Sergio Palacios en el taller de autoconocimiento

 “Yo tuve una infancia feliz pero muy austera, donde muchas veces pasamos junto a mis seres queridos necesidades y nunca dejó de existir una persona con las manos extendidas ya sea para cubrir alguna necesidad o simplemente para desatar una alegría o una sonrisa. Como expresar el sentir de lo que siempre sentiste, como expresar la satisfacción de lo que recibís por el solo hecho de estar y compartir tu tiempo, tu amor, tu ternura y más si en este dar se encuentran involucrados los locos bajitos como dice Serrat. Siento que a partir de esto mi sentido de servir a los demás se potenció, que ya no mido el amor que soy capaz de dar, pero sí que selecciono a quién dárselo y como. Hoy me siento capaz de encarar la vida de otra manera, dado que aprendí a escuchar, que aprendí a no querer tener siempre mi razón, porque muchas veces con ella no hacía nada. En definitiva hoy me encuentro abierto a mi capacidad de sentir y amar.

A pesar de mi dar en la adolescencia en un grupo de parroquia juvenil rodeado de villas y necesidades, uno nunca deja de sorprenderse de cuanto amor puede recibir a cambio de compartir un juego o un involucrarse en la vida de los demás. Quizás todo aquello sumado a todo lo experimentado y vivido, potenciaron mi actuar y mi sentir, rodeado de un grupo de compañeros que estaban pasando por lo mismo o procesos similares, donde la ocupación diaria lleva a no medir tiempos ni esfuerzos y se convierte todo en un dar sin medida, sin límites, porque todo te resulta poco al ver que la necesidad es tan grande, en todos los aspectos, que conllevan hambre, tristeza, agresión, hasta que el sentimiento se convierte en necesidad de transformar todo eso en galletitas, leche, alegría, juegos, golosinas y sonrisas, en definitiva en amor sin límites.

Todo tiene un fin y el comunitario no escapa a la regla, mi sentimiento siempre será que pude haber hecho mucho más de lo que hice durante el  taller de autoconocimiento, pero también esa sensación conlleva hoy la esperanza de que simplemente permaneceré en el recuerdo de esos queridos y tiernos chicos como uno más que les extendió sus manos cubriendo alguna necesidad o simplemente que desató en ellos alegrías y sonrisas.

Cuando comencé mi comunitario en PROVIDA, vinieron a mi memoria tantas cosas, tantas emociones, tanto de esa infancia como de esa adolescencia y lo único que hice fue dejar salir todas esas emociones y todos esos recuerdos felices. A medida que fueron avanzando los días y las expectativas, y los chicos se fueron abriendo a mí con todo ese cariño, tan necesario en un medio carente de amor y comprensión donde la moneda corriente es la agresión y la desidia, la mezquindad y la avaricia, me convertí de a poco en papá, en PROFE, en definitiva en aquella mano extendida que nunca me faltó en mi niñez.

Llegue a sentir que los días en el merendero pasaban en un abrir y cerrar de ojos, tan solo regresaba a la realidad cuando sentía un: hasta el sábado PROFE! Espéreme que vengo! Acompañado de ese beso de puro agradecimiento que no tenía para mi ningún precio. Luego de la tristeza de la despedida venia el cansado pero feliz festejo junto a mis compañeros, sintiendo la satisfacción de haber cambiado durante un día la dura realidad de aquellos que nada y todo te exigen cuando se trata de cariño y comprensión.

Por todo lo aprendido y experimentado quedaré infinitamente agradecido, dado la excelente conducción que realizó Cristina Sánchez sobre mi persona, hoy me doy cuenta que soy capaz de revertir muchas cosas en mi vida que no funcionaban, puesto que hoy soy consciente de mis defectos tanto como de mis virtudes, cualidades que para mí son fundamentales para relacionarme y conocer a mi prójimo o más bien a mi próximo. Sin dudas a partir de ahora mi visión de vida es muy distinta a la que tenía antes, hoy me siento querido y protegido, no por los demás sino por mí.”

Experiencia comunitaria de colaboradores del taller de autoconocimiento de Cristina Sanchez en Morón, prov. De Bs. As. Testimonio de Sergio Palacios.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More