Hoy

img
Etiquetas de los Posts ‘

edad

Frecuencia Cardíaca máxima en el ejercicio físico.
Francisco Carramiñana 06-05-2017 | 4:28 | 2

En esta entrada os dejo un video animado de cómo se calcula la frecuencia cardiaca (FC) máxima teórica, FC según la fórmula de Tanaka (en mayores de 40 años) y la FC según la intesidad del entrenamiento con ejemplos en diferentes edades e intensidad de ejercicio.

Animación realizada por Blanca Carramiñana Carretero (1º de Psicologia Unex)

Otras entradas en el blog SpT relacionadas con este tema son

Sobrepasando los límites del ejercicio físico 

Al hacer deporte cúal es el límite de mi corazón?

 

El objetivo de este blogs es proporcionar una guía general sobre Salud y no pretende ser un sustituto de la consulta con su Médico de Familia”.

Ver Post >
¿Tengo riesgo de osteoporosis?
Francisco Carramiñana 13-09-2015 | 6:20 | 0

La osteoporosis, hueso poroso, es una epidemia silenciosa del Siglo XXI que aumenta el riesgo de fracturas, deteriora la calidad de vida y supone un alto coste para la sociedad tanto en la prevención, el tratamiento y los costes socio-económicos que conlleva. Ya hice referencia a este problema en alguna entrada previa del blog (ver aquí y aquí).

 

Modificado de SemergenDoc. Osteoporosis.

Consecuencias de la evolución de la osteoporosis.

Creo de interés que por encima de los 40 años, especialmente las mujeres, conozca si tiene riesgo de tener osteoporosis dado que la pérdida de hueso se produce de forma natural a partir de esta edad y se acelera en ciertas condiciones patológicas y con la menopausia en las mujeres.

Podemos conocer este riesgo realizando el test de un minuto de la International Osteoporosis Foundation (IOF).

 

test riesgo de osteoporosis de un minuto de la IOF

____________________________________________________________________________________________________

Lo importante  es conocer los factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad de tener huesos débiles y frágiles, como son:

  • Edad mayor a 65 años
  • Sexo femenino.
  • Menopausia precoz (con menos de 45 años)
  • Antecedente de fractura previa en adultos
  • Historia familiar de fractura osteoporótica de primer grado  (materna)
  • Estar enfermo en persona de edad avanzada, lo que se define como “fragilidad”.

 

Ninguno de ellos es modificable, mientras que hay otros  de los factores de riesgo de osteoporosis que podemos modificar, como:

  • Bajo peso (< 50 Kg o IMC < 20 Kg/m2)
  • Dieta pobre en  calcio (< 500-800 mg/d) y/o vitamina D.
  • Consumo de tabaco
  • Inactividad física prolongada
  • Propensión a las caídas y factores relacionados, como la toma de fármacos para dormir.
  • Tratamiento con glucocorticoides orales 5 mg/día de prednisona o equivalente durante más de 3 meses.
  • También otros fármacos, fundamentalmente los  inhibidores de la aromatasa,  las gonadotropinas, hidantoinas, inmunosupresores, heparinas y tiroxina.
  • Enfermedades que causan osteopenia: hiperparatiroidismo, hipertiroidismo, enteropatía y malabsorción, hepatopatías, artritis reumatoides, y enfermedades inflamatorias crónicas, trasplante de órganos, Síndrome de Cushing, anorexia nerviosa.

Tomado de Ampersandsi.com

 

 

Y  las medidas preventivas que pueden ayudar a evitar o retrasar la perdida de hueso y la aparición de una fractura, y como hacemos referencia en este blog,  los factores de estilo de vida, como la dieta y la actividad física  influyen en el desarrollo óseo en la juventud y la tasa de pérdida de masa ósea en el futuro, por lo que la prevención debe iniciarse  en la juventud procurando un crecimiento y desarrollo oseo adecuado.

Una vez llegado a la edad adulta debemos procurar mantener al máximo la masa ósea que hallamos logrado en la juventud  y  retardar la perdida de la calidad del hueso, con algunas medidas preventivas como:

  • Asegurar una dieta nutritiva y  la ingesta adecuada de calcio
  • Evitar la desnutrición, en particular las dietas con perdidas de peso severas, los trastornos de la alimentación
  • Mantener una toma adecuada de vitamina D.
  • Participar en alguna actividad física que favorezca al esqueleto óseo.
  • Evite fumar y el consumo excesivo de alcohol.

Algunos alimentos ricos en Calcio son la leche y los derivados, legumbres, algunas verduras, frutos secos y los pescados. Puedes encontrar en Fisterra un listado más exhaustivo de alimentos para una “dieta rica en calcio”.

Para mejorar los niveles de vitamina D es esencial tener una adecuada exposición al sol, sin abusar de los protectores solares, asegurar una toma correcta de alimentos ricos en esta vitamina (pescado azul, langostinos, hígado, huevos de gallina,…) o bien enriquecidos con ella, como los lácteos, margarinas y cereales. Los cuadros de malabsorción intestinal se deben corregir para evitar déficit en vitamina D.

____________________________________________________________________________________________________

El mejor ejercicio físico para favorecer al esqueleto óseo  es aquel que transporta el peso del cuerpo, como es correr, andar, subir escaleras,… También es beneficiosos realizar ejercicios de fuerza y resistencia como el levantamiento de pesas o los ejercicios con máquinas. No se  recomienda la natación ni la bicicleta ya que en ellos la carga del peso corporal se reduce.

 Puedes encontrar más información sobre la osteoporosis, ¿qué es?, ¿cómo se diagnostica?  y el tratamiento en :   MedlinePlus  IOF

Otros enlaces de interés:

FRAX  Cálculo del riesgo de fractura de la OMS. Herramienta para conocer la probabilidad de tener una fracturas causadas por la osteoporosis (cadera, columna vertebral, y muñeca)-

 

El objetivo de este blogs es proporcionar una guía general sobre Salud y no pretende ser un sustituto de la consulta con su Médico de Familia”.

 

 

Ver Post >
Ictus, no conocemos bien los signos de alarma y cómo actuar.
Francisco Carramiñana 06-05-2015 | 3:58 | 0

Recientemente se han comunicado los resultados de un “estudio sobre el grado de conocimiento acerca del Ictus que  tiene la población general de Extremadura”, realizado por un grupo de investigadores que han sido liderados por el neurólogo del Hospital Infanta Cristina de Badajoz, Dr. José María Ramírez Moreno, quien nos explica las principales características y conclusiones del estudio.

Como neurólogo responsable del Área de Ictus del Hospital Infanta Cristina ¿qué le ha llevado a realizar este estudio?

José María Ramírez Moreno.- Evitar retrasos de la llegada de los pacientes con un ictus es el objetivo principal de la fase prehospitalaria de la atención a esta enfermedad en la fase aguda. De ello depende que podamos proporcionar las mejores opciones de tratamiento. Aunque los datos epidemiológicos demuestran que los tiempos de llegada a los hospitales han ido mejorando, estudios recientes han proporcionado pruebas de que el retraso en la llegada continua afectando a los pacientes con ictus, y muchos de ellos pierden la oportunidad de recibir un tratamiento eficaz y así sobrevivir con menos secuelas.

Los retrasos en la atención al ictus agudo se han identificado a diferentes niveles, pero una de la razones principales son la falta de conocimiento de los síntomas, la negativa a reconocer la enfermedad, y la esperanza de que los síntomas puedan resolverse espontáneamente.  No disponemos en nuestra comunidad autónoma de ningún estudio que informe del grado de conocimiento que los ciudadanos tienen sobre una patología grave y con altas tasas de mortalidad como es la patología cerebrovascular. Esta información es necesaria para el diseño de planes de salud específicos, y guiar las necesidades de educación sanitaria en esta materia. Esta ha sido la principal motivación para dirigir este estudio.

¿Cuál es la importancia del ictus en Extremadura?¿ Cómo nos encontramos respecto al resto de España?

JMRM.- El ictus es una de las principales causas de mortalidad junto a la cardiopatía isquémica y el cáncer. Es la primera causa de hospitalización neurológica y una de las que más gasto sanitario consume, tanto en fase aguda como en la fase crónica, fruto de su prevalencia, de la discapacidad, trastornos cognitivos, conductuales y neuropsicológicos que produce en el adulto. A esto debe añadirse el coste indirecto de la enfermedad en cuanto a pérdida de capacidad laboral del paciente o de sus cuidadores, adecuación domiciliaria, gastos de farmacia, etc.

Según datos oficiales la tasa de altas de hospitalización por ictus por 1.000 habitantes en Extremadura en los últimos años ha estado en torno a los 2.30 casos, por encima de la media nacional situada en 1.8. Y la tasa estandarizada de mortalidad general por ictus también está seis puntos por encima de la media nacional, unos 45 casos por 100000 habitantes y año.

¿Cuál es el grado de conocimiento del  ictus  en la población extremeña?

JMRM.- Para responder a esta pregunta hicimos un estudio transversal, realizando entrevistas a una muestra representativa de nuestra sociedad. Los sujetos fueron seleccionados por un sistema de asignación al azar doble y se administró un cuestionario estructurado con preguntas abiertas y cerradas mediante entrevistas cara a cara. Se invitó a participar a 3342 sujetos, de 42 municipios de Extremadura. Finalmente se consideraron válidas las encuestas de  2411 sujetos. El 99,5% de los encuestados eran de nacionalidad española y  el resto de diferentes nacionalidades, pero todos residentes en Extremadura. La mujeres encuestadas supusieron el 59,8% . La edad media de los participantes fue de 49 años .  El 26%  de los entrevistados vivían en el medio rural.

Definimos el “conocimiento adecuado” del ictus como aquel que afirmaba que sabía que era un ictus, mencionara correctamente al menos un síntoma de la enfermedad, mencionara al menos un factor de riesgo vascular, hábito o estilo de vida de riesgo y su reacción potencial ante la enfermedad fuera correcta. En base a esta definición solo un 39.7% de los encuestados tendría un conocimiento básico del ictus idóneo.

En la población general ¿cómo podemos calificar el nivel de conocimientos sobre el ictus y  los signos de alarma?

JMRM.- Hay cinco o seis síntomas de alarma que la población debería reconocer con facilidad, como indicativos de poder estar sufriendo un ictus, estos serían: cambio repentino en el lenguaje, pérdida visual, parálisis o debilidad en una parte del cuerpo, mareo intenso, pérdida de sensibilidad u entumecimiento en una parte del cuerpo y cefalea muy intensa.

El 26.5% de los encuestados no tenía conocimiento de ningún signo o síntoma de alarma de ictus. Y el 73.5%  nombró al menos uno correctamente. La media de signos o síntomas de alarma correctos mencionados por los encuestados fue inferior a dos.

De los síntomas de alerta del ictus, ¿cuál es el más identificado por los extremeños y si se corresponde con el más adecuado?

JMRM.- Si, el síntoma mencionado con mas frecuencia fue la pérdida de fuerza (31,0%), seguido de mareo y trastornos del equilibrio (30,7%) y la cefalea (30,4%). Pero hay síntomas muy importantes como la alteración del habla o del lenguaje o la pérdida de visión brusca que fueron enumerados por pocos sujetos (en torno al 10% de los entrevistados).

Existe una conocida relación entre la enfermedad vascular y los distintos factores de riesgo clásicos (hipertensión, diabetes, colesterol elevado, edad, tabaco, alcohol,…) y socioeconómicos (nivel de estudios, nivel de renta, situación laboral,…) , ¿cómo contribuye cada uno  sobre el conocimiento del ictus, y si en su estudio se ha encontrado alguna relación de interés?

Es una pregunta complicada y difícil de explicar con pocas palabras, pero en general nuestros resultados demuestran que la población de Extremadura con alto riesgo de sufrir un evento cerebrovascular (es decir, aquellos con factores de riesgo, mayor edad o haber presentado la enfermedad)  no tiene un mejor conocimiento del ictus ni una mejor respuesta ante los síntomas de la enfermedad. Y si nos centramos en la repercusión que los factores socio-demográficos tienen en el conocimiento de la enfermedad cerebrovascular, demostramos que el nivel de conocimiento es mayor según aumenta el nivel de educación, ingresos autodeclarados y nivel de salud, incluso tras ajustar por factores como la edad, el sexo o el área de residencia. También encontramos un mejor nivel de conocimiento según la zona de residencia y en los sujetos menores de 65 años. Nuestro trabajo demuestra con claridad que el conocimiento general del ictus es peor entre las clases más desfavorecidas socialmente, donde el ictus suele incidir con mayor crudeza. Está demostrado que las personas con más formación y mayor nivel de ingresos tienden a buscar atención médica más rápido cuando se enfrentan a los síntomas de un ictus. También hay estudios que sostienen que la desigualdad social, fundamentalmente en términos económicos y educativos, conlleva asociados unos factores psicosociales que potencian o exacerban los factores de riesgo vascular y , por tanto, el riesgo de eventos vasculares. Por ello, podemos considerar al nivel socioeconómico como  un factor que condiciona tanto el comportamiento individual ante la salud como las condiciones de salud de la población.

¿Cómo considera que el comportamiento de los extremeños ante un Ictus?

JMRM.- Preguntamos en nuestro cuestionario de forma abierta por la actitud hipotética tomada, ante la posibilidad de presentar un ictus (¿qué haría usted ante esos síntomas compatibles con un ictus o infarto cerebral?). El 20.0% de los encuestados no tendría una actitud idónea ante la sospecha de presentar un ictus o presenciarlo en un familiar. La actitud hipotética que se tendría ante un accidente isquémico transitorio, es sustancialmente peor, ya que el 58.6% de los encuestados no lo consideraría de la suficiente gravedad para acudir inmediatamente a un hospital o avisar al 112. Estos datos son preocupantes, y tal y como defienden otros autores la razón más común del retraso en la atención al ictus de la fase prehospitalaria es que no se reconozcan los síntomas como propios del ictus, y los ciudadanos no sepan darse cuenta de la urgencia, esperando en muchos casos a que se resuelvan espontáneamente; limitando la solicitud de ayuda o que cuando llegue sea tarde.

Qué mensajes podemos dar a la población  de cara a la prevención del ictus y de cómo actuar  rápidamente cuando se presenta?

JMRM.- La disponibilidad de terapias específicas altamente eficaces para el tratamiento del ictus, pero con un margen riesgo/beneficio estrecho, hace necesario desarrollar  un sistema de organización asistencial y dotación de los centros hospitalarios capacitados para atender pacientes con ictus. Pero es preciso que el paciente llegue lo antes posible y sin demora al centro hospitalario.

El conocimiento básico del ictus es insuficiente en la población general de Extremadura, existiendo una discrepancia entre el conocimiento teórico y la percepción de gravedad de la enfermedad. Según mi criterio, serían los profesionales sanitarios los que deberíamos implementar acciones educativas dirigidas a las personas con mayor riesgo vascular, bien en nuestras consultas o con actividades formativas al margen. En ellas es preciso insistir no solo en la importancia del reconocimiento de los síntomas y de la acción a tomar en caso de presentarlos o presenciarlos en una persona cercana; si no también en la importancia de adoptar medidas de prevención primaria y secundaria adecuadas.

El conocimiento del ictus y la acción a tomar frente a la enfermedad pueden ser mejorados con campañas de sensibilización. La eficacia de estas campañas, se podrían potenciar utilizando los medios de comunicación adecuados, dando mensajes sencillos y adaptados a la realidad social de la población. Es de suma importancia asegurar que las campañas incluyan que una respuesta rápida ante los síntomas de alarma es esencial para reducir la muerte y discapacidad del ictus. Esta tarea es responsabilidad de la Administración sanitaria y del Gobierno de nuestra Comunidad.

El conocimiento básico del ictus es insuficiente en la población general de Extremadura, existiendo una discrepancia entre el conocimiento teórico y la percepción de gravedad de la enfermedad. Según mi criterio, serían los profesionales sanitarios los que deberíamos implementar acciones educativas dirigidas a las personas con mayor riesgo vascular, bien en nuestras consultas o con actividades formativas al margen. En ellas es preciso insistir no solo en la importancia del reconocimiento de los síntomas y de la acción a tomar en caso de presentarlos o presenciarlos en una persona cercana; si no también en la importancia de adoptar medidas de prevención primaria y secundaria adecuadas.

El conocimiento del ictus y la acción a tomar frente a la enfermedad pueden ser mejorados con campañas de sensibilización. La eficacia de estas campañas, se podrían potenciar utilizando los medios de comunicación adecuados, dando mensajes sencillos y adaptados a la realidad social de la población. Es de suma importancia asegurar que las campañas incluyan que una respuesta rápida ante los síntomas de alarma es esencial para reducir la muerte y discapacidad del ictus. Esta tarea es responsabilidad de la Administración sanitaria y del Gobierno de nuestra Comunidad.

Puedes encontrar más información en:

Video de la Sociedad Española de Neurologia.

Guía de información al paciente con ICTUS de la Agencia Valenciana de Salud. Y Guía 10

Guía de cuidados para pacientes con ICTUS del Hospital Virgen de la Arrixaca. Murcia

Guía Clínica  de Prevención Primaria y Secundaria del Ictus del Sistema Nacional de Salud

El cuidado y la promoción de la autonomía personal tras un ICTUS  de Hospital de Aragón.

Dossier Ictus 2015, por el Dr. Jaime Gállego* en @strokestrike. 

Ictus, im MÉDICO, “Prevención y atención inmediata, claves para combatir el ictus”

Ver Post >
Prevenir con… Estilos de Vida… el cáncer de mama
Francisco Carramiñana 04-10-2013 | 5:38 | 4

 

Tomado de  https://www.facebook.com/unidoscontraelcancer 

Todos nacemos con una carga genética, cuya manifestación sabemos está ligado a la presencia de ciertos factores externos.

En esta carga genética se han descrito ciertos riesgos que se pondrán de manifiesto o no en función de nuestro comportamiento, como ocurre en algunos tipos de cáncer, la diabetes mellitus tipo 2,… Es decir, aunque el riesgo para ciertas enfermedades puede venir determinado por los antecedentes familiares, el comportamiento individual será determinante para que la padezca o no.

Próximamente, el 19 de octubre,  se celebra el día del cáncer de mama que ya tratamos en una ocasión en al que llamé la atención sobre la realización de la mamografías preventivas o no. (ver aquí).

En este post quiero incidir en la “prevención del cáncer de mama a través de los estilos de vida”.

Sí,  todas las mujeres han oído hablar de las mamografías, pero ¿han prestado la misma atención a las otras medidas de prevención? ¿Modifican sus factores de riesgo del cáncer de mama?

La mayoría de los casos de cáncer de mama no son hereditarios, actualmente está estimado que  sólo un  tres por ciento de los casos se asocia con un gen.

Pero incluso  en estos casos sabemos que “mantener un peso adecuado, realizar ejercicio físico, no beber alcohol, no fumar puede disminuir el desarrollo del cáncer de mama en dos de cada cinco casos”.

Llevar a cabo pequeñas modificaciones en la dieta y los estilos de vida no importa a qué edad o en qué momento se inician, siempre es beneficioso.  ¿No os parece una noticia importante? empieza ya.

Hay factores de riesgo en el cáncer de mama que no podrás evitar, como la edad (a mayor edad más riesgo), el inicio de la menstruación antes de los doce años o una menopausia tardía tras los 55 años, los antecedentes familiares  de cáncer de mama diagnosticado antes de los 50 años, especialmente en un pariente próximo.
Otros factores de riesgo aumentan el riesgo pero dependen de si no has tenido hijos, o  si el primer embarazo lo tienes después de los 35 años, has tomado tratamiento hormonal sustitutorio en la menopausia o bien has tomado la píldora anticonceptiva. En estos dos últimos casos el riesgo disminuye gradualmente al dejar de tomarlos o incluso desaparece.
La coincidencia de algún o varios de estos factores en la misma persona no significa que va a tener cáncer de mama, únicamente indica que el riesgo puede ser más alto que promedio de mujeres.

  En definitiva, puedes reducir el riesgo de cáncer de mama:

Reduciendo el consumo de alcohol (ver aquí)

Realice actividad físíca de forma regular (ver aquí)

Mantenga un peso adecuado (ver aquí)

Dar la lactancia materna es muy aconsejable, especialmente si se prolonga más de seis meses (ver aquí  )

No fume (en serio, ¿si fuma para que se hace mamografias?)

 

Y sonrie, no olvides sonreir siempre

Más información en AECC    y en WRCF

 Y si tienes o has tenido cancer de mama acaba de salir una App para tí: “CONTIGO“, en la 16 mujeres que han superado el cancer de mama narran su experiencia durante el proceso, cómo fué el diagnóstico, cómo les ha ido en el tratamiento o cómo ha repercutido en sus relaciones sexuales. De momento sólo para iPad, disponible gratis en el AppStore, categoria de Medicina. Muy recomendable

Desde el “Reto de las 100 calorias”, el 6 de noviembre de 2013, nos recuerdan que  Caminar durante 30 minutos   a un ritmo acelerado puede quemar más de 100 calorías, lo que colabora en mantener un peso saludable y ayuda a reducir el riesgo de cáncer, pero la actividad física en sí también  reduce el riesgo de varios tipos de cáncer, incluyendo el  cáncer de mamay cáncer de útero.


Ver Post >
Al hacer deporte ¿cuál es el límite de mi corazón?
Francisco Carramiñana 11-03-2013 | 6:33 | 9

Estos días he recibido la pregunta: ¿a cuántas pulsaciones debe ir el corazón cuando hago deporte?

Las pulsaciones o frecuencia cardiaca normal para un adulto se encuentre entre 60 y 100 pulsaciones por minuto.

Se trata de saber cuál es el nivel de pulsaciones óptimo  durante la actividad física o la frecuencia cardíaca de entrenamiento, que se puede determinar como un porcentaje relativo de.

  1. la frecuencia cardíaca máxima o
  2. la frecuencia cardíaca de reserva
  1.  Según LA FRECUENCIA CARDÍACA MÁXIMA

Es el máximo de pulsaciones a las que debe ir el corazón según la edad.  Se calcula restando la edad a 220.

FC máxima = (220-edad)

Esta fórmula es un límite teórico en el que no se compromete nuestra salud durante una prueba de esfuerzo o actividad física.

Para un  individuo de 40 años el máximo de pulsaciones durante una actividad física será de 180 pulsaciones por minuto (220-40).

¿Se modifican las pulsaciones máximas según sea mujer u hombre? Se considera que habitualmente la mujer tiene de media entre 5-15 ppm más que el hombre. O bien, por la formula anterior sería restar la edad de 226. 

La intensidad de la actividad física se corresponde con un porcentaje de la frecuencia cardíaca máxima, y nos marcará los límites de las pulsaciones en las que debemos realizar dicha actividad a la intensidad programada. Podeis ver algunos ejemplos en las diapositivas.

2. Según  LA FRECUENCIA CARDÍACA DE RESERVA

Se trata de conocer las pulsaciones que mejor se ajustan a nuestras posibilidades y reflejan mejor nuestro estado de forma, la llamamos Frecuencia Cardíaca de Reserva, que se calcula restando a las pulsaciones según la edad, las pulsaciones que tenemos en reposo (frecuencia cardiaca en reposo).

 FC de reserva= FC máxima- FC reposo

De esta forma vemos como el número de pulsaciones óptimas del corazón varía en función de cómo late en reposo. Podemos mejorar la frecuencia en reposo cuidando el estado físico y psicológico, la alimentación y el entorno (ver factores que afectan a las pulsaciones).

Para conocer el nivel más óptimo de pulsaciones de entrenamiento según la frecuencia cardíaca de reserva aplicamos los porcentajes de esta frecuencia según la Fórmula de Karvonen* que es

 FC  de entrenamiento = % FC reserva + FC reposo

Esta forma de calcular las pulsaciones se ajusta mejor a las necesidades de cada individuo y se corresponde mejor con el consumo de oxigeno máximo durante la actividad física.

A nivel práctico dos individuos de la misma edad, 40 años, tienen la misma frecuencia cardíaca máxima (180 ppm), pero como tienen diferentes pulsaciones en reposo (78 frente a 60) para un esfuerzo de la misma intensidad (70%,  actividad moderada) el que tiene  más pulsaciones en reposo necesitará llegar a más pulsaciones (149 frente a 144).

Puedes ver algunos ejemplos en esta presentación

Y Puedes calcular tu frecuencia cardíaca de entrenamiento aquí.

Tan importante como la intensidad de la actividad física son la DURACIÓN (al menos 30 minutos)  y la frecuencia o REGULARIDAD (todos los días, mínimo 5 veces en semana, para garantizar los 150 minutos de actividad física semanal). Por supuesto, cualquier aumento de la actividad física siempre es beneficioso.

En una entrada del blogs ya traté sobre cómo iniciar una actividad física (ver aquí),  donde dispones de una receta general de cómo  empezar (ver aquí) a practicarla, ahora puedes adaptar la intensidad de la actividad con tu frecuencia cardíaca de entrenamiento, para realizarla con más seguridad.

Sobre las nuevas APPs y  pulsómetros puedes leer este artículo en blog de Cardiología Deportiva REMA.

 

En agradecimiento a  Araceli Boraita Pérez, extremeña de la Puebla de Sancho Pérez (Badajoz), especialista en Cardiología, directora del Servicio de Cardiología en el  Centro de Medicina del Deporte del Consejo Superior de Deportes. Madrid

* Karvonen MJ et al. Ann Med Exp Biol Fenn 1957;35:307-315

“El objetivo de este blogs es proporcionar una guía general sobre Salud y no pretende ser un sustituto de la consulta con su Médico de Familia,  respecto a la atención y tratamiento individual”.

Ver Post >
Sobre el autor Francisco Carramiñana
Francisco Carlos Carramiñana Barrera,nacido en Zafra, desarrolla su trabajo como Médico de Familia en el Centro de Salud de San Roque de Badajoz, colabora con Colegio Oficial de Médicos de Badajoz, SEDI y en publicaciones de la Redgdps, Grupo de Trabajo de Diabetes de Semergen y la revista Salud Plus Diabetes. En el blog trata de cómo podemos mejorar nuestra salud y calidad de vida adquiriendo buenos hábitos de vida, siendo positivos, y de otros temas que forman parte del día a día de la Salud y de Atención Primaria. Encontraras más temas y actualidad si me sigues en Twitter: @fcbzafra, @redGDPS, Facebook: Saludparatodos.Fcbzafra,