Hoy

img
Milán
img
Gonzalo Pérez | 13-04-2017 | 08:02

Poco a poco voy avanzando y me voy alejando de España. Gracias a las nuevas tecnologías, sigo en contacto con familiares y amigos. También sigo recibiendo información por emails de noticias del mundo y otras cosas.
Extrañamente estos días he recibido información sobre cursos de formación para ser pastelero y decorador de interiores… A de mas de una oferta de empleo para ser camarero. Pero lo mas extraño ha sido tener noticias de una persona que hospedé este verano y que me preguntó de pronto, si estoy trabajando…

De Mónaco me llevó un angoleño hasta cerca de Milano, no hablamos mucho. El viaje fue especial por que fui escuchando la música de su país. No era la primera vez que lo hacía, pero volver a escucharla fue muy agradable. Desde la costa hasta Milán hay unas vistas preciosas, ver los Alpes nevados no tiene precio.

Me dejó a cien kilómetros de Milán, hice noche en un descampado cerca de la autopista con mi tienda. Calló una buena en la madrugada que me hizo tirar de la sábana térmica por el frío.

Tenía ganas de llegar a Milán para darle un poco de descanso a mi dolorido hombro. Necesitaba una buena ducha, un buen afeitado, lavar la ropa y cargar baterías.

En la tarde llegué a la casa de Cristina, una Italiana del norte con acento español de argentina. Su madre era del sur de Italia, de Nápoles, tierra de la piza y limonchelo. El motivo por el que hablaba nuestra lengua era el haber tenido un novio argentino. Ella se fue a vivir a Argentina durante tres años.

El primer día me dio de desayunar su madre ya que ella se fue a trabajar en la mañana. Me sacó 5 paquetes de galletas y me explicó los ingredientes de cada de las galletas. Yo escogí cuatro digestivas, dos con frutos secos y una de huevo y mantequilla. Era una madre Napolitana, absolutamente mediterránea. Su padre había militado en el partido comunista italiano y no sé porque me lo hizo saber desde el primer momento. Yo no hice ninguna broma al respecto…

En la mañana marché a pasear por el centro de la ciudad. Disfruté de La Última Cena, la catedral y la fortaleza. Cuando llegué exhausto a su casa, me presentaron a una nueva pareja de viajeros, a los que también hospedaría. Dos argentinos, padre y hija.

Cenamos todos juntos, el contó que era panadero y como pequeño empresario puso a caldo a la antigua presidenta. Estaba muy indignado con su país, no paraba de contarnos todo lo malo… a mi me calló fenomenal. La hija era de izquierdas y decía todo lo contrario al padre, me calló aún mejor y me causaba aun mas simpatía.

Entre todo esto la madre de Cristina, la napolitana, no paraba de traernos comida, decirnos como teníamos que comerla y a que tiempo. A mi finalmente me hizo un té, cuando saqué la bolsita del vaso y la deposité en el plato, rápidamente me dijo: – ¡ Así no!. Entonces me la volvió a meter en el vaso, enrolló la bolsita en la cucharilla, la estrujó y me dijo: ¡ Así!. Toda una personaje, me enamoró.

Al día siguiente fui a ver de nuevo la catedral y el castillo con los argentinos. No paraban de discutir sobre cuando ir de compras, los problemas de argentina y sus cosas personales. Con ellos me daba igual Milán, no paraba de reírme y disfrutar con sus preocupaciones. Aquel drama tenía algo de gracioso… yo sabía que ellos eran personas afortunadas en aquel país.

En la tarde cambié de casa y me hospedó una chica en su pequeño estudio. Vivía con otras dos niñas mas y me dijo que no era muy experta en couchsurfing. Le interesaba empezar a hospedar gente porque preparaba un gran viaje y necesitaba un buen perfil. Me dijo que sus compis no eran muy partidarias de esto y que le echara una mano.

Yo me lo curré con un arroz con setas de por allí, no era la gurumelada, pero quedó bueno. Me las gané a base de bien. Creo que cumplí y ella quedó contenta… ¡ MILANO, MILANO!

Al día siguiente me enseñaron sus universidades. Estudiaban cosas muy creativas y me gustó el ambiente que allí tenían. No encontré a ningún altanero, ni me hicieron ninguna encerrona y tampoco me intentaron engañar.
Fue una gran experiencia.

Sobre el autor Gonzalo Pérez
Gonzalo Pérez Chávez es un joven que nació en Badajoz. Es optimista, aventurero, deportista y curioso. Siente la necesidad de conectar con las diversas realidades que existen en el mundo tras algunos proyectos por Europa.