Tomar zumo de naranja es un lujo | Solita en Cáceres - Blogs hoy.es

Blogs

Carolina Díaz Rodríguez

Solita en Cáceres

Tomar zumo de naranja es un lujo

El otro día compré por primera vez en mi vida una malla de naranjas. Me sorprendió su precio: 6 kilos, 3,30 euros, en Carrefour. Me pareció una ganga. Yo tenía la idea de que las naranjas eran muy caras. Mi referencia: el precio de un zumo de naranja en un bar. Desorbitado, exagerado, tremebundo… podría calificarlo de tantas maneras.

De pequeña, cada vez que estaba constipada, tenía la costumbre de tomar zumo de naranja con mucha azúcar cada mañana. Pero por entonces lo tenía fácil. Justo en el centro del corral tenía un naranjo. Lo llamábamos ‘El enano’ por su pequeño tamaño. Yo era muy bruta, y ya que tenía que manchar el exprimidor y limpiarlo (mi madre, no yo) pues cogía cinco o seis naranjas y me daban para dos vasos.

Ahora, hasta que me han regalado un exprimidor, apenas tomaba zumo. La razón: los estudiantes no podemos permitirnos pagar entre 2,50 y 3 euros por un vaso, pudiendo tomar un café con leche que nos vale la mitad de precio o incluso la tercera parte, dependiendo del bar. Me gustaría saber en qué momento el zumo de naranja pasó a ser un lujo, como si habláramos de foie o caviar, cuándo dos o tres naranjas, que son las necesarias para llenar un vaso de zumo, se revalorizaron de tal manera, porque si todavía me dijesen que el zumo requiere mano de obra y que hay que exprimirlo manualmente… pero no, en la mayoría de los bares en los que entro ahora disponen de una maquina en la que entran las naranjas enteras por un lado y sale el zumo exprimido por el otro.

Y cualquier demagogo podría decir: Claro, los estudiantes no podéis pagar tres euros por un zumo, pero sí cinco por un cubata. Hay una diferencia muy grande: cuanto más baratos sean los cubatas, más alcohol consumes, más te emborrachas, más daño le haces a tu hígado y a tu salud. En cambio, si los zumos de naranja fueran más baratos, más vitaminas tomaríamos y mejor llevaríamos esta racha de constipados que nos está trayendo este invierno tan frío y tan duro. Por favor, un poco de sentido común.

Carolina Díaz tiene 19 años, vive en Arroyo de la Luz y estudia Filología. Cada amanecer coge el autobús a Cáceres. Por la mañana va a la universidad, por la tarde graba vídeos y por la noche vuelve a casa en bus. Solita en Cáceres es la cara oculta de sus grabaciones para las secciones Cáceres Insólita y Mira Quién Habla.

Sobre el autor

Carolina Díaz, vive en Arroyo de la Luz y estudia Filología. Cada amanecer coge el autobús a Cáceres. Por la mañana va a la universidad, por la tarde graba vídeos y por la noche vuelve a casa en bus. Solita en Cáceres es la cara oculta de sus grabaciones para las secciones Cáceres Insólita y Mira Quién Habla.


marzo 2013
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031