Hoy

img
Verde.
img
Gonzalo Pérez | 14-02-2017 | 04:00

Estos días me vienen mil dudas a la cabeza… la primera es sobre el blog. Me planteo de si estoy haciendo bien en contar mi historia. Por todo a lo que te expones.

Hace unos días me llegó un email informativo sobre la pobreza del mundo, seguidamente me agregó una chica de Inglaterra que me hablaba sin venir a cuento sobre la caridad y a los pocos días me llegó un email sobre proyectos de cooperación en Sur América.

Recuerdo un artículo que leí cuando vivia en China sobre el Partido Comunista Chino, que hablaba de una nueva ley que obligaba a los artistas a trabajar durante un año en los campos de la miseria en zonas rurales del país.

Esto me hizo reflexionar sobre el hambre y de si debería sentir algún tipo de remordimiento por querer disfrutar logrando mi sueño.

Cuando yo era pequeño fui a un colegio en el que anualmente hacíamos campañas del Domun. Pedíamos dinero que metíamos en sobres y los llevábamos al colegio para los niños de África. También hacíamos las campañas del Kilo, para la gente que pasaba hambre. Y cuando llegaban las navidades íbamos con una hucha cantando por las casas pidiendo el aguinaldo para los pobres.

Mi abuelo era un señor que había trabajado mucho en su vida y al que en su jubilación le sobraban unas pelillas que le gustaba gastar manteniendo a unos pueblos de África. Por esto le daban unas revistas, que mi abuela me leía. Con ellas me hacia participe de todo lo que se puede hacer gracias a la generosidad de algunos y el trabajo de otros.

En mi adolescencia viví en el extrarradio de la ciudad, en una zona residencial en la que el padre de mi vecino se encargaba de la coordinación de los niños saharauis en verano. Nosotros nos criamos jugando con ellos a futbol y alguna vez los intentábamos enseñar a nadar.

A esta gente que se movilizaba por los demás, nunca les vi poner en relieve lo que hacían, ni crecerse contra nadie, ni ensalzarlo, ni mostrarlo… nunca vi a nadie, obligar a alguien hacer nada.

Cuando miro para atrás en mi vida y saco conclusiones sobre lo que me lleva a emprender este viaje, me doy cuenta de lo complejo que es todo. Soy consciente de que la pobreza, como el miedo, se pueden utilizar para muchas cosas…

 

Sobre el autor Gonzalo Pérez
Gonzalo Pérez Chávez es un joven que nació en Badajoz. Es optimista, aventurero, deportista y curioso. Siente la necesidad de conectar con las diversas realidades que existen en el mundo tras algunos proyectos por Europa.