Hoy
img
Autor: juanmamoya
¿Quién intentó matar al coche eléctrico?
img
Juan Manuel Moya | 20-02-2018 | 7:31| 0

En el anterior post, mencionaba como precursor de los modernos vehículos eléctricos al modelo EV-1 de General Motors.

El coche fue presentado en el Salón del Automóvil de Los Ángeles en 1990, entonces llamado “Impact“, era un cupé, biplaza de tracción delantera con 139 CV de potencia, las baterías eran de 16,5 kwh en la primera versión (baterías de plomo) y de 26,4 kwh en la última (baterías de NiMH), que daban como resultado una autonomía de 113 km y de 257 km respectivamente.

c

La junta de protección medioambiental de California, ( CARB ) al conocer de la existencia de este coche, vio la oportunidad de presionar a los fabricantes de vehículos y tomo la valiente decisión de sacar la ley de cero emisiones en vehículos, donde por primera vez se acuño el término ZEV (Zero-Emissions Vehicle), la ley era muy simple, si se querían vender coches en California, una parte, deberían ser libres de emisiones contaminantes con un porcentaje que aumentaría anualmente desde 2% inicial en el 1998…5% en el 2001…10% en el 2003

Lamentablemente los fabricantes lo vieron como un ataque, y empezaron a crear grupos de consumidores que defendían la no instalación de puntos de carga porque obligarían a montar mas plantas de producción de electricidad a partir del carbón, se pagaron numerosos editoriales en periódicos y televisión e incluso se atrevieron a dudar de las ventajas medioambientales de los VE.

En éste momento al CARB solo le quedaban dos opciones, o imponer multas a los que no cumpliesen o renegociar la ley, y ante el plante de los fabricantes, decidieron esto último.

El resultado fue que se incluyó una clausula que decía que se adoptaran los vehículos eléctricos en función de la demanda… Ahora a los fabricantes tan solo les quedaba probar que no había demanda de este tipo de vehículos, y se pusieron manos a la obra, eliminaron los pocos anuncios, despidieron a los vendedores, empezando por los que tenían las listas de espera mas altas, y terminaron retirando los vehículos.

Pero todo ello no les pareció suficiente, y a finales del 2001, General Motors cerró la linea de fabricación del EV-1, demandó al CARB y recibió el apoyo de  fabricantes y políticos… un tiro definitivo que finalizó el 24 de abril del 2003 con la retirada de la ley.

Después de cancelar el programa, destruyó la mayor parte de vehículos. Tan solo se conservan aproximadamente 30 donados a diversos museos e instituciones, todos ellos desactivados y uno tan solo en perfecto uso, donado al instituto Smithsonian, ya que éste solo admite vehículos intactos.

Los usuarios y partidarios del primer vehículo eléctrico moderno organizaron un entierro del coche para llamar la atención sobre la presión del los fabricantes, empresas petroleras y el medio ambiente.

4999524269_b782a627f3_b

Una de las empresas implicadas en la fabricación del EV-1 fue AC Propulsion, que diseñó el control del motor y que también trabajó en un vehículo del cual fabricaron unas pocas unidades. Era el llamado “AC Propulsion Tzero”, como curiosidad, cabe decir que uno de sus diseñadores era Elon Musk, y se considera el precursor de la tecnología de Tesla Motors, compañía fundada en el año 2003.

Os recomiendo, si estáis interesados en la historia completa de este coche y de lo acontecido, el documental “¿Quien mató al coche eléctrico?” (Who killed the electric car?, 2006), donde se detalla toda la historia y todo lo que acontece alrededor del primer vehículo eléctrico moderno, os sorprenderá.

La palabra del día: Par y potencia

El par viene a ser en los vehículos algo así “como la fuerza con que el motor es capaz de hacer girar la rueda”, mientras que la potencia sería ese par operado con el número de revoluciones de la rueda.

Si tomamos como ejemplo un ciclista, el par nos indicará la pendiente máxima que puede subir ese ciclista y la potencia nos dará idea de la velocidad máxima a la que es capaz de subir.

Esa es la diferencia fundamental entre los motores de gasolina y los de gas-oil, los primeros trabajan más revolucionados y aunque con menor par, su potencia es mayor, por lo que alcanzan mayores velocidades y son los utilizados en las carreras.

Ver Post >
Los viejos coches eléctricos
img
Juan Manuel Moya | 29-01-2018 | 4:32| 0

Un poco de historia

He elegido este primer título para empezar exponiendo que, aunque parecen nuevos, los coches eléctricos nos vienen acompañando desde hace casi dos siglos.

El primer coche eléctrico del que se tiene constancia lo construye Robert Davidson (1804-1894):  es el “Galvani”, un coche a “pilas“, no a “baterías“. Estamos hablando de 1837, tan solo 7 años después de que Faraday  descubriese la inducción electromagnética.

Del párrafo anterior lo primero que se puede deducir. y es importante saber, es lo fácil y económico que resulta construir un coche eléctrico.

¿Y si es fácil y económico,  por qué no se ha hablado de él hasta hace poco?

Bueno, la situación inicial era bien distinta, los vehículos eléctricos son limpios,  silenciosos y fiables, mientras que los vehículos con motores de combustión interna son ruidosos, sucios, eran poco fiables y sobre todo, no eran fáciles de arrancar. La diferencia entre los vehículos eléctricos y los de combustión no eran tantas: escasa autonomía (no existían gasolineras), escasa velocidad, poca fiabilidad del motor de combustión, etc.

brougham-model-47

Brougham modelo 47, Año 1914

Todas estas ventajas atraían a los compradores a principio del siglo pasado hacia el vehículo eléctrico, que circulaba mayoritariamente por las calles.

Un ejemplo de lo contado, era la señora Helen Brubaker.  Ella presumía de conducir un Brougham modelo 47 del año 1915, un coche silencioso y limpio, mientras que su marido fabricaba coches ruidosos y humeantes.

Por cierto casi se me olvida decir que era la mujer de Henry Ford.

El cambio de paradigma ocurre cuando se inventa el arranque eléctrico del motor de combustión (Invención de Cadillac en 1912). Este permitió por un lado un uso mas cómodo y fácil, y por otro, el aumento del número de cilindros y de la potencia de los motores. Eso fue el fin del motor eléctrico que, para igualar al motor de combustión, necesitaba una gran cantidad de baterías caras y poco desarrolladas.

No es hasta los años 60/70, y reforzado por la crisis del petroleo del 1973 (cuando los países de la OPEP decidieron no vender petroleo a los países que habían apoyado a Israel), cuando empiezan a escucharse de nuevo, o mejor dicho, a no escucharse, los vehículos eléctricos.

Solían ser pequeños con poca autonomía y similares a los carros de golf, y derivados de estos.

Por cierto ¿alguien se imagina un carrito de golf con un motor diésel ruidoso y echando humo? Echad un vistazo a este video os dará que pensar: https://youtu.be/9Q24UxF-6ns

De nuevo, en 1979, se origina una nueva crisis del petroleo, (debida esta vez a la guerra del golfo), que dará lugar junto con una mayor concienciación ciudadana de los problemas derivados de la contaminación, al resurgimiento del vehículo eléctrico.

GM-EV1

GM-EV1

El año 1990 marca un punto de inflexión muy importante.  Aparece General Motors, con su flamante EV-1, el verdadero precursor del automóvil eléctrico moderno.

Continuará …

 

 

La palabra del día: Pila o batería

Una pila es un generador, es decir mediante un proceso químico, genera energía eléctrica, mientras que una batería no es mas que un acumulador, almacena energía eléctrica en forma de química que previamente debemos generar.

 

Ver Post >
Sobre el autor Juan Manuel Moya
Juan Manuel Moya es usuario habitual de Vehículo Eléctrico desde el año 2012, y un enamorado de la Tecnología, interesado sobre todo por la automoción, la mecánica, la electrónica, la informática, los procesos de fabricación, la nanotecnología, etc. Ingeniero Técnico Industrial, con Master en energías renovables y eficiencia energética, especialista en vehículos híbridos y eléctricos, y en procesos de hidrógeno y pilas de combustible. Delegado de AUVE (Asociación Usuarios de Vehículos Eléctricos) en Extremadura, explicaré en ese blog las ventajas de la movilidad eléctrica como una de las formas de enfrentarse ante la mayor amenaza medioambiental a la que se enfrenta la humanidad si no contribuimos, entre todos, a reducir rápida y drásticamente las emisiones de gases efecto invernadero.