Enviado desde Calle Damas, 11, 10003 Cáceres, España.

La casina por donde pasaban los reyes | Solita en Cáceres - Blogs hoy.es

Blogs

Carolina Díaz Rodríguez

Solita en Cáceres

La casina por donde pasaban los reyes

El año 1881 se inauguró la vía férrea de Madrid a Lisboa, que pasaba por la estación de Arroyo-Malpartida. Al llegar a La Perala, la vía giraba hacia el Suroeste para arribar a la estación arroyana y, desde allí, ir hacia Lisboa.

Ese tramo de vía dejó de funcionar el año 1971, cuando se construye el ramal actual, que va de Casar de Cáceres a Cáceres. Se desmantelaron las traviesas y los hierros de la vieja línea y lo que ha quedado es un camino que va de la estación de Casar a la estación de Arroyo-Malpartida.

El sendero tiene la anchura de la vía del ferrocarril y en algunos lugares como los de la foto, discurre sobre una elevación del terreno, un montículo muy común en las vías ferroviarias.

En esa vía de Casar a Arroyo, había una caseta de peones del ferrocarril, quizás de guarda agujas, situada en el punto donde los trenes ya frenaban para entrar en el espacio de la estación. Esa casina está abandonada, se ha caído el tejado, pero se mantienen las paredes. El lugar es precioso: una dehesa, varias charcas, el viejo camino largo y recto que hace 41 años era del ferrocarril, la estación de Arroyo-Malpartida a lo lejos y esa casina abandonada por la que pasaron reyes, actores, millonarios y viajeros de medio mundo camino de Madrid o de Lisboa en el Lusitania Exprés.

Por esa casina han traqueteado de madrugada los trenes donde dormían Alfonso XII, Alfonso XIII, don Juan de Borbón, el rey que no reinó, padre de Juan Carlos I, y el actual rey de España, cuando viajaba de Madrid a Lisboa y Estoril para ver a su padre, exiliado en esta ciudad portuguesa.

Ahora, ese cruce de antiguas vías y caminos está desierto, solitario, perdido en medio de las encinas. En los restos del tejado hay un nido de cigüeñas y las habitaciones sin techo de la casa ferroviaria sirven de refugio a los cazadores: es muy normal ver por allí montones de cartuchos pues la zona es rica en conejos, zorras y liebres.

Por donde pasaban los reyes, ahora solo circulan ciclistas, paseantes, ganaderos, cazadores y rebaños de vacas y ovejas.

Carolina Díaz tiene 19 años, vive en Arroyo de la Luz y estudia Filología. Cada amanecer coge el autobús a Cáceres. Por la mañana va a la universidad, por la tarde graba vídeos y por la noche vuelve a casa en bus. Solita en Cáceres es la cara oculta de sus grabaciones para las secciones Cáceres Insólita y Mira Quién Habla.

Sobre el autor

Carolina Díaz, vive en Arroyo de la Luz y estudia Filología. Cada amanecer coge el autobús a Cáceres. Por la mañana va a la universidad, por la tarde graba vídeos y por la noche vuelve a casa en bus. Solita en Cáceres es la cara oculta de sus grabaciones para las secciones Cáceres Insólita y Mira Quién Habla.


febrero 2013
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728