Hoy

img
Hungría
img
Gonzalo Pérez | 07-05-2017 | 10:13

Llegué en la noche a Budapest. Allí tenía que encontrar a una chica que me hospedaría por un par de días. Cuando logré encontrar la casa, me di cuenta que estaba en una de las zonas mas opulentas de la ciudad.

Su casa era una maravilla, un chalet situado en una colina cerca del centro. Nada mas llegar me impresionó la decoración zen del jardín. Cenando con ellos me contaron que habían viajado mucho a Japón, parecía que ellos sentían una gran atracción por aquella cultura. Yo les dije que había leído un par de libros sobre sus religiones y que a mi también me parecía muy interesante.

La mayor parte del tiempo la pasé hablando con la madre de esta chica. La niña no me hacía mucho caso y era un poco desagradable. Su madre me dijo que habitualmente no era así, que no sabían porque hacía eso. Su hermana me comentó que era la primera vez que dejaba dormir un chico en casa. Me adapté a la situación y dejé que fluyera, eso me permitió estar a mi aire y dormir allí asta el viernes.

Me fui a visitar la ciudad y le comenté de salir de fiesta alguna noche. Ella me dijo que si salía de fiesta tendría que irme a otro sitio, ya que a ella le gustaba acostarse temprano. Entonces llegó el sábado y yo busqué un hostel para poder salir.

Allí conocí a un conocido bloguero de fiesta americano. Se dedicaba a darle la vuelta al mundo describiendo lugares de fiesta y contando lo que vivía. Yo igual afino un poco todo esto y hago algo parecido con la gurumelada.
Se estaba recuperando de un mal rollo que se comió hace poco y de un largo periodo de tiempo saliendo. Pero conseguí liarlo para salir y también a unas chicas alemanas que visitaban la ciudad y que allí dormían ese día.

Visitamos el centro de la ciudad por la noche y bailamos tomándonos unas ricas cervezas. El bloguero americano era muy vistoso haciendo todo lo que hacía, un tipo curioso, se le daba bien aquello, yo disfrutaba solo viéndolo, su sueño era ingresar en la academia de los SEALS. Me contó acerca de la fiesta americana, por lo visto por la gran tenencia de armas de la población, la no muy efectiva inclusión social de diferentes grupos y la problemática con las drogas, hacían que, desde su punto de vista, Europa tuviera mejor marcha. Cuando llegue lo veré… Había escuchado hablar cosas así antes sobre aquella cultura. Seguro que también tienen un montón de cosas buenas que aprender.

Por último, Budapest es una ciudad preciosa.

Sobre el autor Gonzalo Pérez
Gonzalo Pérez Chávez es un joven que nació en Badajoz. Es optimista, aventurero, deportista y curioso. Siente la necesidad de conectar con las diversas realidades que existen en el mundo tras algunos proyectos por Europa.