Hoy

img
Fecha: septiembre, 2016
Aprendiendo en medio del hielo del Ártico (Parte 1)
JoseTrejo 27-09-2016 | 11:35 | 0

<>>

San Francisco de Asís

En efecto…

PRUEBA DE FUEGO

… Ahh no me olvidé contar el final de una de mis primeras aventuras, recogida en la entrada de este blog llamada “De vuelta otra vez…”.  Aquí sigue…

 

He de reconocer que fui algo kamikaze aceptando el reto,pero es lo que sucede en estos casos: actúas desde un punto inconsciente sin conocer el riesgo, que asumí.

La noche antes no pude dormir, por la excitación de esta aventura, estaba dispuesto a todo, absorber, aprender, hacer lo posible para terminar lo mejor posible mi misión. Se me estaba ofreciendo en bandeja una oportunidad y no la iba a malgastar de ningún modo.

Empujé la palanca del acelerador hacia delante de la lancha, de repente sentí escalofríos, me alejaba de tierra firme, estaba entrando en el mundo marino de aguas frías con témpanos de hielo, que apenas conocía, ya que era totalmente de “secano”, me estaba introduciendo en un mundo nuevo. Paso a paso y después de varios minutos, miré por última vez al muelle que se iba perdiendo poco a poco, dí un suspiro, y me introduje en lo desconocido.

Fijé la vista hacia delante, en el primer cabo de la abrupta y montañosa costa,  iba a ser mi primer objetivo, ya no sería el mismo si regresara sano y salvo de esta prueba.

La tarde antes, después de terminar mis pruebas náuticas consiguiendo un “aprobado” necesario,  escuché a Ramón con un tono de aceptación, era suficiente para mí, para dejarme llevar. Vamos al Land Rover! dijo, cogiendo de su mochila un walkie talkie VHF con canales náuticos, y una pequeña pistola de señales. Toma Jose, esto es lo que uso cuando salgo a navegar, si estás en apuros sabes cómo usarla? Ahh, no dispares cerca de los depósitos de combustible en caso de pedir ayuda ehh!! O te verán, pero saltando por los aires. Yo, con toda la cara de novato, afirmé haciendo una pregunta que yo mismo respondí ¿ah sí?…Mirada mitad preocupación y de advertencia por parte de mi maestro de maniobras náuticas…

Esa noche, terminando de echar una mano y cenar algo, seguía mi cabeza con el run-run de la tarde, y pensé: “que demonios…!, no sé utilizar estos trastos (walky y pistola de señales), mejor dejárselos de nuevo en su mochila, le dará mejor uso que yo si llegara el caso”.  Además, para mí era todo un honor de quién venían. Yo era un autentico novato y me los tendría que merecer sentencié, por ello busqué el coche, y allí estaba su mochila, y como con una reverencia, se los dejé en el mismo sitio de donde salieron. A esto le pueden llamar inconsciente… o como yo digo…listo para saltar al tren sin casco ni rodilleras.

Y así fue, plegué mi mapa, lo entallé cuidadosamente para que no se volara, entre el compás náutico (brújula) y el parabrisas del barco, dejando la zona visible de mi ruta.

Al poco doblé el primer cabo, famoso por su peligroso escollo cerca de él, observé que apenas se veía, pero al menos no estaba en mi camino. Lo festejé en voz alta con un ¡bien!

A lo lejos, mi siguiente objetivo…el cinturón del Qooqqut,  zona frecuente de gigantes icebergs y donde se suele encañonar el viento, haciendo imposible su navegación a veces.

Siguiente paso…

Ahora tocaba pasar por los islotes de la granja de Ipiutaq, donde en los años cincuenta hubo un famoso hundimiento de un carguero militar americano, “S.S. Montrose”, que cargado con criolita (mineral de aluminio), chocó contra un escollo rocoso hundiéndose, debido a la falta de visibilidad por las persistentes nieblas que había en la zona.

Ante la duda sobre si tenía suficiente combustible, retrasé la palanca del acelerador,y paré la embarcación.

En medio de este inmenso fiordo de una profundidad media de 400 metros, y de oscuras aguas, debido a la mezcla de agua dulce con diferente densidad, procedente del espectacular fiordo de Qoopput, y su activo glaciar del mismo nombre, saqué el primer depósito extra de combustible, y allí estaba yo, flotando a la deriva solo. Uff… qué sensación.

La corriente me acercaba sutilmente desde la distancia, a algo que de lejos me era familiar, y que sobresalía de la superficie, era el mástil del castillo de popa (parte trasera de los barcos) de aquel pecio (barco hundido) ¡estremecedor!

Habitual estado del canal Narsaq Saava, a veces para poder avanzar, hay que empujar el hielo con el barco, debido a la gran cantidad que suele tener

 

Último rumbo de 330º, en el fiordo Qalerallit, lo conseguí!!! Mi Meta, al fondo, en el casquete polar!

 

Mi mapa con los rumbos trazados

 

Pasando con mi pequeña embarcación, por el espectacular frente glaciar de 70 metros de altura, uno de los tres frentes y el único activo del fiordo Qalerallit

 

Jesús saluda a los asistentes, después de haber escalado la rampa de hielo

 

Una vez atravesada la zona de congestión por hielo, seguí rumbo entrando en el gigante Ikersuaq Sermilik, y las entradas a sus laberínticos fiordos e islas con niebla baja que tenia aquel día… Mi tesón no desistía, aunque me asaltaron dudas de cuál era al que me tenía que dirigir por la poca visibilidad, ya que no llevaba GPS para orientarme de forma más segura y tranquilizadora.

Confié en mí, pensando “total, tengo un montón de gasolina y comida, para estar dando vueltas por aquí durante horas”.

Después de un rato observando la orografía y comparándola con el mapa, tomé la determinación de apuntar la proa del barco (parte delantera de las embarcaciones) virando al rumbo 330º  convencido de ello ¡¡¡¡y allí estaba el fiordo de Qalerallit!!!

Me embargó un enorme llanto de emoción y felicidad: había conseguido llegar solo en mitad de esa niebla, y estos grandes espacios abiertos, con aquella pequeña embarcación.

Con un nudo en la garganta y lágrimas en la cara, continué siempre hacia delante, saboreando el gran momento que estaba viviendo. Bandadas de gaviotas me saludaban al paso, incluso una foca emergió asomándose a la superficie para observarme, sentía más frío en la cara, por estar cada vez más cerca del campo de hielo. Mi sonrisa se hizo mayúscula.

Necesité algún minuto para bajar de la nube en la que me había montado… Cuando arribé a nuestro campamento cerca del hielo, llamado Fletanes, ya estaba el grupo listo para ir a la ruta en el glaciar, y yo era su guía.

De repente me acordé de algo:  era mi pequeña libreta, en la que muchos años atrás había ido anotando tantas notas como sueños. Algo estaba haciéndose realidad y cambiando en mi interior…

Continuará…

Ruta en el campo de hielo de Qalerallit, con una actividad sorpresa, para algunos que quisieran probar la escalada en hielo. Jesús María experimentando, agosto 2011

Ver Post >
Explorando un pequeño glaciar sin nombre PARTE 2
JoseTrejo 23-09-2016 | 11:09 | 0

<>
Jose Trejo
El Padre enseña al Hijo, años 50.

El Padre enseña al Hijo, años 50.

Desde muy pequeños, incluso cuando comenzaban andar, los niños eran instruidos en el uso del kayak, para desenvolverse en las gélidas aguas, los introducían desnudos desde la cintura para abajo para no mojar las pieles que vestían y aprender el equilibrio. (Foto del museo de Nanortalik).

Esta foto se la dedico cariñosamente a aquellos padres temerosos y demasiados protectores o, aquellos que acostumbran a dar escusas como: “…es que no salgo o no hago porque el niño…”

 

<>

Emily Dickinson

<<¿Qué nos impulsa a embarcarnos en situaciones difíciles o incomodas o a veces peligrosas? La clave está, en que todo lo que nos hace felices, se encuentra fuera de nuestra zona de confort>>

Entonces… ¿porque algunos eligen el peligro o el extremo como forma de vida? no va a ser una respuesta retórica clásica, de una justificación para llamar la atención o algo por el estilo…, este caso es una reafirmación del encuentro de un camino largamente buscado en callejones sin salida muchas veces, otras en cambio, golpes infructuosos a puertas equivocadas que nunca se abrieron o incluso por último saltos al vacio esperando a trenes que no acababan de pasar…

Esa reafirmación llegó acompañada del premio del compromiso y la felicidad deseada. He de decir que no es un camino de rosas y más bien tortuoso pero, es el que nos hace felices y plenos.

Aquí tenéis la respuesta en el texto de este libro,

Para la gran mayoría de nosotros, cuando llega el momento de afrontar un reto, el principal enemigo somos nosotros mismos. Nuestra autoestima y la imagen que tenemos de nosotros están demasiado vinculadas a los logros. El ego controla gran parte de nuestro comportamiento. A menudo basándonos en el miedo y la evasión, más que en el amor por el reto.

Hay dos tipos de miedos: el de sobrevivir y el imaginario. El primero es saludable y ayuda, mientras que el último no. Es importante ser capaces de distinguir entre los dos.

La muerte es nuestra <>. En otras palabras, ser conscientes de nuestra mortalidad es una visión de la realidad ÚTIL. Nos recuerda que todas las acciones cuentan y, por tanto, dirige nuestros actos hacia lo que es realmente importante, valioso y determinante en nuestras vidas. La muerte nos recuerda que no tenemos tiempo que perder.

APRENDER y CRECER, por definición, nos saca de lo familiar y nos lleva a lo desconocido. Por tanto, tenemos que dejar nuestra zona de confort

<<Guerreros de la roca>> Arno Ilgner

Explorando el glaciar como todos los inicios de temporada. Preparando y buscado una ruta segura y a la vez “intensa” para nuestros viajeros que vendrán a visitar el campo de hielo, (foto de Miriam Walter 2012)

Cerca de los SERACS del frente glaciar, es donde se pueden ver las grietas de hasta 50 metros de profundidad y sus preciosas tonalidades azul cobalto.

SERAC: Es la llamada zona de bloques fragmentados por grandes y profundas grietas, cuya rotura se debe al movimiento del hielo por las zonas donde la pendiente es más acusada, quebrándose como si de un abanico abriéndose se tratara, hasta quedar apoyados en equilibrio como piezas de dominó en su fase final en el frente, que caerán por simpatía en cualquier momento.

Uno de los viajes más populares y accesibles http://www.tierraspolares.es/viaje-10_maravillas-de-groenlandia-8-das/

 

!!Explorar por el simple placer o necesidad de satisfacer nuestra curiosidad!!

Rapel de bajada y escalada en hielo por primera vez en este profundo sifón del glaciar Qalerallit, con mi compañero Leonardo Proverbio o “Cuny”.

Abajo en lo más profundo solo oscuridad y ruido, se sentía el poder de un estrepitoso rio subglaciar, con sus aguas teñidas de til(sedimentos) o harina de roca, de color gris claro, Junio 2012.

Este sifón tardó en desaparecer dos años, desde que lo localizamos, tenía alrededor de 20 metros de profundidad.

Con Cuny, en el desmontaje del campo base de Tasermiut, mediados de septiembre 2012.

Aquí os dejo algunas de las mayores hazañas de este Titán argentino llamado Leonardo Proverbio:https://www.youtube.com/watch?v=Ujhj5HcF5pg

Con Sergio y Jeroni, escalando una grieta de 35 metros de profundidad. Se puede observar la densidad y dureza del hielo en la base, dependiendo de su color, en este caso azul cobalto intenso y de buenísima calidad… cuanto más fondo, más peso de nieve comprimida encima, debido a ello, a partir de unos 50 metros aproximadamente, el hielo se vuelve plástico o explicándolo de otro modo, se comporta mecánicamente elástico, debido a la escasez de oxigeno en su interior y extrema dureza, pudiendo desplazarse por la orografía rocosa sin roturas.

 

Nuestro proyecto, EL PEQUEÑO GLACIAR SIN NOMBRE

Ruta de acceso al campo de hielo para unir dos fiordos, uno del Oeste con otro del Este.

Itinerario más seguro de ascenso por la roca pulida, hasta la entrada para poder acceder al campo de hielo.

Itinerario más seguro de ascenso por la roca pulida, hasta la entrada para poder acceder al campo de hielo. Luego empieza la búsqueda de un paso hasta llegar al hielo franco, atravesando grietas, sifones y escombreras de roca inestable, mezclado con bloques de hielo enterrados en la morrena lateral. Total… una lujuria de elementos deseosos de complicarnos la vida a cada paso en todo momento…

Parecen pequeños pasos, pero crear una nueva ruta que sea segura, implica tiempo que no nos sobra y estudio del lugar tan cambiante como es un rio de hielo, además de aprender de la nueva zona, lo que hace que hagamos mas viajes en los alrededores.

La pequeña hazaña de este año fue, poder entrar con nuestro barco al lago glaciar de agua dulce desde el mar del fiordo, para poder acceder de forma más “segura” a través de este medio, al lugar de ascenso al frente de hielo, evitando así, ir durante hora y media por tierra, como el año anterior y cruzar otra vez la peligrosísima “BOLERA” de la morrena lateral, teniendo en cuenta que entrabamos por primera vez por un estrecho canal de agua inexplorado, con grandes rocas sumergidas amenazándonos y arriesgando bastante la integridad del casco y las hélices de nuestro barco como mínimo…

BOLERA; así le llamamos en montaña, a una zona inestable de rocas sueltas y sujetas por tierra, que se desprenden en cualquier momento, en este caso, desde alturas de 200 metros y gran inclinación, con el tamaño de un autobús de algunos de estos graciosos bloques de roca erráticos.

Bloque errático: se le llaman al conjunto de material rocoso que se deposita encima del hielo y “viaja” en el.

Comparando estas dos fotos, con un año de diferencia, se nota un preocupante retroceso en el hielo.

Para entender las magnitudes de los alrededores, solo hay que fijarse en el detalle, marcado con un círculo y compararla, con la fotografía de abajo donde aparecen Carlos y Eric marcados en circulo.

12 de Julio 2016. Llueve sobre TCP durante el montaje, siglas de nuestro campamento base, a las faldas del Suikkassuak. Arriba en las cumbres nieva, al alba unas misteriosas sombras bajarán a los valles, son los llamados “QIVITOQS”, podrán ser sentidos por los humanos.

Qivitoq, ser montaraz de leyenda, que genera miedos en los niños y escalofríos en los adultos. Antes fue humano, no queriendo pertenecer a la sociedad. Se adentran en lo más profundo e inhóspito de las montañas, glaciares o fiordos, huyendo de sí mismos, de su propia identidad. Entregándose al mundo natural, donde empieza la verdadera transformación de su espíritu, comenzando por oscurecerles las palmas de las manos, llegando a ser negras, posteriormente serán capaces de correr como un caribú o volar como un águila, para vivir en la naturaleza sintiéndola como tal, abandonando y odiando todo lo humano.

 

 

 

 

 

Ver Post >
Explorando un pequeño glaciar sin nombre PARTE 1
JoseTrejo 17-09-2016 | 1:07 | 0

¿Es solo una moda hablar de esto del cambio climático? … o mejor preguntarlo de otro modo. Si fuera así,  ¿a quién le beneficia? ¿Y cuáles son los intereses de esta propaganda?

Contrastes (foto de nuestro compañero Alex Eggermont 2016)

Una curiosidad… ¿Por qué el hielo es azul y no de otro color? ¿Realmente tiene ese intenso color? Pues no! Es transparente, pero entonces, ¿por qué lo vemos con tonos azules? Bueno, si miramos el cielo o el agua de un lago u océano, es azul.

En efecto, debido principalmente por dos causas, la densidad y la cantidad, esto quiere decir que si tomamos un vaso de agua del mar, esa agua no tiene color, por lo tanto es transparente ¿y que le ocurre al hielo? Pues lo mismo.

Si hablamos de la densidad, ocurre lo parecido, a mayor densidad más color.

El motivo, la longitud de onda de los colores. Me explico: cada color tiene una longitud de onda por  la luz que puede percibir el ojo humano, por ello cada color tiene diferente longitud de onda, siendo los tonos violeta y azul los de longitud corta de onda y mayor energía y los tonos amarillo naranja, amarillo y rojo, los de longitud larga de onda y menor energía.

Violeta 400-440 nm Amarillo 530-590 nm
Azul 440-480 nm Naranja 590-630 nm
Verde 480-530 nm Rojo 630-700 nm

Breve explicación  http://www.asifunciona.com/fisica/af_luz/af_luz_3.htm

El hielo se retira

El hielo de los glaciares se está perdiendo rápidamente, año tras año lo comprobamos, y el paisaje cambia inexorablemente, dejando un aspecto yermo gris lunar del lugar.

Es tan rápido su pérdida, que las fotos satélites o los mapas digitales de los plotters de los sistemas de navegación GPS son apenas ya fiables. En algunos lugares cercanos al hielo  ha de mirarse las fechas de las fotos satélites, y compararlas cada año para poder constatar la diferencia.

Mientras navegas usando el GPS (sistema de navegación electrónica por satélite) podemos ver que el símbolo de nuestro barco “navega” en una superficie de color amarillo en vez de una superficie de color azul, símbolo de agua. ¿Qué quiere decir esto? pues nada más que, recientemente era una superficie de hielo, y digo recientemente.

En la pantalla de nuestro plotter GPS, se observa la zona amarilla, en este caso representaba hielo, ahora es gran un lago de agua dulce…ni las cartas náuticas electrónicas son capaces de ser actualizadas tan rápidamente, como la pérdida del hielo de los glaciares…una pena!

Vista desde Google maps del glaciar, se observa las marcas de las morrenas laterales recientes de arena sin apenas nutrientes, donde tardará en crecer vida vegetal.

Mensajes por el DeLorme vía satélite, como si se tratara de un “gran hermano” siguen la progresión en el hielo de nuestra pequeña exploración del glaciar de entrada, pasamos a la sombra de un gran Nunatak o “montaña flotante”, pisando un terreno prácticamente inexplorado, entre grietas y profundos sifones en busca de un paso que nos lleve a lo alto del plató del casquete polar, para unir el Oeste del Este. Cada vez estamos más cerca, y volveremos el próximo año.

Foto tomada en el “Avannaq” nuestro barco, posiblemente la primera entrada de un barco desde el agua salada del fiordo a este lago de agua dulce, pasando por un pequeño canal con rocas amenazadoras.

Partes de un glaciar http://recursos.cnice.mec.es/biosfera/alumno/3ESO/agentes_2/contenidos3.htm

Ver Post >
El paisaje del hielo va cambiando
JoseTrejo 05-09-2016 | 5:16 | 0

Bonita estampa de un gran iceberg de unos 20 metros de altura en los canales de Nardlussoq. Días después de esta foto, nuestra intención era la de escalarlo…hasta su cima… al darle el primer golpe de piolet para comprobar su consistencia, oímos un estruendo seco, acompañado de caídas de hielo desde un lateral, seguido del movimiento de giro de toda esta mole colapsando y hundiéndose con el correspondiente acelerón a fondo de los dos motores de nuestro barco, para evitar caídas de hielo o que nos levantara témpanos intentando emerger a la superficie. 2 septiembre 2016.

Bonita estampa de un gran iceberg de unos 20 metros de altura en los canales de Nardlussoq. Días después de esta foto, nuestra intención era la de escalarlo…hasta su cima… al darle el primer golpe de piolet para comprobar su consistencia, oímos un estruendo seco, acompañado de caídas de hielo desde un lateral, seguido del movimiento de giro de toda esta mole colapsando y hundiéndose con el correspondiente acelerón a fondo de los dos motores de nuestro barco, para evitar caídas de hielo o que nos levantara témpanos intentando emerger a la superficie. 2 septiembre 2016.

Lo más impactante e impresionante de este inmenso país 4 veces España y con tan solo 63,000 habitantes, son sus paisajes con el hielo como principal atractivo.

Se considera casquete polar a una superficie de hielo mayor de 50.000 kilómetros cuadrados, por ello la isla de Groenlandia es la segunda en extensión de hielo por detrás de la Antártida en la Tierra.

Hay dos tipos de glaciares, según el registro de temperaturas anuales, por esto se pueden considerar  glaciares calientes y glaciares fríos. La diferencia entre ellos es que unos recuperan el hielo perdido en la época estival y los otros no consiguen recuperar el hielo perdido en esas mismas fechas, quiere decir que un glaciar caliente es aquel que a lo largo de un año de registro de mediciones, en verano hay temperaturas superiores a cero grados y los glaciares fríos registran durante todo el año temperaturas gélidas. Por esto, en el sur hay cada vez más glaciares  calientes, o queriéndolo decir de otro modo… glaciares muertos o en retroceso.

Nuestra compleja logística

<>. El lugar lo exige, y como me dijeron un día…”juegas en primera, cualquier fallo puede llegar a ser fatal, así que no la cagues…”. Y llegará el día que cuando las cosas se enturbian y se ponen complicadas, y alguien te dice, nuestra frase favorita en esos casos…” tikilluarit Kalaallit Nunaat “, o para que nos entendamos: ”bienvenido a Groenlandia”.

Todos los años vengo a colaborar en la empresa de Tasermiut South Greenland Expeditions. Mi cometido aquí es trabajar en la coordinación de uno de los sectores de la compañía, con la ayuda de mis maestros, compañeros y amigos groenlandeses, también, uno de los últimos fichajes y un gran descubrimiento ha sido conocer y trabajar codo con codo a mi amigo y compañero Jens Jacob, al que todos le llamamos “JJ” también groenlandés, y que habla un perfecto castellano en detrimento de mi inglés…

En la pretemporada desde España, y con la previsión que estimamos, preparamos toda logística que necesitaremos, como materiales de campamentos, kayaks, ropa técnica, piezas de recambio de los diferentes transportes, materiales de construcción, comida… mucha comida, papeleo en autorizaciones, permisos etc, que será enviado desde Dinamarca por barco  hasta los núcleos principales donde tenemos nuestra logística.

A finales de cada mayo,  viene un grupo para abrir la nueva temporada y poner en marcha “el engranaje”, que es un verdadero complejo sistema logístico totalmente autónomo. Donde transportarán y montarán pequeños depósitos de material de todo tipo, para expediciones en el casquete polar, de kayak, trekking y el gran campamento cerca del hielo. Sacando de la hibernación casas, vehículos y barcos. Exceptuando la zona más alejada de la compañía, la cual me corresponde abrir, casi un mes y medio después, siendo a principios de Julio cuando regreso. El motivo es por el mismísimo hielo que controla los designios…

Primeros de Julio de 2011. Hielo de banquisa procedente de la costa Este, llega al Sur como todas las temporadas, bloqueando los fiordos. Foto sacada desde el helicóptero que tomamos, para salir de la isla de Nanortalik, después de haber estado 6 días atrapados en el fiordo de Tasermiut, sin apenas provisiones…

En efecto, el final de la primavera comienza el cambio en el hielo, que se formó durante el invierno. El agua helada “dulce con poca salinidad” que hay encima del mar, crea una capa de hielo “plano”, de apenas unos centímetros hasta algunos metros y que por la acción de las mareas, se rompe y se desprende de la costa, fragmentándose en pedazos más pequeños, que luego son movidos por la corriente fría del Este, condicionando y complicando el tránsito marítimo hasta principios de Julio.

Debido a ello, el que se aventure a navegar incluso en grandes mercantes se las verá con grandes superficies de miles de témpanos de hielo de este tipo, llamado hielo “salado” o de banquisa, además de los grandes icebergs de más de 30 metros de altura de los glaciares colindantes. Por esta razón, hay un parte diario del hielo flotante de deriva, por el instituto meteorológico danés DMI, y las fotografías tomadas desde el helicóptero del ice patrol.

Chequeando la deriva del hielo flotante, las zonas rojas indican donde hay mayor densidad o no es posible el tráfico marítimo.

Mercante “Angaju Ittuk”de la Royal Artic Line. Cubren el impacto de la proa contra un iceberg, incidente este mes de julio de 2016 cerca de la isla de Sermersoq. Debido a un “despiste”, el oficial de guardia, estaba más atento a su “smartphone”!!

Velero Noruego de dos mástiles y casco de acero, espera en puerto a que el hielo se mueva y poder zarpar. 2012

Aquí en invierno, las gélidas temperaturas lo congelan todo, afectando a sistemas de tuberías, materiales etc. por esto, se debe que hacer un perfecto “cierre” al final de cada temporada. Para ello, se hace lo que se llama “hibernaje”. ¿Qué quiere decir esto? Pues  prepararse para los 9 meses de duro invierno, de temperaturas cercanas a los 30 grados bajo cero. ¿Y en qué consiste? en acopiar bajo techo vehículos y barcos, en un gran almacén de la antigua base militar americana, que es incluso utilizado como gravera para tratar áridos en invierno, que de lo cual no se podría extraer la arena y grava de debajo de una capa de nieve helada de a veces varios metros de espesor…

También, el rellenado de tanques de gasolina, almacenado de baterías y elementos que deben conservarse con “calor” por su sensibilidad al frío, y que han de dejarse en un almacén calefactado, rellenando con anticongelante puro circuitos de refrigeración y calefacción tanto de vehículos como de viviendas, también han de extraer y secar el agua de la tuberías de todas las casas y albergues que tiene la compañía. Además de hacer un perfecto mantenimiento y reparaciones en los vehículos y embarcaciones de las heridas de “guerra”, como hélices rotas por rocas y hielo, impactos contra el casco por escollos en las aproximaciones y desembarcos en las rocosas orillas de los fiordos, por golpes contra témpanos etc.

Como la temporada aquí es bastante corta, tenemos cada uno un planning de nuestra correspondiente zona que, tras años de experiencia hemos ido perfeccionando, y que sin el cual nos llevaría el doble de tiempo. Además del actualizado de contactos más que necesarios de ayuda local, patrones, guías y empresas de todo tipo.

 

Viaje totalmente en “autonomía”, hasta el impresionante fiordo de Tasermiut

El majestuoso Fiordo Tasermiut, una de las seis maravillas del Ártico, paraíso de escaladores de todo el mundo, en grandes paredes estilo de “big wall”, también para fotógrafos buscadores de rincones vírgenes y algún que otro saltador BASE (foto de nuestro compañero Alex Eggermont 2016)

Aquí os dejo una de las primeras exploraciones de este impresiónate  lugar https://sites.google.com/site/stagreenland1971/

Con el guión en mano y una vez estudiado el movimiento de la banquisa en los fiordos del cabo de Farewell, volvemos a repasar los planes de la temporada y plan de navegación, nos ponemos en contacto con los participantes del grupo de montaje, al que iremos recogiendo por el camino, revisamos nuestras embarcaciones que utilizaremos en la zona, estibamos nuestra carga gestionada y traída desde Europa, comida del grupo, equipos satélites de comunicación y VHF, un rifle de gran calibre y cohetes de señalización además de para emergencias, para poder espantar posibles osos polares, que tan habitualmente arriban en la misma época etc.

El útil DeLorme, aparato para envío de mensajes de texto vía satélite. Además de los viejos conocidos teléfonos satelitales Iridium. En este caso, mandábamos mensajes del tiempo local desde nuestro barco a dos saltadores BASE, en medio de vientos cruzados fohen y térmicos de 20 m/s (75-87 km/h), mientras ellos se posaban con helicóptero en la pared elegida. Un gran éxito de salto BASE conseguido por el gran escalador Carlos Suarez y Eric de Cima desde el Suikkassuak (26 de agosto 2016). Después de haber escalado días antes unas de sus famosas vías, la “War and Poetry” grado 7b+ y 800 metros.

Se considera una expediciónllegar hasta el lejano e inhóspito extremo Sur, donde navegaremos sin ayuda exterior, todo lo llevamos en nuestros barcos, confiando siempre que no nos falte ningún detalle, o tendremos que apañárnosla… Esto último lo he aprendido a base de bien.

Una de las características de las gentes de aquí, es eso precisamente, que son autosuficientes, con muy pocos recursos, viviendo en un entorno tan hostil, son capaces de resolver todos los inconvenientes que les vayan surgiendo, a veces de las maneras más rocambolesca, incomunicados cuando están fuera de las poblaciones, por no haber señal de móvil y la mayoría de las veces, en solitario  cuando salen a navegar en sus pequeñas embarcaciones abiertas de fibra, que dan vértigo ver cuando se adentran en los inmensos fiordos cerca del gélido mar abierto, con olas de mar de fondo y apenas visibilidad, por la habitual sombría y baja niebla helada de la costa, en ocasiones, armados solo con un pequeño GPS de mano, para orientarse y sin radio VHF la mayoría, para comunicarse.

En nuestro periplo, iremos dejando puntos de logística para campamentos, como en la isla de aguas termales Uunartoq (significa, caliente), también dejaremos puntos de reaprovisionamiento para expediciones de kayak y escalada a lo largo del fiordo de Tasermiut, donde montaremos un campamento base y otro portátil.

Isla de Uunartoq, lugar muy visitado por los lugareños y viajeros, para darse un baño en las aguas termales a 36º, viendo mientras pasar icebergs (foto de nuestro compañero Alex Eggermont 2016)

Aggu Josvassen, cazador profesional, amigo y compañero, este mes de Julio, posando junto a nuestro campamento portátil, cerca de Kussuaq, el famoso rio salmonero (fiordo Tasermiut). Se dio la coincidencia, que habían pasado minutos u horas antes, dos grandes osos polares por las inmediaciones. Sin nosotros saber que se había dado la voz de alarma…

El fiordo de Tasermiut es uno de los más famosos en el mundo de la escalada de alto nivel en el ártico, en grandes paredes estilo “big wall”, y que por su belleza, es considerado como una joya en paisaje natural para fotógrafos expertos, que buscan los últimos lugares vírgenes de la Tierra que quedan por retratar, y algunos turistas con ganas de aventura.

Unas de las deseadas “perlas” para los escaladores en Tasermiut, la gran pared de algo más de 800 metros de roca lisa de granito, llamada Ulamertorsuaq, en realidad es Suikkassuak.

El viaje nos llevará un día y medio, siempre en barco, en el que primero iré en solitario hasta la capital del Sur,  Qaqortoq (significa, blanco) una colorida “gran urbe”, construida en las laderas del extremo del fiordo de Igalikup Kangerlua, con algo más de 3.400 habitantes. Donde me reuniré con JJ y otra de nuestras potentes lanchas rápidas llamada Avannaq (significa, viento frío del Norte) con capacidad para 14 pasajeros con equipaje incluido, incluso cargada, es capaz de alcanzar velocidades superiores a 24 nudos (44,5 km/h),  y con las cuales, prestamos ayuda a las autoridades, en casos de emergencias en la mar, por su alta velocidad en vacío de casi 40 nudos (74 km/h) y polivalencia en las aproximaciones a la peligrosa costa.

Aquí en Qaqortoq, ya con parte del “comando” de montaje de Tasermiut , las dos zodiacs listas para ir a la isla de Nanortalik (significa, lugar donde hay osos), donde se encuentra nuestra base más lejana, o como yo le llamo cariñosamente, mi casa de madera de verano… pero antes, pasaremos a por otros dos integrantes del grupo, Aggu y Yunnuq, que viven a otra hora y media en barco hasta Alluitsup Paa, pueblo de cazadores de ballenas y de focas, ya en las puertas de mar abierto, y donde son muy habituales las nieblas y los avistamientos de grandes ballenas jorobadas aliblancas, minke y las raras ballenas boreales, también grupos de focas anilladas y las focas “natsersuarq”o de casco, de casi media tonelada!.

Una foca “ussuk” curiosea desde la distancia

Qaqortoq, capital del Sur y la ciudad más cosmopolita. Listos para partir!!

Ya en Alluitsup Paa, la sensación de lugar inhóspito es brutal, mirando el enorme espacio de mar abierto, ligeras capas de niebla en varias alturas procedentes de fuera, enormes icebergs del tamaño de un  grupo de edificios de varias plantas de altura, enfrente de esta desamparada aldea, las afiladas agujas de la despoblada y gigantesca isla de Sermersoq (significa, con mucho hielo), con sus fabulosos glaciares colgantes de montaña, que se despeñan a la costa desde alturas de más de 1000 metros. De enormes paredes negras erosionadas por las tempestades, con profundos valles moldeados por el poder de la presión del hielo, de antiguos glaciares ya desaparecidos.

Siempre con la palabra kutaa (hola respetuoso), y un abrazo a lo groenlandés, nos saludamos después de nueve meses de ausencia,  así nos recibe Aggu y Tuya, su mujer, con café y té caliente en su acogedora y cálida casa de color amarillo limón. En la baranda de madera gris descolorida por el agua, de la casa de Aggu, se siente el viento helado que estremece y da escalofríos, sobre todo, cuando piensas en la soledad a la que nos vamos a enfrentar en pocas horas, navegando en los profundos y anchos fiordos de oscura y gélida agua, de gigantes paredes verticales donde se pierden las referencias de lo que conocemos como civilización, ni una carretera, poste telegráfico, árbol o edificio, nada! Las distancias y alturas se vuelven engañosas para nuestros sentidos, entraremos en la inmensidad! donde habita la Madre del mar Sassuna Arnaa y los inteligentes Tulugaq, los cuervos más grandes del mundo, de negro azabache, llamados también Raven y el paso natural del gran Nanoq, el oso polar.

Estamos en un paraíso natural magnifico, donde todo lo controla SILA, el tiempo atmosférico, con sus dos caras, una amable y la otra malvada, esplendidos días de radiante cálido sol o de bellos cielos árticos de color plomizo oscuro y otros de rachas de corrientes nigeq, fortísimos vientos catabaticos, muy calientes, procedentes del casquete polar o de las montañas, capaces de dejar sin viabilidad por la espuma de mar que levantan, cuando se encañonan en los valles, formando anchas líneas en el agua, impidiendo cruzarlas en barco, o los heladores y repentinos avannaq, vientos del Norte, soliendo venir dando una inesperada sacudida, que ponen en grave peligro el tránsito de pequeñas embarcaciones debido a las olas que elevan.

Donde el encanto del baile de  la aurora borealis es más sobrecogedor, potenciando aun más, lo abrupto de la orografía de este lugar. En esquimal Assarneriq o juego de pelota, la aurora danza, con movimientos sinuosos apareciendo en cualquier dirección o cubriendo la esfera celeste por completo, de verde con tonos rojizos, de maravillosos matices fluorescentes, veremos caer el polvo estelar sobre nosotros desde nuestro campo base de nuevo.

Así es el extremo Sur, intenso, profundo y mágico.

Grandes cuervos juegan en medio de un temporal de fohen, viento cálido de fuerza 9 (75-87 km/h)

Aparece la luna llena desde las aristas del Nalumasortoq, acompañada de la aurora boreal (Foto tomada por Josep María Esquirol, gran escalador de estilo “artificial” big wall, desde nuestro campamento base, agosto 2016)

¿Que son los vientos catabaticos?  https://es.wikipedia.org/wiki/Viento_catab%C3%A1tico

<>>

En nuestro itinerario iremos por “dentro”, esto quiere decir, que navegaremos por el interior, entre un conglomerado de islas, pequeños canales y cabos de los fiordos a sotavento, cerca de la costa, evitando el barlovento de mar abierto y sus habituales olas de mar de fondo y enérgicos vientos. Para hacer este laberíntico trayecto, hay que ser buen conocedor de la zona, debido a la falta de información de las cartas náuticas, sobretodo, saber y memorizar donde están los peligrosos escollos sumergidos, que no están marcados en ellas, y en los que pasaremos cerca a gran velocidad, siempre mirando al frente, para ir esquivando los icebergs, y poder descubrir el mortal  nilak, hielo “negro”, semisumergido, hielo transparente muy compacto y denso como el hormigón, que flota camuflado a media agua, y que deja en la superficie una característica honda, que más nos vale reconocer y evitar a toda costa, ya que a veces son de gran tamaño, capaces de destrozar el casco de una embarcación y mandarla al fondo en segundos.

Navegaremos al estilo groenlandés, así fue como aprendí en este lugar, de pie, sujetado al timón, con la mirada clavada al frente, evitando cualquier distracción, a cara descubierta, da igual las condiciones por más extremas que sean, lluvia, niebla, frio, viento… siempre hacia delante y en silencio!. Mirando de reojo al astro rey,  y sintiendo el congelado aire en la cara, para saber el rumbo si entramos en niebla baja, ya que nos quitará la tercera dimensión, ocultándolo todo y transformándolo en monocolor, difuminando la línea del mar, como si atravesásemos un papel en blanco, tratando de vislumbrar donde brilla más, para localizar el sol y reorientarnos de nuevo.

Con las manos desnudas, una en el timón y otra en el bolsillo del mono, alternándolas, y de vez en cuando, una mirada de aceptación de mis maestros, depositando sus vidas en mi, su aprendiz.

Viaje y destino final hasta nuestra base en la isla de Nanortalik, muy cerca del cabo Farewell en el Extremo Sur de Groenlandia (mapa 1:250.000 SydgrØnland)

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Trejo
Autodidacta, soñador, entusiasta y aprendiz de Aventurero y navegante. Observador y sensibilizado por nuestro planeta y los habitantes de lugares inhóspitos, buscador de experiencias y maestros en otros mundos y culturas, que me ayuden a entender otras realidades. Con la necesidad de compartir con otros a través de mis ojos, las visiones, aprendizajes, aventuras y desventuras. Pretendido contribuir con mis vivencias una concienciación de lo efímera que es la belleza que nos rodea, en este maravilloso planeta y sus entornos naturales tan sensibles. Así nace un extremeño en el ártico.