Blogs

Francisco Carramiñana

Salud para todos

“REALFOODING”: ¿MODA O AVANCE EN SALUD PÚBLICA?

¿Qué es “realfooding”?

El “realfooding” es un movimiento que surge en las redes sociales, para defender el derecho a una alimentación saludable para la población. Se trata de un estilo de vida basado en comer comida real y evitar los ultraprocesados.

 

realfood

Diferentes ejemplos de comida real, procesados y ultraprocesados. Modificado de https://realfooding.com

¿Cómo se inició este movimiento?

Su creador fue el dietista-nutricionista Carlos Ríos, con el objetivo de luchar contra los mitos y conflictos de intereses presentes en la nutrición. Aunque el realfooding no inventa nada nuevo, su éxito radica en la divulgación a través de las redes sociales (RRSS), algo que está muy presente hoy en día en nuestras vidas, sobre todo entre la gente joven.

En este texto vamos a resumir algunos de los contenidos sobre este tema que podemos encontrar con más detalle en el blog de Carlos Ríos (https://realfooding.com)

¿Por qué surge este movimiento?

Aunque los ultraprocesados los podemos considerar recientes (ya que no llevan más de tres siglos con nosotros), desde hace unas décadas, se han ido introduciendo en nuestra alimentación de forma desproporcionada, aumentando a su vez las enfermedades crónicas derivadas de su consumo (principalmente diabetes, enfermedad cardiovascular y cáncer). En concreto, en la última década, la compra de ultraprocesados ha aumentado en más de un 50%.

Pero, ¿a qué se debe este gran aumento de su consumo? En primer lugar a la gran inversión en publicidad y marketing de estos productos. La industria alimentaria es la que más gasta en publicidad después de la automovilística. Además, suele ir dirigida a la población más débil e influenciable; los niños y adolescentes, ya que la mayoría de los anuncios de productos procesados se proyectan en horario infantil y especialmente entre los programas de dibujos animados. Para influir en la población adolescente, se contrata la colaboración de actores, futbolistas, youtubers y demás “influencers” para relacionar los productos procesados con un mayor éxito y la aprobación social.

En segundo lugar, existe un gran consumo debido a la disponibilidad de estos productos en nuestro entorno, lo cual influye notablemente en nuestras decisiones sin ser conscientes de ello. Por ejemplo, en la mayoría de sitios públicos encontramos máquinas de “vending” que se componen casi de forma exclusiva de este tipo de alimento. Además, son productos baratos, ya que su materia prima no es de calidad, y encontramos una gran variedad en los supermercados.

Por último, su hiperpalatabilidad: los ingredientes que componen los alimentos ultraprocesados les otorgan gran sabor y hacen que nuestro paladar se acostumbre a ello de forma rápida, de tal manera que cuando probamos comida real nos puede incluso desagradar su sabor. No es casualidad que el azúcar esté presente en la mayoría de los productos que encontramos en un supermercado. El azúcar hace que se liberen sustancias como los opioides y la dopamina y, por lo tanto, podría esperarse que tenga un potencial adictivo. Además, como sucede con otras sustancias adictivas, nuestro cuerpo se vuelve cada vez más tolerante y cada vez necesitamos cantidades mayores de azúcar.

¿Qué es un “ultraprocesado”? 

Los ultraprocesados son productos comestibles que no llevan ningún alimento entero, completo o en su estado natural. Son mezclas a partir de ingredientes refinados o sintetizados que son insanos en base a la evidencia científica. Estos ingredientes son:

Azúcar (o cualquiera de sus nombres: jarabes, dextrosa, maltodextrinas, fructosa, etc.)

Harina refinada: es toda aquella que no especifica la palabra integral, ni tampoco el porcentaje de esa harina integral (que al menos debe ser superior al 70%). Ej: Harina integral de trigo (90%).

Aceites vegetales refinados: aceite de girasol, colza, palma, nabina, algodón, semilla de uva, cártamo, etc.

Sal

Aditivos (edulcorantes, emulsionantes, colorantes, potenciadores del sabor, etc.)

Proteína láctea añadida (ej: caseína en una barrita fitness de proteína).

Básicamente, los alimentos ultraprocesados serían los siguientes:

refrescos, bebidas energéticas, zumos envasados,

lácteos azucarados , dulces y helados, bollería,

 pan blanco, pizzas comerciales, galletas, cereales refinados y barritas

carnes procesadas, precocinados, patatas fritas, , productos dietéticos, salsas comerciales…

¿A qué llamamos “comida real”?

Llamamos “comida real” a todos aquellos alimentos mínimamente procesados o cuyo procesamiento industrial o artesanal no empeora la calidad de la composición ni interfiere negativamente en sus propiedades saludables presentes de manera natural. Estos alimentos básicamente serían:

verduras y hortalizas, frutas, frutos secos y semillas, cereales integrales

tubérculos y raíces, legumbres,

pescados y mariscos, huevos, carnes,

aceites vírgenes, lácteos de calidad,

café, cacao e infusiones, hierbas y especias.

También existe un grupo que denominaríamos “buenos procesados” que serían aquellos alimentos reales con un procesamiento industrial o artesanal beneficioso o inocuo para la calidad del alimento con respecto a sus propiedades saludables. Aquí entrarían las conservas y semiconservas, los alimentos reales congelados, los platos de alimentos reales cocinados y envasados al vacío etc…, siempre que como hemos dicho no influyan en la calidad de los mismos.

¿Por qué son perjudiciales los ultraprocesados?

Sencillo y complejo a la vez, su consumo se ha relacionado con el desarrollo de distintos tipos de patologías:

Obesidad: la prevalencia de sobrepeso en España es del 40% y la de obesidad del 21,6%. En los niños y adolescentes hablamos de un 25% de sobrepeso y un 15% de obesidad. Es decir, de cada 10 niños, 2 tienen sobrepeso y 1 obesidad. Lo cual supone un incremento de casi el 10% en la última década y media. Existen bastantes estudios que relacionan el consumo de ultraprocesados con ellas .

En una revisión sistemática publicada este año, sus autores concluyen que la mayoría de los estudios han encontrado asociaciones positivas entre el consumo de alimentos ultraprocesados y la grasa corporal durante la infancia y la adolescencia.

En otra revisión publicada un año antes, se llegó a conclusiones similares “La investigación reciente proporciona un apoyo bastante consistente para la asociación de la ingesta de alimentos ultraprocesados con la obesidad y los indicadores cardiometabólicos relacionados”.

Así mismo, la Universidad de Navarra también llevó a cabo un estudio observacional en el que concluyeron que “el consumo de alimentos ultraprocesados se asoció con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad en una cohorte prospectiva de graduados universitarios”.

Diabetes: el consumo excesivo de azúcares añadidos promueve la resistencia a la insulina y la hiperinsulinemia con la consecuente aparición de diabetes. A su vez, la diabetes aumenta el riesgo de mortalidad por enfermedad coronaria ya que durante un infarto agudo de miocardio, el corazón deja de usar principalmente ácidos grasos como energía para usar glucosa. Como la insulina facilita la captación de glucosa en las células, los pacientes con resistencia a la insulina durante un infarto agudo de miocardio tendrán un peor pronóstico.

Hipertensión: también se ha hallado asociación entre el consumo de ultraprocesados y el desarrollo de hipertensión. Por ejemplo,  la Universidad de Navarra realizó un estudio en el que se evaluó esta relación en una cohorte de casi 15000 universitarios españoles de mediana edad que inicialmente estaban libres de enfermedad y fueron seguidos durante 9 años, identificando una asociación positiva entre ultraprocesados e hipertensión.

Cáncer: tan sólo el 5-10% de todos los casos de cáncer pueden atribuirse a defectos genéticos, mientras que el 90-95% restante tiene sus raíces en el medio ambiente y el estilo de vida. La evidencia científica indica que de todas las muertes relacionadas con el cáncer, casi el 25–30% se debe al tabaco, el 30–35% está vinculado a la dieta, aproximadamente el 15–20% se debe a infecciones y el porcentaje restante se debe a otros factores como la radiación, el estrés, la actividad física, los contaminantes ambientales, etc… Es cierto que el grado en que la dieta contribuye a las muertes por cáncer varía mucho según el tipo de cáncer. Por ejemplo, en el caso del cáncer colorrectal, la dieta está vinculada a las muertes por cáncer en hasta el 70% de los casos.

En definitiva, disponemos de suficiente evidencia como para recomendar la reducción del consumo de este tipo de productos, que debería ser sólo ocasional. Si estos productos se consumen en cantidades pequeñas, de forma esporádica y siempre con comida real saludable como fuente de energía principal, resultan inocuos. El problema es, como hemos mencionado, que su consumo es muy elevado debido a su bajo coste (por estar hechos con ingredientes insanos muy baratos), su alta palatabilidad y su alta disponibilidad, ya que hablamos de empresas multinacionales que generan grandes beneficios con la venta de estos productos, por lo que invierten mucho dinero en publicidad y marketing. Además, el consumo de estos productos tiene doble perjuicio ya que además  desplazan el consumo de alimentos saludables.

 

Colaboración de Rocio Pascual Sanchez

Residente Medicina Familiar y Comunitaria

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

Francisco Carlos Carramiñana Barrera,nacido en Zafra, desarrolla su trabajo como Médico de Familia en el Centro de Salud de San Roque de Badajoz, colabora con Colegio Oficial de Médicos de Badajoz, SEDI y en publicaciones de la Redgdps, Grupo de Trabajo de Diabetes de Semergen y la revista Salud Plus Diabetes. En el blog trata de cómo podemos mejorar nuestra salud y calidad de vida adquiriendo buenos hábitos de vida, siendo positivos, y de otros temas que forman parte del día a día de la Salud y de Atención Primaria. Encontraras más temas y actualidad si me sigues en Twitter: @fcbzafra, @redGDPS, Facebook: Saludparatodos.Fcbzafra,

Entradas recientes

Mis blogs

  • Blog de @RedGDPS

  • Mi dieta cojea

Recetando Links

  • #ffpaciente: Prescripción de páginas web de Salud

  • 5 al día

  • DIABEWEB

  • Estilo de vida saludable

  • Fundación RedGDPS

  • Pacientes Semergen

  • Salud sin Bulos


enero 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contenido Patrocinado