Blogs

José Trejo

Un extremeño en el Ártico

Tungujortoq-qaamasoq

Con el croquis para montar la estructura del la tienda de campaña /

En esta nueva entrada os cuento una graciosa anécdota y el significado del título de este post.

 

Una de mis “pda”. Tuve que recurrir a los lápices de grafito, ya que algunas de mis libretas se mojaron corriendose la tinta y perdiendo muchas importantes anotaciones. En la libreta de la imagen vemos algo de gramática y palabras útiles durante un Kaffemik en casa (merienda) con Paninnguaq y Marina. No salía de casa sin estas libretas.

 

Mis “PDA”

O como suelo llamarlas (PDA, Papel De Apuntar). Uno de los tesoros que aún conservo, son mis libretas de apuntes de los primeros años en Groenlandia, gracias a llevarlas encima, me han sacado de más de un lío. Siempre que tenía oportunidad anotaba teléfonos de contactos, direcciones, rumbos y cronómetros para la navegación sin gps, que he ido recabando de mis amigos groenlandeses.

 


Corría el año 2015. Recién llegado a Groenlandia como otro verano más, comenzábamos una nueva y emocionante temporada cargada de retos. Como siempre, surgirían nuevas aventuras allá por el sur.

Durante mi estancia vivo en una pequeña isla de unos 1500 habitantes mayoritariamente inuit, bastante alejado de la central de nuestra empresa, por eso, suelo pasar días sin articular palabra en castellano.

Este año iba a ser distinto, conocería a un nuevo patrón groenlandés, que por lo que me dijeron, hablaba muy bien español. Sería una gran ayuda para poder comprender así más detalles de una cultura tan diferente a la nuestra.

JJ el nuevo patrón, fue una grata sorpresa, habla con un ligero acento mejicano, curioso eso sí, ya que aprendió español leyendo la biblia durante los tres años que fue misionero mormón en Utah, USA.


Pero volvamos de nuevo a la anécdota. Mi lejanía con nuestra empresa (un día de navegación de distancia) hace que la logística sea más complicada, no tenga la ayuda de mis compañeros, y haya que apañarselas buscando apoyo en los locales. Así se decidió, para el montaje y el duro porteo de todo el material, contrataría  a mis amigos y conocidos groenlandeses.

Foto del “comando de montaje”. Jensi, Jose Trejo, Agju, Junuuq y Jens Jacob (JJ). Junto a uno de nuestros domos recién montado. Fiordo de Tasermiut.

 

Curiosidades del idioma groenlandés (Kalaallisut)

La isla de Groenlandia ha estado incomunicada a otras culturas durante miles de años. Aunque los primeros (vikingos) europeos se asentaron hace unos mil años los primeros contactos con los exploradores fue hace unos quinientos años. Debido a este gran aislamiento su idioma apenas ha cambiado desde entonces, encontrando dificultades a la hora de trascribir muchas palabras, conceptos y acciones que ellos no conocían.

Pequeña guía Inglés-groenlandés donde recoge las palabras más usuales.

Más modernamente su idioma ha ido avanzando y ha incluido palabras de origen danés debido al vínculo con las congregaciones religiosas que se instalaron allá en el 1721. Solamente el 20% del lenguaje kalaallisut se puede traducir. Como en su mundo no existían palabras, como por ejemplo: dinero, algunos alimentos y un largo etcétera, lo que solían hacer, era construir a través de prefijos y/o sufijos a raíz de cosas cotidianas, y así construir nuevos significados y palabras, aquí unos ejemplos:

 Sufijo (…asat , que se parece a…)   siorsaasat  “que parece a arena” = azúcar hasta la llegada de los europeos no supieron qué era el azúcar.

Aningaasat “que parecen lunas”= las monedas.

Pero…¿y si lo complicamos un poquito más?

      Nalunaarasuataatilioqatigiiffissualiuersaarnialeraluallaraminngooq-aasiit

¡Es una sola palabra este batiburrillo de letras! y significa, edificio de telégrafos.

 

El significado del título de este blog es un color, azul celeste, Tungujortoq-qaamassoq.

Anotaciones de los números y colores en groenlandés ¡qué buena ayuda para montar la estructura de los domos!

Selección natural 

En este trabajo sucumbes si no te adaptas a los constantes cambios. Los mayores hándicap a los que siempre me he enfrentado, han sido al tiempo atmosférico y la cultura inuit. Efectivamente, las condiciones meteorológicas son más extremas cuanto más nos acercamos a la punta más meridional de la gran isla blanca. Y se debe, porque se chonan dos mares fríos junto con la franja atmosférica polar, creando inestabilidad y cambios repentinos en el clima. Por otro lado, la compleja cultura inuit.

Después de unas cuantas llamadas encontramos la ayuda necesaria para volver abrir la zona del Sur. Iríamos recogiendo por el camino a los compañeros procedentes de varias aldeas del extremo sur: a Jensi de Narsaq, a JJ de Qaqortoq y a Agju y Junuuq de Alluitsup Paa.

Establecido “el comando de montaje” y estibados dos embarcaciones con todo lo necesario para estar tres días dentro del fiordo de Tasermiut, fuimos dejando parte del equipo en los lugares habituales.

Después de un arduo porteo cuesta arriba de hierros, mesas, coberturas, bombonas de gas y comida, nos dispusimos a montar las grandes tiendas metálicas llamadas domo. Estas tiendas de campaña capaces de aguantar fuertes vientos, las solemos utilizar como salón-cocina, y pueden albergar hasta 20 personas, pero lo más normal es que se utilicen para 14 personas como máximo.

La instalación de estas tiendas es algo compleja y lenta por la cantidad de piezas que lleva. Se compone de  tuberías metálicas diferenciadas por colores, cada color indica una medida y también una cantidad, todo ensamblado al final por tornillos y tuercas. Por esto, necesitamos llevar el croquis de montaje. Si faltase tan solo una página, no podríamos montar estas tiendas.

Como digo, suele ser un montaje lento (cuatro horas) y a veces lioso, por este motivo, lo mejor es que haya “un director de orquesta” para dirigir el concierto, que se pondrá en el centro del lugar donde quedará instalada la tienda. Y ahí entraba yo, el de “Badajó”, iba a ser el director de orquesta al ser el único que había sobrevivido a estos arduos montajes y sin equivocaciones… Pero claro, había un problema, el idioma, o más bien los idiomas, entre los cinco hablábamos groenlandés, inglés, danés y español, pero no todos hablábamos uno en común, excepto el groenlandés (kalaallisut) que lo hablaban los cuatro groenlandes. Estaba claro, o ellos aprendían inglés o español, o yo tenía que aprender kalaallisut…Pues bien, ya sabéis quienes ganaron si miráis la fotografía de la libreta.

En la mano el croquis y la libreta donde anoté los nombres de los colores y los números en (kalaallisut) idioma groenlandés para montar esta liosa estructura . Esta gran tienda de campaña se compone de una serie de tubos de metal diferenciados por colores y longitudes, unidos por tornillos a unos discos. Se necesita la ayuda de tres personas y su croquis de instalación para poder montar esta tienda. Está especialmente diseñada para soportar fuertes vientos, su nombre es domo.

 

 

PARA VER MÁS DE MIS AVENTURAS HAZ CLIC EN ESTOS ENLACES

Facebook

Para ver más fotos de mis viajes, puedes seguirme en este link

Instagram 

#UnExtremeñoEnElÁrtico #ProyectoBaikal2019 #aventurascentrowagen

YouTube

Contacto: mad4041@gmail.com

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

De espíritu inquieto, busco retos para no ahogarme en lo cotidiano. Mis dos pasiones son los deportes de aventura y los entornos naturales inhóspitos


mayo 2020
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031