Hoy
img
Autor: Jose Trejo
Cómo soportar el frío o al menos aguantarlo con una sonrisa.
img
JoseTrejo | 10-02-2018 | 12:59| 0


Haciéndome eco de esta noticia “Los termómetros marcaron seis grados bajo cero en Villafranca y Piornal” os contaré, según mis experiencias, qué podemos hacer para defendernos de las gélidas temperaturas invernales.

¡huui qué frío!

¡uy qué frío!

Cuando paseo por las calles de mi cuidad sintiendo en la cara el frescor del invierno, algunos que me conocen me preguntan: ¿Cómo llevas tanta ropa encima?¿Pues no te gustaba el frío? A ver…una cosa es que me guste el frío y otra muy distinta es ir desnudo para disfrutar más de él…¿no?

Selfie de los cuatro elementos durante una de las copiosas nevadas que pasam

Durante una de las copiosas nevadas en el invierno noruego 20 17. Localidad de Eskibotn.

Cuando la mente controla al cuerpo ‘somatización’

En ocasiones el tiempo se pone un poquito severo, es entonces cuando observo un bombardeo excesivo y repetitivo en los medios de comunicación poniendo imagenes y videos a todas horas de los temporales. Posiblemente para salvaguardar la seguridad de todos y otras creando cierta alarma social. Ahí es donde muchas personas ‘somatizan’ lo que están viendo desde sus cálidos hogares. O será que cada vez estamos menos habituados a las temperaturas extremas tanto en verano como en invierno y sí más al confort.

Pienso entonces, cómo lo hicieron nuestros abuelos, con muchísimos menos medios para afrontar los rigores que en algunos casos eran mucho peores que en la actualidad, si habláramos de aquellos fríos inviernos…

Al leer épicas hazañas de exploración en las regiones más extremas del planeta, observaba los equipos que vestían, sin apenas experiencia en materiales adecuados como los de hoy en día. Solamente sentía una tremenda admiración. Me pregunto ahora ¿Nuestros antepasados estaban hechos de otra pasta?

Robert Falcon y sus hombres llegan al Polo Sur. Pero se derrumban al ver la bandera noruega

Robert Falcon Scott y sus hombres llegan al Polo Sur. Pero se derrumban al ver la bandera noruega, sus caras de decepción lo dicen todo. Ninguno de ellos sobrevivirá al viaje de regreso.

Está claro, a nadie le gusta soportar extremos ni de frío ni de calor, igual que a mí.

El igloo o refugio de fortuna, usado desde hace más de 4500 años por los primeros pobladores de las regiones árticas llamados inuit. En la actualidad se enseñan a construirlos en cursos de supervivencia en montaña y expediciones a los casquetes polares. Foto de internet.

El iglú o refugio de fortuna, usado desde hace más de 4500 años por los primeros pobladores de las regiones árticas llamados inuit. En la actualidad se enseña a construirlos en cursos de supervivencia en montaña y expediciones a los casquetes polares. Foto de internet.

Entonces… ¿Cómo nos agriamos tanto, sobre todo con el frío que nos hace aletargarnos dando pereza salir a la calle en esos días grises?

“Antes muerto/a que sencillo/a”

¿Es cuestión de ropa? ¿o cuestión de voluntad?

Localidad portuguesa de Escusa, asando unas castañas para entra en calor.

Localidad portuguesa de Escusa, asando unas castañas para entrar en calor.

Pues hablemos de ropa primero…es más fácil defenderse del frío que del calor ¡solo es cuestión de ponerse capas!

Pero, no valen cualquier capa o tejido, un conjunto ajustado de lana o fibra térmica nos favorecerá la transpiración y nos mantendrá calientes, luego un jersey y una chaqueta que nos aísle del viento. Si elegimos mal, la humedad nos robará temperatura muy rápidamente ¡ojo!

Otra cosa habitual que solemos hacer es seguir vistiendo ropas que mejor nos sientan o con las que estamos más “monos” a pesar de las bajas temperaturas ¡pues entonces a pasar frío!

Existen fabricantes de ropa técnica que se han apuntado al carro de la moda llamada ropa sport o casual, una muy buena opción para aquellos que quieran seguir con un estilo “cool” sin sacrificar una fría tarde de paseo.

¿O cuestión de voluntad?

La pereza que nos entra en estos días, nos hace que nos aletargue salir a la calle, aunque sea muy abrigados. Siempre es un esfuerzo, pero hay métodos para superar esta apatía…os cito algunas:

Ojo con la calefección, es más fácil irse a lo cómodo y darle al botón del regulador y sentir ese calorcito vistiendo en casa como si fuera verano ¡error! o estar en la cálida oficina con el abrigo puesto…cuando salgamos a la calle no tendremos ninguna defensa para protegernos.

Cuestión de actitud, deja de darle al botón de la calefacción o sal de debajo del brasero, hay que acostumbrase a que es invierno y no emular el verano dentro de nuestros hogares, oficinas o incluso en el coche. La aclimatación al principio es dura, lo sé, pero será positiva cuando empiece a refrescar de verdad.

Quizá la prueba más dura será la de ducharse con agua fría…os aseguro que es medicinal, además de un ahorro…ahí lo dejo.

RECOMENDACIONES

Prohibido

¡Jopé, no me sale el frío del cuerpo! ¡esta ropa no me calienta! expresiones como estas estamos acostumbrados a escucharlas en estas fechas.

-Vamos a ver…con esa trenca no puedes salir a la calle hombre ¿o piensas que por el debido hecho de que pese un quintal te va a proteger del frio? ¡pues no!

Los pantalones de algodón tipo vaqueros, son fríos incluso peligrosos si se mojan, nos robará rápidamente el calor del cuerpo, y tardarán mucho en secarse.

El calzado con suela de cuero transmiten fácilmente la baja temperatura del suelo. Calzado de goma, tipo botas, no transpiran enfriando nuestro sudor en el interior.

Suéter o ropa de lana solamente, dejará traspasar las brisa ‘fresca’ a través del tejido.

Vestir ropa ajustada, nos transmitirá el frío por contacto.

Ropa de hilo como camisas o sábanas son frías.

Guantes de cuero si no tienen relleno térmico, prohibidos.

Consejos

La ropa no calienta, si no al revés, el calor que desprende nuestro cuerpo será el que nos caliente la ropa y haga que nos reconforte. Al contrario de lo que piensan, las medias o calcetines de seda como primera capa pueden ser un plus.

-Suéter de lana si, pero encima una chaqueta.

-Guantes de material con relleno térmico tipo polartec, powerstrech, primalof, mejor que los de lana de toda la vida por lo comentado anteriormente.

-El pantalón de pana, bien, nos ayudará a pasar el día con más confort.

-Ahora están de moda las chaquetas hiperligeras tipo casual, con relleno de plumón o fibra hueca sintética. Muy buena opción para condiciones gélidas.

-Calcetines de lana merino son fantásticos, al igual que las mallas del mismo tejido.

-Gorro y bufanda, en la actualidad hay una gran variedad de complementos hechos con estos materiales  polartec, powerstrech,climatherm.

Calzado con suela de goma, y relleno de borreguito o guata, además de protegernos de las bajas temperaturas evitaremos los resbalones sobre superficies húmedas.

Hablando de fibra hueca...la adaptación de algunos animales al medio nos ha enseñado cómo ellos se defienden por ejemplo al frío extremo del ártico. El color blanco del oso polar es en verdad pelo hueco creando ese color ya que en verdad la piel es de color pardo. Foto de nuestro amigo Ajoo este verano en el fiordo de Tunulliarfik Groenlandia.

Hablando de fibra hueca…la adaptación de algunos animales al medio, nos ha enseñado cómo ellos se defienden del frío extremo del ártico. El color blanco del oso polar es en verdad pelo hueco, ya que la piel es de color pardo. Foto de nuestro amigo Ayoo este verano, en el fiordo de Tunulliarfik Groenlandia.

Por último, os dejo un par de recetas que a mi más me funcionan:

Caldo de la abuela

Verduras; un par de zanahorias, dos puerros, una cebolla, medio pimiento verde. una patata mediana, un tomate mediano.

Carnes: Un pedazo de carne de ternera, un muslo de gallina, un pedazito de tocino fresco, un pedazo de hueso blanco, un pedazo de costilla añeja en salmuera.

Se pone agua en una olla express, añadimos las verduras en trozos grandes, luego todas las carnes y la costilla añeja peviamente desalada. Dejar un nivel de un par de dedos antes de que rebose. Una vez que empieze a salir el vapor, la dejaremos a fuego medio 30 minutos.

Tendremos un rico y caliente caldito para templar el cuerpo.

Té de invierno

Cantidad para un termo de 500 ml.

Calentar agua y apartarla antes de ebullición, añadir dos saquitos de té verde y un saquito de poleo menta. Anadir cuatro o cinco bayas de cardamomo, cortar cinco lonchas finas de genjibre fresco y por último la cantidad de una cuchara de postre con azucar moreno o miel natural de roble.

Nos dará energia y el picor caracteristico del genjibre nos hará entrar en calor.

Para ver más de mis aventuras, pulsa en los links

Facebook

Para ver más fotos de mis viajes, puedes seguirme en este link

Instagram

@centrowagen

#UnExtremeñoEnElÁrtico

#AventurasCentrowagen

 

Ver Post >
Cómo preparar un ultratrail en el circulo polar en invierno. MATERIALES Y METEOROLOGÍA
img
JoseTrejo | 25-01-2018 | 12:13| 0

…continuamos…

Nueva aventura…ROVANIEMI WINTER ARCTIC RACE 66Kilómetros                 15 de febrero de 2018

Una vez decidida la siguiente aventura, ahora toca investigar en qué lío nos vamos a meter de nuevo…

 

 

En esta entrada del blog, me centraré en dos cuestiones;

-Las condiciones de tiempo que han tenido y podremos tener este año.

-El equipo que llevaré durante esta prueba.

Aliados

Como optimista que soy cada vez que empieza un reto, siempre suelen aparecer nuevos personajes que ayudarán a tratar de conseguirlo.

En este caso, aunque la organización de la carrera nos proporcionará toda la información de meteorología un día antes de la carrera, nosotros tendremos información del tiempo de la mano de Simo y Sonia que viven en Finlandia. Me explico, Simo es un meteorólogo finlandés y curiosamente Sonia su pareja, y amiga mía desde hace muchos años, jejeje el mundo es un pañuelo ¿no creéis?

Y hablando de meteorología, como decía al principio de esta entrada del blog, van apareciendo personas que de alguna u otra forma me ayudan, como es el caso de David López-Rey el experto meteorologo de Canal Extremadura que además de contar conmigo para una entrevista que se emitirá el viernes 2 de febrero, en su programa ‘Fuera de Tiempo‘ pudimos compartir el día de grabación en la estación de esquí de la Covatilla y el viaje en coche. Un autentico apasionado con todo lo relacionado con esta bella ciencia, y que me fue poniendo al día de muchas cosas relacionadas. Pues bien, en un mensaje por messeger me facilitó los datos de cómo tendremos la semana y también del dia “D” coincidiendo con Simo ¡Mucha nieve!

 Rovaniemi

Sobre la bella ciudad lapona de Rovaniemi pasa la famosa línea del Circulo Polar y casa de Papá Noel. Muy turístico en estas fechas invernales, con las típicas estampas de bosques y lagos repletos de nieve recién caída y como no, las espectaculares auroras del invierno polar.

Aurora boreal sobre la Laponia

Aurora boreal sobre la Laponia. Foto de internet

Condiciones meteorológicas árticas.

Año 2012 el escocés John Ross empuja su fat bike en medio de una dura ventisca de niebla. Según la organización, ese año no lo olvidarán fácilmente, incluso para los que iban en moto de nieve y velaban de la seguridad.

Año 2012 un participante empuja su fat bike en medio de una dura ventisca de nieve. Según la organización, ese año no lo olvidarán fácilmente, incluso para los que iban en moto de nieve y velaban de la seguridad. Foto de Rovaniemi 150

La ciudad de Rovaniemi está situada en la zona continental del norte finlandés.

Un dato…la temperatura mínima de la zona se registró el 28 de enero de 1999 con -47,5º C. Si queréis seguir por curiosidad la progresión meteorológica a medida que se acerca el día “D”. METEO EN ROVANIEMI

Otro dato, mirando las clasificaciones de la carrera, hay algo que nos llama mucho la atención sin duda, y son las diferencias de los tiempos registrados de un año a otro ¿Por qué? pues por el tiempo climatológico, dependiendo si hubo anticiclón, las temperaturas serían bajísimas o borrasca donde estaría repleto de nieve con baja o nula visibilidad. Imaginaros abriendo huella en medio de la nieve recién caída para orientarse en un “mar” completamente blanco.

Estrategia para la meteo

Ya se acercan los días de la fecha de carrera,  veremos qué opciones tendremos en la última semana antes de partir al mundo blanco. Habrá que decidir si llevar más o menos alimentos, más o menos ropa y en cuanto tiempo pensamos que lo podremos terminar. De momento las informaciones han sido de nevadas y bajada de temperaturas, siendo comunes entre -17º a -24º C y medio metro de nieve en un solo día…!Alentador¡

Equipo ligero o equipo pesado ¡ufff que decisión!

¡Esa será la cuestión! aunque el estado de forma será lo que marque la marcha, tendremos 18 horas para entrar en tiempo de carrera. Otra cosa será si podremos ir rápido o lentos por el estado del suelo y cuantas horas de luz solar y de oscuridad.

La organización de la carrera aconseja, que los participantes que vayan a hacer muchas horas por ir más lentos, vengan previstos de un trineo de carga o pulkka para llevar un material más adecuado. Cuando el sol se ponga, las temperaturas caerán siendo más gélidas, además de la mala visibilidad de la oscuridad junto con posibles nieblas que se pueden producir en los lagos y ríos por donde discurre la prueba.

Hay un efecto que desconocía cuando me puse a investigar cómo correr sobre un rio helado con dos palmos de nieve encina, y es el llamado efecto “overflow”,  capa de agua sobre el hielo que está oculta debajo de la nieve. Habrá que tenerlo en cuenta…

 

EQUIPO LIGERO

Mochila de 20 litros especial para carreras en autosuficiencia para el desierto...con mi equipo polar...

Equipo ligero: Mochila de 20 litros especial para carreras en autosuficiencia en el desierto… en la foto estoy haciendo pruebas con mi equipo polar…

Primera opción será ir ligeros de peso en los hombros, para ello, hemos elegido esta mochila de 20 litros donde llevaremos toda la comida y ropa extra para soportar la carrera.

Ropa y calzado, de cabeza a los pies

Recomendaciones serias. Evitar que la humedad se nos congele encima, anticiparse al frío, vestir más ropa y ¡¡no parar!!

Antes de todo habrá que cumplir estas reglas de oro;

Primera regla ¡ropa por capas!

Segunda regla ¡ropa que nos saque el sudor ¡sí! pero que no nos lo congele en el cuerpo. Invertir en materiales de calidad.

Tercera regla ¡Nada de vestir más de un cortavientos o prenda impermeable a la vez!

Mi opción en las manos, guante de seda fino, guante de tejido polar (power strecht) y guante de alpinismo con menbrana Goretex.

Mi opción en las manos,  1º guante de seda fino, 2º guante de tejido polar power stretch y 3º guante de alpinismo con menbrana Gore-tex.

 

Como siempre capas En esta foto falta quizás el calcetín más importante

Como siempre ¡capas! En esta foto falta quizás el calcetín más importante, una media fina de seda, luego irá un calcetín mediano de lana y por último un calcetín de polartec con relleno térmico.

El calzado.

En este caso como pisaremos nieve todo el tiempo, he elegido unas zapatillas especificas para correr por nieve.

Zapatilla con polaina y tacos para mayor agarre.

Zapatilla con polaina y tacos para mayor agarre. Además le añadiré una polaina alta de Gore-Tex para evitar en todo lo posible la entrada de humedad en los pies y a la vez pueda haber transpiración.

Ropa en las piernas.

Primera capa, malla elástica de lana.

Segunda capa, malla con relleno térmico y membrana transpirable cortavientos. O pantalón de trekking con relleno térmico y cortavientos, esta última opción será la que use por ser más calentito…

Tercera capa extra, pantalón de Gore-Tex.

Ropa en el torso.

Camiseta elástica o primera piel.

Chaqueta de polartec con capucha.

Chaleco con relleno térmico y cortaviento.

Chaqueta extra de Gore-Tex. Y como último recurso llevaré una chaqueta de plumas de alta densidad de 800 fill power, por si tuvieramos que hacer una parada de emergencias o las temperaturas fueran insoportables.

Cabeza y cuello.

En la cabeza se pierde mucha temperatura, por ello debemos de proteger muy bien, mi elección ha sido una bufanda tubular fina y un gorro de polartec. En este caso no llevaré nada cortavientos, para mayor transpiración. Claro está que como extra llevaré en la mochila un balaclava o pasamontañas . Y para el cuello otra bufanda tubular pero algo más especial, ya que usaré  un compuesto de lana merino doble.


Pero si os parecía que habiamos acabado ¡esto no es todo! la diferencia está en los pequeños detalles, resumo;

¡Protegerse contra el frío!

Calentadores químicos en sobres.

Termo con bebida caliente.

Mechero jet a prueba de vientos y encendedor de magnesio.

Gafas o máscara de esquí.

Manta de supervivencia de aluminio gruesa.

Infiernillo con botella de gas, aunque esta opción no es la más adecuada ya que la mezcla de gas butano-propano es buena para alturas, pero para temperaturas gélidas no, al licuarse y apenas encender. La mejor opción siempre es el fiable y potente infiernillo de gasolina blanca MSR, pero no hay presupuesto para más…

Y ¡como no!, el material obligatorio compuesto de;

Una lámpara frontal de cabeza con recambios de pilas ‘Energizer Ultimate Lithium’.

Una lámpara de color rojo con recambios de pilas.

Silbato.


El equipo pesado

Será necesario si las condiciones de tiempo se endurecen, y habrá que cambiar la mochila por el trineo o pulkka y añadir el material ‘recomendado‘ haciendo no posible cargar con todo si no arrastrarlo.

Que incluiria pues una capa más en todo el cuerpo, como por ejemplo chaqueta y pantalón de esquí, botas en vez de zapatillas, manoplas, raquetas de nieve, el famoso MSR e incluso un saco de dormir por si por cualquier circunstacia tenemos que hacer una parada prolongada. Y como ¡no!más alimentos.

Medio de transporte nacido en Finlandia, el pulkka o trineo de carga.

Medio de transporte nacido en Finlandia, el pulkka o trineo de carga. Foto de internet.

 

Veremos que nos depara la última semana antes de partir.

Continuará…

Para ver más de mis aventuras, pulsa en los links

Facebook

Para ver más fotos de mis viajes, puedes seguirme en este link

Instagram

@centrowagen

#UnExtremeñoEnElÁrtico

#AventurasCentrowagen

Ver Post >
Nueva aventura en el Ártico ¿Por qué no correr una carrera en el invierno Polar?
img
JoseTrejo | 14-01-2018 | 11:17| 0

Llevaba tiempo sopesándolo, y sobre todo preguntándome qué cualidades ha de tener alguien que se enfrenta a una prueba deportiva extrema, no solamente en la prueba en sí, si no ¿En qué condiciones meteorológicas sería?

Muchas preguntas rondaban en la cabeza allá por los últimos días del pasado septiembre, recién regresado de otra temporada en mi ‘casa’ en el  verano Ártico…verdaderamente no puedo experimentar unas condiciones de invierno Polar para seguir con mi aprendizaje en lugares ‘fríos’. Este es mi empeño, y sí ¡me gusta el frío más que el calor!

El año pasado, por estas fechas de enero, preparábamos las mochilas en busca de aventuras en la Noche Polar (Llegamos al invierno Noruego). Pensaba que de aquella preciosa experiencia sacaría más aprendizaje de cómo sería el frío de verdad, pero a pesar de ir a buscar ese extremo y apenas alcanzar los -15º un día, de repente todo cambió y curiosamente llegamos a igualar la misma temperatura de -3º que hubo en Badajoz esos mismos días con fuertes nevadas en el norte de España.

¡No dábamos crédito! un potente frente polar alcanzó la península y al parecer nosotros más allá del circulo Polar nos quedábamos sin el frío que queríamos experimentar ¿Penoso, no?…en fin.

Después de que se caen algunos planes se levantan otros.

Viendo la luz al final del túnel pensando en nuevos proyectos, me centré en lo que yo podría hacer, principalmente por falta de participantes en nuevas aventuras, así que ¿Por qué no apuntarse a una prueba deportiva extrema…? El hecho de participar, era que al menos no estaría solo en medio de la taiga polar y en invierno ¿Tendría tiempo para prepararme físicamente? y lo más importante ¿estaría preparado psicológicamente?

Tras una búsqueda de pruebas de este tipo, me llamó la atención una entre las pocas que hay en el calendario de carreas árticas. La ‘Rovaniemi 150 Arctic Winter Race’ que se suele celebrar en la zona continental de la Laponia de Finlandia llamada Rovaniemi, y casa del autentico Papa Noel. Sonaba bien ¿no?

Corredor en la Laponia Finlandesa

Corredor en la Laponia Finlandesa ( foto de internet)

Esta carrera fue una de las primeras que se empezaron a organizar en las inmediaciones del Circulo Polar en invierno. En la actualidad se celebran ya varias en prácticamente todos los países que cruzan esta emblemática  línea, donde todos la relacionamos más bien con el frío.

Las carreras de distancia ultra trail que ofrece son las de 66, 150 y 300 kilómetros. En tres modalidades a elegir; a pie, sobre esquíes o en (fat bike) bicicleta con ruedas especiales para rodar por nieve.

Dos finalistas celebran la llegada a la meta en la dura prueba Alaska, la famosa Iditarod Trail Invitational.

Dos finalistas celebran la llegada a la meta en la dura prueba de Alaska, la famosa Iditarod Trail Invitational. (foto de internet)

Pues bien, como digo siempre ‘la aventura es la aventura’ lancé un “globo sonda” a mi entorno más cercano para ver que tal…

Imaginaros las respuestas y reacciones, de todo tipo jejejejeje.

– Estás como una cabra…

-¡¡siempre buscando la muerte como las culebras!! jejeje esa es la más divertida.

-Qué frío ¡yo me moriría!

-¿No puedes sentar la cabeza ya? que ya vamos teniendo una edad… Esta me encanta.

En fin, un día me dedicaré a recopilar todos los comentarios que me han llegado hacer y los “porqués”.

Hace años tuve un incidente delicado en la espalda durante mi primera campaña ártica, me dejó quizás bastante tocado psíquica y físicamente durante varios meses, hasta que fueron remitiendo las dolencias incluso en años. Limitándome bastante por los grandes dolores que padecí. Pero ¡soy un cabezón! y jamás me rendí a pesar de los típicos bajones…

En septiembre me armé con unas zapatillas, una mochila ligera, un puñado de frutos secos y un par de geles como alimento y me encaramé en la plataforma de Gredos ¡Gredos mi querido Gredos! Mejor campo de entrenamiento y de sueños no he conocido. Me quería probar, ¡Sí! Por ello salí solo para ver qué quedaba de mi después de casi siete años sin poder correr.

Me aventuré y salí como alma lleva el diablo, llano de Prado pozas, pensaba…la maquinaria va bien, siguiente meta Barrerones, trago de agua en la fuente de cavadores miro atrás y veo amanecer desde allí.

¿Sigo? Barrerones está al alcance, agarro con fuerza los bastones y aprieto, rebaso a gente que sube más cargada, me animo adelantándolos, ellos suspiran al verme pasar dejando rastro con el ruidoso golpeteo de mis bastones en las ‘mal colocadas’ rocas.

Una conocida brisa fresca me saluda, levanto la vista y ¡ahí está! el mirador del circo de Gredos a 2100 metros de altitud.

Ahora toca bajar hasta la Laguna Grande, pues a saltar de piedra en piedra, mis sensaciones son cada vez más positivas ¡que recuerdos! amanecer en este lugar es resetear la mente y comenzar de nuevo.

Trocha por la estrecha canal hasta la charca esmeralda.

Trocha por la estrecha canal hasta la charca esmeralda.

Paro, me mojo con el agua fresca de la laguna y sigo, la concentración es máxima, vigilo mi ritmo de respiración ya que estoy a la altura del refugio de Elola, y ahora toca subir hacia la charca esmeralda. Cruzo un resbaladizo paso y me topo con un rebaño de cabritas de Gredos ¡estoy en casa!

Recorrido dentro del circo de Gredos.

Recorrido “normal” dentro del circo de Gredos.

Parada para tomar un puñado de pasas y frutos secos, un trago de agua, foto a las cabritas, contemplo el precioso alrededor y comienzo a andar, ya que arranca la empinada cuesta hasta la canal de subida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cabrita de Gredos, muy común verlas pastar. A veces se acercan a la gente porque le dan golosinas…¡Nunca hay que alimentar a los animales salvajes!

Al instante recuerdo esta fuerte subida, no despego la vista del suelo ya que debo saltar de bloque en bloque, de nuevo alzo la mirada y escucho otro grupo que está en la mitad de la rampa. Pienso, y a por ellos, la canal se estrecha, a mi derecha parte la canal Oeste y Norte hacia el Almanzor. Me centro de nuevo en el inclinado sendero repleto ahora de peldaños de roca.

Mi objetivo es el ruidoso grupo que sube, estoy muy cerca. Apenas avanzan y yo estoy detras de ellos. ¡Buenos días! me responden –¡Buenos días! y sigo sin descansar. A la derecha parte la estrecha canal del Crampón, elijo subir por la canal Bermeja ¡ya estoy en el collado!

Las piernas están cansadas, pero estoy muy animado así que sigo subiendo los bloques como grandes peldaños hasta arriba. Miro de reojo y veo mi objetivo el pico Almanzor de 2596 metros de altura.

Aquí estoy con el pico Almanzor, más agusto que un arbusto...Pensaba que iba ser más duro llevandome una dulce sensación.

Aquí estoy con el pico Almanzor, ¡más agusto que un arbusto!…Pensaba que iba ser más duro llevándome una dulce sensación. 

Pues creo que no estoy tan mal, pensé. Con una gran sonrisa bajé hasta llegar a la plataforma donde está el aparcamiento. Parada obligada en el bar la Bodeguilla de Hoyos del Espino y para casa.

Firme creyente de la teoría de la atracción continué mi camino y en este trayecto fueron apareciendo detalles y personas que me ayudaron a centrar los pensamientos para construir una nueva aventura. Me encontré en una charla en Badajoz con Susana, y el sueño de Alaska y a Ismael compañero en el trabajo y ahora mi más atento entrenador y amigo de locuras.

En la conferencia de Susana Gomes Castiñena, experta corredora de ultra trail y ultra fondo y enamorada de las pruebas extremas en el ártico. Finalista de las 350 millas de la Iditarod Trail Ivitational. También Acompañado con Ismael, un grandísimo corredor de ultra trail, que sin su fundamental ayuda no me hubiera ni pensado esta aventura.

En la conferencia de Susana Gomez Castiñeira, experta corredora de ultra trail y ultra fondo y enamorada de las pruebas extremas en el ártico. Finalista de las 350 millas de la Iditarod Trail Ivitational. También Acompañado con Ismael, un grandísimo corredor de ultra trail, que sin su fundamental ayuda no me hubiera ni pensado esta aventura.

Allá por mediados de noviembre había que materializar el plan y dar el SÍ como hizo Susana.

Y me pregunté ¿Por qué no correr una carrera en el invierno Polar? y la contestación fue un rotundo SÍ cargado de un mar de dudas pero fue verdadero. O… ¿Qué pensáis que es la aventura?

Continuará…

Para ver más de mis aventuras, pulsa en los links

Facebook

Para ver más fotos de mis viajes, puedes seguirme en este link

Instagram

 

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
El mágico fiordo del Este…Lindenow
img
JoseTrejo | 22-12-2017 | 12:41| 0

¿Cómo expresar la noche que pasé pensando en el día que habíamos tenido en medio del hielo?

Pero, para más guasa, el lugar de acampada tampoco era como para tirar cohetes… me explico, pusimos la tienda a los pies de un gran nunatak, al abrigo del persistente viento catabático, en un cráter de hielo provocado por la caída de una gigantesca roca que yacía en el fondo,  y a pocos metros nuestra tienda ¡Qué pesadillas tuve entre una cosa y otra! jejeje

La niebla cae en el hielo. Foto Jorge.

La niebla oculta todo el valle. Foto Jorge

 

Diminuto refugio al lado de la roca ¡comparen! Foto Jorge

Diminuto refugio al lado de la roca ¡comparen! Foto Jorge

Amanece en el campo de hielo, abrimos la cremallera para ver qué panorama tenemos.  Nubes bajas pasando rápido en medio de una niebla fría, húmeda y cambiante.

Decidimos tomarnos con calma la salida de la tienda y esperar que el Sol nos ayudara y la disolviera. Desayuno y espera, al primer atisbo de claridad saldríamos de nuestro refugio para subir al collado. Desde ese punto veríamos ya la costa Este.

 

Pues nada a preparar el un rico desayuno. Foto Jorge

Pues nada, a preparar el rico desayuno. Foto Jorge

Como dice Jorge “come aunque no tengas ganas y bebe aunque no tengas sed, en un momento complicado no te fallarán las fuerzas”.

El día transcurría sin novedades, así que decidimos un plan. La nubosidad no daba tregua y lo mejor era dejar montado el campamento para salir a explorar ligeros de peso. Eso sí, con material suficiente para poder aguantar en la intemperie con el saco de dormir “por las dudas”, como dirían nuestros compañeros argentinos.

Vertiente Este ¡enfrente está el objetivo! Foto Jorge

Vertiente Este ¡enfrente está el objetivo! Foto Jorge

 

Gran planicie rodeada de abruptos nunataks

Gran planicie rodeada de abruptos nunataks.

Empieza la marcha, esta vez sobre un espeso manto de nieve, el hielo compacto está debajo. La sonda se hunde más de un metro a cada paso, tenemos que aprender de nuevo la sensación de aparente seguridad, andamos sobre una nueva e inmensa planicie, pero aun así no nos desvinculamos de la seguridad de la cuerda.

Jorge se pone delante con las únicas raquetas de nieve. Su peso es menor que el mío, me va asentando el camino y no me hundo, en caso de que se caiga en una grieta tendré más oportunidad de pararle.

La nubosidad no cesa, de tarde en tarde se abre saliendo el Sol y nos “envenena” empujándonos para seguir tratando de ver la costa Este.

 

Jorge va en cabeza, a pesar de no ver lo que tenemos delante seguimos avanzando, tratando de seguir por el llano que parece más franco. Aun así somos muy conservadores en este lugar, en tres kilómetros y medio que hemos bajado, ha hundido la sonda para comprobar el suelo más de tres mil quinientas veces ¡un trabajón!

Jorge va en cabeza, a pesar de no ver lo que tenemos delante seguimos avanzando, tratamos de seguir por el llano que parece más fiable. Aun así somos muy conservadores en este lugar, en tres kilómetros y medio que hemos bajado, ha hundido la sonda para comprobar el suelo más de tres mil quinientas veces ¡menudo trabajón!

 

En un momento se despeja y nos deja esta imagen. Si me tengo que quedar con una foto sería esta de las montañas del fiordo del Este. La sonrisa de Jorge lo dice todo.

En un momento se despeja y nos deja esta imagen. Si me tengo que quedar con una foto sería esta, las montañas del fiordo del Este. La sonrisa de Jorge lo dice todo.

 

La niebla vuelve de repente otra vez. Sin track del gps en la niebla densa o “white out”, menos mal que siempre hay un plan “b”… la fiable brújula. Nos vamos acercando ya a la abrupta bajada que vierte en el fiordo, y aparecen pliegues de grietas que apenas se ven por la mala visibilidad, el paso no es seguro. Decidimos que es suficiente y emprendemos la vuelta a nuestro refugio.

La niebla vuelve de repente otra vez. Sin track del gps en el whiteout(niebla densa), menos mal que siempre hay un plan “b”… la fiable brújula.
Nos vamos acercando ya a la abrupta bajada que vierte en el fiordo, aparecen nuevamente largos pliegues de grietas que apenas se pueden ver por la mala visibilidad, el paso no es seguro. Decidimos que es suficiente y emprendemos la vuelta a nuestro refugio.

¡Hasta aquí hemos llegado!

Después de muchas horas perdidas a la espera de cambio de tiempo que nunca vino, decidimos arriesgarnos y aprovechar el poco tiempo que nos quedaba para al menos ver las paredes rocosas de la costa de Lindenow. Este era uno de los objetivos propuestos, el tocar la orilla de este inhabitado y espectacular  fiordo será el próximo… quién sabe.

El desafío era comprometido pero nos llevamos la satisfacción de haberlo intentado, incluso arriesgamos demasiado en este remoto e inaccesible lugar. La autosuficiencia de nuestra apuesta hacía que fuéramos más que conservadores.  En caso de incidente, solamente nos teníamos el uno al otro, ya que un posible rescate terrestre sería muy lento o casi imposible y realmente costoso, sin contar algún medio aéreo, que nos acabaría hipotecando durante años…

Un dato máseste fiordo es incluso inaccesible por mar, para pequeñas embarcaciones provenientes del único lugar habitado llamado Aappilattoq. Lanzar una expedición por mar llevaría hasta cuatro días de navegación entre la ida y la vuelta en total autosuficiencia, ya que no hay población ni repostaje en mil kilómetros.

En la entrada de este bello fiordo antaño hubo una central de radio-repetidor de ayuda aérea, habitada hasta hace dos años. Donde vivían un grupo de operarios encargados en mantenerla. Prácticamente incomunicados catorce meses al año, vivían protegidos por varios perros groenlandeses y fuertemente armados de la amenaza del oso polar. Siendo relevados en helicóptero si las condiciones meteorológicas no lo impedían. Así me contaba mi amigo y compañero danés Jørgen, historias de autentica supervivencia durante su estancia de más de dos largas temporadas en aquel olvidado lugar.  Pero eso será en otro capítulo de mi blog.

Para festejar la última noche en el hielo algo rico rico…¡Jamón extremeño! A ver qué opina mi amigo vasco.

Para festejar la última noche en el hielo algo rico rico…¡Jamón extremeño! A ver qué opina mi amigo vasco.

Vuelta a casa…

regreso otra vez por las grietas, sin podernos valer de ninguno de los dos gps...

Regreso otra vez por las grietas, sin podernos valer de ninguno de los dos gps… Esto es uno de los puentes que tuvimos que cruzar. foto Jorge 

 

Al fin nos topamos con nuestras hueyas

Al fin nos topamos con nuestras huellas, ¡uff! alivio y euforia.

El regreso a la ‘civilización’ sería por el mismo camino, reandando sobre nuestra huella. Iniciamos la marcha y un pequeño detalle al parecer sin importancia, nos volvió a poner en vilo por la mañana. El hecho de borrar unos puntos del track de regreso del único gps que nos funcionaba, hizo mandar al traste la ruta ‘segura’ por el camino de las  infames grietas.

Solo nos quedaría tratar de seguir las pequeñas marcas dejadas por los crampones y con una visibilidad reducida a unos 30 metros, muy divertido…

Sin referencias visuales debido al whiteout, nos debíamos alejar de los seracs que aguardaban en el lado Este del valle, pero ¿Cómo los evitaríamos? Si no veíamos ni un pimiento…¿La suerte iba a estar de nuevo a nuestro lado?

Posiblemente, y por una autentica ‘potra’ conseguimos encontrar el mejor camino de regreso por aquel inexplorado glaciar sin darnos cuenta, incluso acabamos cruzándonos con nuestras propias huellas que hacían que nos reforzara la buena decisión que habíamos tomado por la mañana.

 

 

Jorge's view point. El mirador de Jorge, sobre el valle de Tinnertuuq

Jorge’s view point, ‘el mirador de Jorge’, así lo bautizamos…Valle de Tininnertuuq

Último campamento en el fiordo de Tasermiut !estamos en casa!

Último campamento, fiordo de Tasermiut !estamos en casa! ahora solo queda esperar a JJ

 

No tengo palabras para describirlo, ni con mil fotografías podría mostrarlo ¡cómo explicar el sentimiento que me causa estar aquí en la nada más inmensa!

Solo lo pudimos ver levantándonos casi de puntillas, concediéndonos un instante para contemplarlo a lo lejos, mientras se ocultaba de nuevo en medio de las capas de niebla envolviéndolo para llevárselo.

Allí se quedó, oculto en su manto blanco, quizás haya otra vez ¿Quiénes se embarcaran en acariciar alguna de sus solitarias orillas?

Nos llevamos ese fugaz recuerdo de una descabellada idea de un novato extremeño, que aprendió a esperar y dejarse llevar por esta inmensidad, así comenzó siete años atrás.

Agradecimientos

Este ‘paseo exploración’ se hizo para expandir nuevos horizontes y posibilidades de viajes y trekkings para TASERMIUT SOUTH GREENLAND EXPEDITIONS, sin su apoyo y esfuerzo no lo hubiéramos ni intentado.

Gracias a Andrea, que hizo un hueco dentro del complejo plan de temporada, concediéndonos el tiempo suficiente para esta empresa.

Gracias a Jorge, mi querido amigo y compañero en esta aventura, que sin su experiencia y fiabilidad en grandes montañas otro gallo nos hubiera cantado.

Por supuesto, gracias a Ramón por confiar y darnos esta gran oportunidad. Siempre será mi inspiración para seguir con nuestras metas y sueños.

 

 

 

Para ver más de mis aventuras, pulsa en los links

Facebook

Para ver más fotos de mis viajes, puedes seguirme en este link

Instagram

 

Ver Post >
Qué fácil parece todo cuando se ve… Hacia Lindenow
img
JoseTrejo | 29-11-2017 | 3:03| 0

Al caer la noche, después de cenar, nos dedicamos a escudriñar las curvas de nivel del mapa iluminado por nuestros frontales y con el dedo describiríamos lo que podría ser la mejor ruta.

A la mañana siguiente, el plan sería seguir por un antiguo trazado en color negro marcado en el papel, hasta subir al segundo plató, para luego desviarnos del mismo, ya que nuestra intención era ir en la dirección opuesta. Nos adentrábamos en un terreno totalmente desconocido y oculto por nieve recién caída. Todo parecía “fácil” al ver el impresionante paisaje, pero sabíamos que no sería así. El lugar no regala nada si no es a cambio de algo, y lo comprobaríamos  en poco tiempo.

Desayuno, leche y café en polvo, avena, pan wasa y galletas con mermelada, simple pero efectivo.

Desayuno: leche y café en polvo, avena, pan wasa y galletas con mermelada, simple pero efectivo.

 

Aunque sabemos que viene una borrasca, hoy aprovecharemos al máximo el esplendido día.

Aunque sabemos que viene una borrasca, hoy aprovecharemos al máximo el esplendido día.

 

Jorge atraviesa un pequeño manto de nieve nueva en el plató, lleva una sonda de avalanchas para ir palpando el suelo en búsqueda de las temidas grietas ocultas. Poco a poco nos vamos desviando del antiguo trazado en color negro (significado del color como peligroso) del mapa para ir más al Este.

Jorge atraviesa un pequeño manto de nieve nueva en el plató, lleva una sonda de avalanchas para ir palpando el suelo en búsqueda de las temidas grietas ocultas.
Poco a poco, nos vamos desviando del antiguo trazado en color negro (significado del color como peligroso) del mapa para ir más al Este.

QUÉ FÁCIL PARECE TODO EN UN DÍA SOLEADO

Amanece  un día esplendido, el Sol luce y se refleja, una brisa helada nos da de lleno en la cara, hay que taparse mientras seguimos ahora vinculados a través de la cuerda de seguridad. El progreso es suave, Jorge va delante tanteando el suelo con la sonda cada pocos pasos. Además de grabar la ruta en nuestros gps, dejamos un rastro de nuestras pisadas a posta.

El causante del viento helado es una densa niebla, que nos está ocultando el impresionante paisaje repleto de las montañas flotantes o nunataks, llamadas así por los antiguos esquimales.

Aquí veréis las vistas del primer plató

 

La heladora niebla se acerca pasando por encima, en poco nos adentraremos en una nueva zona de grietas.

La heladora niebla se acerca pasando por encima, en poco nos adentraremos en una nueva zona de grietas.

EMPIEZA LA RUMBA…

¡Y de qué modo! mientras vamos avanzando en un pedazo de día soleado, podemos ver desde lejos el posible paso por el que iremos, aunque la pendiente aparenta ser no muy inclinada, las grietas están ahí, ocultas en el manto nevoso.

La nieve nueva es fácil distinguirla por el color más brillante y limpio, aun no está compactada, siendo la que nos puede meter en líos, ya que hace de falso tapón a la hora de pisar.

Los peligros objetivos se cambian por peligros subjetivos e incertidumbre, sobre todo para el que va delante palpando con la sonda.

Lo mejor es ir turnándose, para compartir el riesgo al andar en un lugar así. Había que llevar la cabeza muy fría y en alerta total, lo que conllevaba más desgaste mental.

Nos encontrábamos haciendo zigzags mientras andábamos por un terreno parecido a un ¡campo de minas! no sabíamos cuándo podía colapsar el suelo.

Andamos en silencio, con la vista clavada tratando de diferenciar los tonos más blanquecinos del suelo. Es hora de hacer un nuevo zigzag y a la vez de recoger un poco de cuerda con una mano,  procurando que siguiera en tensión entre los dos, en la otra mano, sujetando fuertemente un piolet preparado para frenar una posible caída del otro. AQUÍ UN EJEMPLO: CÓMO FRENAR UNA CAIDA EN GRIETA

De vez en cuando mirábamos de reojo las bocas abiertas en el hielo, eran negras, oscurecidas por la gran profundidad, tratábamos de evitar su cercanía pero cada vez nos adentrábamos donde no había ni un metro cuadrado seguro en la superficie.

 

Los bloques de hielo colgantes o seracs nos cortan el paso más seguro, nos vamos apartando de la posible caída de esas grandes moles, obligándonos a entrar por la zona de grietas. Foto de Jorge

Los bloques de hielo colgantes o seracs nos cortan el paso que aparenta más seguro. Nos vamos apartando de la posible caída de esas grandes moles, obligándonos a entrar por la zona de grietas. Foto de Jorge

No sé si será lo mejor, comentamos, pero no nos va a avisar si un tempano de tres plantas de altura decide deslizarse por la empinada pendiente de unos 500 metros de altura…

ANDANDO ENCIMA DE CÚPULAS DE CATEDRALES

Después de un rato de zigzagueo en tensión total, encontramos una “isla” de unos 6 metros cuadrados de superficie segura, rodeada de un mar de infames grietas. Paramos a comer algo y marcar el lugar en el gps, por si no nos quedara otra de pasar la noche allí.

De nuevo, intercambiábamos la sonda y esta vez después de unos pocos pasos tuvimos que reandar nuestras tenues pisadas para encontrar la “isla” otra vez, llevábamos algo más de cuatro horas de aquí para allá avanzando algunos metros. Había que arriesgar un poco más si no queríamos pasar la noche en esa pesadilla, apretamos los dientes y cruzamos el primer puente de hielo “fino”,  otro y otro… ufff, -¡recoge cuerda Jorge! le decía, estábamos demasiado flojos de cuerda, si alguno se cae nos podemos estampar en el fondo de estas grietas.

Debido a la tensión de andar allí, se nos atragantó hasta la única barrita de cereales que comimos en tooodo el día.

¡Qué gracia! –Este lugar no nos regala nada, decía Jorge. -¿A ver? ¿Y si tiramos un poco más a la izquierda? esa fue mi ocurrente pregunta afirmativa. –¡!Vale!! Dijo. Y nos metimos sin darnos cuenta en un lugar terrible.

A través de algunos huecos que no tapaba la nieve, pudimos ver la exagerada profundidad de 30 ó 40 ó 50 metros, cascadas de agua helada caían en escalones, aristas afiladas abajo, estalactitas colgantes y enormes bloques desprendidos de hielo apoyados en enormes paredes de azul cobalto. Un mundo frío e inerte nos esperaba.

Pero lo más preocupante era lo que estaba bajo nuestros pies. Una fina capa de unos 30 centímetros hacía de techo en aquellas grietas, a veces cubría casi la misma superficie que la cuerda desplegada que nos vinculaba a los dos.

Estaban dispuestas como a contrapelo, lo que hacía que en nuestra dirección de marcha no nos percatásemos del peligro de estar sobre esas cúpulas, ya que lo que tratábamos era de ascender por allí. Así estuvimos otra angustiosa larga hora, hasta que decidimos volver sobre nuestros pasos de nuevo y entender su orografía.

¡Mi cara lo dice todo! alivio al salir de las enormes cúpulas, aunque sigue habiendo dificultades, estas no son comparables. Por cierto… no tengo fotos de ese temido lugar por razones obvias, no quiero tener más pesadillas jejeje. Foto de Jorge

¡Mi cara lo dice todo! alivio al salir de las enormes cúpulas, aunque sigue habiendo dificultades, estas no son comparables. Por cierto… no tengo fotos de ese temido lugar por razones obvias, no quiero tener más pesadillas jejeje. Foto de Jorge

 

Detalle de una larga grieta y los “famosos” falsos tapones. Encontrado un paso más seguro, solo era cuestión hacer ahora largos zigzags. Foto de Jorge

Detalle de una larga grieta y los “famosos” falsos tapones. Encontrado un paso más seguro al fin, solo era cuestión hacer largos zigzags. Foto de Jorge

Nos había llevado algo más de seis horas remontar un desnivel de 300 metros y plantarnos casi a 1400 metros ¡estábamos en el casquete polar! ¡Bien!

El color de la superficie se hizo más homogéneo, no distinguíamos tan fácilmente la nieve “fresca” debido al ángulo del Sol de la tarde.

Más pendientes de buscar un lugar protegido del viento catabático, decidimos acampar en el lado Este del valle helado al pie de otro nunatak, fijando la vista en un enorme bloque hundido en un gran cráter de hielo.

Caminábamos ya más relajados, contemplando el magnífico paisaje alrededor de nosotros, dejamos atrás la montaña con el puntiagudo centinela en la cima. Y zassssss, de repente sin darme cuenta caí en una grieta quedándome las piernas completamente en el aire. ¡Jorge!!  ¡Pillamé!!! Le grité.

Cuando le volví a mirar, estaba tirado sobre el piolet clavándolo en la nieve compacta, así me paró para no ser engullido por la grieta, quedándome totalmente atorado.

La suerte estaba a nuestro favor, Jorge me había parado para que no me tragara aquel agujero. Tensó la cuerda y con un poco de trabajo pude salir, el hecho de llevar doble mochila ayudó también para quedarme atorado, aunque apenas me podía mover por el peso y por todos los cachivaches que se suelen llevar en la progresión de un glaciar, se resolvió con alguna sonrisa nerviosa…jejeje.

Nuevo campamento instalado al pie del cráter de hielo.

Nuevo campamento instalado al pie del cráter de hielo.

 

Antes que oscurezca nos dimos un pateo sin lastre hasta el collado Este, estamos ya en la vertiente del fiordo de Lindenow. Foto de Jorge

Antes que oscureciera nos dimos un pateo sin lastre hasta el collado Este, estabámos ya en la vertiente del fiordo de Lindenow. Foto de Jorge

 

¡Impresionantes vistas! Ha merecido la pena subir a pesar de la mala visibilidad por la densa niebla. Foto de Jorge

¡Impresionantes vistas! Ha merecido la pena subir a pesar de la mala visibilidad por la densa niebla. Foto de Jorge

 

Otra rica cena de liofilizados con alguna chuchería más, otro día intenso pero contentos.

Otra rica cena de liofilizados con alguna chuchería más. Dejamos encendido el hornillo de gas para estar más cómodos y de vuelta a estudiar el mapa como pasatiempos, día intenso pero contentos.

El único pensamiento o más bien deseo era tener un día más de visibilidad, ya que al ver la “meteo” que nos daba el deLorme, la cosa no pintaba nada bien. Esa misma noche la niebla se apoderó del suelo y era tan espesa como fantasmagórica.

A ver qué aventuras tendremos mañana…Reflexionamos.

Continuará……………………………………………………

Para ver más de mis aventuras, pulsa en los links

Facebook

Para ver más fotos de mis viajes, puedes seguirme en este link

Instagram

Ver Post >
Sobre el autor José Trejo
Autodidacta, soñador, entusiasta y aprendiz de Aventurero y navegante. Observador y sensibilizado por nuestro planeta y los habitantes de lugares inhóspitos, buscador de experiencias y maestros en otros mundos y culturas, que me ayuden a entender otras realidades. Con la necesidad de compartir con otros a través de mis ojos, las visiones, aprendizajes, aventuras y desventuras. Pretendido contribuir con mis vivencias una concienciación de lo efímera que es la belleza que nos rodea, en este maravilloso planeta y sus entornos naturales tan sensibles. Así nace un extremeño en el ártico.