Hoy

img
Categoría: Uncategorized
Qué fácil parece todo cuando se ve… Hacia Lindenow

Al caer la noche, después de cenar, nos dedicamos a escudriñar las curvas de nivel del mapa iluminado por nuestros frontales y con el dedo describiríamos lo que podría ser la mejor ruta.

A la mañana siguiente, el plan sería seguir por un antiguo trazado en color negro marcado en el papel, hasta subir al segundo plató, para luego desviarnos del mismo, ya que nuestra intención era ir en la dirección opuesta. Nos adentrábamos en un terreno totalmente desconocido y oculto por nieve recién caída. Todo parecía “fácil” al ver el impresionante paisaje, pero sabíamos que no sería así. El lugar no regala nada si no es a cambio de algo, y lo comprobaríamos  en poco tiempo.

Desayuno, leche y café en polvo, avena, pan wasa y galletas con mermelada, simple pero efectivo.

Desayuno: leche y café en polvo, avena, pan wasa y galletas con mermelada, simple pero efectivo.

 

Aunque sabemos que viene una borrasca, hoy aprovecharemos al máximo el esplendido día.

Aunque sabemos que viene una borrasca, hoy aprovecharemos al máximo el esplendido día.

 

Jorge atraviesa un pequeño manto de nieve nueva en el plató, lleva una sonda de avalanchas para ir palpando el suelo en búsqueda de las temidas grietas ocultas. Poco a poco nos vamos desviando del antiguo trazado en color negro (significado del color como peligroso) del mapa para ir más al Este.

Jorge atraviesa un pequeño manto de nieve nueva en el plató, lleva una sonda de avalanchas para ir palpando el suelo en búsqueda de las temidas grietas ocultas.
Poco a poco, nos vamos desviando del antiguo trazado en color negro (significado del color como peligroso) del mapa para ir más al Este.

QUÉ FÁCIL PARECE TODO EN UN DÍA SOLEADO

Amanece  un día esplendido, el Sol luce y se refleja, una brisa helada nos da de lleno en la cara, hay que taparse mientras seguimos ahora vinculados a través de la cuerda de seguridad. El progreso es suave, Jorge va delante tanteando el suelo con la sonda cada pocos pasos. Además de grabar la ruta en nuestros gps, dejamos un rastro de nuestras pisadas a posta.

El causante del viento helado es una densa niebla, que nos está ocultando el impresionante paisaje repleto de las montañas flotantes o nunataks, llamadas así por los antiguos esquimales.

Aquí veréis las vistas del primer plató

 

La heladora niebla se acerca pasando por encima, en poco nos adentraremos en una nueva zona de grietas.

La heladora niebla se acerca pasando por encima, en poco nos adentraremos en una nueva zona de grietas.

EMPIEZA LA RUMBA…

¡Y de qué modo! mientras vamos avanzando en un pedazo de día soleado, podemos ver desde lejos el posible paso por el que iremos, aunque la pendiente aparenta ser no muy inclinada, las grietas están ahí, ocultas en el manto nevoso.

La nieve nueva es fácil distinguirla por el color más brillante y limpio, aun no está compactada, siendo la que nos puede meter en líos, ya que hace de falso tapón a la hora de pisar.

Los peligros objetivos se cambian por peligros subjetivos e incertidumbre, sobre todo para el que va delante palpando con la sonda.

Lo mejor es ir turnándose, para compartir el riesgo al andar en un lugar así. Había que llevar la cabeza muy fría y en alerta total, lo que conllevaba más desgaste mental.

Nos encontrábamos haciendo zigzags mientras andábamos por un terreno parecido a un ¡campo de minas! no sabíamos cuándo podía colapsar el suelo.

Andamos en silencio, con la vista clavada tratando de diferenciar los tonos más blanquecinos del suelo. Es hora de hacer un nuevo zigzag y a la vez de recoger un poco de cuerda con una mano,  procurando que siguiera en tensión entre los dos, en la otra mano, sujetando fuertemente un piolet preparado para frenar una posible caída del otro. AQUÍ UN EJEMPLO: CÓMO FRENAR UNA CAIDA EN GRIETA

De vez en cuando mirábamos de reojo las bocas abiertas en el hielo, eran negras, oscurecidas por la gran profundidad, tratábamos de evitar su cercanía pero cada vez nos adentrábamos donde no había ni un metro cuadrado seguro en la superficie.

 

Los bloques de hielo colgantes o seracs nos cortan el paso más seguro, nos vamos apartando de la posible caída de esas grandes moles, obligándonos a entrar por la zona de grietas. Foto de Jorge

Los bloques de hielo colgantes o seracs nos cortan el paso que aparenta más seguro. Nos vamos apartando de la posible caída de esas grandes moles, obligándonos a entrar por la zona de grietas. Foto de Jorge

No sé si será lo mejor, comentamos, pero no nos va a avisar si un tempano de tres plantas de altura decide deslizarse por la empinada pendiente de unos 500 metros de altura…

ANDANDO ENCIMA DE CÚPULAS DE CATEDRALES

Después de un rato de zigzagueo en tensión total, encontramos una “isla” de unos 6 metros cuadrados de superficie segura, rodeada de un mar de infames grietas. Paramos a comer algo y marcar el lugar en el gps, por si no nos quedara otra de pasar la noche allí.

De nuevo, intercambiábamos la sonda y esta vez después de unos pocos pasos tuvimos que reandar nuestras tenues pisadas para encontrar la “isla” otra vez, llevábamos algo más de cuatro horas de aquí para allá avanzando algunos metros. Había que arriesgar un poco más si no queríamos pasar la noche en esa pesadilla, apretamos los dientes y cruzamos el primer puente de hielo “fino”,  otro y otro… ufff, -¡recoge cuerda Jorge! le decía, estábamos demasiado flojos de cuerda, si alguno se cae nos podemos estampar en el fondo de estas grietas.

Debido a la tensión de andar allí, se nos atragantó hasta la única barrita de cereales que comimos en tooodo el día.

¡Qué gracia! –Este lugar no nos regala nada, decía Jorge. -¿A ver? ¿Y si tiramos un poco más a la izquierda? esa fue mi ocurrente pregunta afirmativa. –¡!Vale!! Dijo. Y nos metimos sin darnos cuenta en un lugar terrible.

A través de algunos huecos que no tapaba la nieve, pudimos ver la exagerada profundidad de 30 ó 40 ó 50 metros, cascadas de agua helada caían en escalones, aristas afiladas abajo, estalactitas colgantes y enormes bloques desprendidos de hielo apoyados en enormes paredes de azul cobalto. Un mundo frío e inerte nos esperaba.

Pero lo más preocupante era lo que estaba bajo nuestros pies. Una fina capa de unos 30 centímetros hacía de techo en aquellas grietas, a veces cubría casi la misma superficie que la cuerda desplegada que nos vinculaba a los dos.

Estaban dispuestas como a contrapelo, lo que hacía que en nuestra dirección de marcha no nos percatásemos del peligro de estar sobre esas cúpulas, ya que lo que tratábamos era de ascender por allí. Así estuvimos otra angustiosa larga hora, hasta que decidimos volver sobre nuestros pasos de nuevo y entender su orografía.

¡Mi cara lo dice todo! alivio al salir de las enormes cúpulas, aunque sigue habiendo dificultades, estas no son comparables. Por cierto… no tengo fotos de ese temido lugar por razones obvias, no quiero tener más pesadillas jejeje. Foto de Jorge

¡Mi cara lo dice todo! alivio al salir de las enormes cúpulas, aunque sigue habiendo dificultades, estas no son comparables. Por cierto… no tengo fotos de ese temido lugar por razones obvias, no quiero tener más pesadillas jejeje. Foto de Jorge

 

Detalle de una larga grieta y los “famosos” falsos tapones. Encontrado un paso más seguro, solo era cuestión hacer ahora largos zigzags. Foto de Jorge

Detalle de una larga grieta y los “famosos” falsos tapones. Encontrado un paso más seguro al fin, solo era cuestión hacer largos zigzags. Foto de Jorge

Nos había llevado algo más de seis horas remontar un desnivel de 300 metros y plantarnos casi a 1400 metros ¡estábamos en el casquete polar! ¡Bien!

El color de la superficie se hizo más homogéneo, no distinguíamos tan fácilmente la nieve “fresca” debido al ángulo del Sol de la tarde.

Más pendientes de buscar un lugar protegido del viento catabático, decidimos acampar en el lado Este del valle helado al pie de otro nunatak, fijando la vista en un enorme bloque hundido en un gran cráter de hielo.

Caminábamos ya más relajados, contemplando el magnífico paisaje alrededor de nosotros, dejamos atrás la montaña con el puntiagudo centinela en la cima. Y zassssss, de repente sin darme cuenta caí en una grieta quedándome las piernas completamente en el aire. ¡Jorge!!  ¡Pillamé!!! Le grité.

Cuando le volví a mirar, estaba tirado sobre el piolet clavándolo en la nieve compacta, así me paró para no ser engullido por la grieta, quedándome totalmente atorado.

La suerte estaba a nuestro favor, Jorge me había parado para que no me tragara aquel agujero. Tensó la cuerda y con un poco de trabajo pude salir, el hecho de llevar doble mochila ayudó también para quedarme atorado, aunque apenas me podía mover por el peso y por todos los cachivaches que se suelen llevar en la progresión de un glaciar, se resolvió con alguna sonrisa nerviosa…jejeje.

Nuevo campamento instalado al pie del cráter de hielo.

Nuevo campamento instalado al pie del cráter de hielo.

 

Antes que oscurezca nos dimos un pateo sin lastre hasta el collado Este, estamos ya en la vertiente del fiordo de Lindenow. Foto de Jorge

Antes que oscureciera nos dimos un pateo sin lastre hasta el collado Este, estabámos ya en la vertiente del fiordo de Lindenow. Foto de Jorge

 

¡Impresionantes vistas! Ha merecido la pena subir a pesar de la mala visibilidad por la densa niebla. Foto de Jorge

¡Impresionantes vistas! Ha merecido la pena subir a pesar de la mala visibilidad por la densa niebla. Foto de Jorge

 

Otra rica cena de liofilizados con alguna chuchería más, otro día intenso pero contentos.

Otra rica cena de liofilizados con alguna chuchería más. Dejamos encendido el hornillo de gas para estar más cómodos y de vuelta a estudiar el mapa como pasatiempos, día intenso pero contentos.

El único pensamiento o más bien deseo era tener un día más de visibilidad, ya que al ver la “meteo” que nos daba el deLorme, la cosa no pintaba nada bien. Esa misma noche la niebla se apoderó del suelo y era tan espesa como fantasmagórica.

A ver qué aventuras tendremos mañana…Reflexionamos.

Continuará……………………………………………………

Para ver más de mis aventuras, pulsa en los links

Facebook

Para ver más fotos de mis viajes, puedes seguirme en este link

Instagram

Ver Post >
Buscando la ruta a Lindenow fjord

Después de dos años explorando la entrada de este glaciar ya teníamos los ingredientes suficientes para lanzarnos en busca de la ruta hacia Lindenow. Ver en el mapa una fina línea de trazos de color negro nos daba ciertos escalofríos, ya que ese color nos avisaba de lo arriesgado que era adentrarse en ese desconocido lugar al que muy pocos se habían atrevido a explorar para poderlo documentar.

Itinerario más seguro de ascenso por la roca pulida, hasta la entrada para poder acceder al campo de hielo.

Este glaciar se caracteriza por ser muy inclinado, lo que hacía que el hielo se fuera abriendo como si fuera en abanico, creándose profundas grietas. Este era el panorama.

Los ingredientes, eran, tener tiempo en medio de una frenética temporada de trabajo, un buen compañero como Jorge y ganas de aventuras en un clima realmente inestable.

La “alineación planetaria” se estaba consiguiendo en la fecha que más me podía convenir, Jorge y Miriam mis amigos y compis, regresaban de varias rutas de kayak y trekking que habían hecho por todo el sur groenlandés y al fin teníamos un material aceptable para este intento de ver la costa Este de Groenlandia.

El plan era conectar la costa Oeste a la costa Este por el camino más corto a través del hielo de un glaciar prácticamente inexplorado. Entraríamos por el fiordo de Tasermiut para alcanzar el de Lindenow.

Solamente disponíamos de cuatro días y medio para completar el recorrido en total autonomía. En nuestras mediciones no eran más que 14 kilómetros de ida y otros tanto de vuelta ¡pero vaya qué 14 kilómetros!

Cambio de última hora

Después de estar durante dos años explorando la difícil entrada de este empinado glaciar plagado de profundas grietas, decidimos a última hora cambiar el itinerario, ya que auguraba según observaciones de Ramón (viendo las fotos que tomamos el año anterior Carlos Suarez y yo) demasiado riesgo por lo inaccesible y técnico del lugar de paso al casquete polar.

Pues nada, las palabras del maestro del hielo fueron certeras.img_8173-2Foto durante la pequeña exploración del año pasado. Estamos sobre la primera llanura, esta era la única parte “fácil” sin contar la trepada. Al llegar al final del plató, había una inmensa cascada de hielo plagada de grietas que nos esperaba sin pinta de haber un paso seguro.

 

 

Principios de la temporada del 2016, hemos conseguido entrar con nuestra zodiac remontando un corto río desde el agua salada del fiordo al agua dulce del lago glaciar ¡acabamos de dar un gran paso para conocer este glaciar! lago de agua dulce, pasando por un pequeño canal con rocas amenazadoras.

Principios de la temporada del 2016, hemos conseguido entrar con nuestra zodiac remontando un corto río desde el agua salada del fiordo al agua dulce del lago glaciar ¡acabamos de dar un gran paso para conocer este lugar!

Estrategia y logística

Desde las fotos de satélite se apreciaba una zona más franca para poder alcanzar el casquete polar. La ruta de acceso al glaciar sería al final por el valle contiguo llamado Tininnertuuq, una espectacular y solitaria planicie, llena de plantas de arándanos y rodeada de grandes montañas de paredes lisas y gigantescas agujas.

A la hora de progresar en el hielo lo ideal hubiera sido un tercer compi, así que solamente nos quedaba extremar la seguridad. Para ello, doblaríamos nuestro equipo. Dicho equipo constaba de: un gps para cada uno; ya que el clima andaba revuelto y era propenso a los persistentes bancos de niebla, un teléfono satélite para las comunicaciones y un inreach satelital también para poder enviar mensajes, el equipo normal de progresión en glaciar, además de una sonda de avalanchas, y un juego de raquetas de nieve para uno solo, en vez de esquíes para aligerar nuestro equipo. Y así, por último quedar un pequeño hueco para los víveres: sobres de comida liofilizada, frutos secos, galletas y lo más importante o como yo le llamo “liofilizados extremeños” a saber, algunos paquetes al vacío de jamón y chorizo ¡fundamental!

 

 

Valle de Tininnertuuq. Jorge a lo lejos tratando de salir de la zona de turba plagada de mosquitos.

Valle de Tininnertuuq. Jorge a lo lejos tratando de salir de la zona de turba plagada de mosquitos.

 

Parada para estudiar el mapa, nos encontramos la primera dificultad, el paso “fácil” al glaciar atraviesa un nevero y una fuerte pendiente de tierra suelta encima de un acantilado de un par de cientos de metros.

Parada para estudiar el mapa, nos encontrábamos la primera dificultad, el paso “fácil” al glaciar, atraviesa un nevero y una fuerte pendiente de tierra suelta encima de un acantilado de un par de cientos de metros.

 

¡Esto es otra cosa! Jorge rodeado de la flor nacional llamada “niviarsiaq”. Después del primer achuchón por el fuerte desnivel y cruce “fino” con tanto peso suspiramos con alivio viendo el próximo obstáculo, la lengua glaciar ya se ve.

¡Esto es otra cosa! Jorge rodeado de la flor nacional llamada niviarsiaq. Después del primer achuchón por el fuerte desnivel y cruce “fino”,  suspiramos con alivio, ya vemos el próximo obstáculo, la lengua glaciar.

 

El peso de la inadecuada mochila muerde en los hombros pero seguimos con el disfrute de andar por un lugar inhóspito. Vemos los primeros sifones en la zona de ablación del glaciar.

El peso de la inadecuada mochila muerde en los hombros, pero seguimos con el disfrute de andar por un lugar inhóspito. Atravesamos los primeros sifones en la zona de ablación.

 

El Sol se pone detrás de las montañas del fiordo de Tasermiut. Primer campamento en el hielo, dejamos atrás el hermoso valle de Tininnertuuq.

El Sol se pone detrás de las montañas del fiordo de Tasermiut. Primer campamento en el hielo, dejamos atrás el hermoso valle de Tininnertuuq.

 

Hemos alcanzado el primer plató de un solo tirón de 6 horas de marcha Ya instalados en nuestro confortable refugio, preparamos la comida a base de pasta con carne liofilizada, solo añadir agua caliente al sobre y ¡cena de lujo! Con el hornillo encendido podemos calefactar la tienda y secar la ropa después de una caminata pesada con un desnivel de 1100 metros.

Hemos alcanzado el primer plató en un tirón de 6 horas de marcha.
Ya instalados en nuestro confortable refugio, preparamos la comida a base de pasta y carne liofilizada, solo añadir agua caliente al sobre y  listo ¡cena de lujo!
Con el hornillo encendido, podemos calefactar la tienda y secar la ropa después de una caminata pesada con un desnivel de 1100 metros.

¡Las expectativas se han cumplido! Hemos alcanzado el primer plató, la primera caminata fue dura pero estamos muy satisfechos.

Soplaba viento catabático, así que decidimos acampar en un lugar seguro a unos metros debajo de la gran llanura de hielo para protegernos. Como el tiempo estaba cambiando de nuevo, nos dimos un pateo pero ya sin peso, para poder ver lo que nos encontraríamos por delante la mañana siguiente !las vistas eran magníficas!  por primera vez estamos debajo de la espectacular pared repleta de seracs que se veía al pasar por el fondo del fiordo !conseguido!

 

Sentimos escalofríos por la emoción de ver una tierra nueva e inhóspita en frente de nosotros. Seguiremos rumbo al Este…

Para ver más de mis aventuras, pulsa en los links

Facebook

Para ver más fotos de mis viajes, puedes seguirme en este link

Instagram

Ver Post >
Testigos de cómo desaparece un glaciar “The Walrus Teeth”

Esta historia comienza con la primera foto, como podéis ver, es un lugar difícil de olvidar debido a la grandiosidad de todo lo que nos rodea. Era un día soleado de primeros de agosto de este año 2017, cielo azul sin apenas viento y una temperatura agradable de 12º.

Es fácil alcanzar la rocosa costa de agua transparente, y sentarse en sus lisas y gigantes rocas, los viajeros lo agradecen mucho, y más si encima haces una parada para tomar el picnic y poder pasear por el entorno. En este momento, suelo contar mi primera vez que llegué a este lugar hace ya siete años, entonces era todo muy distinto.

Espectacular vista del glaciar “The Walrus Teeth” ‘los dientes de la morsa’ en el fiordo de Tasermiut. Es un buen lugar donde tomar un picnic viendo la inmensa cascada de hielo de más de 1600 m de altura que hay a nuestras espaldas.

Espectacular vista del glaciar “The Walrus Teeth” ‘los dientes de la morsa’ en el fiordo de Tasermiut. Es un buen lugar donde tomar un picnic viendo la inmensa cascada de hielo de más de 1600 m de altura que hay a nuestras espaldas.

Una vez terminada mi charla de cómo fue mi primera visita en el 2011, algunos pensaron – bueno, seguro que no es para tanto, o – este tipo está exagerando en tan poco tiempo no ha podido desaparecer tanto hielo. – eah este extremeño se ha “pasao”…

Bueno, aquí están las pruebas

dscn7382

El gigante glaciar está en la misma línea de la costa. Solo se ve una pérdida de hielo en la parte izquierda donde se ven corrientes de agua bajando. Mediados de julio del año 2011.

Vemos el pequeño hueco de un río subglaciar. Por seguridad el barco no debía acercarse a menos de 50 metros de la costa. Mediados de julio del año 2011.

Vemos el pequeño hueco de un río subglaciar. Por seguridad el barco no se puede acercar a menos de 50 metros de la costa.

Finales de agosto, llueve en el fiordo, parece que la corriente glaciar no tira hielo al mar ¿está inmóvil? En realidad es que está “muerto”. Año 2011.

Finales de agosto, llueve en el fiordo, parece que la corriente glaciar no tira hielo al mar ¿está inmóvil? En realidad es que está “muerto”.

Al regresar el año siguiente nuestra sorpresa es grande, la capa de hielo es más baja en el frente y ya no está en la misma costa, ha retrocedido 30 metros. Se pude decir que seremos unos de los primeros en pisar “Tierra nueva” después de estar oculta por el hielo desde hace miles de años. Y por qué no ir explorar el interior…

Al regresar el año siguiente nuestra sorpresa es grande, la capa de hielo es más baja en el frente y ya no está en la misma costa, ha retrocedido 30 metros. Se puede decir que seremos unos de los primeros en pisar “Tierra nueva” después de estar oculta por el hielo desde hace miles de años. Y por qué no ir a explorar el interior…

 

Entro a través de una pequeña grieta formada por grandes bloques sueltos, cruzo un pasadizo formado por hielo blanco hasta llegar a una gran cámara de hielo azul cobalto, el techo de hielo está bastante alto, gotea constantemente. A veces se oye un sonido bronco que resuena en medio de este silencioso lugar, es como si un leviatán moribundo gimiese el lugar no es nada seguro, año 2012.

Entré a través de una pequeña grieta formada por grandes bloques sueltos, tuve que cruzar un pasadizo formado por hielo blanco hasta llegar a una gran cámara de hielo azul cobalto, el techo de hielo estaba bastante alto, goteaba constantemente. A veces se oía un sonido bronco que resonaba en medio de este silencioso lugar, era como si un leviatán moribundo gimiera, el lugar no es nada seguro, tomo un par de fotos y salgo pitando de allí. año 2012.

Anécdota

Mi amigo Aggu el patrón, hizo una foto distinta del mismo lugar al día siguiente. Después de la temeraria exploración en las entrañas del frente glaciar, el resultado…se había hundido la gran cámara tan solo unas horas más tarde.

SAMSUNG CAMERA PICTURES
¿Qué es lo que ha pasado en este lugar? ¡No puede ser que haya desaparecido tal cantidad de hielo en tan pocos meses! puede ser el más dramático debido al gran retroceso que experimentó el glaciar, tuvimos que andar varios cientos de metros para llegar a lo que quedaba del frente. Ando desolado y pensativo, año 2014.

¿Qué es lo que ha pasado en este sitio? ¡No puede ser que haya desaparecido tal cantidad de hielo en tan pocos meses! 

El año 2014, fue el más dramático debido al gran retroceso que experimentó el glaciar, tuvimos que andar varios cientos de metros para llegar a lo que quedaba del frente. Durante los últimos cálidos veranos el retroceso del glaciar ha ido cada vez más rápido, llegando incluso a retroceder 500 metros todo el valle en una sola temporada.

Este era el aspecto a principios de julio del 2017

Este era el aspecto a principios de julio del 2017

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
En este mismo lugar por donde entré a la cueva de hielo hace 7 años, ahora para llegar hasta él hay que andar varios cientos de metros, quedando solo *derrubios o bloques fracturados de los desprendimientos de más arriba. Otro dato, este es el mismo río subglaciar oculto por el hielo donde solo se veía una pequeña boca de salida.

En este mismo lugar por donde entré a la cueva de hielo hace 7 años. Ahora para llegar hasta el hielo hay que andar varios cientos de metros, quedando solo *derrubios o bloques fracturados de los desprendimientos de más arriba.
Otro dato, este es el mismo río subglaciar oculto por el hielo donde solo se veía una pequeña boca de salida.

 *derrubios: fragmentos de roca o hielo desplazados por una corriente o agentes atmosféricos.

Este verano, cada vez que volvíamos a visitarlo, éramos testigos de enérgicas riadas de bloques de hielo procedentes de las avalanchas de la cascada glaciar, se oían estruendos y segundos más tarde bajaban grandes cantidades de hielo transportados por el río hasta el fiordo.

Este es el resultado, en pocas semanas ha desaparecido otra parte de la cascada de hielo, y en pocos meses más ya dejará de tocar el suelo, quedando colgante.

Este fue el resultado en pocas semanas, desapareció otra parte de la cascada de hielo, y en pocos meses más ya dejará de tocar el suelo, y quedará colgante.

Magnitudes

Las dimensiones de este lugar son tan enormes que no somos conscientes de lo grande que es por falta de referencias “humanizadas”, y debido también al aire tan puro y sin contaminación que lo hace más nítido aún. En la foto siguiente hay una pequeña referencia, los puntos naranjas son personas que están a pocos metros de lo que queda del frente.

Ese gran orificio central se hizo ¡en un solo día! Los puntos naranjas son personas que visten con un mono de navegación, están a pocos metros del hielo. La foto está tomada con todo el zoom de la cámara y a pocos de metros de la costa.

¡Ese gran orificio central se hizo en un solo día!
La foto está tomada a pocos de metros de la costa.

Pero…volvamos años atrás, otra prueba del enorme cambio que ha sufrido este glaciar.

¡Comparen! Más vale una imagen que mil palabras ¿no creéis?

Este era el estado del gigante de hielo en el año 1994

Este era el saludable estado del gigante de hielo en el año 1994

Estado actual, en agosto del 2017

Estado actual, en agosto del 2017.                          

Para ver más de mis aventuras, pulsa en los links

Facebook

Para ver más fotos de mis viajes, puedes seguirme en este link

Instagram

 

 

Ver Post >
La era de los “juguetes” tecnológicos

Hace pocos días que regresé de Groenlandia, o como algunos se empeñan en llamarla “isla helada”, ya que en los mapas y atlas geográficos la ven totalmente cubierta en color blanco “níveo”. Pues bien, los autores de estas publicaciones deberían ir cambiando el blanco por otros colores, como el azul o marrón en muchos nuevos lugares de esta enorme isla, debido al inexorable retroceso de los glaciares que cada vez  se deja notar más año tras año.

Una vez que piso tierra inuit se acabó el “wasap” y las redes sociales, por dos cosillas, una para desintoxicarme del exceso de tiempo perdido leyendo tanta “pseudocomunicación” y “pseudonoticias” , y la otra por lo sumamente caro que puede llegar a ser la factura del teléfono si se te va el dedo en la pantallita táctil del smartphone de marras…

Con un añadido más este año, el problema técnico, que nos ha ido trayendo de cabeza tooodo el verano a la hora de hacer nuestra gestión, y fue debido a las obras del cambio a fibra en el país y todo lo que conllevaba. La red era en muchas horas un cuello de botella, lo que hacía inútil tratar de conectarse a internet. 

No me mola, no, esa sensación de dependencia tecnológica que nos hace cada vez más dependientes de ella y al mismo tiempo más inútiles. En el momento en el que el chisme se nos moja, se golpea con una simple caída, o la batería dice adiós, deja de sernos tan útil, provocando sudores fríos y palpitaciones. A cualquiera que solamente confíe en estos trastos, no solamente tendrá problemillas técnicos si no que encima se agravaría por la falta de experiencia para utilizar los medios tradicionales para resolverlo. Imaginaros en medio de la niebla sin saber cómo se utiliza un compás, o no saber cómo situarse en medio de un mapa o cómo calcular el tiempo que nos queda hasta la siguiente pleamar, y nos podremos meter en serios problemas.

 

Compás náutico el único aparato al que no se le acabarán las pilas y si se moja sigue funcionando. 90º de rumbo en dirección al orto del Sol a mediados de septiembre, casi en el equinoccio de otoño. Plan B, En el caso de que se me rompa el compás, siempre me quedaría es Sol para poder orientarme ¿no os parece? ¿O me bajo una aplicación…?

Compás náutico, el único aparato al que no se le acabarán las pilas y si se moja sigue funcionando. 90º de rumbo en dirección al orto del Sol a mediados de septiembre, cerca ya del equinoccio de otoño. Plan B, En el caso de que se me rompiera el compás, siempre nos quedará el Sol para poder orientarnos ¿no os parece? ¿O me bajo una aplicación…?

 Algo que siempre me pasa al regresar al mundo digital 2.0, es que algunos de mis amigos se empeñan en contactarme como si tuviera las mismas opciones de comunicación, no siendo conscientes donde me encuentro durante todo ese tiempo ¿y si los hago “sufrir” sin contestar algún tiempo más? ¿lo aguantarían sin enfados? Mejor iré contestado cuando pueda, en fin…¡¡paciencia chicos!!

Salir fuera del  perímetro de cualquier población con el “bonito” Smartphone y deja de tener cobertura, solo te valdrá para sacar fotos o videos, eso sí, llevándolo bien protegido de la intemperie o de lo contrario te quedará en poco tiempo sin batería debido al frescor…

Anécdota

Incluso llevar el doble de recursos no te salvará de las bromitas de los aparatejos electrónicos ya que seguirán siendo más listos que tú.

Mi maltrecho y viejo GPS no recepcionaba bien la señal de los satélites y no podía grabar la ruta de vuelta. Al menos teníamos otro GPSpensé, el de Jorge… ¿O tampoco? ¡Sigo la anécdota pues!

img_20170820_135434a

Esta era mi poética cara al comprobar que algo no iba bien. Nos encontrábamos metidos en medio de un glaciar inexplorado o poco explorado tratando de salir, repleto de profundas grietas ocultas por la nieve recién caída, y con una densa capa de niebla a nuestro alrededor, la baja visibilidad no nos dejaba ver ninguna referencia para encontrar un paso seguro ni nuestras huellas de ida. Sin contar los seracs (grandes bloques de hielo apoyados y en equilibrio) que tampoco podríamos ver.

En la foto detrás de mí, está Jorge tratando de “domar” su GPS de pantalla táctil, cada vez que lo chequeaba había que hacer la misma operación, parar la lenta marcha en zigzag y quitarse los dos pares de guantes.

¿Qué es un GPS?

http://www.azimutmarine.es/nautica/sistema-posicionamiento-gps

Y ¡Sorpresa, Houston tenemos un problema! El” track back” o camino de vuelta, de la ruta guardada en el dispositivo satélite se borró por arte de “birle o birloque”, jejeje muy apropiado en estos momentos ¿qué dirían ahora los manuales de alpinismo acerca de nuestra situación? ¿Qué “App” (aplicación) nos descargaríamos para que nos ayudase a salir de aquí? Ah espera…si no tenemos cobertura ni descarga de datos ¡Hemos regresado al pasado!

Solo con un pequeño fallo al manipularlo al parecer sin importancia en el GPS,  para complicarnos extremadamente nuestra salida de aquel peligrosísimo lugar. La tecnología ha evolucionado más rápidamente que algunos de nosotros, por lo que muchos nos negamos a tener que estar constantemente actualizándonos sobre las mejoras de los que algunos le llaman sistemas más “intuitivos” !y un jamón!

Resultado de imagen de la nueva tecnologia en mapa conceptual

La era tecnológica obliga estar al día en las nuevas tendencias o de lo contrario empiezan las limitaciones y la desconexión en todos los ámbitos.

 

Mientras chequeo mi “DeLorme” o mensajero satelital, lo mejor es tomarse el picnic, que como no iba a ser de otro modo, pan y chorizo en el frente glaciar.

Mientras  espero a recibir el chequeo de mensajes en mi “DeLorme”  (mensajero satelital) lo mejor es tomárselo con calma y hacer un “kit kat”,  y como no iba a ser de otro modo, pues pan y chorizo en el frente glaciar.

 

Os dejo este enlace para el que quiera saber que es este aparato llamado mensajero satelital o DeLorme.

http://info.delorme.com/

 

Reflexión

Al final de la temporada después de estar mi móvil en modo avión tanto tiempo inactivo, cuando entra en el mundo digital 2.0 se llega a bloquear, saturar, gastar la batería y no sé cuántas cosas más. Veo la última lavada de cara del Facebook, feo como siempre… y no sé cuántos mil mensajes sin sentido alguno para mí, qué pérdida de tiempo ponerse a leer todas estas parrafadas ¿no creéis?

Aprendí una frase para estos casos de necesidad de constante comunicación y que viene muy bien “IF NO NEWS THEY ARE GOOD NEWS” si no hay noticias son buenas noticias.

 

Saludos de nuevo, os traigo fotos, vídeos y nuevas aventuras que me encantará compartir con vosotros en mis próximas entradas en el blog.

Pulsa aquí para ver más

Facebook

Instagram

Ver Post >
Ayer vimos nuestro primer oso polar

Ayer cumplimos otro sueño, poder ver al gran cazador ártico llamado nanoq en lenguaje inuit u oso polar.

Desde hace siete años vivo y trabajo en Groenlandia, para mí es como seguir cumpliendo un sueño año tras año. Sé que me queda mucho por ver en esta impresionante tierra, y como no, ver al gran nanoq.

Pero…¿cómo estos animales pueden llegar procedentes del norte del país donde es su habitad natural con más de 2000 kilómetros de distancia?

Aquí la explicación

Procedentes del norte del país, el ursus maritimo u oso polar vive más tiempo en el océano ártico que en tierra firme, capaz de nadar hasta cincuenta kilómetros por día en busca de alimento. Suele desplazarse a grandes distancias aprovechando el hielo flotante, en el cual descansa y acecha a sus presas.

En primavera,  las grandes aéreas de hielo se fracturan por la subida de las temperaturas y ayudadas por la acción de las mareas y las corrientes marinas comienzan a desplazarse en miles de pedazos.

En la costa Este de Groenlandia hay una potente corriente fría paralela a la costa con una dirección norte-sur. Estos bloques de hielo plano y de poca altura recorrerán cientos de kilómetros incluso miles, hasta llegar al extremo sur groenlandés “chocando” con la corriente del Labrador  también fría procedente de la bahía de Disco, del Oeste.

Como todos los años hay avistamientos de estos majestuosos animales a lo largo de la costa, “viajando” sobre bloques de hielo marino “salado” o también llamado banquisa. Por este motivo, a veces se pueden ver en lugares tan lejanos como en el sur.

Nanortalik, es el nombre de la isla habitada situada más al sur, el topónimo representa el significado más acertado de este sitio…”Lugar donde hay osos”.

 

Emblema de la ciudad de Nanortalik

Emblema de la ciudad de Nanortalik   

https://en.wikipedia.org/wiki/Nanortalik

Todo un símbolo de la ciudad, la bella iglesia celebrando su centenario el 2016

Todo un símbolo de la ciudad, la bella iglesia celebrando su centenario el 2016

Empieza a anochecer y estamos terminando de hacer unas reparaciones peleándonos con la máquina de coser, JJ ha entrado en el salón y tranquilamente nos pregunta, !oír! han encontrado un oso cerca de Amitsoq ¿vamos a verlo?!Está cerca del valle de la mina de oro!

Le miro y apenas reacciono, me pregunto ¿Amitsoq? ¡Pero coño! ¡Eso está aquí cerca! ¡!!Vamos!!!

De repente se ha movilizado todo el mundo para ir a verle, corre que te corre nos vamos vistiendo con ropa de abrigo y los calentitos monos de navegación, ya que al anochecer las temperaturas caen en picado rozando los cero grados, con una sensación térmica de -15º debido a la velocidad de la lancha y por la cantidad de hielo marino que ha llegado a los alrededores y las heladoras nieblas nocturnas.

Miniq y JJ resuelven por radio la mejor ruta, hay mucho hielo marino por el trayecto normal y deciden salir rodeando la isla por mar abierto, hasta la isla de Amitsoq dentro del fiordo de Saqqaa.

Minik y JJ resuelven por radio la mejor ruta, hay mucho hielo marino por el trayecto normal y deciden salir rodeando la isla por mar abierto, hasta la isla de Amitsoq dentro del fiordo de Saqqaa.

 

1

Minik navega esquivando los bloques de hielo junto a nosotros, hemos evitado que nos bloquee la banquisa de la entrada del puerto.

Hablan en groenlandés por radio, mucha más gente se ha reunido para ir a ver al gran cazador ártico. Nos dicen que el oso está nadando en medio del fiordo, lo ha encontrado un cazador hace unas horas que buscaba focas en medio del hielo plano.

 

En frente, nuestro objetivo la alargada isla de Amitsoq, Poul-Erik va a rodear el iceberg por un lado, nosotros cruzaremos su estela e iremos por el otro lado, Miniq sigue a nuestro lado su barca tiene mejor luz que la nuestra -¡estamos cerca! detrás del iceberg grita JJ.

En frente, nuestro objetivo la alargada isla de Amitsoq, Poul-Erik va a rodear el iceberg por un lado, nosotros cruzaremos su estela e iremos por el otro lado, Minik sigue a nuestro lado, su barca tiene mejor luz que la nuestra.
-¡estamos cerca! detrás del iceberg grita JJ.

Aparece en medio de un banco de niebla un grupo de barcas reunidas en torno a algo, todas están a cierta distancia, el grupo está expectante en un respetuoso silencio, le miran con gran admiración, muchos de los aquí reunidos es nuestra primera vez que lo ven. Estamos ante el gran nanoq que nada con parsimonia mirando de reojo a la congregación.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los congregados se saludan y se felicitan diciendo en groenlandés pilluarit, es un gran acontecimiento natural, el nanoq se ha dejado ver.

Acabamos de conocer por primera vez a este magnífico animal que ha venido más al norte del Círculo Polar. Lentamente sin perturbarlo lo más posible,le seguimos maravillados unos minutos, le hacemos un “book” y despacito como dice la canción nos alejamos si hacer ruido, dejándola volver a desaparecer en la niebla.

Es una preciosa hembra de oso, viendo que ha levantado tanta expectación se ha subido a un tempano para curiosear también.Es una preciosa hembra de oso, viendo que ha levantado tanta expectación se ha subido a un tempano para curiosear también.

 

foto de Samuel Isasken

foto de Samuel Isasken

Se marcha llevaba por la niebla ¡adiós gran nanoq! y gracias por haberte mostrado esta vez.

Se desvanece con la bruma ¡adiós gran nanoq! y gracias por haberte mostrado esta vez, nos sentimos unos afortunados.

 

 

 

 

 

Un detalle, el ochenta por ciento de la gente que vive en la gran isla helada nunca ha visto un oso polar.

Otra curiosidad, la isla de Amitsoq cerca de donde se encontró esta osa, se conoce por tener una pequeña mina de grafito, que albergó a primeros de siglo XX una comunidad de mineros procedentes de Noruega.  Aislados, dependían solamente de un barco de suministros que pasaba dos veces al año.  Vivían protegidos por sus rifles y perros de la amenaza del oso, sobre todo cuando llegaba el hielo marino procedente del Este.

Una anécdota…Cada vez que alguien le preguntaba a un groenlandés como JJ, si alguna vez había visto un oso polar, él respondía que si, en el zoo de Copenhague… jejejeje bueno ahora cambiará la versión.

Ver Post >
Cómo es la isla de Groenlandia desde el aire

Como habitualmente ya en muchos de mis veranos “huyo” del calor de mi tierra extremeña, obviamente prefiero el frío y aquellos que me conocen saben de mis mangas cortas en pleno diciembre o enero en Badajoz…a veces miran extrañados a un tipo paseándose en medio de alguna bonita niebla matutina por el centro. Bueno otras veces suelo llevar chaleco jejeje para el deleite de algún friolero transeúnte pacense.

Ya en tantas ocasiones suelo regresar a la isla helada por Dinamarca, concretamente por la bella Copenhague, soliendo en estas fechas estar cargada de eventos por sus bulliciosas calles del centro, la más conocida Nyhavn con su precioso canal lleno a todas horas de buen ambiente con pasacalles de jazz, y buena cerveza.

https://en.wikipedia.org/wiki/Nyhavn

Y como manda la tradición ir a visitar la bella sirenita.

Cuando se pasa por Dinamarca siempre hay tiempo para ir a saludar a la sirenita de Copenhague.

Cuando se pasa por Dinamarca siempre hay tiempo para ir a saludar a la sirenita de Copenhague

 

Dejo atrás la verde y fresca Dinamarca

Dejo atrás la verde y fresca Dinamarca

 

Llevamos algo más de dos horas de vuelo y al asomarme por laventana veo con sorpresa nieve y hielo en el suelo, extrañado miro más detenidamente, y algo no me cuadra ¿Dónde están los icebergs que siempre nos saludan a la llegada? ¿efecto del calentamiento de la Tierra? ¡Pues no! Menos mal, es Islandia y sus glaciares del Sur. Estamos sobrevolando la isla vikinga.

Llevamos algo más de dos horas de vuelo y al asomarme por la ventana veo con sorpresa nieve y hielo en el suelo, extrañado miro más detenidamente, y algo no me cuadra ¿Dónde están los icebergs que siempre nos saludan a la llegada? ¿efecto del calentamiento de la Tierra? ¡Pues no! Menos mal, es Islandia y sus glaciares del Sur. Estamos sobrevolando la isla vikinga.

La gran masa de hielo del centro de la foto es el glaciar Eyjafjallajökull y su volcán con el mismo nombre. Conocido a partir del año 2010 por aquellas famosas y mediáticas enormes erupciones, que trajo de cabeza al país y a todos los vuelos del norte de Europa.

A la derecha del gran glaciar, hay otro más “pequeño” es el volcán Katla  es uno de los volcanes más poderosos del sur de Islandia, localizado bajo el glaciar Mýrdalsjökull. Desde el año 930 se han documentado dieciséis erupciones del Katla, la última de las cuales tuvo lugar en 1918.

Tiene una altura de 1.450 m y su caldera es de 10 km de diámetro. Su periodo entre erupciones es de 40 – 80 años. Dado que su última erupción tuvo lugar en 1918, este volcán está estrechamente monitorizado. Forma junto con el cañón Eldgjá un sistema volcánico.

https://www.youtube.com/watch?v=e-TMtRh8AIs

Plan de vuelo, aterrizaremos en el pequeño aeropuerto internacional de Narsarsuaq

Plan de vuelo, aterrizaremos en el pequeño aeropuerto internacional de Narsarsuaq

 

Esta imagen ya me suena más, tras la niebla ante nosotros la costa Este groenlandesa y sus grandes icebergs

Esta imagen ya me suena más, tras la niebla aparece ante nosotros la costa Este groenlandesa y sus grandes icebergs

 

Estremecedoras montañas de los fiordos del Este, un lugar inhóspito e inhabitado, con grandes extensiones de campos de hielo imposibles de atravesar a pie.

Estremecedoras montañas de los fiordos del Este, un lugar inhóspito e inhabitado, con grandes extensiones de campos de hielo imposibles de atravesar a pie.

 

Una vez atravesada la franja de fiordos, aparece la gran explanada de hielo central, es el casquete polar con una longitud de algo más de 2700 kilómetros hasta el norte ¡solamente hielo!

Una vez atravesada la franja de fiordos, aparece la gran explanada de hielo central, es el casquete polar con una longitud de algo más de 2700 kilómetros hasta el norte ¡de solamente hielo!

 

Este glaciar me es familiar, es el Qooqqut. Arroja 200.000 toneladas de hielo al día, siendo el glaciar más activo del fiordo de Tunulliarfik, nuestra principal entrada para todos los desplazamientos en barco, ya que en Groenlandia no hay dos localidades conectadas por carretera ni si quiera camino.

Este glaciar me es familiar, es el Qooqqut, arroja 200.000 toneladas de hielo al día, siendo el glaciar más activo del fiordo de Tunulliarfik, nuestra principal arteria de entrada para todos los desplazamientos en barco, ya que en Groenlandia no hay dos localidades conectadas por carretera ni si quiera por camino.

 

Justamente al lado del activo glaciar se encuentra lo contrario, un glaciar muerto llamado Kiattut. Através del río glaciar se puede ver el famoso trekking del “valle de las mil flores” y en medio de estos glaciares las tierras altas de Mellem landem y sus grandes lagos de ricas aguas.

Justamente al lado del activo glaciar se encuentra lo contrario, un glaciar muerto llamado Kiattut. Através del río glaciar se puede ver el famoso trekking del “valle de las mil flores” y en medio de estos glaciares las tierras altas de Mellem landem y sus grandes lagos de ricas aguas.

 

El avión está virando al encuentro de la cabecera de pista, en su giro vemos abajo la pequeña localidad de 7 habitantes llamada Tasiusak, y enfrente el enorme Glaciar Eqalorutsit el más activo del Sur de Groenlandia, vierte enormes icebergs al fiordo de Ikersuak, un fiordo con profundidades de 700 metros, donde se pesca el fletan y el tiburón boreal, algunos ejemplares de tiburón han llegado a medir ¡5 metros!

El avión está virando al encuentro de la cabecera de pista, en su giro vemos abajo la pequeña localidad de 7 habitantes llamada Tasiusak, y enfrente el enorme Glaciar Eqalorutsit el más activo del Sur de Groenlandia, vierte enormes icebergs al fiordo de Ikersuak, un fiordo con profundidades de 700 metros, donde se pesca el fletan y el tiburón boreal, algunos ejemplares de tiburón han llegado a medir ¡5 metros!

 

¡Estamos llegando! El Boeing 737 ha dado una vuelta en redondo para perder altura y velocidad, ha desplegado los flaps y bajado el tren de aterrizaje. Ante nosotros el Iserfillialik de 1752 metros de altura, quizá una de las montañas más altas de fiordo. Antaño fue utilizada para avisar mediante grandes fuegos en su cima, de la presencia de barcos y también fue la tumba de los grandes señores Vikingos. En el agua el cinturón de bloques de hielo de 15 a 20 de altura del glaciar Qooqqut. ¡Estamos en casa de nuevo! 

¡Estamos llegando! El Boeing 737 ha dado una vuelta en redondo para perder altura y velocidad, ha desplegado los flaps y bajado el tren de aterrizaje. Ante nosotros el Iserfillialik de 1752 metros de altura, quizá una de las montañas más altas de fiordo. Antaño fue utilizada para avisar mediante grandes fuegos en su cima de la presencia de barcos, y también fue la tumba de los grandes señores Vikingos.
En el agua el cinturón de bloques de hielo de 15 a 20 de altura del glaciar Qooqqut.
El aparato ha enfilado ya la pista ¡En casa de nuevo! 🙂

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Trejo
Autodidacta, soñador, entusiasta y aprendiz de Aventurero y navegante. Observador y sensibilizado por nuestro planeta y los habitantes de lugares inhóspitos, buscador de experiencias y maestros en otros mundos y culturas, que me ayuden a entender otras realidades. Con la necesidad de compartir con otros a través de mis ojos, las visiones, aprendizajes, aventuras y desventuras. Pretendido contribuir con mis vivencias una concienciación de lo efímera que es la belleza que nos rodea, en este maravilloso planeta y sus entornos naturales tan sensibles. Así nace un extremeño en el ártico.