Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

dolor

Cuidado con las medusas
Francisco Carramiñana 29-07-2015 | 7:39 | 0

Durante el verano aumentan los baños en piscinas y en “aguas abiertas“. Escribí una entrada sobre la prevención de accidentes durante esta actividad (ver aquí), hoy me refiero al cuidado que hay que tener con las picaduras de medusas, pez araña, y otros animales del mar que pueden ocasionar lesiones.
Siempre es bueno conocer si existen especies peligrosas en la playa que visitamos, en cuyo caso debemos evitar el baño o usar ropa protectora durante la natación o el buceo, tomar precaución con las medusas muertas que llegan a la playa, sus tentáculos o restos de ellos que pueden ser venenosos, y como última recomendación realizar el baño en zonas con puestos de socorristas.
El pez araña, del género Trachinus,  puede estar enterrado en el barro o en las arenas de aguas poco profundas, provocando lesiones cuando los bañistas pisan accidentalmente al pez y se clava una espina o espinas que tiene en la región dorsal o ventral, éstas están conectadas a una glándula en la que se encuentra la sustancia tóxica resultando el daño por un doble mecanismo: la herida de la punción y el efecto químico por el tóxico que descarga. Su carne es apreciada en cocina por lo que también es posible tener un accidente durante la pesca y la limpieza para la venta o cocinado.

Pez araña, también conocido como araña blanca, araña de roca, pez víbora, pez escorpión, salvariego o faneca brava

Los principales efectos son el dolor intenso que puede durar hasta 2 días, picores e inflamación de la zona de lesión, se puede irradiar a toda la extremidad y acompañarse de edema e inflamación de los ganglios de la zona afectada. Puede ocasionar alteraciones en la sensibilidad de la zona, en cuyo caso los trastornos pueden durar semanas o meses. Por el efecto del veneno puede aparecer síntomas como mareos, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, sudoración, calambres musculares, hipotensión, …y desde  confusión, dificultad respiratoria a el coma y la muerte, Estos casos mortales son muy raros provocados por alergia o inoculación del veneno directamente en el sistema circulatorio.

El tratamiento consiste en introducir la extremidad en agua, lo más caliente que se pueda tolerar, durante 30-60 minutos, ya que la toxina se destruye con el calor (termolabil); la segunda parte es retirar el aguijón con unas pinzas y desinfectar la herida. No se debe realizar nunca un torniquete, ni cortar y succionar el veneno de la herida, ya que puede complicar la misma y aumentar el riesgo de infección. Para el intenso dolor emplear analgésicos potentes e incluso puede ser necesario realizar infiltraciones con anestésicos locales. Se debe vigilar la herida y administrar antibióticos si existen signos de infección. La profilaxis antitetánica se llevará a cabo según proceda por el estado de inmunización del sujeto afectado.

El calentamiento de las aguas costeras bien por efecto del cambio climático o por corrientes más cálidas que pasen por el lugar de vacaciones hará posible que la presencia de medusas en nuestras playas sea en mayor número y hagan posible la picadura por estos peces.

 

La lesión por la ortiga de mar (Chyrsaora quinqecirrha) suele ser de tipo local, pinchazo con dolor intenso e irritación, enrojecimiento y sarpullido en la piel (reacción urticarial). En el caso de la carabela portuguesa (Physalia physalis), se siente  una especie de descarga eléctrica y, a veces sensación de hormigueo, lesiones en forma de latigazo, vesiculosas hemorrágicas y ulceras. La reacción no suele ser grave, salvo una respuesta alérgica generalizada en cuyo caso el sujeto debe ser socorrido en el agua y atendido urgentemente. La medusa más peligrosa e incluso mortal es la avispa de mar o cubomedusa (Chyrsaora quinqecirrha) que suele habitar cerca de las costas del norte de Australia y las Filipinas.

El tratamiento consiste en lavar con abundante agua de mar (no agua dulce), retirar los filamentos adheridos con mucho cuidado e irrigar la zona afectada con una solución de ácido acético al 5% en la cubomedusa, o bien empapar la zona afectada con vinagre diluido al 50%, durante unos 30 minutos, en caso de que las lesiones hayan sido ocasionadas por la ortiga de mar , la más usual en nuestras costas, o la carabela portuguesa. Si no se dispone de estos líquidos se puede emplear talco o alguna harina mojada, formar una pasta, cubrir los tentáculos y luego retirar con mucho cuidado con un rascador o una tarjeta de plástico. En la zona afectada se aplicara frío y alguna pomada de corticoide. Para el dolor emplear analgésicos habituales y si la reacción es muy intensa se puede administrar antihistaminicos por vía oral.

Existen sustancias que pueden actuar como repelentes para proteger la piel en caso de contacto con medusas, sin olvidar la recomendación de usar ropa adecuada para el baño en caso de la presencia de medusas en la zona.

Otros accidentes relacionados con las actividades en el mar pueden consistir en mordeduras (recientemente hemos conocidos casos de ataques por tiburones), las descargas eléctricas o la intoxicación por la ingestión de peces con carnes tóxicas. La escorpena, rascacio y cabracho (Scorpaena), producen  lesiones por el pinchazo con sus espinas y la introducción del veneno, con sintomatología y tratamiento similar al pez araña. El erizo de mar va a producir múltiples lesiones según la amplitud e intensidad del contacto y se pueden extraer las espinas clavadas con un trozo de cinta adhesiva. El coral y las anémonas disponen de células similares a las de las medusas, por lo que su contacto produce sintomatología y requiere un tratamiento similar al de ellas.

En la mayoría de estas lesiones se aconseja acudir a un centro sanitario para el tratamiento adecuado y la observación de posibles efectos generales del veneno inoculado.

Más información en:

HOY.ES     MUY INTERESANTE        MEDLINEPLUS

Bibliografia:
J. N. Lemus Reyes, C. Boada Fernández del Campo. NOTA CLÍNICA: La picadura del pez araña. Medifam v.11 n.6 Madrid jun. 2001 (versión impresa ISSN 1131-5768). Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1131-57682001000600006

Ver Post >
Tengo llagas en la boca
Francisco Carramiñana 19-01-2014 | 12:14 | 8

Con frecuencia tengo llagas en la boca, ¿a qué se pueden deber y como las puedo cuidar?

Esta es la última consulta que me ha llegado al blog en la sección de “participa”, y ciertamente son unas lesiones habituales que puede afectar hasta al 25 % de las personas, con mayor frecuencia a las mujeres, se suele iniciar en la infancia, a partir de los 10 años, en la adolescencia o en adultos jóvenes.

Las llagas de la boca (también llamadas “aftas“) son úlceras de diferente tamaño que aparecen en la mucosa de la boca, cuyo origen suele ser desconocido y su duración corta. Cuando se repiten a intervalos variables les llamamos “aftas recurrentes”, que es el diagnóstico de la persona que ha consultado. Es importante saber que estas llagas siempre se localizan en las partes blandas de la boca, nunca en el paladar duro o en las encías.

Por supuesto, la presencia de llagas y pequeñas heridas es lo habitual al iniciar el uso de aparatos de ortodoncia, los famosos y populares brackets. En estos casos las causas y los mecanismos de la llaga es el roce del aparato en las partes blandas de la boca, como la lengua, labios, mucosa del carrillo. La falta de una higiene bucal adecuada favorece y/o empeora estas lesiones, por tanto, lo primero que hay que hacer  es mejorar  esa higiene para favorecer su buena evolución, la segunda cuestión es corregir la disposición del bracket que las esté causando o bien usar la cera u otro elemento protector y aplicar un tratamiento local adecuado.

Las llagas o aftas recurrentes pueden ser de tres tipos:

  • Menores: son llagas superficiales pequeñas de menos de un centímetro, aparecen con una falsa membrana gris y tienen los bordes rojos que habitualmente se cura en menos de 14 días.
  • Mayores: son llagas más profundas, de hasta 3 centímetros de diámetro con una forma irregular. Puede tardar en curar hasta un mes y suele dejar cicatriz.
  • Herpetiformes son llagas múltiples y pequeñas que aparecen como en racimo,  del tamaño de cada una es menor de un centímetro de diámetro. Su curación suele requerir varias semanas. No están provocadas por el virus del herpes simple, pero reciben el nombre porque las lesiones son  similares.

Por qué y cómo se producen no está claro,  si conocemos “factores precipitantes” de tipo:

genéticos, suele haber otros familiares que también las padecen

inmunitarios,  disminución de las defensas por enfermedades o tratamientos que las suprimen (corticoides,…

infecciosos (bacterianos, víricos, hongos,..),

hormonales, es frecuente que se presente en los días previos a la menstruación

digestivos, en la enfermedad de Crohn

traumáticos,  ortodoncia, limpieza con cepillos duros, los piercings en la lengua o los labios.

nutricionales: falta de vitaminas, ácido fólico, vitamina B12, etc…

Alergia a algún alimento: melón, cereales, uva, tomate, leche de vaca, etc…

Existen enfermedades importantes que pueden acompañarse de llagas en la boca, por ello en caso de persistencia de las aftas se debe consultar con el Médico de Familia para buscar otros signos de enfermedad generalizada.

El síntoma fundamental de las llagas es el enorme y constante dolor que limita las funciones esenciales de la boca como hablar, masticar, beber, deglutir, et… De tal manera que puede producir pérdidas de peso, insomnio, falta de concentración o pérdidas de horas de trabajo. Pueden producir inflamación y dolor de los ganglios del cuello

Los signos de alarma antes los que debes consultar con el médico son la persistencia de las llagas más allá de 15 días,  una llaga de forma irregular, que se vuelve dura, como un bulto, sangre fácilmente o se localiza en el paladar duro, en la encía.

En un alto porcentaje de los casos las llagas se curan espontáneamente, por lo que en la mayor parte de las ocasiones no requieren tratamiento.

Habitualmente se aplica algún tratamiento tópico para calmar el dolor intenso y tratar de reducir su duración. Disponemos de múltiples productos de uso local o tópico que calman el dolor (benzocaina, lidocaina,…), favorecen la hidratación (ácido hialurónico), otros son antiinflamatorios (glicerretínico o triamcinolona) , cicatrizantes (aloe vera), protectores  de la mucosa (polivinilpirrolidona) o antibióticos y antihongos (nistatina,…) en forma de solución o geles orales, aerosoles  de aplicación directa sobre las llagas o bien colutorios para hacer  enjuagues.

Existen productos que se comercializan con varios ingredientes asociados de los citados anteriormente, prácticamente todos son de libre  dispensación en la farmacia que su médico de familia  u odontólogo le pueden recomendar,

Esta sería mi recomendación, al lector que me ha preguntado, utilizar un compuesto que contenga ácido glicirretínico, aloe vera, polivinilpirrolidona y ácido hialurónico en forma de gel aplicado directamente en las llagas si son pocas y localizadas; en forma de spray si hay muchas, son extensas o de difícil acceso para lo cual también puede usar algún colutorio con la misma fórmula.

Más información:

Medline Plus: Aftas

Es Vivir

 “El objetivo de este blogs es proporcionar una guía general sobre Salud y no pretende ser un sustituto de la consulta con su Médico de Familia”.

 

 

Ver Post >
Hoy es un buen día para sonreír
Francisco Carramiñana 25-08-2013 | 9:09 | 4

Desde que hace unas semanas me llegó el cartel con el lema: Hoy es un buen día para sonreír, decidí ponerlo en la consulta, en un lugar visible para el paciente, a su derecha  y detrás del ordenador.

La utilización del ordenador en la consulta es inevitable. La colocación del mismo puede suponer una barrera si se interpone entre el paciente y el médico. La “actitud” del profesional en este sentido es fundamental, no debe interferir la comunicación visual entre ambos, aunque indefectiblemente la utilización de la informática  es una sutil barrera en la cual intervienen muchos factores.

Por eso tengo mi ordenador  a la derecha del paciente y a mi izquierda, con el campo libre entre ambos, buscando la relación directa, la empatía, poder apreciar detalles en la comunicación no verbal, que cada pregunta, respuesta, explicación o  prescripción  sean claras y acompañadas de una actitud positiva, asertiva y con una sonrisa.

Mientras consulto o anoto datos de la entrevista en el ordenador, de forma imperceptible, aparece una sonrisa en el rostro del paciente o del acompañante, otras veces surge el comentario directo sobre el cartel y aprovecho para dar algún mensaje sobre los beneficios de la sonrisa, como:

*  Ayuda a que el cerebro produzca más serotonina y endorfinas, que aumentan el estado de bienestar y felicidad.

*  Mejora el funcionamiento del sistema inmunológico. La actitud positiva es fundamental frente a la adversidad y en algunas enfermedades.

*  La sonrisa contribuye a mantener la asertividad.

*  Favorece la relajación, disminuye el estrés,minimiza el dolor y favorece el sueño.

*  La sonrisa, el optimismo, la alegría contribuyen a alargar la vida. Y en todo caso,  lo habrás pasado mejor .

*  Mejora el aspecto físico y mental, favoreciendo la imagen frente a los demás.


… Y muchos más que puedes leer aquí y aquí.

Lo cierto es que, desde entonces, percibo que el porcentaje de pacientes que salen de la consulta con una sonrisa ha aumentado de forma significativa, e indudablemente están mejorando su salud.

Recomiendo a todos  que promocioneis la sonrisa como un ejercicio individual saludable que se puede transmitir a los demás.

Os dejo un video sobre la sonrisa con textos de M. Gandhi.

En este otro vídeo podéis aprender a transmitir emociones y “regalar sonrisas“.

Ver vídeoRedes - La mirada de Elsa - El contagio de las emociones

Otras artículos de interés:

¡¡Qué poco sentido de humor!!

La risa, elemento clave para la unión familiar | GrandesMedios.com

Día Mundial de la Sonrisa: 23 de septiembre

Ver Post >
Cuidados de la gripe
administrador 18-10-2012 | 11:33 | 0

Poniendo la vacuna de la gripe.

Poniendo la vacuna de la gripe.

Empieza la campaña de la gripe, y son muchos los interesados en ponérsela aunque no se encuentre en los grupos de riesgo. Pero lejos de lo que muchos piensan, la vacuna de la gripe no previene el resfriado común o el catarro, por lo que debemos evitar pensar que si nos vacunamos, estaremos protegidos contra estos trastornos respiratorios tan frecuentes en otoño e invierno.

Cómo se contagia la Gripe

 La gripe es una enfermedad causada por  un virus, muy  contagiosa, que se trasmite por vía respiratoria a través de las pequeñas gotas que expulsan al respirar, al hablar, al estornudar o con la tos de las personas contagiadas.

También se puede transmitir por las superficies u objetos contaminados con el virus, e incluso a través de la sangre.

Cuáles son los síntomas

Los síntomas de gripe generalmente comienzan de manera rápida y aparecen de uno a siete días después de entrar en contacto con el virus. Los más comunes son:

Dolores en el cuerpo
Escalofríos
Mareos
Enrojecimiento de la cara
Dolor de cabeza
Decaimiento
Náuseas y vómitos

La fiebre dura generalmente de tres a cinco días, y si no hay complicaciones, la recuperación se produce entre una y dos semanas.

 

Imagen del virus de la gripe (fuente: )

Imagen del virus de la gripe (Fuente: www.atriunfar.net )

¿Quiénes deben vacunarse?

El virus tiene una alta capacidad de variar en sus propiedades, por lo que es necesario desarrollar una nueva versión de la vacuna antigripal, prácticamente, casi todos los años.

La mayoría de las personas adquiere protección contra la gripe aproximadamente dos semanas después de recibir la vacuna, por lo que es recomendable evitar el contacto con enfermos durante ese tiempo.

El hecho de vacunarse no garantiza al 100% tener defensas suficientes para no enfermar, ya que siempre hay varias tipos de virus distintos circulando, aunque la vacuna cubre los más activos en los últimos meses, siempre podemos estar expuestos a virus menos frecuentes.

 

¿Cómo sé si tengo que vacunarme?

Los grupos que deben vacunarse son los siguientes:

Mujeres embarazadas (*) o que esperan estar embarazadas para la temporada de gripe.
Los contactos domésticos y cuidadores de niños menores de 6 meses.
Así como las personas mayores de 65 años (*), ya que el envejecimiento del sistema de defensas del cuerpo, se entiende como un factor de riesgo para la enfermedad.
Trabajadores de la salud o personas viven con ellos.
(*) Personas con cardiopatía, neumonía, EPOC, asma y otras enfermedades respiratorias, además es recomendable para pacientes con anemia crónica, enfermedad renal, diabetes o enfermedad hepática.
Personas que viven en un asilo de ancianos o centro de cuidados prolongados.
Personas que conviven con enfermos crónicos.
Personas que tienen un sistema inmunitario debilitado (como los que tienen cáncer o VIH/SIDA)(*).
Personas que reciben tratamiento prolongado con corticoides para cualquier afección (asma, reumatismo, enfermedades de la piel o intestinales, etc….)(*).

(*)  Todos estos grupos de personas pueden desarrollar complicaciones por la gripe, con mayor frecuencia, de mayor gravedad o bien sufrir empeoramiento de sus enfermedades que causen otras complicaciones o precisen hospitalización.

 ¿Cómo me cuido si cojo la gripe?

En caso de gripe, fundamentalmente, se aconseja:

. Guardar reposo en domicilio, si es posible; evitando la difusión del virus.

. Tomar un analgésico suave, si no existen contraindicaciones.

. Beber agua y zumos en abundancia.

. Extremar las medidas de higiene habituales para disminuir la transmisión a las personas que rodean al enfermo. Es muy importante el lavado de las manos.

¿Hay tratamiento o forma de curar la gripe?

Su tratamiento se reduce a aliviar los síntomas. No es útil el tratamiento antibiótico, pudiendo dar lugar, en cambio, a resistencias bacterianas.

Los antibióticos sólo se deben administrar bajo estricta prescripción médica y para tratar o prevenir las complicaciones, en algunos grupos de riesgo.

De todos es conocido el aforismo de que una gripe dura siete días sin tratamiento y una semana con tratamiento.

¿Cuándo hay que ir al médico?

Si no desaparece la fiebre pese al tratamiento.

Si aparece dificultad para respirar en reposo.

Si se está incluido en algún grupo de riesgo.

Si aparece algún síntoma que la experiencia propia no reconozca como de gripe, o aumente mucho su intensidad.

Si no cesa la tos en 10 días.

 (Coautor: Diego Murillo García. Medicina Familiar y Comunitaria. Badajoz)

Otras entradas al blog sobre la gripe

Cómo diferenciar la gripe, el catarro y la tosferina.

 

 

Ver Post >
Sobre el autor Francisco Carramiñana
Francisco Carlos Carramiñana Barrera,nacido en Zafra, desarrolla su trabajo como Médico de Familia en el Centro de Salud de San Roque de Badajoz, colabora con Colegio Oficial de Médicos de Badajoz, SEDI y en publicaciones de la Redgdps, Grupo de Trabajo de Diabetes de Semergen y la revista Salud Plus Diabetes. En el blog trata de cómo podemos mejorar nuestra salud y calidad de vida adquiriendo buenos hábitos de vida, siendo positivos, y de otros temas que forman parte del día a día de la Salud y de Atención Primaria. Encontraras más temas y actualidad si me sigues en Twitter: @fcbzafra, @redGDPS, Facebook: Saludparatodos.Fcbzafra,