Enviado desde Unnamed Road, Groenlandia.

Explorando el cabo del fin del Mundo | Un extremeño en el Ártico - Blogs hoy.es

Blogs

José Trejo

Un extremeño en el Ártico

Explorando el cabo del fin del Mundo

Dos grandes torres de hielo al fondo en medio de un vendaval de viento Fuerza 8/

¡Y tan extremo que fue!

¡Vaya lugar inhóspito y solitario! Nunca estuve en un lugar así. La palabra “Extremo Sur” como ubicación de un lugar y también como adjetivo le va que ni pintado.

Tiempo atrás, se discutía en el parlamento danés sobre la conveniencia o no, de utilizar una vía de navegación para alcanzar la costa sur de la isla de Groenlandia. Como siempre había opiniones en los dos sentidos, unos defendían una ruta de abastecimiento a las localidades olvidadas del extremo en pos del progreso, y otros que por seguridad, no se aventurarían a dejar que ningún buque surcara aquellas peligrosas aguas.

Unos de los defensores en establecer una ruta de abastecimiento, fue el mal logrado parlamentario groenlandés llamado Otto Lynge, firme defensor del progreso del sur. Y cosas del destino, él mismo moriría en el hundimiento del Hans Hedtoft, cuando chocó contra un iceberg la mediodía del 30 de enero del 1959 en las inmediaciones del cabo de Farewell, desapareciendo toda la tripulación sin dejar rastro.

Una tragedia nacional en Dinamarca por la cantidad de pérdidas humanas. Al tener similares características al Titanic, como “inhundible”, semejanzas en el diseño de su estructura y el mismo final, el buque fue apodado “pequeño Titanic”.

Circunnavegación de la isla Eggers y cabo de Farewell (Extremo Sur) 

Logística para expedición Nanortalik- fiordo Kangitsop

Año 2012. Logística para una expedición, ruta Nanortalikfiordo Kangikitsoq .

Año 2012. A las faldas de esa cumbre tan característica se encuentra la aldea más remota del Extremo Sur.

A las faldas de esta singular cumbre, apenas se ve la aldea más remota del Extremo Sur llamada Aappilaattoq. 2012

En nuestro esquema de viajes, aparecían un par de días libres que por supuesto queríamos aprovechar para explorar los cercanos pero poco accesibles fiordos del Sur, incluso soñábamos con ‘acariciar’ la imaginaria línea que divide la costa Oeste de la Este.

Era principios de septiembre, y como ya sabíamos, navegar hacia la costa Este iba a ser muy arriesgado por lo tempestuoso del lugar. La meteo era un continuo estado cíclico de fortísimos temporales de viento provenientes de esa costa.

Por si tenéis curiosidad, aquí os dejo una de las cuatro páginas de meteo que solemos chequear a diario, y a veces, hora por hora. DMI.

Casi de una manera improvisada por las condiciones meteorológicas, saltábamos a nuestra zodiac llamada Avannaq (viento frío del Norte) poniendo rumbo ESE, primero por mar abierto para luego buscar seguro en los canales del fiordo de Igdlukasip Tunua.

Dos grandes torres de hielo al fondo en medio de un vendaval de viento Fuerza 8

 Vendaval de viento Fuerza 8 a principios de septiembre, muy comunes en el cabo de Farewell, debido a la confluencia de dos potentes corrientes frías. El Sur de Groenlandia es uno de los lugares más ventosos de la Tierra .  2016

 

Entrada en los canales de Kitsigsut, la ruta más segura para pequeñas embarcaciones.

Entrada a los canales del fiordo de Igdlukasip Tunua, la ruta más segura para pequeñas embarcaciones. En el centro derecho de la imagen, podemos ver la baliza de enfilación para entrar en el canal.

 

Aguas como espejo en los canales, mientras que en mar abierto puede ser un auténtico infierno.

Aguas como espejo en los canales, mientras que en mar abierto puede ser un auténtico infierno. 2012

 

Pero !cuidado! esta marca nos avisa de que en la línea perpendicular del poste, hay en medio de la parte más estrecha del canal una gran roca sumergida a pocos centímetros del agua.

Baliza de canal navegable para pequeñas embarcaciones. Pero !cuidado! esta marca también nos avisa de que en la línea perpendicular del poste hay en medio una gran roca sumergida a pocos centímetros de la superficie del agua. Si tuviéramos que dar la posición sin gps, solo deberíamos encontrar esta serie de balizas numeradas. El sentido (o23 iríamos al Oeste, y 320 iríamos al Este). 2012

o

Año 2015. Ruta de ida en rojo, punto donde tuvimos que retroceder por la intensidad del viento y la altura de olas de 4 a 5 metros. En verde vuelta, exploración del fiordo de Igdlukasip Tunua, y las paredes de Ersinartup de 840 metros.

A la salida de los seguros canales nos aguardaban las moles de hielo.

A la salida de los seguros canales de Ilungua nos aguardaban las moles de hielo y el fuerte temporal de viento de Fuerza 9. 2015

Entrar en la zona de los canales del remanso de Ilungua siempre era un gran alivio, como recordáramos del segundo intento para tratar de alcanzar el cabo de Farewell. Nos encontrábamos bajo la influencia de la potente corriente fría del mar del Labrador, proviniente del Oeste.

Los estrechos canales de unos 15 metros de ancho, nos ofrecía una seguridad temporal por la poca visibilidad por un denso y frío banco de niebla. Después de los canales, nos esperaba un tramo de mar abierto sin protección de las islas.

Salir de la seguridad y toparse con una peligrosa situación, un lugar de corrientes, mezclado con mar de fondo rebotando contra la rocosa costa, y para añadir la guinda al pastel, los enormes bloques de hielo. Poco a poco aminoramos la velocidad de nuestra lancha, al comenzar a ver como se elevaba la proa del barco para luego dar un pantocazo al alcanzar la cresta de las olas.

Los furiosos muros de mar de fondo no nos dieron respiro en ningún momento. Al ser plano el casco de la zodiac nos movíamos cada vez más haciendo muy difícil la navegación ¡Se nos hizo eterno!

Fiordo de Torssukatak. Enormes agujas inertes de tonos rojos sin vegetación. Paredes de más de mil metros que se alzaban desde las profundidades del fiordo ¡estremecedor! Fiordos abruptos sin orillas en ningún lado, hasta casi llegar al pueblo más remoto, Aappilattoq  de significado rojo, como las cumbres de los alrededores.

Travesía año 2016. Circunnavegación de las islas Eggers y

 Año 2016. Circunnavegación de las islas Eggers e Angnikitsop. Cabos Christian y Farewell.

Aapilattoq, parada y repostaje en el fin del mundo

El único lugar habitado a muchas millas, inhóspito es el adjetivo para este sitio, donde apenas viven un centenar de personas.

Es tan inaccesible como bello, a tres horas de navegación de la ciudad más cercana. La mayoría de las veces las pequeñas embarcaciones no pueden salir a mar abierto por las extremas condiciones de la ventosa costa. No tiene línea marítima de transporte de pasajeros, únicamente por helicóptero siempre que haya buen tiempo. Tampoco tiene hospital, ni estación de bomberos ni policía, y por supuesto carece de vehículos, tiene solamente un supermercado y una iglesia.

Dato curioso, la aldea está asentada en el único emplazamiento lo suficientemente llano para instalar un montón de casas. Completamente aislados al exterior por lo inaccesible del lugar, solo unos pocos se atreven a utilizar un olvidado paso de montaña para acceder por tierra.

Aapilattoq poblado emplazdo en los límites de la costa Este groenlandesa y rodeado de enormes montañas

Aapilattoq, poblado emplazado en los límites de la costa Este groenlandesa y rodeado de enormes montañas de fiordo.

 Cruzamos a la solitaria costa  Este

 

Explorando el paso de la isla de Tornarssuk

Explorando el paso de la isla de Tornarssuk o Ikeq, no podemos avanzar con nuestro barco, ya que no existe tal paso para una embarcación pesada como es la nuestra, debemos continuar al Este para alcanzar la isla Eggers.

Cabo norte de la isla Eggers, seguimos rumbo sur, al fondo nubes bajas en un frío pero soleado día. La característica es lo abrupto de la costa, los fiordos son estrechos de paredes inmensas que caen directamente al agua. Una suave brisa en pocos minutos puede hacer que el viento se encañone formando un vendaval.

Cabo Christian y Farewell

Volvemos a estar en el frío banco de niebla de la costa, a las puertas de mar abierto. Un escarpado brazo rocoso en el extremo de la isla Eggers nos marca la posición como el cabo Christian, estamos muy cerca del punto más meridional de la isla de Groenlandia.

Sabemos que esta tierra no regala nada, todo es un esfuerzo titánico y casi siempre muy peligroso, y esta vez no iba a ser distinto. Volvíamos a sufrir el mar de fondo en medio de niebla. Debemos ir más separado de la costa de barlovento, las cartas náuticas apenas nos informa de la profundidad y tampoco si allí abajo hay peligrosos escoyos rocosos.

Seguimos avanzando lentamente, el silencio se hace eterno. La sinuosas olas de 4 metros junto con una brisa fresca, va disipando la claustrofóbica niebla. Ante nosotros en medio de una nebulosa aparece unos islotes de forma piramidal, JJ maneja el timón del barco hacia un lado tratando de acercarse a la costa, pone proa a un promontorio, solo podemos ver la parte superior, la inferior está cubierta por una bruma húmeda debido al rompiente del oleaje (mar gruesa).

¡Es aquí! JJ grita señalando con el dedo la pantalla del gps ¡hemos llegado al cabo Farewell!

Cumplidos todos los objetivos en esta foto. Cabo de Farewel, isla Eggers y costa Este todo en esta fotografía.

Cumplidos todos los objetivos. Cabo de Farewell, isla Eggers y costa Este en esta fotografía.

Cabo de Farewell o cabo del adiós o ‘el fin del mundo’, como decían los antiguos esquimales. Un entorno hostil para la vida humana, tempestuoso, de frío atenazador, cubierto de nieblas constantes, de fuerte oleaje por el choque de dos importantes corrientes marinas y sembrado de enormes icebergs.

Ahora entendemos un poco más qué tipo de suerte corrió la tripulación perdida del Hans Hedtoft.

En la carta náutica podemos apreciar la poca falta de información de esta tierra tan inhóspita.

En la carta náutica podemos apreciar la falta de datos de profundidad de esta tierra tan inhóspita. Las cruces dentro de un círculo, representan los temidos escoyos rocosos, pero…¿están todos representados? la respuesta es ¡no!

 

Isla Angnikitsoq

Isla Angnikitsoq, a las puertas de la principal vía de entrada de navíos procedentes de Europa, así evitan el terrible cabo de Farewell.

El regreso

Rumbo Oeste. Después de 14 horas de helada navegación regresamos a casa, no sin antes volver a sufrir la tempestad en mar abierto.

 

Para ver más de mis aventuras, pulsa en los links

Facebook

Para ver más fotos de mis viajes, puedes seguirme en este link

Instagram

#UnExtremeñoEnElÁrtico

 

 

 

 

 

 

Temas

Angnikitsop, Avannaq, Cabo Christian, cabo de Farewell, Circunnavegación, corriente fría, explorar, extremo sur, fiordo, gps, Groenlandia, Igdlukasip Tunua, Ikeq island, isla Eggers, isla Eggers y cabo de Farewell, Kangikitsoq, mar del Labrador, Nanortalik, pequeño Titanic, Tornarssuk, Vendaval

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

De espíritu inquieto, busco retos para no ahogarme en lo cotidiano. Mis dos pasiones son los deportes de aventura y los entornos naturales inhóspitos

mayo 2018
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031