Hoy

img
Etiqueta: viajes
Excursión a Tobati
img
Marta Villasán | 17-08-2015 | 15:38 |0

En noviembre de 2013 venía mi director de tesina a dar un curso de anillamiento a la FaCEN, y yo fui a Asunción a ayudarle. Cuando libré el fin de semana, mi amigo José me llevó de excursión a lo que llamaban montañas, que era la región de los cerros de Tobati, donde descubrí un paisaje diferente y muy bello.

Ayudando en el curso de anillamiento

El día había sido largo, habíamos estado anillando hasta las tres del mediodía (bueno, en Paraguay es ya la tarde), luego tuve una reunión para editar un libro de árboles de San Rafael y otra para ver cómo íbamos a tratar el tema de malófagos de aves en mi estudio, y después, por fin, nos pusimos en marcha. Fuimos andando hasta el super de San Lorenzo por la ruta (la carretera) y allí nos abastecimos para la cena. Preparamos bien las mochilas y nos sentamos a esperar el colectivo que nos llevaría a Tobati. Para entonces eran las ocho y había anochecido.

Llegamos a Tobati dos horas después. En la estación de servicio donde nos bajamos rellenamos las cantimploras, lavamos el termo y nos embadurnamos de repelente. Y por fin, con

Ver Post
Fase II: Llego a Pro Cosara, la selva
img
Marta Villasán | 03-09-2013 | 16:31 |0

El lunes me levanto temprano. Me da la sensación de no haber dormido apenas, pero es el cansancio acumulado. Alberto viene a recogerme con su nena para llevarme a la Terminal de Ómnibus donde subirme a un bus de “La Encarnacena” que me llevará a Encarnación, al sur del país. Recojo todo en las maletas, pago el hotel (¡un millón y medio de guaraníes!) y desayuno a todo correr. La cocina huele de maravilla y cuando pregunto qué es, la cocinera me saca un platito con chipas pulga.

Los chipas (llamadas las chipás coloquialmente) son unos bollitos de almidón de mandioca y queso paraguay y, en este caso, anís, que están de muerte. Me guardo media docena para el viaje (son muy pequeños, del tamaño de aceitunas gordas), apuro el zumo de naranja y voy a sacar el equipaje de la habitación.

Cuando llegamos a la Terminal, justos de tiempo, compro el billete y subo al bus sin apenas tiempo de fijarme en el lugar. Es  grande, y los buses son modernos, de dos pisos. Me tranquiliza que a la maleta se le pone una pegatina con una copia que te dan a ti y que tienes que entregar al bajar para asegurarse de que la entregan a su dueño; es más seguro que los buses españoles,

Ver Post
Sobre el autor Marta Villasán
Extremeña de nacimiento y de corazón, recién acabado el Máster en Conservación de la Biodiversidad, vuelo hacia mi próximo destino, Paraguay, gracias a una beca de la Oficina de Cooperación al Desarrollo de la Usal, donde cumpliré mi sueño: trabajar en la conservación de uno de los hábitats más amenazados del mundo, el Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAPA). Bióloga, blogger, educadora ambiental, fotógrafa, escritora y soñadora a tiempo parcial, tiendo a ver siempre el vaso medio lleno y a escarbar para ver qué hay más allá de la corteza, y disfruto contándole al mundo lo que encuentro allí. Lo que cambia nuestro planeta es la conciencia, y lo que crea conciencia es la educación.

Otros Blogs de Autor