Hoy

img
Categoría: Conservación de la Biodiversidad
Empezando la tesina: anillamiento de aves en la Reserva San Rafael

Amanecer en San Rafael

Me levanto cuando aún está oscuro. Afuera se oyen los cantos desacompasados de los atajacaminos y las lechuzas en la selva. El frío me muerde sin compasión: estamos a unos 7 grados. Frío algo de mandioca para tener algo que llevarme a la boca durante la mañana, me hago un bocadillo de jamón para desayunar y relleno el termo de agua caliente para el té.

Cuando José y yo salimos, empieza a clarear por detrás de los árboles, y para cuando llegamos a la laguna, el vapor de agua se levanta en remolinos sobre el agua, haciéndome pensar en otro planeta.

Ver Post >
Mis primeros pinitos como actriz. Grabación de un documental en el Sendero Chachí, el de los helechos arborescentes.

Hoy ha sido un día agotador. He trabajado casi once horas seguidas, pero ha sido muy gratificante.

Me levanté a las cuatro y media de la madrugada. Alberto quería que nos amaneciera en el bosque, y había media hora de camino hasta la entrada del sendero Chachí (que es como se llaman los helechos arborescentes en guaraní, pronunciado /shashí/, no /chachi/). Hacía un frío asesino; la humedad se metía en el cuerpo y no había otra forma de espantarla que con un té muy caliente al lado del fuego de la cocina. Al final, entre unas cosas y otras, el amanecer nos pilló en el camino, pero aun así sirvió para aprovechar bien el día.

Inicio del sendero Chachí

Un productor de documentales de un canal de Paraguay, el 13, estaba haciendo un reportaje sobre la zona y quería, además de grabar imágenes del Bosque Atlántico, contribuir a su conservación grabando algunos spots de promoción. Y había decidido que yo fuera su actriz.

Ver Post >
Me pongo el uniforme. Monitora ambiental en una acampada en Pro Cosara.

Esta entrada se la dedico a Estrella Croquetalia, y a mamá y papá. Ellos saben por qué.

El viernes por la tarde llegó un autocar lleno de niños que venían a pasar un fin de semana de campamento. Eran los Conquistadores Orión, Adventistas de la Iglesia del Séptimo Día. En diez minutos las instalaciones de Pro Cosara se habían llenado de movimiento, gente que llevaba equipajes, niños que montaban sus tiendas, otros construían mochileros y soportes para colgar la comida lejos de las hormigas… Eran un grupo muy organizado, similar a los scouts: estaban organizados en unidades, cada uno tenía una función, y hasta tenían ceremonia de izado y arriado de la bandera.

Ver Post >
Por el Sendero Urutaú. Reserva de San Rafael.

El martes temprano por la mañana salgo con Alberto para ver aves y comprobar su fenología, es decir, la fase en la que están. Aún es final de invierno y todavía no se han activado; la actividad era muy baja, y la temperatura también. Doy todos los días las gracias a mamá por comprarme este pantalón tan bueno y tan calentito; por mucho que pensáramos que quedaba poco de invierno, Parguay se está empeñando en que no me lo pierda.

En el recorrido hemos visto bastantes aves, y he podido ver brevemente lo que es el Bosque Atlántico. Es increíble estar en la selva… me sentía un poco como si estuviera en Pandora.

Ver Post >
Salida de prácticas en la ciudad de Ypacaraí (Central, Asunción)

Salgo a la calle y respiro el aire fresco. Mi aliento forma vaho cuando respiro. Qué raro me resulta eso cuando hace una semana estaba a 45ºC, bañándome en la piscina de mi casa en Badajoz… Me dirijo al comedor de la Quinta, donde mi amiga la camarera Eva me tiene preparado el desayuno en una mesa. Falta una hora para que abran el comedor, pero como yo tengo que irme temprano, me tienen lista una mesa para mí a las 6:30 de la mañana.

Mientras termino de desayunar, llega mi amiga Silvita, recién MSc en Biodiversidad, como yo, con un trabajo sobre anatomía de anfibios con el profesor Esteban Lavilla, de la Fundación Miguel Lillo, Tucumán, Argentina (me encantan los nombres de las ciudades argentinas… ¡son tan evocadores!). Todas las mañanas

Ver Post >
La importancia de los bosques

Ver Post >
Sobre el autor Marta Villasán
Extremeña de nacimiento y de corazón, recién acabado el Máster en Conservación de la Biodiversidad, vuelo hacia mi próximo destino, Paraguay, gracias a una beca de la Oficina de Cooperación al Desarrollo de la Usal, donde cumpliré mi sueño: trabajar en la conservación de uno de los hábitats más amenazados del mundo, el Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAPA). Bióloga, blogger, educadora ambiental, fotógrafa, escritora y soñadora a tiempo parcial, tiendo a ver siempre el vaso medio lleno y a escarbar para ver qué hay más allá de la corteza, y disfruto contándole al mundo lo que encuentro allí. Lo que cambia nuestro planeta es la conciencia, y lo que crea conciencia es la educación.

Otros Blogs de Autor