Hoy

img
Fecha: mayo, 2017
Encuentro con las grandes olas
JoseTrejo 10-05-2017 | 11:45 | 0

Para navegar sobre estas latitudes los vientos de poniente pasaban a gran altura, por ello, la única manera de tener empuje era aproximarse a la zona de inestabilidades o el llamado frente polar Atlántico. Una zona que en los meses de abril se encontraba entre los paralelos  30º y 40º Norte.

Nuestra posición en el océano

Al no haber alisios (brisas del NE portantes y estables de hasta 14 nudos de velocidad), tendríamos que ayudarnos por los vientos de las “colas” de las tormentas, además con un nuevo elemento, las grandes olas del Atlántico Norte. En el nuevo rumbo hacia las islas Azores nos ayudaríamos de la energía del mar de fondo, provocado por el viento de las lejanas tormentas tropicales en su desplazamiento a las zonas frías de la Tierra.

Surfeando las olas

Semanas antes de iniciar la singladura, Manu me explicó detenidamente los detalles técnicos de la navegación, además de los recursos de la naturaleza que nos ayudaría para llevarla a cabo, estos serían; tipos de vientos que nos afectarían, corrientes marinas y las olas. Estas últimas no serían precisamente pequeñas, como más tarde pudimos comprobar.

Llegaba el momento de utilizar el último recurso para navegar, no sin antes preparar el barco para las violentas sacudidas (empopadas) que nos producirían. La misión de la tripulación ahora, era la de asegurar todo aquello en el interior y el exterior que fuera susceptible a caerse de su sitio o ser lanzado por la nave en sus enérgicos movimientos, como menaje de cocina, aparatos mal afianzados o amarrados o cualquier cosa que nos pudiera golpear, cortar, clavar y perder durante el tiempo que durase la mar de leva o mar de fondo. Manu nos afirmó que duraría algunos días este nuevo efecto de la mar. Esta fuerza de la naturaleza era difícil de controlar incluso para los expertos timoneles.

Cada vez estamos más cerca de la goleta, alcanzando 9 nudos de velocidad

El barco surfeaba empujado por las olas desde atrás, dando continuos y rápidos latigazos de lado, orzando (derrapando) mientras se deslizaba entre las grandes rampas de agua.

Seguíamos al gran velero, como si fuera una regata, motivados por los vientos de popa y el empuje del mar de fondo, trimamos las velas como un equipo, cada uno agarrado a un cabo, manivela del winche o al timón, decidimos que no nos dejaría atrás. Toda la tarde transcurrió así, llegando la sorprendente velocidad de 9 nudos, Manu gritaba;

-dale una vuelta más a la maquinilla (winche) para templar (tensar) el cabo de la escota de la mayor !más rápido!

al rato decía,

-!Preparados para largar la escota de la génova! !vamos a dar un bordo! !atención con la botavara! 

Acto seguido daba un golpe de timón, la emoción se apoderaba de nosotros, manteníamos una gran velocidad que lentamente nos iba acercando al Gulden Leeuw.

-Ahora vamos de empopada, vamos a poner las velas “de oreja de burro” ( las dos velas contra el viento) ordenaba el Capi. Así aprovecharíamos toda la fuerza inagotable del Dios Eolo y las olas que poco a poco iban creciendo.

Tras horas aprovechando la energía de la mar, al fin le cogimos la delantera a la gran goleta, ya de noche, nos pasó dando un bordo por nuestra popa haciendo señales luminosas a su paso.

Durante tres días navegamos junto a esta magnífica goleta de los años 30 llamada Gulden Leeuw. En lo alto se pueden ver enormes cumulonimbos (nubes tormentosas) que iluminarán el cielo nocturno con sus relámpagos aquellas noches.

 

Después de 17 días en alta mar, las olas comenzaban a empujarnos en la buena dirección y con cada cambio de escora yo volvía a sufrir grandes mareos debido a la agitada agua y a la nueva inclinación del barco, esa noche tuve que tomarme ración doble de biodramina para mitigar la “borrachera” mientras rodaba bajo la cubierta por los bandazos de la empopada.

Bajé al camarote de popa para asegurarlo y evitar el lanzamiento de objetos en la estancia, y nunca pensé que yo será uno de aquellos “objetos” lanzados de una banda a otra. En un momento de despiste, un repentino bandazo me lanzó de un extremo al otro, estrellando mi cabeza de forma incontrolada contra el casco de la embarcación, el golpetazo me acabó de agravar el mareo dejándome unos segundos sin sentido, al volver en si me encontraba embutido entre el colchón y una cuaderna con un par de mochilas encima, el golpe fue tan duro que me provocó un gran hematoma e inflamación cerca de la nuca. Conseguí empotrar mi cuerpo entre un costado del casco y un cajón bloqueando con las piernas hasta caer en un sueño profundo. Perdí la noción del tiempo y cuando desperté tuve que hacer un verdadero esfuerzo de voluntad, para levantar la cabeza ya que cada vez que trataba de ponerme en pie volvían los terroríficos mareos, Elena había venido de su guardia y dormía también embutida contra un mueble y un bolso para no salir despedida. Las jarcias rechinaban más de lo normal, el mástil vibraba y la embarcación clavaba la proa contra las olas.

Cuando fui capaz de incorporarme, salí para tomar la fresca brisa y reanimarme, bajo la escalera había agua de mar, a un lado estaba Manu apoyado en el sofá exhausto vestido con el mono de navegación empapado, daba vueltas a un café, arriba Juanjo, atado con la línea de vida y enganchado por el abdomen a otra línea, apoyado sobre el gps, somnoliento y blanco por la dura noche que habían pasado. Había un cuchillo en cubierta y varios cabos cortados enredados a los pies de la rueda del timón. Al asomarme al exterior soplaba más viento de lo que habíamos soportado durante toda la travesía.

Estamos sobre la cresta de una gran ola de 9 metros, al elevarnos tanto podemos ver más horizonte cada vez

-La noche ha sido movidita, nos ha alcanzado 42 nudos de viento, dijo Juanjo

desde bajo cubierta la voz de Manu replicó, -¡suma la velocidad del barco!

-¡Ay va! entonces… Juanjo hizo una pausa –¡hemos cogido 50 nudos de viento! 

-Tuvimos que cortar el cabo de la “génova” (gran vela que está en la proa) en medio de la noche, se atrancó el enrollador de la vela y tuvimos que cortar el cabo o hubiéramos rajado la vela, así que largamos vela y hemos perdido velocidad, la goleta nos ha vuelto a sacar ventaja, dijo Manu con voz cansada.

 

De repente, recibimos una llamada por radio,

-Zafir, Zafir, here Gulden leeuw, Gulden leeuw calling !over! (Zafir Zafir, aquí la Gulden Leeuw llamando, !cambio!)

Manu coge el micro y contesta, después de unos minutos de saludos y charla en inglés, el navegante al escuchar el acento, se dirige a Manu en un perfecto castellano, soy Dominic el segundo de abordo de la goleta, – ¿que tal habéis soportado el temporal? ayer por la noche no pudimos entablar comunicación. 

-llevamos la radio apagada por un fallo de corriente, dijo Manu.

Desde entonces mantuvimos la comunicación cada vez que Dominic estaba en el puente de guardia.

El  tener a la vista otro barco aliviaba un poco la sensación de soledad en medio de la nada, al tener la posibilidad de contrastar la meteorología con la goleta nos tranquilizaba siendo una garantía y un amparo.

Seguíamos surfeando las olas que cada vez eran más y más poderosas y cada vez se nos alejaba más y más la goleta al tener más superficie vélica, el contratiempo con el enrollador nos fue ralentizando hasta que la noche del tercer día la Gulden Leeuw desapareció del alcance de nuestra radio perdiéndose de la pantalla del radar. Volvíamos a navegar solos en medio de olas de 5 metros.

La última comunicación con Dominic nos confirmaba lo que hacía presagiar otra vez fuertes vientos del Noroeste y más mar de fondo a continuación.

Mar arbolada y vientos de fuerza 10

Un mes después vuelve a suceder lo mismo, aparece una gran borrasca con olas enormes en el mismo lugar.

Existe dos escalas de referencia que mide la altura de las olas y la fuerza del viento, sin meterme en profundidades son; Douglas para las olas y Beaufort para el viento.

http://www.aemet.es/documentos/es/conocermas/maritima/escalas_de_viento_y_oleaje.pdf

Wed de meteorología para náutica Passageweather

https://www.google.es/search?q=escala+de+douglas+y+beaufort&oq=escala+de+dou&aqs=chrome.2.69i57j0l4.11598j1j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8#q=passageweather

A partir de perder de vista la goleta, el viento arreció alcanzando el nivel de huracanado o fuerza 10 sobre 12 (más de 100 km/hora) y mar arbolada nivel 7 sobre 9 ( altura de olas entre 6 y 9 metros).

la cosa está difícil, las olas comienzan a romper en las crestas. Debemos arrancar el motor para alcanzar más velocidad para subir las grandes olas, ya que al ser tan altas la embarcación pierde viento y velocidad en cada valle que esta genera.

 

Continuará…

 

 

Aquí os dejo la charla completa que di con el gran apoyo y cariño de Antonio Mata, responsable de la Sala Bahnhof en Badajoz, sobre cruce del Océano Atlántico que realizamos en abril 2016, titulado “Atlántico Norte un reto comprometido”

 https://www.youtube.com/watch?v=bKdpUCHFyFQ  

 

Espacio cultural Sala Bahnhof, Badajoz

http://culturabadajoz.com/lugar/bahnhof/

https://www.facebook.com/bahnhofespaciocultural/

 

 

 

Ver Post >
Preparados para la galerna
JoseTrejo 05-05-2017 | 10:33 | 0

<>>

Carlos Castaneda, “las enseñanzas de Don Juan”

Viajando sobre la ruta de los grandes mercantes

Se podría pensar que navegar en medio de tan inmensa extensión de agua uno se encontraría solo, tan alejado de la costa, pero no suele ser así, en nuestra travesía nos encontramos con hasta 10 buques, por ello, había que mantener la guardia constante de noche y día de forma activa, mirando de vez en cuando la pantalla del radar para ver si había algún buque cerca, otras veces nos girábamos en la bañera donde nos acomodábamos y oteábamos el oscuro horizonte nocturno en busca de alguna luz en medio del oleaje.

Estas inmensas naves de más de 200 metros de eslora (largo), iban cargadas de miles de contenedores y a más de tres veces la velocidad del velero. Solían aparecer en la pantalla desde unas 20 millas (37 kilómetros) a la redonda, y hasta que no nos rebasaban por una banda no había que perderles el ojo, por si acaso.

El “Seabourn Odyssey”, un buque de pasaje de 646ft (196 metros)de eslora, navega casi tres veces nuestra velocidad, con destino a Funchal, nos cruza por delante a 1,5 millas (3 kilómetros).

Después de dos días haciendo bordos a derecha e izquierda buscando el viento, conseguimos estabilizar nuestro rumbo al 74º, mirando casi de frente a la salida del Sol. Habíamos pasado ya dos de los usos horarios de los cuatro que nos faltaban para llegar a la costa de las islas portuguesas, cada vez era más rápido ir cazando meridianos e ir moviendo las manecillas de nuestros relojes. Al fin…

Nos situábamos en la latitud de los 32º, empujados por una brisa fresca haciendo que el barco fuera cada vez más “alegre”. Manu amarró un cabo a la botavara de la mayor, para evitar que el palo de repente se desplazara de un lado al otro bruscamente por un golpe de viento, pudiendo provocar una grave avería en el mástil, y evitar un posible accidente a alguno de nosotros golpeándonos en la cabeza, y acabar saltando por la borda inconscientes.

Desde que salimos de la zona de las calmas tropicales, los vientos habían cambiado de dirección Suroeste rolando a Oeste, la temperatura ya no era tan agradable durante las guardias nocturnas, nuestras ropas quedaban húmedas. El viento era frío, y la mejor manera de soportar las tres horas de guardia era guarecerse bajo la capota del puente, dejando que el timón lo controlara el piloto automático para quitarnos del aire.

Al salir de esas guardias, buscábamos el refugio cálido de nuestro saco de dormir bajo cubierta, pero no antes de llamar al compañero que tenía que hacer el siguiente turno.

Otro gran mercante de contenedores que nos pasa cerca. Foto de Elena

Olvidado los días de parsimonia, nos introducimos en la ruta habitual de los mercantes y de la zona de más inestabilidad meteorológica habitual en los meses de abril.

La mejor manera de prever el tiempo era llamar a Wanda por el teléfono satélite, nuestro “ángel de la guarda” , un amigo de Manu que se ofreció a mirar la evolución de la meteorología. Ya que al tener problemas desde el principio con el ordenador del barco, tuvimos que requerir su ayuda casi diariamente, ya que él iba a ser nuestro plan “B” para seguir los partes meteorológicos.

El seguimiento de las tormentas

Regularmente, Manu el Capi, hablaba con Wanda, y este nos descifraba la predicción entre curvas de evolución, situándonos en el mapa midiendo la distancia, comparando la velocidad del barco con la velocidad y dirección del ojo del ciclón, que nos acechaba a casi mil kilómetros de nosotros, dirigiéndonos en la travesía, tratando siempre de coger la delantera a los efectos y cambios de dirección de los caprichosos vientos, era como el “Gran hermano” . Sabía que una embarcación a vela era lenta y tenía que anticiparse con varios días de margen para que huyéramos del peligro.

http://passageweather.com/

Pasaban las horas y días en una rutina que habíamos adquirido. Una vez revisadas las velas y “trimado”los cabos, Manu ajustaba el rumbo, Juanjo en la cocina, a veces leyendo en cubierta o teniendo una tertulia con el que pillaba, Miquel en cubierta diariamente contemplado la mar, Elena de aquí para allá haciendo fotos, leyendo un gran libro traído para la ocasión o exponiendo sus teorías como coach y manteniendo debates, Manu leía cerca de la mesa de cartas, dormitaba en el sofá bajo cubierta para estar siempre listo por si acaso, también debatía y rebatía sobre todo con Elena, ya que la inmensa mayoría de las veces no estaban de acuerdo. Bueno y yo, hacía lo que podía cuando me dejaba el mareo, estudiaba la meteorología y trataba de apoyar a Manu, manejaba la rueda del timón o aprendía el uso del radar y el AIS, aunque muchas de las veces me tenía que quedar postrado en la cama de popa, soportando el maldito mareo hasta que remitiese. Y para animar la tripulación, escuchábamos una repetitiva musiquilla de una antigua cinta de casete de Boney M., que encontramos en el barco.

De repente, alguien se percató de un sonido familiar que habíamos olvidado, con tantos días de desconexión ¿un teléfono? preguntamos extrañados, pero si aquí en medio nadie tiene cobertura…dijimos. Era Wanda llamando al teléfono satelital del barco.

-¡Manu! Salir de ahí rápido se está preparando una buena, la dirección de la tormenta ha cambiado, está bajando hacia vosotros.

      -¿Cuánto tiempo tenemos?

-Escasamente un día, tenéis que bajar de latitud para que no os afecte demasiado.

     -Ok recibido, daremos un bordo y cambiamos rumbo al 150º, dijo Manu.

En la zona donde nos encontrábamos aprovechamos los vientos residuales de una tormenta pasada, eso hacía que fuéramos cumpliendo una sorprendente media de 170 millas cada 24 horas, recuperando el tiempo perdido. En vista de la información de Wanda, volvíamos a encender el motor para salir pitando, pero al cambiar de nuevo  rumbo al Sur perderíamos velocidad y haría que volviéramos a perder lo ganado en esos días.

Mientras tanto, la desconcertante cifra del barómetro de 134 hpa del mar de los sargazos fue continuamente bajando poco a poco, el cielo se cerró empezando a acelerarse el viento.

Pasado el peligro inicial y habiendo perdido unas cuantas horas, Manu decide aprovechar el cambio de dirección del fuerte viento y volver a dar un bordo sobre el rumbo más directo hacia Horta.

–jejeje esta vez nos hemos librado… Ríe Manu.

Anochece y está bastante nublado, vemos a lo lejos luces sobre una silueta, no es un barco mercante. Al ver la pantalla del radar identificamos un gran barco de vela que viaja al mismo rumbo, se trata de la goleta llamada Gulden Leeuw, viajando al puerto de Horta en las islas Azores, mi pensamiento supongo que es el de todos, al menos no estamos solos en esta zona…

 Horta: http://www.azores-islands.info/s/places/faial/horta.html

El horizonte se ha vuelto negro y la visibilidad es cada vez peor. Una enorme célula tormentosa se aproxima, vemos trombas de agua y descarga de rayos.

A la mañana siguiente avisé a Manu, mostrando el barómetro y con la mano le indiqué que mirara hacia una dirección, no se trataba de una nube como de costumbre, era negra y gigantesca, se desplazaba velozmente. Pronto activamos el radar y la vimos más claramente, el viento estaba calmado y notamos una sensación más cálida en la piel.

Con gran maestría, Manu nos insta a Juanjo y a mi a preparar el aparejo para la tormenta, bajamos un rizo en la mayor y aseguramos fuertemente la botavara, arriamos (recogemos) dos rizos a la gran vela génova e izamos la vela trinqueta bien firme. Pasados unos minutos el calmado viento se acelera de repente bajando varios grados la temperatura.

-!Aquí viene agarraos! dice Manu.

El efecto sobre la embarcación es brutal, nos ha lanzado una fortísima racha de viento helado escorándonos al máximo, apenas quedan un par de metros para que el mástil toque la superficie del agua.

La preocupación es palpable, no nos puede alcanzar un rayo, somos lo único que tiene altura en miles de kilómetros cuadrados en la superficie. Nuestro mástil metálico está muy expuesto, debido a ello, hemos desconectado todo el sistema eléctrico que podemos, mientras aceleramos el motor y arriamos más vela para alcanzar más velocidad a pesar de las fuertes rachas de viento que nos bambolea.

       -Por ahí se abre un pequeño claro Manu. Indicándole por donde parece menos nuboso, mientras él lo comprueba en la pantalla del radar,

-hay que salir de aquí cuanto antes, replicó acelerando el motor.

-Vamos a virar al Norte directo, parece que se mueve hacia el Este.

Solo quedaba esperar que la estrategia nos funcionara. Mientras tanto el Gulden Leeuw sufría otra suerte, el “leviatán tormentoso” lo acababa de enfilar. Dejamos de ver unos minutos la goleta en el horizonte y nos centramos en localizarla sobre la pantalla del radar, viendo asombrados lo que está a punto de hacer. Está virando hacia la tormenta, entre las cortinas de agua que nos caen, logramos ver sus altos mástiles desnudos de velas, trata de capear el temporal.

El color rosa muestra la enorme tormenta que nos está acosando. Vemos en la pantalla la goleta Gulden Leeuw (triángulo gris) virando a toda máquina, se va a enfrentar a la tormenta bajando todo el trapo (las velas).

 

El viento levanta una marejada y las nubes cada vez son más densas y negras, el barómetro ha bajado hasta los preocupantes 1002 hpa. La altura de las olas es de 4 a 5 metros y nos baten por la popa, el barco orza constantemente y vuelve a recuperar la posición con el sistema automático del timón. Foto de Elena.

Continuará…

 

Aquí os dejo la charla completa que di con el gran apoyo y cariño de Antonio Mata, responsable de la Sala Bahnhof en Badajoz, sobre cruce del Océano Atlántico que realizamos en abril 2016, titulado “Atlántico Norte un reto comprometido”

 https://www.youtube.com/watch?v=bKdpUCHFyFQ  

 

Espacio cultural Sala Bahnhof, Badajoz

http://culturabadajoz.com/lugar/bahnhof/

https://www.facebook.com/bahnhofespaciocultural/

 

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Trejo
Autodidacta, soñador, entusiasta y aprendiz de Aventurero y navegante. Observador y sensibilizado por nuestro planeta y los habitantes de lugares inhóspitos, buscador de experiencias y maestros en otros mundos y culturas, que me ayuden a entender otras realidades. Con la necesidad de compartir con otros a través de mis ojos, las visiones, aprendizajes, aventuras y desventuras. Pretendido contribuir con mis vivencias una concienciación de lo efímera que es la belleza que nos rodea, en este maravilloso planeta y sus entornos naturales tan sensibles. Así nace un extremeño en el ártico.