. No existe tratamiento curativo, pero hay técnicas para ralentizar el avance y paliar los síntomas como son: el entrenamiento en atención, centrarle en el tiempo y lugar, en las actividades a realizar, en los nombres de personas… Escuchar noticias de actualidad y música es útil, al igual que contar historias de su vida y practicar ejercicios suaves todos los días. Se han de reforzar sus destrezas, no irritarse ante los fallos y potenciar las actividades manuales, las visitas y conversaciones con amigos. El pronóstico varía bastante según sea la atención profesional y familiar.

Al inicio se afecta el recuerdo de palabras y de hechos recientes y lo suele ocultar. Le sigue cierta despreocupación por su aspecto físico, aumenta la irritabilidad y tiene reacciones exageradas ante cosas sin importancia. Se altera el juicio y la comprensión, le cuesta desenvolverse en situaciones simples como ir a comprar, pierde la orientación espacio temporal y al ser consciente de ello le genera tristeza. Se han de evitar situaciones nuevas y es aconsejable pedirle labores que realice sin problemas para que se sienta útil y activo. Mantener una alimentación adecuada, hablarle de forma sencilla, despacio, con contacto físico y mirándole a los ojos y para que no se desoriente es aconsejable colocar en su habitación un reloj, un calendario, una lista de las cosas cotidianas y cuando salga que lleve una ficha de identificación por si se despista.

En la fase intermedia pierde su autonomía y necesita supervisión continua. La memoria reciente es prácticamente nula y lo que recuerda son los sucesos de su pasado remoto, que suele confundir con el presente. La desorientación aumenta, aparece el vagabundeo, se altera el sentido de la profundidad que provoca temor a moverse. Tiene dificultad para articular varias palabras seguidas con coherencia, habla muy lento o muy rápido y repite frases. Tampoco entiende lo que se le dice o lee, el andar se afecta y surge la incontinencia de orina y heces. El riesgo de que sufra o provoque accidentes aumenta, se vuelve más irritable y desconfiado y evita los contactos sociales.

Se han de eliminar muebles innecesarios, alfombras, elementos escurridizos y guardar los objetos peligrosos para evitar accidentes. Ayudarle a encontrar la palabra que no le sale y fomentar la comunicación no verbal: sonrisas, miradas, gestos… Promover la rutina diaria.

En la etapa final apenas se mueve, por lo que la familia necesita más medios para el cuidado y podrán solicitar ayuda a la trabajadora social de los Servicios Sociales. La desorientación es total, no diferencia noche y día, mes o año y tampoco reconoce personas ni sitios. Los cuidados deben fijarse en aspectos básicos como el aseo, la alimentación, los cambios de postura, apenas escucha y habla, pero siente a través del tacto y del tono y esto es fundamental.

Ver Post >
Comparecencia en el Congreso de los Diputados
José María Fdez Chavero 11-09-2017 | 6:43 | 0

congreso1

Sr. Presidente. Buenas tardes. Gracias señoras y señores diputados.

Agradezco el estar hoy aquí con todos ustedes, miembros de la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad, haciendo realidad el derecho democrático de que los ciudadanos podamos hablar con nuestros políticos en las instituciones.

Me van a permitir que les cuente, con brevedad, parte de mi historia familiar y personal.

El 13 de julio de 2002 fue un día caluroso en mi tierra, Badajoz, como corresponde al verano. Habíamos pasado el día en la piscina. A la hora de la cena, mi mujer sintió algunas contracciones y se puso de parto de manera prematura, cinco semanas antes de lo que correspondía. Nos fuimos a urgencias del hospital materno infantil y dos horas después nacieron mis hijos por cesárea. Les puedo asegurar que fueron horas muy intensas.

A las 0,20 horas del día 14 nació el primero y lo vi de pasada entre los brazos de la enfermera, estaba delgadito. A continuación nació el segundo y ésta era más pequeña y de cara redondita. Pasaron unos minutos y observé que con el primero había solo una profesional y con la otra estaban varios.

Me llamó la atención.

Después de decirle a mi mujer que ambos eran preciosos y de preguntarle cómo estaba ella, salí de la sala de parto con la intención de hablar con la familia. En mitad del pasillo me paró la ginecóloga y me preguntó si mi mujer se había hecho la prueba de la amniocentesis. Tuve el presentimiento y la sensación automática de que algo no iba como debiera.

A la una y media de la noche, una hora después, me pidieron subir a la unidad de neonatos para iniciar la historia clínica.

En ese preciso instante supe que algo era diferente a lo habitual porque no se suelen empezar las historias a esas horas, a no ser que haya alguna razón que lo aconseje.

Al entrar en la unidad, la pediatra, con palabras muy medidas y una sensibilidad exquisita, me comentó la sospecha de que la niña pudiera tener síndrome de Down. Me preguntó si quería  verla. “Por supuesto” fue mi respuesta y al acercarme y ver su preciosa cara me giré y le dije: “Doctora, mi hija tiene síndrome de Down”.

Me propusieron informar a mi mujer por la mañana, pero preferí que se hiciera en ese momento.

Nos pasamos el resto de la noche, como ustedes se pueden imaginar, mi mujer y yo, hablando. Ella intercalaba palabras con algunas lágrimas. A mí, éstas me llegaron a la mañana siguiente con la visita de padres y hermanos.

Señoras y señores diputados, ustedes son madres, padres, tíos, tías, hermanos,  abuelos… les digo que recuerdo, como si hubiese sido esta misma mañana, la respuesta que le di a mi familia cuando me hablaron de las muchas ayudas y recursos que hay para las personas con necesidades especiales. Les dije, ahora toca pensar en las pruebas que le están haciendo y después ya veremos.

Esta ha sido y es nuestra filosofía de vida: vivimos un presente muy intenso, algo enlentecido, pero hasta ahora, llegamos a las metas.

Mis hijos, Manuel y Ángela, comienzan hoy 4º de la ESO en Badajoz. Es el primer año que no les acompaño, pero el motivo lo merece y justifica.

Ambos son muy buenos estudiantes, la niña con adaptaciones curriculares. Manuel  quiere ser médico y ya tiene asumido que tendrá que estudiar mucho para obtener plaza en la facultad y Ángela desea formarse para ser cocinera.

Mi hijo seguirá estudiando y cuando termine secundaria obtendrá su título y pasará a bachillerato y después podrá continuar en la Universidad con límites de convocatorias, no tanto de edad. En el caso de mi hija, al día siguiente de que me comentara sus deseos (abril de 2016) pregunté en el colegio y me enteré de que no titulan en secundaria y que no hay itinerarios formativos adaptados. A partir de ahí comenzamos un grupo de madres y padres a trabajar para cambiar esta situación injusta con los alumnos con diversidad funcional.

Debo confesarles que a lo largo de este año y unos meses he tenido la sensación de que los días para mí duran menos de 24 horas y vivo algo agobiado porque las reformas no llegan y pido que para ustedes no duren más de 24 horas, por el consiguiente riesgo de que lleguen tarde.

No tenemos constituida ninguna plataforma ni asociación, ya son muchas y nosotros lo que buscamos y estamos consiguiendo es la unión de todos los que creemos en un sistema educativo más justo e igualitario. Son cada día más los municipios y ciudades los que nos apoyan con declaraciones institucionales, asociaciones, ciudadanos con sus firmas, la Asamblea de Extremadura por unanimidad.

El 24 de mayo de 2017 me concedieron el honor de registrar, junto a los 4 partidos, la propuesta de Pronunciamiento por la que la Asamblea de Extremadura insta al Gobierno de España a solicitar lo que hoy yo estoy solicitando en esta Comisión.

La solicitud para comparecer en esta comisión fue registrada en noviembre de 2016 y nuestras propuestas ya se han debatido en esta comisión de políticas integrales de la discapacidad el 29 de mayo de este año y en la Comisión de Educación y Deporte del Senado el 31 de Mayo.

Y hoy deseo que todos impulsemos las reformas necesarias para que esto sea pronto una posibilidad más del sistema educativo español.

En la actualidad, Ángela y el resto de los estudiantes con adaptaciones curriculares significativas tienen las siguientes opciones al terminar 4º de la ESO: repetir, incluso tripitir, curso aunque hayan superado los objetivos planteados, solicitar una plaza en un centro de educación especial, participar de las actividades de alguna asociación o solicitar una FP básica para obtener el título de secundaria, que ya superó.

Los centros de educación especial y las asociaciones nos parecen excelentes opciones, muy buenas, adecuadas y totalmente necesarias pero no deben ser las únicas opciones.

Las de repetir curso porque no hay alternativa o la de FP básica nos parecen inadecuadas, antipedagógicas.

Los destinatarios de esta formación profesional básica son estudiantes con dificultades, que no han superado sus estudios de secundaria. En ella se mezclan poblaciones de estudiantes que precisan muy diferentes planteamientos pedagógicos porque aquellos que abandonaron con fracaso escolar necesitan más motivación, los que tienen dificultades lingüísticas necesitarán más apoyos de lenguaje, los que tienen graves trastornos de conducta precisarán más apoyos y acompañamiento psicológicos y mi hija y sus compañeros necesitarán adaptaciones de contenidos y de metodología. Perdonen es mejorable este planteamiento desde un punto de vista pedagógico.

No queremos regalos, que nadie piense que venimos buscando títulos regalados. La historia nos ha enseñado a luchar, con esfuerzo constante, para conseguir lo que deseamos.

Solicitamos:

Lo primero que pedimos es el reconocimiento de los estudios realizados y de los objetivos alcanzados con el título correspondiente, como cualquier estudiante del sistema educativo español.

Lo segundo es poder seguir formándonos dentro del sistema educativo ordinario, ya sea en centros públicos o concertados. Solicitamos ciclos formativos adaptados, para aquellos estudiantes que deseen y estén capacitado para seguir estudiando.

Por último, me van a permitir que haga un brindis al sol o a la luna: una ley de inclusión que realmente sea inclusiva en todos los aspectos del ser humano: sanitario, educativo, laboral, ocio, vivienda…

Abusando de ustedes, debo decirles que la palabra discapacidad discrimina las capacidades que tienen porque enaltece las capacidades que menos desarrolladas poseen. Este es uno de los legados del filósofo Descartes al primar lo intelectual sobre el resto de las capacidades.

Es de justicia, somos conscientes de las dificultades, pero éstas nunca nos han asustado ni nos han frenado. Sabemos que se puede hacer, se debe hacer y deseo que ustedes permitan que se haga.

La grandeza de un pueblo se ve en cómo trata a sus miembros con más necesidades. Sabemos que la educación de las personas con diversidad funcional ha sido vanguardia de muchas transformaciones del sistema educativo español y motor de cambio de los grandes principios educativos que sostienen el ordenamiento de la educación. Hay aspectos de la educación de estos alumnos aún sin resolver y en esto estamos todos, independientemente de colores e ideologías.

La Formación Profesional adaptada es posible y me ofrezco, desde mi humilde experiencia e inmensa inquietud, a colaborar de forma voluntaria y con intereses muy claros en su diseño. Tres máximas son imprescindibles a la hora de comenzar a diseñarla: mejor si es en centros ordinarios, públicos o concertados; adaptando los contenidos teóricos prácticos y la metodología y adaptando la duración.

Tienen ustedes la posibilidad de enmendar un olvido, de hacer un sistema educativo y una sociedad más justa con los que más apoyos formativos necesitan: terminen con esta discriminación y pongan los medios necesarios para formar profesionalmente a unos jóvenes estudiantes que no quieren depender de pagas y subsidios del Estado y que tienen talentos y sueños.

Muchas gracias y que sean ustedes felices.

 

congreso2

Ver Post >
Educación. A modo de sugerencias
José María Fdez Chavero 05-09-2017 | 5:30 | 0

Jornadas. Compañeros de aprendizajes

Jornadas. Compañeros de aprendizajes.

En estos días en los que iniciamos los cursos académicos hemos de reflexionar sobre educación,  sobre nuestros jóvenes y sobre lo que les enseñamos en las casas, en las aulas y en las calles. Valgan las siguientes líneas como sugerencias a considerar, consciente de que son sólo apuntes.

Es crucial que les enseñemos a confiar en sus capacidades, en las que poseen y podrían conseguir y no frustrarse por las que no tienen, incluso, ni tendrán. La educación debe hacerles ver cómo son y hasta dónde pueden llegar, que posiblemente sea mucho más de lo que ellos creen a priori. Reconocer lo que uno es supone aceptar las limitaciones y deficiencias. Eso supondría el primer paso para quitarse complejos y frenos.

Otro punto es que tanto los éxitos como los fracasos se han de vivir con serenidad y templanza. Ni somos los mejores y únicos ni tampoco los peores que no merecen seguir viviendo. Siempre se puede mejorar lo bueno y pulir e ir suprimiendo las debilidades y fallos. Tener claro que no todo es lo mismo ni da igual porque si así fuera nos estaríamos convirtiendo en seres mediocres que se sienten satisfechos con la ramplonería. Formarles en el goce y disfrute con los nuevos conocimientos y destrezas es la puerta de que la excelencia resulta más cercana si hacemos del esfuerzo una de nuestras señas de identidad.

Las prisas no son buenas consejeras, ni la improvisación o la falta de paciencia. Cuando no las fomentamos corremos el riesgo de caer en los tentáculos de la traicionera y molesta ansiedad que tanto devalúa los resultados. El tiempo ha de ser el presente porque para que llegue el futuro se ha de vivir un presente continuado.  El objetivo de alcanzar una sociedad más justa e igualitaria, antesala de ciudadanos felices sigue siendo válido y muy actual, aunque no lo hayamos conseguido todavía.

Transmitirles principios, creencias y valores de la vida, como son el respeto, en especial a los más débiles y desfavorecidos. La gratuidad y la ayuda como garantes de una sana convivencia, lo beneficioso de ser tolerante, fomentando el diálogo desde los pensamientos y sentimientos. Hemos de crear ambientes serenos en los que se potencien la participación y el intercambio, sabiendo ocupar el sitio que a cada uno le corresponde tanto por madurez como por conocimientos. La cercanía con el niño y el joven han de combinarse con criterios claros y pensados para que no se queden sin referentes. Los adultos no somos colegas de los jóvenes ni tampoco sus dueños.

Todos deseamos que nuestros hijos y alumnos maduren y se vayan formando como personas y como futuros profesionales de los más diversos campos del saber y del actuar, y para que eso no se queden en el mundo de las utopías y sea una realidad es preciso que padres, profesores, políticos y adultos en general hagamos de la confianza el eje de nuestras relaciones.

Ver Post >
La solidaridad, la tolerancia y la justicia son valores imprescindibles para lograr una sociedad mejor para todos. Somos ciudadanos del mundo con el derecho a vivir y a ser respetado. Este blog quiere ser lugar de encuentro entre la Psicología y la Vida de todos los que lo deseen. Es posible hacer un mundo más justo.